Informe sobre el gasto militar para 2015 de una ONG

Colectivo_Utopi@El colectivo antimilitarista Utopía contagiosa valora el presupuesto del Ministerio de Defensa para el año 2015 basado en los P.G.E. – Presupuestos Generales del Estado. Utopía colectiva fija entre sus objetivos promover la divulgación, la investigación y el estudio sobre las alternativas al modelo de defensa militar y al militarismo, desde la noviolencia. Os exponemos SU INFORME para este año 2015 sin tener mayor relación con el mismo que su simple reproducción, dada la extensión del mismo y las amplias referencias bibliograficas al no poder incluir los subindices, estos han sido suprimidos en su mayor parte, para conocerlos deben acudir a la fuente original del documento en la web de la ONG.

 

Datos principales del informe de Utopía Contagiosa

Presupuesto del Ministerio de Defensa: 5.767’77 millones de €

Gasto Militar: 23.373’93 millones de €

17.606’16 millones de € están ocultos, el 75’32 %

El GASTO MILITAR es el 5’31 del de todos los P.G.E.

El GASTO MILITAR es el 2’19 % del PIB

El GASTO MILITAR genera una deuda de 8.722’19 millones de €

GASTO MILITAR por persona: 502’58 €

GASTO MILITAR diario: 64’03 millones de €

GASTO MILITAR por hora: 2’66 millones de €

GASTO MILITAR por minuto: 44.471’04 €

GASTO MILITAR por segundo: 721’18 €

12 de los 13 ministerios esconden GASTO MILITAR

El 44 % de los funcionarios del Estado son militares.

Se dedica a Control Social: 28.066’21 millones de €

 

Este es un documento de trabajo y reflexión que nace con los presupuestos anuales.

A lo largo del año o curso sus autores (y los grupos que lo apoyan si así lo desean) vamos a hacer lo posible porque sea conocido en cualquier ambiente político (partidos, sindicatos, organizaciones estudiantiles, culturales, movimientos de cooperación, feministas, ecologistas, etc.). Con ello buscamos que sea conocido, leído, debatido y asumido por todos los ámbitos de la sociedad.

Los fallos o imprecisiones en los datos, las propuestas y las ideas son enteramente responsabilidad del Colectivo Utopía Contagiosa. Por ello solicitamos que los grupos firmantes nos hagan llegar sus precisiones, propuestas, datos, ideas o sugerencias para poder mejor el informe anualmente.

Sólo pedimos estar de acuerdo para apoyar con la firma de cualquier organización.

Si además, nos ayudan en su difusión y en la convocatoria de charlas y/o talleres el éxito será compartido.

1.- El gasto militar mundial: el contexto de nuestro gasto militar.
2.- El concepto de gasto militar.
3.- Evolución histórica del Presupuesto del Ministerio de Defensa y sus respectivas liquidaciones finales.
4.- Las cifras del Gasto Militar español en 2014. Cuadro general.
5.- Características generales del PGE en materia de Defensa.
6.- Estudio pormenorizado del PGE en materia de Defensa.
6.1.- El Ministerio de Defensa.
6.2.- Organismos Autónomos militares.
6.3.- Empresas Públicas del Sector de la Defensa.
6.4.- Casa Real.
6.5.- Ministerio de Presidencia.
6.6.- Ministerio de Interior.
6.7.- Ministerio de Exteriores.
6.8.- Ministerio de Fomento.
6.9.- Ministerio de Industria.
6.10.- Ministerio de Empleo y Seguridad Social.
6.11.- Ministerio de Agricultura.
6.12.- Ministerio de Hacienda.
6.13.- Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
6.14.- Ministerio de Economía y Competitividad.
6.15.- Ministerio de Educación, Cultura y Deportes.
6.16.- Centros Universitarios de la Defensa.
6.17.- Deuda generada por el Gasto Militar.
7.- Enmiendas parlamentarias sobre el Gasto Militar.
8.- Conclusiones sobre el Gasto Militar español en 2014.
9.- Propuestas alternativas y transarme.

El gráfico que sigue es muy elocuente. Los grandes responsables del GASTO MILITAR Mundial son los países del primer mundo. Estados Unidos y la Unión Europea superan el 60 % del gasto militar mundial. La cifra global “oficial” es escandalosa, 1’54 billones de dólares; aunque mucho nos tememos que no represente todo el GASTO MILITAR (el presente 1 informe, por ejemplo, multiplica por más de 4 lo que declara el Ministerio de Defensa).

Las guerras tienen otras ubicaciones diferentes a los territorios de las grandes potencias. Eligen países del Tercer Mundo. ¿Curioso? No, más bien es negocio. Parece que la conclusión es fácil. En el primer mundo producimos las armas y gracias a la violencia estructural y cultural que generamos hacemos que surjan conflictos lejos de nuestras fronteras pero que dejan nuestras arcas llenas.

Nos llamó mucho la atención una noticia de 2007 que pensamos que aún es realidad (una realidad muy explicativa del nivel de desorden mundial provocado por los que mandan): a África las guerras le cuestan más que toda la ayuda al desarrollo que recibe. Los principales beneficiados de esta situación son los países occidentales, Rusia y China.

Pero la crueldad de las guerras es cada vez más selectiva y prefiere a los civiles como víctimas:

“La décima parte de las bajas en conflictos bélicos en los primeros años del Siglo XX fueron víctimas civiles. En la I Guerra Mundial, los no combatientes supusieron un 5% del total de muertes, porcentaje que alcanzaría el 66% en la II Guerra Mundial. En apenas un siglo, las cifras se han invertido. Actualmente, entre el 80 y 90% de los fallecidos en conflictos bélicos son personas desarmadas.”3

La dureza de las guerras no sólo se mide en número de muertos- Nos estremeció la noticia4 de que en 2013 hay en el mundo 51’2 millones de desplazados, 6 millones más que el año anterior, a lo que han contribuido de manera considerable las guerras de Siria, República Centroafricana y Sudán del Sur. Los mandatarios y militaristas nos dirán que se combate en nuestro nombre, pero parece evidente que las poblaciones, en masa, huyen de la guerra.

Con todo ello, nos parece lógica la vinculación que hizo parte de la ONU entre pobreza y gasto militar en la cumbre de desarme5. Lo malo es que de la noticia sólo se hizo eco la agencia peruana de noticias, toda una declaración de cómo andan las cosas.

Además, la tendencia es cada vez más preocupante. 2013 ha sido el año que ha tenido más conflictos bélicos desde la II Guerra Mundial6, con 20 guerras activas y 414 conflictos de los que 45 son “altamente violentos”.

Otros datos alarmantes:

  • El mundo podría haberse ahorrados 7 billones de en 2011 si no hubiéramos tenido ninguna guerra.
  • Se calcula que hay 300.000 niños soldados reclutados a la fuerza en 30 países.
  • Desde 1990, la guerra ha causado en todo el mundo 2 millones de niños muertos, 6 millones de niños heridos graves, 10 millones de niños con traumas psicológicos, 22 millones de niños desplazados de sus hogares.
  • Cada año se fabrica 8 millones de armas nuevas. Y 16 billones de balas.
  • En la República Democrática del Congo hay 15 millones de enfermos mentales como consecuencia de las últimas guerras ocurridas en el país. La población total es de 67 millones.

Pero no sólo hay que tener en cuenta el enfoque constreñido a la violencia directa de las guerras sino que un enfoque más amplio el de la violencia estructural generada por los países del primer mundo, nos delata la muerte a millones de personas al año. Incluso, el hambre se utiliza como arma de guerra y los operadores financieros7 que pujan en las bolsas de materias primas pueden hundir a países en la miseria y la hambruna.

Y como nos explica el siguiente gráfico, muchos países han multiplicado por dos o más su GASTO MILITAR entre 2004 y 2013. Si lo comparamos, por ejemplo, con lo que se va a gastar en 2012 para solidaridad internacional (paliar el hambre, las enfermedades, dar educación básica y viviendas dignas, …): alrededor de 130.000 millones de dólares, nos puede quedar meridianamente claro lo que supone el GASTO MILITAR como motor económico, político y de las relaciones internacionales mundiales.

Seguramente muchos de estos países les suenen como actuales guerras, o les sonarán dentro de poco como “nuevos conflictos” que desembocan en guerras.

Y la prueba de ello son dos datos:

  • La superpotencia mundial. Estados Unidos ha intervenido en 201 guerras de las 248 estudiadas desde la II Guerra Mundial 8, además, mantiene entre 700 y 1.000 bases militares fuera de sus fronteras.
  • El coste global de contener la violencia o tratar sus consecuencias alcanzó en 2012 la increíble suma de 9’5 billones de dólares (el 11 % del PIB mundial), más del doble del tamaño del sector agrícola mundial y más de 75 veces que el gasto total en ayuda exterior.

Otro dato revelador es que el mayor empleador del mundo es el Pentágono estadounidense10. De él dependen 1’4 millones de soldados, 800.000 empleados civiles en nómina y alrededor de 2 millones que reciben beneficios, como veteranos u oficiales retirados. Además, hay 700.000 empleados de las subcontratas del Pentágono. Total: 4’9 millones de personas.

Pero, además, la guerra es un negocio de, al menos medio billón de dólares al año11. No es sólo que se gaste mucho, demasiado, en lo militar y en lo armamentístico, es que:

La elevación del coste de los combates en la guerra convencional se expresa también en el hecho de que matar a un enemigo costaba a Estados Unidos 21.000 dólares en la Primera Guerra Mundial, pero ya en la Segunda Guerra Mundial se elevó rápidamente a 200.000 dólares

¿Cuánto costará ahora? Mucho más. Imaginemos que matar a un enemigo cuesta ahora 300.000 dólares de media, es decir, unos 225.000 €. Lo malo es que cifras así de grandes no nos suelen decir nada. Pero, ¿qué nos dirían si les propusiésemos invertir esos 225.000 € en pagar un sueldo de 2.000 € al mes, con 14 pagas, a 8 personas dedicadas al campo de la educación y/o de la sanidad? Las cifras equivaldrían, pero el desarrollo económico, social, cultural, ético, del mundo sería muy distinto, ¿verdad?

Por lo tanto, no nos puede extrañar que el mundo arda en guerras. El mundo está en guerra porque se invierte en ello, se sacan beneficios de ello y se prioriza este enfoque económico sobre otros solidarios y alternativos. He aquí a algunos de los beneficiados:

Son, en consecuencia, muchísimos los ejemplos que podemos encontrar de rearme mundial:

Desde el cercano y muy bien valorado por los militares (porque así justifica el rearme español) rearme de Marruecos que se concreta en “la adquisición a Holanda de tres fragatas multimisión nuevas con unos sistemas de combate dotados de la más moderna tecnología. Respecto a su fuerza aérea, el país ha modernizado sus aviones de combate F-16, lo que le permite combatir a una mayor distancia y lanzar misiles de última generación. Unos aparatos que tendrían sentido en un conflicto con sus vecinos africanos, pero que, llegado el caso, podrían utilizar contra España. También han comprado a Francia tres drones con la última tecnología, diseñada en Israel, para disponer de aviones espía con los que controlar las actividades de los países que están en su zona de interés”.

En Asia, Japón13 ha decidido un ambicioso programa de reorganización de su ejército y un incremento del 5’5 % del gasto militar en 5 años, con la compra de nuevo material bélico como aviones de combate, submarinos, vehículos anfibios y drones de vigilancia. Vietnam14 adquiere 6 submarinos diésel, además de cazas y fragatas portamisiles. China pone en servicio cada año submarinos atómicos, lanza decenas de cazas de nueva generación y fabrica destructores con el análogo del norteamericano AEGIS. Por su lado, India, a pesar del hambre que campa en su tierra dedicó en 2012 28.000 millones de € a comparar armamento (cazas, fragatas, submarinos y helicópteros)15.

Pero también hay ejemplos de desarme:

Francia opta, por disminuir drásticamente sus presupuestos militares: de momento, el recorte que el Ministerio de Hacienda se ha fijado alcanza los 1.000 millones de euros en los presupuestos de 2014, y se eleva a otros 2.000 millones de euros en 2015. En el caso de que las finanzas públicas se recuperasen en 2016 o 2017, el gasto militar volvería a incrementarse, aunque no al ritmo de la inflación, según distintas informaciones aparecidas en la prensa.

Hungría, por su parte, está haciendo una importantísima reducción de efectivos: va a bajar de 140.000 efectivos que llegó a tener a 19.000. Además, se ha desprendido de gran parte de su arsenal bélico de otros tiempos. Por cierto, en ningún momento se ha oído la noticia de que Hungría tenga amenazas a su seguridad militar.

Italia, que previó reducir sus efectivos desde 183.000 a 140.000 y canceló la compra de 41 de los 131 cazas F35 que tenía previsto adquirir

Por último, también Gran Bretaña19 da ejemplos claros de lo que ha de ser una política militar concorde a los tiempos actuales: han logrado acabar una deuda de 47.700 millones mediante importantes rebajas en programas de equipamiento militar y de personal militar.

Alemania, en 2011 anunciaba que iba a cerrar 31 bases militares y que iba a reducir el personal de otros 90 acuartelamientos. r ocupa España en el militarismo internacional?

España ha participado en 69 intervenciones militares en el exterior desde 1989, con más de 130.000 soldados y más de 161 muertes.

Las dos tablas que siguen nos pueden situar. Si en el año 201121 España se situaba en la posición decimoséptima del mundo, parece que en el año 201222 no figuramos entre los 15 primeros tampoco.

Esto no nos da ninguna tranquilidad porque como demuestra el estudio que tienes entre tus manos, España oculta una parte considerable de su gasto militar real. ¿Qué ocurrirá en los demás países? Mucho nos tememos que situaciones muy parecidas.

Pero el negocio de la guerra en España es muy importante y unas 500 empresas españolas se lo reparten23, según datos de la propia Dirección General de Armamentos y Material del Ministerio de Defensa. Estas empresas tienen un volumen de negocio superior a los 6.000 millones de € anuales, el 67 % destinado a la exportación y cerca de 20.000 empleos directos.

En muchas ocasiones se argumenta en el Estado Español que es necesario mantener el sector industrial de defensa porque es un gran creador de empleo, sin embargo, durante 2014 se han producido varias noticias que nos hacen opinar lo contrario:

  • La militarista EADS ha recortado empleo, en concreto 5.800, de los cuales 600 van a ser españoles
  • Durante todo el año se han sucedido las noticias de que los alcaldes de las ciudades que albergan bases militares no ven que éstas les reporten beneficios económicos ni tampoco que creen empleo (como les prometieron cuando las acogieron en su territorio). Así opinan los alcaldes de Rota, Morón, Utrera, Arahal, Los Molares, El Viso del Alcor, Alcalá de Guadaíra y El Coronil, por ejemplo. Parece que, por el contrario, las bases militares lo que generan es dependencia económica y paro.

Además, España está inmersa en la Unión Europea y participa muy activamente en su Política de Exteriores y Seguridad Común (PESC). La U.E. tiene 2.297.151 militares, 674.419 fuerzas paramilitares, y 3.336.691 reservistas. El total son 6.308.261 militares. Además, el GASTO MILITAR en la U.E. ES DE 200.038 millones de €. Además, ha participado en 35 misiones militares. Y vende 115.621 millones de dólares en armas al año.

No existe una definición única de lo que ha de entenderse por GASTO MILITAR Habitualmente, los Estados tienden a minimizar su cifra de gasto total destinado al esfuerzo militar y al mantenimiento de la estructura de defensa militar, escondiendo partidas importantes de este enorme gasto, o disfrazándolas bajo otras denominaciones, ya sea para ocultar a posibles contendientes el real esfuerzo y poder militar, ya para ocultar a las propias opiniones públicas el gravoso uso de los recursos públicos en lo militar en vez de aplicarlo para otras necesidades sentidas por la sociedad.

Esta ocultación ha generado no pocas confusiones respecto a lo que debe ser considerado como GASTO MILITAR real, situación que les resulta muy conveniente a militares y militaristas en su continuada política de opacidad.

Sin embargo, cada vez hay más voces que abogan por incluir en la cuantificación del G. M. partidas tradicional e interesadamente ocultas pero que son consustanciales a la organización de la defensa militar.

La propia Organización de Naciones Unidas cuenta con una línea de actuación que intenta constituir un “derecho a la paz”, y en cuya agenda interesa la transparencia en el GASTO MILITAR, frente a la ocultación y opacidad actual, la democratización en la toma de decisiones acerca del mismo o su transferencia a otras necesidades sociales. De este modo la Comisión para la Promoción de un Orden Internacional Democrático y Equitativo, dependiente de la Comisión de Derechos Humanos ha adoptado diversas recomendaciones para la cuantificación transparente de los gastos militares y para su reducción y transferencia a necesidades sociales, y el experto designado por dicha Comisión ha afirmado en su informe de abril de 201427 que

Toda democracia debe involucrar a la sociedad civil en el proceso para establecer los presupuestos, y todos los sectores de la sociedad deben ser consultados para determinar cuáles

son las prioridades reales de la población. Los Lobbies, incluyendo los contratistas militares y otros representantes del complejo militar-industrial, no deben secuestrar estas prioridades en detrimento de las necesidades reales de la población.

En base a encuestas de opinión representativas, los parlamentos deberían poner en práctica la voluntad del pueblo y reducir significativamente los gastos militares, ya sea en el campo de la producción de armas, la investigación militar, las bases militares en el extranjero, la vigilancia de los ciudadanos, la recogida de información u operaciones militares tanto públicas como encubiertas. Los ingresos fiscales deberían redirigirse hacia la promoción de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales, y para la investigación de fuentes de energía sostenibles y la promoción del desarrollo sostenible.

Los actuales niveles globales de gasto militar constituyen un uso desmedido de los recursos y se mantienen en el nivel más alto de la historia, alcanzando un total de 1,75 billones de dólares en 2012, según el Stockholm International Peace Research Institute.

En un mundo donde millones de seres humanos viven en condiciones de pobreza extrema, mueren de desnutrición y falta de atención médica, donde las pandemias siguen matando, es necesario impulsar negociaciones de desarme y reducir los presupuestos en producción de armas, el belicismo, la vigilancia de ciudadanos, y dedicar los recursos disponibles para hacer frente a los desafíos globales, incluyendo la ayuda humanitaria, la protección ambiental, la lucha contra el cambio climático, la prevención de pandemias, y el desarrollo de una economía verde.

La Agenda de Desarrollo Post-2015 de las Naciones Unidas sólo se puede lograr si los gobiernos cambian sus hábitos de gasto y dan prioridad al fortalecimiento de la seguridad nacional e internacional a través de la promoción de los derechos humanos.

En mi próximo informe para la sesión del Consejo de Derechos Humanos de septiembre, tengo la intención de explorar el posible impacto de los gastos militares en un orden internacional de forma democrática y equitativa. En este sentido, voy a examinar el nivel de la información proporcionada a la población sobre los gastos militares y las medidas que existen para evitar abusos en este sentido.

En esta etapa de mi investigación, he podido obtener datos suficientes sobre el nivel real de todos los gastos militares en términos reales y qué porcentaje real de los presupuestos nacionales (no en porcentaje del PNB) se gasta en este sentido en comparación con el porcentaje del presupuesto nacional dedicado a la educación y la sanidad, la investigación médica y la administración de justicia, por ejemplo.

Conforme a todo ello, vamos a entender como GASTO MILITAR todo el gasto que se aplica desde el Estado para la organización de las estructuras de defensa, ya sean los que dotan a los ministerios de defensa, o los que dotan a estas estructuras y provienen de otras partidas presupuestarias.

En el presente trabajo, vamos a manejar tres grandes conceptos, diferentes entre sí.

2.1.- Total de Gasto del Ministerio de Defensa.

Está formado por el Gasto del Ministerio de Defensa: la cantidad asignada en los PGE. Incluye los siguientes conceptos de gasto:

  • Gastos de personal activo,
  • Gastos en bienes y servicios de las Fuerzas Armadas,
  • Gastos financieros de las Fuerzas Armadas,
  • La parte no oculta en otros ministerios para inversiones en armamentos,
  • Gastos en formación,
  • Gastos del personal en la reserva,
  • Gastos operativos de las Fuerzas Armadas,
  • Gastos de apoyo logístico,
  • Gastos de prestaciones económicas del mutualismo administrativo,
  • Gastos de investigación y estudios de las Fuerzas armadas,
  • Gastos de control interno y contabilidad. Es el concepto habitualmente usado por militares, políticos militaristas y periodistas.

 

El concepto de GASTO MILITAR, como asimilado a gasto del ministerio de defensa, es el concepto habitual que utiliza, arteramente, el Ministerio de Defensa para afirmar que España invierte poco en defensa.

También es el utilizado por los medios de comunicación, unos desinformados y acríticos, otros demasiado interesados en afirmar las posturas del Ministerio de Defensa.

El concepto tiene una utilidad política:

  • Aminorar de manera importantísima la presentación pública del gasto militar y falsificar su dimensión real
  • Desinformar a la opinión pública y desactivar la crítica
  • Promover una política continuada de reclamación de mayor gasto militar.

 

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) publica anualmente unas estadísticas sobre el GASTO MILITAR de los países asociados. Parten de unos criterios de lo que se debe considerar GASTO MILITAR que, en resumen, incorporan todo el gasto, provenga de las partidas que provenga, que tiene que ver con la organización de la defensa.

En el caso español, la cuenta que publicita el Ministerio de Defensa no coincide, ni de lejos, con el criterio OTAN, sino que es muy inferior.

Podemos ver esta diferencia en un reciente estudio realizado por el IEEE28 analizando el GASTO MILITAR de la OTAN, donde el autor, para explicar la diferencia entre el GASTO MILITAR que contempla el criterio OTAN y el que contempla el Ministerio de Defensa español nos dice que

En el caso español, tenemos, que al importe del presupuesto inicial hay que sumar las incorporaciones de créditos del ejercicio anterior, así como todos los incrementos de créditos ocurridos durante el año, caso de las asignaciones para operaciones de paz o bien por venta de inmuebles. Es necesario restarle los créditos traspasados al siguiente ejercicio y el importe de los no dispuestos. Además, hay que sumarle el importe de las pensiones satisfechas, tanto al personal militar como civil que trabajó en el Ministerio de Defensa, y que en nuestro caso figuran como clases pasivas en el presupuesto del Ministerio de Hacienda. Igualmente hay que añadir aquellos créditos que figuran en otros departamentos, pero que financian actividades de defensa, como son los destinados por el Ministerio de Industria para facilitar préstamos a las empresas adjudicatarias de los programas especiales de defensa.

Aspecto importante a considerar es el de los gastos de las fuerzas paramilitares, como Guardia Nacional o de Fronteras, Gendarmería, Carabinieri etc.., que en algunos países están incluidas en su Presupuesto de Defensa. A partir del año 2004 se ha fijado el criterio de que únicamente se consideraran como gasto de defensa el de aquellas unidades que por su mando, organización, material e instrucción, puedan desplegarse y emplearse como fuerza militar con carácter inmediato.

Si tomamos en consideración la anterior cita, el gasto de defensa según criterio OTAN incluye todos los gastos directa o indirectamente vinculados a la defensa y, tal como pasa en Italia, Francia, Alemania, Portugal, etc.., los gastos de sus fuerzas “paramilitares”: Carabinieri, Gendarmería, Guardia Nacional, etc.., lo que en el caso español incluiría indudablemente a la Guardia Civil como poco (podríamos incluir otros aspectos del Ministerio del Interior dada la cada vez mayor militarización de la seguridad que viene provocándose en las actividades y despliegue de las policías).

En nuestro caso, el uso del criterio OTAN nos permite incluir en el gasto militar estudiado

  1. Los presupuestos del Ministerio de Defensa,
  2. los gastos de las clases pasivas militares,
  3. los gastos del Instituto Social de las Fuerzas Armadas (ISFAS) incluidos en el cajón de sastre de otros ministerios,
  4. los gastos de la Guardia Civil, FRONTEX y política de inmigración irregular y otros de investigación militar y coordinación de fuerzas armadas y de seguridad, todos ellos repartidos en diferentes partidas del Ministerio de Interior),
  5. los gastos de los créditos de Investigación y Desarrollo, de financiamiento de satélites militares o de vigilancia militar por satélite, las diversas subvenciones y ayudas a las industrias militares y a la reconversión de zonas deprimidas por el monocultivo militar que se ocultan en el Ministerio de Industria,
  6. los gastos de nuestras aportaciones a la OTAN y a la UEO, organizaciones militares, los de apoyo a la política de seguridad militar europea y de apoyo a los viajes y certámenes militares y las subvenciones a asociaciones de talante militar que se ocultan en el Ministerio de Exteriores,
  7. los gastos dedicados a las operaciones militares en el exterior, concedidas posteriormente a los Presupuestos Generales de Estado por medio de Créditos Extrapresupuestarios y del Fondo de Contingencia,
  8. los gastos del servicio de espionaje español (Centro Nacional de Inteligencia), que el gobierno del PP ha transferido a Presidencia, pero que sigue siendo un gasto de claro componente militar.
  9. los gastos de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI) que posee y financia empresas militares.
  10. la parte militar de los gastos de la Casa Real,
  11. la coordinación Civil-Militar del espacio aéreo encuadrada en el Ministerio de Fomento,
  12. El apoyo a las operaciones militares mediante el uso del buque medicamentalizado Esperanza del Mar, del Instituto Social de la Marina, pagado con fondos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social,
  13. los gastos de los Organismos Autónomos Militares: INVIED, Canal de Experimentaciones Hidrodinámicas, e Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial
  14. los gastos de los barcos de Apoyo al Índico pagados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y las acciones de colaboración con la armada y el ejército del aire para los programas de vigilancia y control marítimo, así como la factura que la Unidad Militar de Emergencias pasa a este ministerio por los incendios y riesgos en cuya lucha participa.

15.- Los gastos que financia el Ministerio de Hacienda mediante la cesión de los aviones de la persecución del tráfico ilegal de la Agencia Antidroga al ejército del Aire

16.- Los gastos que financie el Ministerio de Economía y Competitividad por la Base Antártica Gabriel de Castilla, por la parte militar de la Red Biomédica de Seguridad, y por los importes que recibe el CDTI para apoyar la internacionalización del sector aeronáutico.

17) La participación del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes en la conservación de los bines culturales de carácter militar y dominio del Ministerio de Defensa y las aportaciones y subvenciones a la infinita red de centros recreativos, deportivos y culturales de Defensa.

18) Las aportaciones públicas a la financiación de los Centros Universitarios de la Defensa y de la Guardia Civil.

19) El coste de la deuda militar, incluyendo en ella tanto las aportaciones extrapresupuestarias que anualmente realiza el Gobierno para pagar la ingente deuda acumulada por los Programas Espaciales de Armamentos, como la deuda anual que hay que adquirir para poder sufragar todos los gastos militares deficitarios (dado que los presupuestos generales del estado son deficitarios), la cantidad calculada de “sobre-coste” que anualmente el Estado liquida de más respecto de lo presupuestado en la ejecución del gasto del ministerio de defensa, y los intereses imputables a la anualidad por la deuda acumulada.

La suma mínima de esta cantidad (recordemos que usamos una estimación moderada y a la baja en todos aquellos gastos dudosos) asciende este año a 23.373,93 millones de €, muy por encima de los 5.767,77 que el Ministerio de Defensa ha publicitado Coste militar.

El concepto de coste militar implica un esfuerzo por cuantificar el peso global que para la sociedad tiene la estructura de defensa organizada por los estados, más allá del puro gasto presupuestario que comporta año tras año.

Nuestra insistencia en referir el coste militar, más allá del gasto, es dar a conocer a la sociedad la enorme repercusión de la organización militar de la defensa en nuestras vidas y en la pérdida de oportunidades de desarrollo de un mundo diferente.

En palabras del experto de Naciones Unidas para el estudio del gasto militar mundial y la promoción de un orden internacional democrático y equitativo, Doctor De Zayas29,

En un mundo donde millones de seres humanos viven en condiciones de pobreza extrema, mueren de desnutrición y falta de atención médica, donde las pandemias siguen matando, es necesario impulsar negociaciones de desarme y reducir los presupuestos en producción de armas, el belicismo, la vigilancia de ciudadanos, y dedicar los recursos disponibles para hacer frente a los desafíos globales, incluyendo la ayuda humanitaria, la protección ambiental, la lucha contra el cambio climático, la prevención de pandemias, y el desarrollo de una economía verde.

La Agenda de Desarrollo Post-2015 de las Naciones Unidas sólo se puede lograr si los gobiernos cambian sus hábitos de gasto y dan prioridad al fortalecimiento de la seguridad nacional e internacional a través de la promoción de los derechos humanos.

Ello da una aproximación a la idea del coste militar, a la idea de lo que a la sociedad le cuesta, en términos de desarrollo, de libertad, de respeto al medioambiente, de justicia, de sostenibilidad, de democracia, etc.. el ingente aparato militar organizado para supuestamente proteger todos estos valores.

El coste militar, por tanto, incluiría diversas magnitudes:

1) El coste económico que supone el gasto militar,

2) El coste de vidas humanas de las actividades militares,

3) El coste sanitario, de asistencia y protección a los heridos colaterales y militares en los conflictos,

4) El coste de atención a refugiados y desplazados y de los campos de concentración,

5) La deuda ecológica que comporta la guerra y la actividad militar, incluido el efecto contaminante de los ejércitos, uno de los principales agentes de emisión de materias y gases nocivos,

6) El coste de los conflictos bélicos en el tejido productivo de los territorios victimados por ellos,

7) El empobrecimiento de las poblaciones que sufren las intervenciones militares

8) El coste de la desestructuración social que incorporan los conflictos bélicos y prebélicos

9) El coste educativo y cultural que suponen las guerras, lo que incluye también la destrucción del patrimonio humano y natural

10) La violencia estructural de las relaciones internacionales y económicas (entre primer y Tercer Mundo), el apoyo militar continuado a regímenes dictatoriales y que no respetan los derechos humanos, la continua exportación de armas a estos países, etc..,

11) La violencia estructural que se genera en los países del primer mundo (por ejemplo España) como consecuencia del mantenimiento de un sistema de defensa enfocado a la preparación de la guerra,

12) El enorme coste de pérdida de oportunidades, cuando nuestros limitados recursos son dedicados a lo militar imposibilitan usarlos en lo que realmente interesa a los ciudadanos: sanidad, educación, vivienda, cooperación internacional, etc.. El ocultamiento del gasto militar en otros ministerios está forzando una situación

continuada de violencia estructural porque significa la militarización de la I+D+i en España, porque aumenta desorbitadamente la deuda,

13) El déficit de los presupuestos con el malgasto que supone en inversiones armamentísticas, etc..

14) El coste de la violencia cultural que provoca este modelo de resolver los conflictos de manera violenta mediante invasiones, guerras, generación de gigantescos ejércitos y producción de armas,

14) El coste de la venta de armas en la generación de conflictos,

15) El coste del añadido despilfarro militar,

16) el coste de desarrollo humano y el alejamiento de la consecución de los Objetivos del Milenio que supone invertir (o malgastar, sería más exacto decir) recursos limitados que no se pueden utilizar en asuntos de impacto social positivo.

El militarismo supone un coste abrumador para el desarrollo humano y la supervivencia del propio planeta. Un coste que no se cuantifica (e incluso se obvia interesadamente) cuando se decide invertir en los mecanismos de esa defensa militar que se nos ofrece en vez de “desinventar” este sistema de defensa que, gran paradoja, no nos defiende en términos de seguridad humana y aparece como nuestro mayor factor de inseguridad y una de las rémoras para un modelo de desarrollo más justo.

El coste militar, por tanto está compuesto por diversas magnitudes, no todas ellas traducibles con facilidad a términos monetarios:

  • El gasto militar estatal (gasto militar público)
  • El coste militar privado (empresas militares, banca que la financia, “complejo militar industrial”, etc..)
  • Los componentes no económicos (medioambientales, sociales, culturales, etc..) del coste militar
  • La orientación hacia la militarización (dominación-violencia) de la economía y las demás magnitudes del militarismo que impiden un desarrollo alternativo.

 

En el comunicado de De Zayas, comisionado para la promoción de un orden mundial democrático y equitativo, preparatorio de la 131 Asamblea del Consejo de Naciones Unidas de Derechos Humanos, ha expresado muy bien la agenda de desarme que debe emprenderse para revertir el inmenso coste militar para el pleno desarrollo de los derechos humanos, tal como refleja un medio de comunicación especializado en defensa militar.

“El desarme en función del desarrollo es una estrategia “gana/gana” para los estados y los pueblos. Es hora de reducir la espiral de los gastos militares e invertir en soluciones que vayan a las raíces de los conflictos”

Una representación gráfica del coste militar sería la siguiente:

 

Según esta representación, tendríamos que el coste militar está integrado por las siguientes “partidas”:

  1. a) Gasto Militar Público.
  2. b) Gasto militar Privado
  3. c) Componentes no económicos del Gasto Militar
  4. d) Pérdida de oportunidades de desarrollo

En cuanto a la descomposición de cada una de estas magnitudes, y dentro del propio contexto del Estado español, encontramos que

  1. a) Gasto militar público: administración central, administración autonómica y administración local

El gasto militar público, a su vez está compuesto por el gasto militar de la administración central del Estado (GASTO MILITAR que abordamos en este estudio al estudiar los presupuestos generales del Estado bajo el criterio OTAN), así como el que pueden detectarse en las restantes administraciones.

Administración autonómica.

España, estado ampliamente descentralizado, cuenta con administraciones de diverso nivel que generan presupuestos propios y que de una otra manera contribuyen o participan monetariamente en el gasto militar.

En concreto, las Comunidades Autónomas, cuyos presupuestos no hemos desmenuzado, cuentan con partidas que o bien convenian actividades y transfieren fondos a estructuras militares o de la Guardia Civil, o bien subvencionan a industrias militares erradicadas en su territorio.

Hemos encontrado noticias periodísticas o referencias en el BOE relativas a estos aspectos en el año 2014, como pueden ser:

El convenio establecido entre el Ministerio de Defensa y la Xunta de Galicia para la impartición de enseñanzas de FP en centros docentes militares de formación de suboficiales31,

O la resolución en el mismo sentido entre Defensa y la Comunidad de la Región de Murcia32

O el Convenio de colaboración entre el Ministerio de Defensa y la Comunidad Autónoma de Aragón, para el desarrollo conjunto de un programa de acciones formativas, de incorporación laboral y de difusión de las convocatorias de acceso a las Fuerzas Armadas, a través del Instituto Aragonés de Empleo33,

O el acuerdo técnico que permitirá el intercambio de información entre el Ministerio de Defensa y la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares (CAIB), a través la Consellería de Administraciones Públicas y la Unidad Militar de Emergencias (UME), para mejorar la respuesta ante emergencias34,

O el protocolo de colaboración suscrito entre la Junta de Comunidades de Castilla y León y el Ministerio de Defensa en materia de protección civil y gestión de emergencias35, entre tantos otros que no es objeto de este trabajo pormenorizar.

 

Junto con este tipo de acuerdos de colaboración, normalmente de transferencia de personal o de contenido económico para fines de la defensa, encontramos la existencia de innumerables subvenciones desde las Comunidades Autónomas a las industrias militares que, siendo rigurosos con el criterio OTAN de imputación del GASTO MILITAR, también deberían computarse como tal. Sirva como botón de muestra la nota de prensa dada por la Consejería de Hacienda de la Comunidad de Madrid en el año 2008, en la que se señalaba que en los últimos cinco años la Comunidad de Madrid había otorgado a EADS-CASA la friolera de 26 millones de € en ayudas, con las que entre otras cosas habían ayudado a construir el “Eurofighter 2000”, el Eurocopter y otros artilugios militares36, o la concesión de subvenciones que aparece en el BOCAM de la Comunidad de Madrid otorgada por la Consejería de Empleo, con destino a EADS en 2014, para el fomento de empleo y formación, por importe de 203.688 €37

No es nuestro propósito, y no estamos en la capacidad de hacerlo en este momento, cuantificar el valor económico de este tipo de estímulos de las Comunidades Autónomas a la defensa y su contribución por tanto al GASTO MILITAR público, sino simplemente el de indicar y ejemplificar la existencia del mismo y alertar de su creciente y opaco significado.

Pero, por si fuera poco, las propias Comunidades Autónomas, al igual que el Ministerio de Agricultura, contribuyen económicamente a los gastos de defensa con otra partida más: y es que la Unidad Militar de Emergencias pasa una factura a la administración correspondiente cada vez que desplazan su infraestructura a la atención de cualquier

tipo de catástrofe donde participan38, una rara manera de ejercer la solidaridad que publicitan.

 

Administración local.

Otra de las características de nuestros sistema de defensa es la existencia de una serie de privilegios que permiten transferir costes y cargas militares a la sociedad en general, principalmente por la vía de la exención del pago de determinados impuestos de la que gozan las instituciones castrenses, y por la vía de ingresos “atípicos” que proceden de las facturas que los ejércitos nos pasan a la sociedad en su conjunto y de los ingresos por la venta y uso en exclusiva del ingente patrimonio militar.

En cuanto a las exenciones fiscales de las que gozan los ejércitos, conviene tener en cuenta que la legislación española ha permitido un régimen privilegiado en lo relativo a las cargas impositivas en relación con lo militar desde tiempo inmemorial. La exención y el privilegio en la no contribución de determinadas cargas fiscales a favor de los ejércitos, como ocurre con otras instituciones, afectan

Un estudio elaborado por el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional en 2009 se ocupa ampliamente de este aspecto, reseñando los tres grandes apartados que afectan al régimen de exenciones fiscales:

  • Los relativos a la exención del IBI de los establecimientos militares,
  • La exención del IBI de los bienes “afectos a la defensa nacional y a la seguridad ciudadana”
  • Y los relativos a las exenciones impositivas de los materiales de interés militar traficados con otros países de la OTAN

 

Por lo que respecta a la incidencia de lo militar en el sistema de financiación de la administración local, la legislación española ofrece exenciones del IBI a lo militar, que en definitiva sirve para la financiación de los servicios principales de los ayuntamientos. La falta de pago del ingente patrimonio inmobiliario de los ejércitos de este impuesto no implica que tengan, por contrapartida, peor alumbrado, alcantarillado, servicios de viales y accesos u otros, sino que la contribución que el militarismo no realiza repercute sobre el resto de la sociedad, que sufraga estas necesidades sin la necesaria solidaridad militar.

Es importante referir esta realidad porque a la línea oficial del Ministerio de Defensa se le llena la boca con quejas de la escasa participación de la sociedad en el esfuerzo con la defensa, cuando, como se ve, el esfuerzo de la sociedad es inconmensurable.

El IBI; conforme a lo establecido en el Real Decreto Legislativo 2/2004 se considera

“Un tributo directo de carácter real que grava el valor de los bienes inmuebles en los términos establecidos en esta Ley”.

Conforme al artículo 61 del Texto Refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, aprobado por Real Decreto Legislativo 2/2004, el hecho imponible de este impuesto es:

«La titularidad de los siguientes derechos sobre los bienes inmuebles, urbanos y rústicos y sobre los inmuebles de características especiales:

  • De una concesión administrativa sobre los propios inmuebles o sobre los servicios públicos a los que se hallen afectos.
  • De un derecho real de superficie.
  • De un derecho real de usufructo.
  • Del derecho de propiedad.»

Aunque es ciertamente difícil cuantificar el ingente patrimonio inmobiliario, rústico y urbano, de los ejércitos (cuantificación que ni siquiera se ha conseguido con el PREPIDEF de 2012, plan especial del Ministerio de Defensa para la optimización y explotación de este patrimonio40), lo cierto es que cuando menos:

 

El número de propiedades de Defensa es superior a las 2.000, que ocupan 140.000 hectáreas. De éstas, un 93% son terreno rústico, en tanto que la superficie ocupada por terreno urbano alcanza las 10.000 hectáreas. Las distintas propiedades se encuentran diseminadas por las 17 comunidades autónomas y en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, esparciéndose por 40 provincias.

Resulta significativo el dato de que tan sólo 72 grandes propiedades abarcan el 82% de los terrenos de Defensa, con una superficie de 116.000 hectáreas41.

Conforme a la legislación comentada, las cuotas tributarias de este impuesto vienen a suponer entre un 4% a un 11% del valor catastral de los inmuebles (efectuadas las reducciones que la ley pueda haber autorizado) en el caso de bienes urbanos y entre un 3 a un 9% en el caso de bienes rústicos.

El régimen de exención del que goza, por ley, el patrimonio del Ministerio de Defensa equivale, por tanto a dejar de pagar en concepto de IBI anualmente entre un 4 a un 11% del valor catastral de los terrenos urbanos del Ministerio de Defensa y entre un 3 y un 9% de los rústicos, una cantidad desorbitada y que no nos hemos atrevido a calcular.

El art. 64.a de la Ley ofrece una exención del impuesto a los bienes afectos a la defensa.

Gozarán de exención los siguientes bienes:

  1. a) Los que sean propiedad del Estado, de las comunidades autónomas o de las entidades locales, y que estén directamente afectos a la Defensa Nacional, Seguridad Ciudadana y a los Servicios Educativos y Penitenciarios; asimismo, las carreteras, los caminos, los del dominio público marítimo terrestre e hidráulico y las demás vías terrestres que sean de aprovechamiento público y gratuito.»

Y la Disposición Adicional Novena de la norma estableció

«A partir de 31 de diciembre de 1989 quedarán suprimidos cuantos beneficios fiscales estuvieren establecidos en los tributos locales, tanto de forma genérica como específica en toda clase de disposiciones distintas de las de Régimen Local, sin que su actual vigencia pueda ser invocada respecto de ninguno de los tributos   regulados en la presente Ley; lo anterior se entiende sin perjuicio de lo establecido en el apartado segundo de la Disposición Transitoria Segunda…»

Y la Disposición Adicional Segunda establecía

Quién a la fecha de comienzo de aplicación del IBI goce de cualquier clase de beneficio fiscal en la Contribución Territorial Rústica y Pecuaria o en la Contribución Territorial Urbana, continuarán disfrutando de los mismos en el Impuesto citado en primer lugar, hasta la fecha de su extinción y si no tuvieran término de disfrute hasta el 31 de diciembre de 1992, inclusive

El Ministerio de Defensa, ante esta tesitura, dictó una serie de disposiciones para poner a buen resguardo el patrimonio militar, declarando todo inmueble del que tuvo constancia de su titularidad fuera declarado de interés para la defensa, una bonita muestra de la solidaridad militar.

Pues bien, a pesar de todo ello, diversos ayuntamientos donde el patrimonio militar tiene un enorme impacto, han pretendido que Defensa contribuya por el IBI, como en buena lógica debería ocurrir si no fuera por la curiosa aplicación de la ley del embudo que acompaña a lo militar.

Así, el Ayuntamiento de Torrejón ha reclamado en diversos momentos el IBI por la ocupación de la base de Torrejón, habiendo reclamado hasta 2002 la cantidad de 4,5 millones de € por la ocupación de la base de Torrejón (donde además de las instalaciones militares hay un campo de golf, piscinas y diversas instalaciones civiles42, con suerte adversa, hasta que en 2013 consiguió recaudar 552.488,45 por IBI al no haber recurrido a tiempo el Ministerio la sentencia judicial que así lo estableció43

También el Ayuntamiento de Ávila reclamó el IBI por el Archivo militar, por importe de 15.970,51 €, recibiendo sentencia en contra del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, de 15 de junio de 2012.

También el Ayuntamiento de Cartagena44 viene reclamando el IBI a Defensa. En 2012 reclamó IBI atrasado por 42 inmuebles y valor de 3,62 millones de €, habiendo reclamado los años sucesivos sin que, hasta la fecha, Defensa haya abonado ni un euro.

Lo mismo sucede con Ferrol, donde Navantia, empresa militar de titularidad pública, pretendía marcharse de rositas sin pagar el IBI, unos 600.000 € anuales, hasta que el Tribunal Europeo de Justicia ha considerado que es ilegal esta exención porque supondría una subvención encubierta a las industrias navales45

El suma y sigue de los municipios con litigios con el ejército es extenso y nos permite considerar que esta exención supone una enorme e injustificada contribución de los ciudadanos al coste militar, en términos de que lo que deja de pagar el ejército por el uso del territorio (al margen de la degradación a la que lo militar lo somete frecuentemente) implica una traslación de la carga militar al resto de la sociedad.

Tampoco el ejército paga determinadas tasas municipales, como son las de residuos, vados, reservas de plazas y otras similares.

Pero esta contribución de los municipios al coste militar no es su única contribución. Existen también convenios de índole municipal que ofrecen privilegios y facilidades a los militares en el ámbito municipal, como los firmados por más de una docena de municipios de la Comunidad de Madrid, con el Ayuntamiento de Madrid a la cabeza, para que el 20% de las plazas policiales de éstos se reserven a personal militar.

  1. b) Gasto militar privado

Al gasto militar público, es decir, el que se sufraga desde el dinero público que sale de los impuestos y contribuciones de la sociedad en su conjunto, se debe sumar el gasto militar privado. Un gasto que, al aplicarse a estos fines, se detrae de los fines sociales.

La industria militar española acumula cerca de 300 empresas y una ramificada red de industrias auxiliares a su servicio. Es una industria rentable para sus propietarios, pero discutiblemente rentable para la sociedad. En términos de impuestos, su contribución se encuentra muy reducida, como ocurre con la inmensa mayoría de las empresas medias y grandes radicadas en España, respecto de la contribución de los trabajadores y personas físicas.

Por de pronto, goza de una exención más en los impuestos del IVA en su tráfico económico con los países de la OTAN. Un trato fiscal privilegiado e insolidario.

En segundo lugar, el empeño político de incentivar esta industria y potenciar su principal actividad de venta de armas (España es la séptima potencia exportadora de armas del mundo) ha dado lugar a la adquisición de los llamados Programas Especiales de Armamentos, en virtud de los que España ha iniciado un primer ciclo armamentista de adquisición de armas sofisticadas e innecesarias para las finalidades de la defensa, generando con ello una ingente deuda militar de más de 30.000 millones de euros, que pesa sobre el futuro de la sociedad en su conjunto.

Aun cuando se nos ha vendido la necesidad de adquisición de estos programas para modernizar las fuerzas armadas, lo cierto es que la función militar de las mismas es discutible y su ineficacia real para los objetivos de una defensa militar de la soberanía nacional ha sido reconocida tanto por el anterior secretario de Estado, Constantino Méndez, como por el actual ministro de Defensa, Pedro Morenés, quien ha afirmado que en realidad la adquisición de estos programas no siempre responde a fines militares, sino de apoyar a la industria militar.

No hemos acabado de solucionar el pago de esta primera deuda inmoral e ilegítima, cuando el Ministro de Defensa ha anunciado el inicio de un segundo ciclo de rearme, con nuevas adquisiciones de armas impagables, como las nuevas fragatas F100, los programas de drones y lucha cibernética, los vehículos 8×8 o diversas aeronaves de reabastecimiento en vuelo y otros equipos similares.

Para mayor sonrojo, los “préstamos reembolsables” que recibe la industria militar de los fondos públicos, principalmente del Ministerio de Industria, se otorgan a interés cero, un claro modo de subvencionar encubiertamente y en contra de las reglas de la competencia a las industrias militares.

Todo ello responde al interés especial de nuestra casta política en incentivar un sector en el que la mezcla de intereses económicos, comerciales, políticos y militares es más que evidente, con algunos exministros y ministros cruzando la línea entre el mundo político y el de las industrias militares.

Podemos hablar, con todo ello, de un intento deliberado desde la élite política en construir un “polo militar industrial” que coordine e internacionalice este gasto militar privado, como ha destacado innumerables veces el Ministro de Defensa y su secretario de Estado47, un polo para cuya construcción ni siquiera han dudado en interferir en determinadas industrias para poner o quitar directivos a su gusto48.

 

Pero además, el aparente valor y sofisticación de estos armamentos se ve a menudo contradicho por la chapucera ineficacia de la industria militar. Si Navantia construye submarinos con sobrepeso que amén de lo caro del propio programa de construcción, implican un enorme sobreprecio y esfuerzo para las arcas públicas, Airbus construye aviones de guerra con unas rebabas que limitan la vida útil de los aparatos y necesitan de reajustes y nuevos gastos fastuosos49.

A ello se une el hecho de que la industria militar, con buenos padrinos en el poder político, compite y detrae esfuerzos económicos de I+D+i del sector civil50, al que relega en función de intereses espurios.

Por si fuera poco, el GASTO MILITAR privado se complementa con la participación de un sector bancario fuertemente inversor en materia militar, ya sea por sus participaciones en las empresas militares, ya por su predisposición a la financiación de la industria militar. Diversos grupos sociales se han encargado meritoriamente de desvelar los intereses militares de esta banca armada, un factor esencial en el gasto militar privado.

El ranking de la banca armada española puede verse en la tabla que hemos tomado de la plataforma Banca Armada, integrada por diversos colectivos sociales.

Banco o caja Participación en la industria de las armas
BBVA 1.827.101.328
Banco Santander 1.029.259.307
BANKIA 347.163.484
Banca March 177.415.618
ICO 93.000.000
Liber Bank 92.764.437
Catalunya Caixa 18.960.000
Banco Sabadell-Atlántico 8.150.511
Banco Popular Pastor 4.530.089
Caja Rural 3.275.987
AVIVA 2.778.981
Unicaja 2.570.623
Ibercaja-Caja 3 2.317.911
Renta 4 2.149.831
Caixa Bank 1.948.613
MAPFRE 1.911.311
Banco Madrid 1.383.542
Ahorro Corporación 1.383.542
Catalana Occidente 999.835

 

En este GASTO MILITAR privado contribuyen, como no puede ser menos, diversos miembros de la sociedad de consumo. Más concretamente, de una manera muy decisiva (y tal vez ignorada hasta por los propios protagonistas) los ahorradores que participan de algunos productos financieros, fondos de pensiones o de ahorro, acciones bancarias y similares, que financian a la industria militar.

Conviene apuntar este factor porque apela a la conciencia de las personas y a sus capacidades de revertir un estado de cosas, como el actual, donde la omisión y la irresponsabilidad facilitan este tipo de negocios sucios a nuestra costa.

  1. c) Componentes no económicos del GASTO MILITAR

Nos hemos referido a otra serie de componentes del coste militar que tienen que ver, principalmente, con los efectos del enorme dispositivo y actividades asociadas a la defensa militar. Hacemos hincapié en este informe a algunos de ellos:

Coste ecológico.

En un libro ya clásico sobre la materia52 el investigador Barry Sanders documentó el coste ecológico del ejército de Estados Unidos, el principal contaminador mundial, donde demuestra que los ejércitos están en guerra con la ecosfera del planeta..

El ejército español, al igual que el americano pero a menor escala, también es un gran emisor de gases de efecto invernadero y agentes contaminantes. La actividad militar es evidentemente un factor de agresión medioambiental de primer orden.

Esto es reconocido por el propio Ministerio de Defensa en su revista53, en el que afirma

 

Es obvio que todas las operaciones de la OTAN tiene un impacto en el medioambiente. Hay una interrelación con los recursos naturales, la flora, la fauna y las personas en cualquier área de operaciones. Las actividades de las fuerzas armadas pueden causar daños. Esto es un hecho.

El ejército español, al margen de los residuos que genera en sus operaciones militares en cualquiera de los conflictos en los que participa, genera en su actividad habitual 150 tipos de residuos diferentes, 120 de ellos peligrosos. Existe un Plan para la gestión medioambiental en las Fuerzas Armadas que así lo detecta. Hablamos de aguas oleaginosas, aceites de motores, líquidos hidráulicos de automoción, baterías, gasoil contaminado, pinturas, disolventes, lodos, pilas, sosa neutra, etc.étera. A ello se unen los elementos peligrosos del propio armamento, sus contenedores, etc.. También el tremendo impacto medioambiental de la industria militar. Según otro experto militar que analiza los residuos de las Fuerzas Armadas54,

La gran industria militar presenta ciertas peculiaridades con respecto a otros agentes: elevado nivel de productividad de desechos, amplia variedad de los mismos y gran número de unidades donde se generan, diseminadas además por prácticamente todo el territorio nacional.

Las emisiones de CO2 que genera en su habitual actividad el ejército español se tiene más o menos calculado a partir de los datos centralizados de consumo de combustibles, a partir de un inventario Nacional de Emisiones Contaminantes a la atmósfera. Según el informe (con datos referidos a 2012) la emisión es importantísima55:

EJÉRCITO /   ORGANISMO CO2 (kg)
Cantidad de combustible 100LL 16.233.130,20
Cantidad de combustible JET-A1 (Inta) 1.922.343,00
Cantidad de combustible JP-8 376.157.844,00
Cantidad de combustible para buques 109.483.440,00
Cantidad de Gas Butano 1.590.962,63
Cantidad de Gas Natural 8.972.617.938,24
Cantidad de Gas Natural Licuado (GNL) 6.965.268,48
Cantidad de Gas Propano 235.109.602,75
Cantidad de gasoil agrícola 209.827,20
Cantidad de gasoil de automoción 35.420.774,40
Cantidad de gasoil de calefacción 99.481.351,20
Cantidad de gasolina para automoción 1.652.485,95

Respecto de este arsenal de residuos peligrosos, el ejército cuenta con diversos planes para su tratamiento56 que, sin embargo, no hacen sino paliar de alguna manera su inmensa peligrosidad, de la que nos hace víctimas sin compensación alguna.

Además de la emisión de CO2 producida por los hidrocarburos con los que el militarismo patrio actúa, se encuentran otras importantes y nocivas emisiones provocadas por la actividad del ejército español57

Así, en cuanto a la emisión de halones que el Ministerio declaró en 2012 en la Declaración Anual sobre los Usos Críticos de los halones utilizados en los sistemas de extinción de incendios en Vehículos, Aeronaves y Buques, aparece

Emisiones de Halones
E. TIERRA 0,860 Toneladas
E. AIRE 0,525 Toneladas

Y en cuanto a la emisión de NOx y SOx

EJÉRCITO /ORGANISMO NOx (kg) SOx (kg)
Combustible 100LL 182.920,57 5.957,11
Combustible JET-A1 (INTA) 54.562,13 603,09
Combustible JP-8 1.770.154,56 118.010,30
Combustible para buques 1.292.029,01 33.176,80
Gas Butano 1.668,44 1,86
Gas Natural 8.474.644,43 50.847,87
Gas Natural Licuado (GNL) 6.578,70 39,47
Gas Propano 263.228,07 338,56
Gasoil agrícola 2.476,20 63,58
Gasoil de automoción 418.005,39 10.733,57
Gasoil de calefacción 1.173.992,99 30.145,86
Gasolina para automoción 17.372,37 565,76

Tengamos en cuenta que estamos hablando del efecto contaminante de las actividades de la defensa en tiempo de paz y sin contar los escenarios en conflicto donde la huella ecológica es indiscutiblemente superior, y sin contar el impacto del recientemente creado escudo antimisiles y de las bases americanas es España. Tampoco están contabilizados los efectos sobre el territorio de los enclaves militares y campos de tiro.

A este coste económico podremos unir, sin mucho esfuerzo, la retahíla de incendios forestales provocados por las maniobras militares. En 2014, en las sierras de Cazorla, El Retín y el campo militar de San Gregorio como mínimo.

Coste de vidas humanas

Usando estimaciones conservadoras, podremos cifrar en más de 100 millones los muertos por guerras desde 1914. Otro dato58 más preciso, pero no menos aterrador, es el que nos dice que la guerra de 30 meses ha supuesto la muerte de 11.000 niños en Siria y que el número de muertos en dicho conflicto, a finales de 2014 supera los 200.00 según la ONU.

Un cuadro que tomamos de los datos del SIPRI y referenciados en wikipedia nos permite tener un panorama del número de muertos de los principales conflictos de gran escala vigentes.

1978 Guerra Civil Afgana incluida la Guerra en Afganistán de 2001 Afganistán 600,000-2,000,000
1991 Guerra Civil Somalí incluida la Guerra en Somalia de 2009 Somalia 500.000+
2004 Guerra en el noroeste de Pakistán Pakistán 38.800
2006 Guerra contra el narcotráfico en México México 150.000+4
2011 Guerra Civil Siria Siria 250.000+ 5
2011 Guerra contra el Estado Islámico incluido en Insurgencia en Irak Irak 11.250
2011 Insurgencia islámica en Egipto Egipto 1.182
2013 Conflicto en Sudán del Sur Sudán del Sur 1.000

Podríamos sumar a este número el de desplazados, mutilados, heridos, enfermos mentales, violaciones, enfermedades, etc.. asociados a la guerra, otro de los efectos del militarismo.

No sólo esto: el efecto del militarismo también tiene consecuencias en términos de coste humano por cuanto que perpetua un orden que causa un reparto inequitativo de los recursos y que indirectamente, en la violencia estructural provocada, genera miles de muertes por enfermedades fácilmente curables, por hambre o desnutrición, pandemias, violencia, etc..

Refiriéndonos a la “discreta” participación de nuestro militarismo en esta situación, podemos consignar durante 2014, al menos contamos con tres militares españoles muertos y otros tres heridos, a los que habría de sumarse el número de militares que han necesitado algún tipo de atención y apoyo posterior y el desconocido número de bajas producidos por nuestros efectivos61.

Conforme describe el Doctor Martínez Sánchez del Centro de Psicología de San Fernando, de la Armada, y profesor de la Escuela de Suboficiales de la Armada.

La participación de nuestros militares en operaciones internacionales de mantenimiento de la paz (OMP) supone su exposición a una serie de riesgos y factores que pueden afectar a su salud psicológica, sobre todo cuando dichas operaciones se desarrollan lejos del territorio nacional y en un ambiente hostil para nuestras tropas… la participación de psicólogos militares en numerosas OMP en países como Bosnia-Herzegovina, Kosovo, Irak, Líbano, Haití o Afganistán ha permitido la configuración de un modelo de intervención psicológica, flexible y adaptable a los condicionantes de cada operación.

Un coste humano que, indudablemente, tampoco se cuantifica.

I+D+i militar: El coste en la ciencia.

Las inversiones de I+D+i civil ha venido sufriendo unos considerables recortes durante los años de la crisis, hasta el casi desmantelamiento de la investigación científica española y la masiva fuga de cerebros. En los prepuestos de 2015 sufrirán un pequeño aumento de 35,49 millones de €, aunque, para compensar, bajará la asignación del CSIC un 0´4% respecto del ejercicio anterior62.

Por contraposición, la I+D+i militar aumenta desde los 506,74 millones de euros de 2014 a los 726,76 millones. A ello se une que en los presentes presupuestos la investigación militar podrá presentar proyectos a las convocatorias de I+D+i de carácter civil63, detrayendo recursos de este capítulo para la investigación militar.

El coste de no invertir en ciencia es inenarrable, pero el coste de no hacerlo y destinar, a cambio, los recursos a la investigación militar es además, un evidente coste militar de primer orden.

Con los datos ofrecidos por la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE)64 en su página sobre las liquidaciones de los años 2002 a 2012 hemos sacado las siguientes cifras sobre los créditos que inicialmente se presupuestaron al Ministerio de Defensa y lo que al final acabaron gastando.

Años Créditos iniciales (presupuesto) Créditos totales (liquidación) Desviación %
2002 6.322’649 7.068’805 + 746’156 + 11’8
2003 5.827’681 6.566’027 + 738’346 + 12’67
2004 6.746’773 7.613’345 + 866’572 + 12’84
2005 6.990’780 7.892’320 + 901’540 + 12’89
2006 7.416’545 8.571’345 + 1.154’800 + 15’57
2007 8.052’760 9.340’087 + 1.287’327 + 15’98
2008 8.494’113 9.810’790 + 1.316’677 + 15’50
2009 8.255’772 9.344’213 + 1.088’441 + 13’18
2010 7.649’859 8.715’197 + 1.020’338 + 13’92
2011 7.156’372 8.301’096 + 1.144,724 + 15’99
2012 6.316’353 9.143’100 + 2.826’747 + 44’75
2013 * 5.745’770 7.774’960 + 2.029’190 + 35’31
TOTAL(12 años) 84.975’427 100.770’301 + 15.794’874 + 18’567
En millones de Euros

 

(*) Los datos de 2013 son un avance.

A todo ello hay que añadir que a finales de julio de 2014 había gastado 1.911’38 millones de € de más sobre los 5.745’77 presupuestados inicialmente. También hay que tener en cuenta que la tendencia continúa en 2014 porque, a poco más de mediados de año la desviación era de un 33’26 % de lo presupuestado para el Presupuesto del Ministerio de Defensa en 2014. Por ello titulábamos una noticia de nuestro blog que “Defensa gasta diariamente 9’1 millones de € más de lo presupuestado.

 

Todos estos datos, nos hacen estimar que en 2015 el Ministerio de Defensa gastará en esta modalidad de sobregastos por encima de lo presupuestado unos 1.070’90 millones de € más de los que anuncia.

En muchas ocasiones hemos juzgado muy pedagógico recurrir a la comparación entre cañones y mantequilla. ¿Qué ocurriría si esos 1.911’38 millones “de más” en el gasto militar se usasen en algún aspecto de la sociedad civil? Por ejemplo:

 

  • El Ministro de Energía, Soria, ha recortado 1.600 millones de € a la producción de energías renovables.
  • Hungría va a recibir 1.900 millones en subsidios agrícolas de la U.E. en 2014-2020.
  • En 2013, España recibió 1.900 millones de € para luchar contra el desempleo juvenil.

 

Igualmente nos podríamos preguntar qué se podrían hacer con los 15.794’874 millones de € de sobregasto que ha tenido el Ministerio de Defensa en el periodo 2002-2013. Por ejemplo:

 

  • Los “ni-nis” le cuestan a España 15.700 millones de €.
  • En el año 2014 Montoro dedicó 15.700 millones de € a saldar la deuda que mantienen las Comunidades Autonómicas con los proveedores sanitarios.
  • Reformar el actual modelo de gestión del agua en España para incluir reformas legislativas que aporten estabilidad al sector y que el consumo de este bien básico sea económicamente eficiente y medioambientalmente sostenible a largo plazo supondrían unas inversiones de 15.700 millones de € y la creación de 23.700 nuevos empleos hasta 2021.

 

En conclusión, los datos son clarísimos:

 

  • Tanto los gobiernos del PP como los del PSOE suben reiteradamente el gasto en Defensa. Esto es una política, por tanto, deliberada y consciente, no coyuntural ni fruto de la casualidad.
  • Lo hacen en un porcentaje anual medio de un 18’56 %. Es decir, en el presupuesto programado deciden, premeditadamente, ocultar 1 de cada 5’4 €, o 1.316’23 millones al año.
  • En 12 años (seis de ellos con una crisis económica galopante que ha recortado muchísimo el gasto social) se han gastado 15.794’874 millones de € más, fuera de lo presupuestado para Defensa. Por lo tanto, las reiteradas quejas de los militares sobre los recortes en Defensa son injustificadas. Sobre todo, si tenemos en cuenta que los sobregastos son, en muchos casos, partidas que tienen previstas con antelación de varios años (por ejemplo en los PEAS y en las operaciones militares en el exterior).
  • El sobregasto en los presupuestos de Defensa son insolidarios, como hemos demostrado en los datos que los comparan con las posibles necesidades sociales que se podrían cubrir con estos dineros en medioambiente, empleo, energías renovables, ayuda al desarrollo, etc..
  • Los datos referentes a 2012 son especialmente escandalosos, un aumento del 44’75 % por encima de lo presupuestado debería poner en solfa la política de gastos del Ministerio de Defensa y el escaso control parlamentario. Más si tenemos en cuenta el contexto socioeconómico de crisis y las reducciones continuadas en múltiples partidas sociales, lo cual contrasta con los aumentos, indisimulados en materia de Defensa. Además, la tónica en 2013 parece mejorar un poco, pero aun así es altamente excesiva y el sobre gasto del 35’31 € inaceptable.

 

Pero la situación es aún mucho más preocupante porque el estudio de la IGAE sobre las liquidaciones del gasto público no es exhaustivo ni claro respecto de la contabilización del Gasto Militar del Estado Español, dado que en el mismo no se incluyen como gasto militar partidas existentes en otros ministerios, ni las de los organismos autónomos militares, clases pasivas, institutos universitarios de la defensa, Guardia Civil o clases pasivas, que, como hemos aclarado antes, deberían computar como gasto militar, según el criterio de la OTAN.

GASTO MILITAR 2015 (En millones de €)
CONCEPTO IMPUTADO SUBTOTAL
MINISTERIO DE DEFENSA 5.767’77
Ministerio de Defensa 5.767’77
CLASES PASIVAS MILITARES (M. de Hacienda) 3.519,72
Pensiones y prestaciones a familiares 3.294,96
Prestaciones a no funcionarios 9,88
Pensiones de guerra 214,88
ORGANISMOS AUTÓNOMOS MILITARES 1.686,27
INVIED (Inst.Vivienda, Infraestructuras y Equipamiento) 216’13
ISFAS (Instituto Social de las Fuerzas Armadas) 731,71
ISFAS: Cuotas sociales (Prog. 929, Diversos Ministerios) 600.33
INTA (Instituto Nacional Técnica Aeroespacial E. Terradas) 138,13
Empresas Públicas del Sector de la Defensa ¿
Exenciones de impuestos Defensa a la Entidades Locales ¿
CASA DEL REY 0’83
Casa del Rey 0’83
PRESIDENCIA 223,68
CNI 223,68
MINISTERIO DE INTERIOR 2.600,68
Formación de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad 45’65
Reserva de la Guardia Civil 187’65
Organismos Internacionales de Seguridad 1’9
Política de inmigración irregular 0’6
Personal de la Guardia Civil 2.028’39
Resto Guardia Civil 336’36
MINISTERIO DE EXTERIORES 171’53
Fundación Real Instituto Elcano 0’15
Asociación Atlántica Española 0’01
Transportes Ministerio de Defensa 1’239
Potenciar la participación y defensa de los intereses de España en los Organismos Internacionales de Seguridad 170’14
Agregadurías militares en Embajadas y Consulados ¿?
MINISTERIO DE FOMENTO 0’22
Coordinación Civil-Militar en Agencia de Seguridad Aérea 0’22
MINISTERIO DE INDUSTRIA 604’76
Apoyo innovación tecnológica del sector de Defensa 563’92
Apoyo a la exportación ICEX * 3’80
Compensación intereses apoyo sector naval* 70’75
Primas a la Naval * 43’75
Subvenciones reindustrialización zonas deprimidas * 40’09
Satélite Paz-INGENIO 25’00
Programa de observación por satélites de la Tierra 15’84
Subvención Proyectos Estratégicos sector industrial * 188,73
MINISTERIO DE EMPLEO Y S. SOCIAL 0’5
Instituto Social de la Marina. Buque medicalizado Esperanza del Mar. Apoyo a Malí 0’5
MINISTERIO DE AGRICULTURA, ALIMENTACIÓN Y MEDIO AMBIENTE 16,81
Barcos apoyo al Índico 0’5
Inspección, vigilancia y control de la actividad pesquera a cargo de Ejército y G. Civil 16,31
Pagos a Defensa por actuaciones contra incendios de U.M.E. ¿?
MINISTERIO DE HACIENDA 39,14
Aviones de la Agencia Tributaria ¿
SEPI 0
Gastos plurianuales transporte Ministerio Defensa e Interior 39,14
MINISTERIO DE SANIDAD, A. SOCIALES E IGUALDAD 0’3
Productos uso y consumo uniformidad femenina 0’3
MINISTERIO DE ECONOMÍA Y COMP. 4,8
Base Antártica Gabriel de Castilla 4,5
Red de Seguridad Biomédica 0’3
MINISTERIO DE EDUCACIÓN CULTURA Y DEPORTES 0’3
Conservación bienes culturales de carácter militar 0’3
OTROS ORGANISMOS: CENTROS UNIVERSITARIOS DE LA DEFENSA 14,43
C.U.D. Academia del Aire de San Javier 3’03
C.U.D. Academia General Oficiales Zaragoza 6’49
C.U.D. Escuela Naval Marín 2’89
C.U.D. Grupo Escuelas de la Defensa Madrid 0’64
C.U.D. Guardia Civil 1’38
TOT. ANTES DE GASTOS EXTRAPRESUPUEST. 14.651,74
DEUDA MILITAR 8.722,19
Deuda Militar Ordinaria: 5.730,27
Deuda Militar Extraordinaria:
Sobregasto en liquidaciones73 1.070’90
PEAS (Programas Especiales de Armamento)74 950
Operaciones Exterior 800
TOTAL GASTO MILITAR 2015   23.373,93

 

5.1.- Presupuestos falsos: los 6 trucos del Ministerio de Defensa para ocultar el Gasto Militar.

El Gobierno del PP usa 6 formas de ocultar el Gasto Militar a los ciudadanos:

  • Ocultándolo en otros ministerios (3.672’22 millones de €)

 

Las partidas relacionadas con el GASTO MILITAR real en el Estado Español se encuentran dispersas y disfrazadas en diversos programas y capítulos de los PGE, y fuera del Ministerio de Defensa. En el Gobierno del Partido Popular hay 13 ministerios. Hemos encontrado partidas militares escondidas en 12 de ellos. Como vemos, sólo se libra el Ministerio de Justicia. Quizá porque no hemos sabido encontrar su forma de colaborar con el GASTO MILITAR La conclusión es que el militarismo se esconde en todos los aspectos del Gobierno del PP y es una política nuclear y transversal.

 

Ministerio (*) Presupuesto G. M. en los ministerios % dedicado a GASTO MILITAR
Defensa 5.767’77 5.767’77 100
Presidencia 422’46 233’68 55’31
Interior 7.294’96 2.600’68 35’65
Exteriores y Cooperación 994’58 171’53 17’24
Industria, Energía y Turismo 5.157’13 604’76 11’72
Economía y Competitividad 2.338’72 4’8 0’2
Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente 1.613’05 16,31 1.01
Educación, Cultura y Deportes 2.680’28 0’3 0’01
Fomento 5.805’00 0’22 0’004
Empleo y Seguridad Social 26.539’90 0’5 0’002
Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad 1.907’05 0’3 0’0001
Hacienda (**) 2.139’77 39,14 1,82
Justicia 1.460’95 0 0
TOTAL G. M. en MINISTERIOS 63.521,62 9.439,99 14’86
PGE (total) (***) 440.074’73
Gasto Militar total y % respecto al total de los PGE   23.373,93 5,31
(en millones de €)

 

(*) Con datos de la página 221 del Libro Amarillo

(**) Sin contar los 3.519’72 millones de € que gestiona de las Clases Pasivas Militares.

(***) Serie Amarilla. Presupuesto Consolidado. Distribución por Subsectores y Artículos de Gastos Consolidado. Página 4. (Después de añadir la Deuda).

El monto total es muy importante: se ocultan en otros ministerios 3.672’22 millones de €, un 14’86 % del presupuesto repartido entre los ministerios, y un 63,66 % del Presupuesto del Ministerio de Defensa.

En volumen destaca la militarización del Ministerio del Interior, seguido del de Industria. Además, en porcentaje también es importante la militarización del Ministerio de Presidencia y Exteriores. Ciertamente la militarización de los otros 6 ministerios es escasa, pero todos pagan el debido vasallaje al Ministerio de Defensa. El caso de Hacienda es un poco peculiar porque en él no hemos contado los 3.519’72 millones de € que gestiona de las Clases Pasivas Militares.

Otro análisis que se puede hacer es el siguiente: ¿qué ocurriría si comparásemos el total del GASTO MILITAR de los diversos ministerios (GASTO MILITAR en los ministerios, pero excluyendo el que se esconde además en Casa del Rey, Organismos Autónomos, Clases Pasivas, Centros Universitarios y Deuda Militar) con los gastos de los demás ministerios, pero restándoles a los diversos ministerios lo que es G. M.? La clasificación de ministerios por gastos sería la siguiente:

MINISTERIO GASTO (descontando el G. M.)
Empleo y Seguridad Social 26.539’40
Gasto Militar en los ministerios 9.439,99
Fomento 5.804’78
Industria, Energía y Turismo 4.552’37
Interior 4.694’28
Educación, Cultura y Deportes 2.679’89
Economía y Competitividad 2.333’92
Hacienda 2.100,63
Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad 1.906’75
Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente 1.596,74
Justicia 1.472’29
Exteriores y Cooperación 823’05
Presidencia 188’78
TOTAL GASTO MINISTERIOS 63.521,73
(en millones de €)

 

Es decir, en estos tiempos de crisis económica y de carestía de empleo, el mayor rubro de gasto de los Ministerios se dedica a Empleo y Seguridad Social, un 40 %, lo cual es lógico. Lo sorprendente es que el segundo rubro en importancia y muy por delante de los demás es el GASTO MILITAR, que es el 14’86 % del gasto de los Ministerios. En definitiva, el GASTO MILITAR de los diversos ministerios equivale al gasto de Presidencia; Exteriores y Cooperación; Justicia; Agricultura Alimentación y Medio Ambiente; Sanidad Servicios Sociales e Igualdad; Hacienda; y casi todo el presupuesto de Economía y Competitividad juntos.

Además, el GASTO MILITAR equivale a casi 5 veces el gasto ministerial en Sanidad; y a 3’5 veces el gasto ministerial en Educación.

También conviene destacar que el Gasto Militar es el 5’31 % del gasto total de todos los PGE.

Si sumamos G. M. con criterio OTAN más lo que se dedica a Interior fuera del G. M. (4.683’64 millones de €), y con ello describimos el Gasto en Control Social, la cifra conjunta sería de 28.012’76 millones de €, es decir el 6’36 % del gasto todos los PGE.

  • Ocultándolo en otras secciones (5.221’25 millones de €).

 

Pero el GASTO MILITAR no se oculta sólo en otros Ministerios, sino, también en otras secciones del presupuesto que no se computan directamente en ningún ministerio. Por ejemplo, en la Casa Real, en los Organismos Autónomos militares, en las clases pasivas militares y en los Centros Universitarios de Defensa. En otras secciones por ocultar un total de 5.221’25 millones de €, es decir, otro 90’52 %.

  • Ocultándolo en los gastos extraordinarios y en los fondos de contingencia, que tienen perfectamente previstos pues son gastos ordinarios (1.750 millones de €).

 

Para 2015 estimamos que se va a ocultar así los 950 millones ya previstos para los PEAS y 800 millones más para gastos de la operaciones militares en el exterior. Un total de 1.750 millones, aproximadamente, un 30’34 % más.

  • Ocultándolo en los sobregastos que siempre existen en las liquidaciones que audita la IGAE (aproximadamente unos 1.070’90 millones de €).

 

Como decíamos más arriba, las sucesivas liquidaciones de los presupuestos gastados por los ministerios y auditadas por la IGAE hacen referencia a que el Ministerio de Defensa en el periodo que va desde 2002 a 2013 ha gastado 15.794’87 millones de € más de los presupuestados. Una media del 18’567 %.

Dicha media nos hace estimar que es muy posible que en 2015 se produzca un sobregasto de 1.070’90 millones de €.

Pero, además, pensamos que con esta estimación nos quedamos cortos porque los datos del IGAE no computan como gasto militar algunos rubros que sí lo son desde el punto de vista técnico y aplicando el criterio OTAN que considera gasto militar todo aquel relacionado con el sostenimiento de los ejércitos y fuerzas policiales con funciones de defensa.

  • Ocultándolo en partidas plurianuales (129’865 millones de €).

 

Si bien los PEAS son el típico ejemplo de lo que son las partidas plurianuales de gastos en Defensa porque difieren el pago y las inversiones durante periodos muy dilatados de tiempo y hacen muy difícil su seguimiento y control estricto, estos gastos ya los contamos en otros apartados.

Por ahora, sólo disponemos de cuatro ejemplos sobre gastos en partidas plurianuales:

  • El primero ocurrió en diciembre de 2013 76, justo cuando se estaban votando los presupuestos de 2014. El Ministerio de Defensa consiguió la aprobación de “33’7 millones de euros para para el suministro de un sistema automático de mantenimiento estándar (banco SAME) y de conjuntos de programas de pruebas (TPS) para el diagnóstico de averías y reparación de distintos equipos de los helicópteros NH-90. Esta cantidad se diferirá en siete pagos: uno en 2014, otro en 2015 y así sucesivamente hasta 2020 (con lo que ya tenemos comprometido presupuesto militar de nuevo hasta 2020)”. Este gasto tiene una partida de 4’81 millones de € para 2015. Además, concedió una reestructuración de los pagos del helicóptero Tigre HA-28, con una partida para 2015 de 1’725 millones de €.
  • Otros dos casos ocurrieron en agosto de 2014 77 y consistió en 29,4 millones de euros para comprar 6.000 cascos de combate por año desde 2015 a 1019. Un total de 30.000 cascos. Si dividimos el importe total por el número de cascos nos sale que cada casco va a costar 967 €. La partida para 2015 se eleva a 5’88 millones de €. Además, se han concedido con cargo a 2015 14 millones de € para soporte logístico para aviones de la firma General Electric del Ejército del Aire.
  • Una tercera partida, y quinto caso del que tenemos constancia, se ha elaborado hace poco tiempo: Es la partida de la licitación convocada por el BOE de 12 de noviembre de 2014, de licitación ordenado por la Dirección General de Racionalización y Centralización de Contratación, dependiente del Ministerio de Hacienda y Administraciones públicas, por el que se convoca una licitación entre las empresas privadas para hacerse con el servicio de Agencias de Viajes para diversos ministerios, en cuya virtud se licita un lote para viajes de los ministerios de Defensa e Interior por importa 2015-2016 de 171 millones de euros (A los que añadir el 21 % de IVA, es decir, otros 35,91 millones) a cargo del Ministerio de Hacienda. Calculamos que para 2015 se gastarían 103’45 millones de €.

 

Como se ve, en algunos casos son cantidades pequeñas (los PEAS no) y que no descompensan demasiado el estudio del GASTO MILITAR del 2015. El total que estimas con los datos anteriores de gastos plurianuales en 2015 sería de, al menos, 129’865 millones de €. Sin embargo, queremos denunciar que estos contratos deberían tener un seguimiento y un control especial y estricto y que debería haber un listado público de ellos para que se pudiesen auditar convenientemente.

  • Ocultando la deuda que provocan todas las actividades militares (8.722’19 millones de €).

Como hemos dicho antes, estimamos que la deuda de todas las actividades militares para 2015 va a ser de 8.722’19 millones de €, un 151’22 % más de lo presupuestado para el Ministerio de Defensa. Un buen pellizco que, evidentemente, hace aumentar el gasto militar y el gasto que tendremos que afrontar todos los españoles pagando deuda durante años.

5.2.- Presupuestos opacos y no democráticos.

El gobierno del PP oculta una parte muy importante del Gasto Militar en otros Ministerios, en otras secciones, en los sobregastos, en partidas plurianuales, y en la deuda militar. Ello nos lleva a pensar que los presupuestos de Defensa son un engaño.

La cifra que oculta es astronómica: 17.606’16 millones de €, es decir, oculta 3’05 veces lo que declara en su presupuesto. Lo cual nos hace pensar que el engaño es gigantesco.

Ocultar, consciente e intencionadamente, un monto tan elevado fuera del control parlamentario y social produce una merma considerable de la calidad democrática de nuestro sistema de presupuestos, de control parlamentario y de Defensa.

¿Podemos confiar nuestra defensa a un Ministerio tan mentiroso?

También nos preocupa el que ningún partido parlamentario pida una auditoría del G. M. en su conjunto. Y, sobre todo que algunos partidos de izquierda y opositores como es Izquierda Unida se dejen embaucar y en el debate de los presupuestos de 2014 presentasen una enmienda para que sean los cuerpos de la Intervención General de la Defensa los que fiscalicen el gasto militar, lo cual nos parece un paso atrás alarmante cuando, entre otras cosas, lo que se critica de manera palpable es la absoluta falta de transparencia del GASTO MILITAR y la opacidad de la cuentas ministeriales

5.3.- Presupuestos muy desequilibrados.

Como explicaremos luego cuando analicemos de manera pormenorizada los diferentes capítulos del gasto del Ministerio de Defensa, hay en ellos una desequilibrio alarmante y que arrastramos desde tiempos de Franco: se gasta muchísimo más de lo debido en personal que en inversiones y ello conlleva graves problemas estructurales.

Dichos problemas estructurales se agigantan porque el gasto en personal también está muy desequilibrado: hay en nuestro ejército 1 mando por cada 2 soldados y ello conlleva graves problemas de ineficacia, envejecimiento y creación de una casta privilegiada y no productiva que merma considerablemente nuestras fuerzas armadas.

5.4.- Presupuestos socialmente perjudiciales.

Por último, el G. M. debe contemplarse en relación con el resto de gastos públicos y con las necesidades sociales que dotan de cohesión y de seguridad humana a la sociedad.

En cierto sentido, los Presupuestos Generales del Estado contienen claves importantes tanto para entender las prioridades políticas de un gobierno como para presuponer las consecuencias políticas de éstas, ya que las partidas disponibles condicionan económicamente las actuaciones que se van a emprender y sus consecuencias en la vida de las personas.

En un contexto económico como el actual, caracterizado por la precarización social gradual de amplias capas sociales, la dualización de nuestra sociedad, la transferencia de rentas desde las llamadas clases medias y bajas hacia las clases altas, la depreciación de las principales prestaciones del estado de bienestar, la erosión de los derechos sociales, políticos, económicos y civiles, la imposición de una política de miedo e incertidumbre que desincentiva la lucha por los derechos, que la prioridad presupuestaria se destine a financiar políticas de ajuste y a consolidar las estructuras defensoras del status quo, en detrimento de políticas sociales, tiene altas consecuencias.

Ahora, como antaño, el dicho de que puede gastarse en cañones o en mantequilla se hace más cierto que nunca y el gasto militar escondido en los presupuestos generales del Estado desvela la perversión de las preferencias políticas desarrolladas por nuestros gobernantes, porque, con un gasto militar de 23.373’93 millones de €, no es que no haya dinero para responder a las urgencias sociales, sino que se ha preferido desatenderlas y privilegiar el refuerzo de nuestro sistema militar y de preparación de la guerra, ahora extendida hacia el enemigo interno, como presupuesto de disciplinamiento de la sociedad ideada por los garantes del status quo.

Por eso el presupuesto del Estado debe ser analizado, también, desde este refuerzo del

militarismo que contempla y que se destaca en algunos rasgos:

a.- La cuestión del personal.

Realizamos en el presente informe la cuestión del personal y su gasto porque las cifras son preocupantes. Gastamos en personal para control social un porcentaje elevadísimo del total del personal de todos los ministerios y esto implica una línea política determinada, muy lejos de la neutralidad o de potenciar y/o permitir la expresión social.

Efectivamente, si atendemos a las últimas estadísticas sobre número de funcionarios al servicio de la administración central (Estado) encontramos que el número de militares, respecto del total de funcionarios estatales, supera el 44%.

La cifra es doblemente llamativa si vemos que el 76’5 % del presupuesto del Ministerio de Defensa se destina a gastos de personal, es decir, a perpetuar el número de efectivos y no reducirlos, política prioritaria, a juzgar por el presupuesto asignado, en el Ministerio de Defensa.

La cifra de efectivos encargados del control social se hace más abrumadora si a las de militares y guardias civiles sumamos las de los funcionarios pertenecientes a los distintos cuerpos policiales, y más alarmante si incluimos las funciones parapoliciales y paramilitares encargadas por el Estado a las distintas fuerzas de mercenarios civiles y empresas de seguridad, que ahora asumen funciones de seguridad.

Contrasta esta deliberada inversión pública en funcionarios del control social, que lejos de disminuirse mantiene sus plantillas y su propia tasa de reposición, con la destrucción de empleo en general y con la destrucción de empleo en la función pública en otros sectores, precisamente los sociales.

No sólo es que el empleo se conserva en lo militar y en el control social, sino que cuando se habla del abultado número de funcionarios públicos existente y se recorta este número en funcionarios civiles sin alterar el de funcionarios militares se está predicando la idea de que el funcionariado, en realidad, sólo o principalmente tiene sentido para las labores de control social, un nuevo modo de despreciar el estado democrático de derecho.

b.- El privilegiado trato dado a la industria militar.

Los PGE privilegian la I+D+i de carácter militar frente a la civil y señala con ello el camino de las preferencias de investigación por las que apuesta el poder político.

El Estado ha optado por mantener los créditos a interés cero a las industrias militares, créditos que no existen para otro tipo de sectores, algunos como el de las energías renovables paradigmáticamente desmantelado por las políticas públicas del gobierno.

A pesar de todos los quebraderos de cabeza que está provocando la industria militar al Ministerio de Defensa y a la práctica bancarrota en la que se está sumiendo por concederle créditos a interés cero para los Programas Especiales de Armamento (PEAS), hemos recibido con sorpresa y mucho temor la iniciativa del gobierno de comenzar con un segundo programa PEAS. Ya en verano78 se aprobaron la compra de 2 nuevos buques de acción marítima (BAM) por 333’4 millones de €. Parece que el gobierno de Rajoy no aprende de sus errores y que prefiere profundizar en ellos porque si los 4 primeros BAM del PEAS I nos costaron 389’33 millones de €, cada uno a 97’482 millones de €, los del PEAS II nos van a salir a 166’74 millones de € la unidad.

La orientación de la economía, mayoritariamente, hacia privilegiar una industria militar enfocada a la venta de armas al exterior y al endeudamiento en armamentos de nuestro Estado, ocurre, precisamente, cuando gran parte de nuestro aparato productivo civil se desmantela o se deja caer y asistimos a dramáticos ERES que expulsan de la expectativa laboral a miles de trabajadores y crean una reserva de desempleados que favorece el enriquecimiento de los empresarios y el dumping social.

c.- El recorte de gasto social.

Tradicionalmente el GASTO MILITAR se ha venido comparando con las necesidades sociales, a las que con gran acierto se suele contraponer.

Pero en la medida en que la justificación más militarista de los ejércitos ha ido perdiendo fuerza pues han desaparecido del escenario los supuestos enemigos de antaño, los halcones de la política han buscado dulcificar los perfiles inmorales de la defensa militar para señalar que la defensa es un bien social y que tiene que ver más con el bienestar y la seguridad de una sociedad y que por tanto es uno más de los gastos sociales.

Durante 2014 hemos asistido a las disparatadas declaraciones de Morenés 79 que proponía computar el bombardeo con fuego real en el campo de las Bárdenas como gasto social.

La comparación del GASTO MILITAR con el gasto social nos deja muchas dudas de que los Presupuestos de 2015 sean tan solidarios como alardea Rajoy. Por ejemplo:

  • Al desempleo se van a destinar 4.400 millones menos, un 14’9 % menos.80
  • Ciertamente se destinará a pensiones más dinero que en 2014, pero hay que tener en cuenta que la subida será sólo del 0’25 %, y eso que el gobierno espera un aumento del número de pensionistas, y que los pensionistas que acceden al sistema lo hacen con una pensión más alta que la que tenían aquellos que fallecen. Es decir, muy poco más a repartir para cada uno.
  • España ha prometido a Bruselas recortar el gasto sanitario en 2.120 millones de € más en 2015.81
  • El importe destinado a las prestaciones básicas de servicios sociales se mantiene en la misma cifra de 2014, 27,4 millones de euros, lo que supone 3 € por persona atendida al año.
  • El Plan de Acción para Personas con Discapacidad que “sigue sin dotación, a pesar de los pomposos anuncios de la Ministra Báñez, anuncios no reflejados en este proyecto de Presupuestos”.
  • El programa que afecta más directamente a los servicios sociales de proximidad, el Plan Concertado de servicios sociales, ha disminuido respecto a 2011 un 63,5 por ciento, recorte que se consolida en este proyecto.
  • Con respecto al Sistema de Dependencia en “2015 hay más de 2.265 millones de euros que se dejarán de aportar al Sistema de Dependencia desde la Administración General del Estado por vía de los Presupuestos Generales del Estado en la legislatura”. Esto supone que las más de 175.000 personas que no están siendo atendidas teniendo derecho seguirán sin recibir la prestación.

 

Si tenemos en cuenta las prioridades sociales y las necesidades ciudadanas, la comparación del gasto militar con estas rebajas, esenciales en muchos casos para mantener la cohesión social, hablan por sí solas de la insolidaridad del PGE.

Por último, os queremos ofrecer la comparación entre el desmesurado GASTO MILITAR y los gastos sociales a nivel mundial, tomando como comparación los Objetivos del Milenio:

  • Coste anual de educar a todos los niños y niñas y promover la igualdad de género: 7.000 millones de dólares.
  • Coste anual de reducir la mortalidad infantil y mejorar la salud materna: 10.000 millones de dólares.
  • Coste anual de impedir la propagación del SIDA y otras enfermedades: 14.000 millones de dólares.
  • Coste anual de hacer posible el desarrollo de países pobres: 40.000 millones de dólares.
  • Coste anual de erradicar el hambre en el mundo: 102.000 millones de dólares.
  • Coste anual de garantizar la sostenibilidad del medio ambiente: 156.000 millones de dólares.
  • Coste anual de todos los Objetivos del Milenio juntos: 329.000 millones de dólares.

 

Posiblemente las cifras anteriores nos parecen a todos, en primera instancia, elevadísimas y, por lo tanto, los objetivos imposibles de conseguir.

Sin embargo, es todo una cuestión de interés ciudadano y de decisiones políticas, no de imposibilidad financiera. Porque el sí hemos decidido gastar anualmente en el mundo en lo militar 1.530.000 millones de dólares anuales. Con este dinero desaparecerían todas las lacras que azotan a la humanidad, en un año.

d.- La militarización de múltiples facetas de la vida social.

La persistente política de militarización social nos ha hecho dar por buenas actitudes y prácticas políticas que no lo son.

¿Por qué hemos de asumir que cuerpos militares (Guardia Civil) han de regular el tráfico, hacer labores de policía, atendernos en accidentes, vigilar el medio ambiente

(SEPRONA), etc.?

¿Por qué hemos de permitir que las relaciones exteriores se hayan de hacer con un ejército por delante?

¿Por qué hemos de aceptar que la cooperación para el desarrollo tenga partidas con compensaciones militares sine qua non?

¿Por qué hemos de recibir a los jefes de estado extranjeros con honores militares?

¿Por qué la fiesta nacional ha de celebrarse con un carísimo desfile militar?

¿Por qué a los fuegos u otras catástrofes destinamos a la Unidad Militar de Emergencias y no a cualquier otra unidad civil que lo harían tan bien o mejor si estuviesen igual de dotadas?

¿Por qué no criticamos que la Agencia Tributaria84 pague con fondos del Ministerio de Hacienda 4 aviones C-212 que luego se queda el Ministerio de Defensa?

 

¿Por qué no reivindicamos los terrenos y edificios que han sido declarados zonas de interés para la defensa85 de manera unilateral por el Ministerio de Defensa y que detraen recursos a muchas zonas españolas?

¿Por qué los terrenos, bases y edificios militares no pagan el IBI?

¿Por qué hemos de aceptar la competencia desleal que supone que las ventas de material bélico a los países de la OTAN no tributen el IVA?

¿Por qué hemos de aceptar la competencia desleal que supone que se concedan créditos a interés cero a las industrias militares?

¿Es justo que el Ministerio de Defensa sea el segundo terrateniente español? ¿No podrían dedicarse muchas de sus hectáreas a usos socialmente productivos y generadores de empleo?

¿Por qué asumimos que los militares pueden alegar obediencia debida y con ello no ser juzgados, por ejemplo en el golpe militar del 23 F?86

¿Por qué hemos de asumir la militarización constante de la I+D+i?87

5.5.- La falta de control promueve el despilfarro.

Desde que la sociedad española se libró de la lacra del Servicio Militar Obligatorio los militares lograron salir del foco de la atención social. Con ello han obtenido un status privilegiado en el que nadie les cuestiona ni critica nada.

Esta falta de crítica y control social y político ha derivado en la extensión de malas

prácticas, sobre todo en lo concerniente al despilfarro. De ello ponemos sólo algunos ejemplos recientes (a la espera de la próxima publicación de un especial sobre despilfarro militar):

  • En las conmemoraciones nacionales
  • Unidades militares de nulo valor militar pero sí con valor propagandístico: Patrulla Aspa 89, Patrulla Águila
  • Gasto de 343.000 € en dos años en sables para la fiesta de graduación de oficiales y suboficiales
  • 000 € en billetes de avión para vacaciones de militares
  • Subvención estatal para los cubatas del Estado Mayor de la Defensa
  • Piscinas para militares
  • 780 € en hoteles para las vacaciones de verano de los militares
  • 419 € en distintivos de gala para uniformes militares
  • 331’26 € para subvencionar la peregrinación a Lourdes de militares, en 2012. En 2011, con Carmen Chacón se gastaron 18.089’50 €

 

Nada de ello se comenta, ni se critica, ni se proponen alternativas o supresiones en las sedes Parlamentarias. Tampoco en la calle.

5.6.- El falso debate sobre qué % del PIB dedicamos a Defensa.

Los P.G.E. de 2015 se han elaborado sobre una estimación optimista, de un crecimiento del PIB del 2% sobre el de 2014. Esto nos da una cifra de PIB estimado para 2015 de 1.065.736 millones de €.

Si tenemos en cuenta el gasto de Defensa que publicita el Ministerio (los 5.767’77 millones de € de su presupuesto ministerial), el PIB que estaríamos utilizando para Defensa en 2015 sería el 0’246 %, cifra que ni ellos se creen.

Antes bien, Defensa viene diciendo que estamos gastando un 0’8 del PIB en Defensa, esto es, Defensa viene a reconocer que realmente gastaremos en lo militar 8.525’88 millones de €, 2.758’11 millones más de los que publicitan. Grave contradicción ministerial.

La realidad que nos pretende vender Morenés es que si diésemos el salto que propone y pasásemos del 0’8 al 2 % del PIB (según sus cálculos) tendríamos que multiplicar la inversión en Defensa por 2’5, lo que supondría para Morenés pasar de los 5.767’77 millones de € del gasto ministerial a un gasto ministerial de 14.419’425 millones. Entonces Morenés estaría contento.

Sin embargo, si utilizamos como medida el GASTO MILITAR que hemos calculado, a la baja, (23.373’93 millones de €) el % del PIB utilizado para Defensa ascendería al 2’19 %, cifra muy superior (2’73 veces) a la que pregona el Ministerio del 0’8 %.

Esto influye mucho en algunos debates que promueve Morenés y sus ayudantes. Dicen que España está muy por debajo del % de PIB utilizado en Defensa. Pero lo dicen, como hemos demostrado arriba falseando los datos torticeramente. Morenés pretende justificar con los datos del % del PIB el aumento hasta el 2 % del PIB del gasto en Defensa cuando realmente ya lo hemos superado con creces.

6.- Estudio pormenorizado de los P.G.E.

6.1.- EL MINISTERIO DE DEFENSA.

6.1.1.- Generalidades.

Evolución del Presupuesto del Ministerio de Defensa:

 

Año 2014 Año 2015 Diferencia en millones Diferencia en %
5.745,77 5.767,77 + 21,8 + 0,38%

 

Aunque la cantidad de aumento es pequeña, la pretensión que lo acompaña es llamativa: dar a entender que, aún a pesar de la cacareada austeridad y rigor presupuestario, hemos iniciado una senda de progresivo crecimiento del presupuesto militar.

El Presupuesto del Ministerio se estructura en torno a 12 programas de actuación que distribuyen el gasto en torno a 9 capítulos de gasto:

Programa 121M. Administración y Servicios Generales de Defensa

Programa 121N. Formación del Personal de las Fuerzas Armadas.

Programa 121O. Personal en reserva

Programa 122A. Modernización de las Fuerzas Armadas

Programa 122B. Programas especiales de modernización

Programa 122M. Gastos Operativos de las Fuerzas Armadas

Programa 122N. Apoyo Logístico

Programa 222M. Prestaciones económicas del Mutualismo Administrativo

Programa 312A. Asistencia hospitalaria en las Fuerzas Armadas

Programa 312E. Asistencia sanitaria del Mutualismo Administrativo

Programa 464A. Investigación y estudios de las Fuerzas Armadas

Programa 931P. Control interno y Contabilidad Pública

 

Desde el punto de vista de aplicación del gasto el presupuesto es continuista con el del año anterior y por tanto tan poco creíble como aquél. Baste recordar que, conforme a la liquidación provisional del presupuesto que ha publicado la IGAE, como ya hemos explicado en el capítulo 3 lo liquidado a 30 de julio de 2014 ya supera en un 33,26% lo presupuestado.

El gasto fundamental de los diferentes capítulos del Presupuesto de Defensa, como en años anteriores, lo compone el pago del personal, que ocupa el 76,5 % del total del presupuesto, con 4.396,03 millones de €, seguido del de bienes y servicios, que afecta al 12,78% y 734,66 millones de € y el de las llamadas inversiones, que supone un 7,32% y 421,26 millones de €, seguidos de los demás con cantidades ya muy inferiores.

Parecería que la actividad principal del Ministerio es la de pagar sueldos a sus funcionarios, y la secundaria, si tenemos en cuenta los impactos de prensa relativos al Ministerio, promocionar por medio del viajes del Ministro, Secretario de Estado y otros cargos institucionales, la venta de armas por doquier.

¿Qué Política de Defensa se va a realizar con estos presupuestos?

El presupuesto, y su memoria explicativa, detallan los “ideales” teóricos que orientan el gasto. La Memoria de los Prepuestos del Ministerio no tiene como finalidad describir la política de Defensa de España, labor encomendada a un conjunto de leyes que encomienda las misiones de los ejércitos y el organigrama de mando, estructura y competencias para llevarlo a cabo, así como a un planeamiento, de carácter cíclico, y que en la actualidad está sustraído de un efectivo debate deliberativo en el Parlamento, de un control político suficiente y, desde luego, del debate y conocimiento social. A estos instrumentos se acompaña de una serie de directrices y decisiones prácticas que son las que en el día a día dan contenido a la política de defensa más allá de los papeles, y de las decisiones sobre el gasto, que son las que ofrecen en la realidad la cara más concreta de la política real, fuera de toda proclama. Entresacamos algunas de sus perlas declarativas.

La defensa de España debe ser asumida por todos los españoles como asunto de indudable trascendencia y por ello tiene que acentuarse el esfuerzo en el desarrollo de una comunicación estratégica de la defensa, que incida en la creación de una verdadera cultura de defensa. (…)

Por tanto, es necesaria una plena concienciación de que el principal papel de las Fuerzas Armadas es la defensa de España y de sus intereses, por encima de otros objetivos, mostrando la capacidad, preparación y determinación de empleo de nuestras Fuerzas Armadas, tanto frente a los riesgos y amenazas no compartidas, como frente a aquellas otras que afectan a todos los países en su conjunto y deberán por tanto ser 79confrontadas desde las organizaciones internacionales de seguridad y defensa en las que España participa como un aliado lea

A título de detalle, la asignación de gasto presupuestario no permite hablar de esta cultura: no existen partidas sino para propaganda y apoyo a fundaciones militaristas que poco nos pueden decir de una efectiva cultura de la defensa; no se crean organismos deliberativos, consultivos, o de co-construcción de dicha política, sino que se asigna de manera opaca al ejército su definición.

Sigue el documento añadiendo nuestra consustancial adhesión al enfoque de la OTAN, lo que nos alinea con una determinada orientación de la política de defensa subordinada a los intereses de ésta, de la U.E. y de EE.UU. y abiertamente intervencionista (no en vano España ha intervenido en 70 Operaciones Militares internacionales hasta la fecha y mandado al exterior en estas hasta 200.000 efectivos, con un gasto anual de unos 700 millones de € para atender a esta política expansiva). Dice la memoria

La Defensa Nacional, como parte de la Política de Seguridad, y tal como recoge la recientemente aprobada Estrategia de Seguridad Nacional, debe hacer frente a los conflictos armados que se puedan producir como consecuencia tanto de la defensa de los intereses o valores exclusivamente nacionales -en los que se intervendría de manera individual-, como de la defensa de intereses y valores compartidos en virtud de nuestra pertenencia a organizaciones internacionales tales como la ONU, la OTAN o la UE, en los que se intervendría conforme a sus tratados constitutivos junto con otros aliados o socios.

Y más adelante (pág. 80)

De la misma forma, también es fundamental para nuestros intereses el seguimiento de la situación en el Sahel, Oriente Medio y zona del Golfo de Guinea, no sólo por la influencia que sobre otros países pueda tener, sino principalmente porque afectan directamente a la seguridad de España. Y (80) la OTAN sigue siendo el vínculo de defensa y seguridad colectiva más apropiado para España, por lo que es necesario la participación y colaboración activa de España como fiel aliado, al tiempo que debe continuar y ser reforzada la colaboración en el impulso a la Política Común de Seguridad y Defensa de la Unión Europea. Todo ello sin olvidar las relaciones bilaterales, materializadas mediante la Diplomacia de Defensa, con aquellos actores con los que compartimos intereses.

Lo que se concreta en materia de intervencionismo en otros lugares prioritarios para que el ejército español meta sus narices

La demostración de estas obligaciones como fiel aliado es nuestra presencia en diversos escenarios como Bosnia, Afganistán, Líbano, Somalia, Mali, Gabón, Senegal, República Centroafricana, y aguas del Océano Índico en la lucha contra la piratería que tiene su origen en las costas somalíes, misiones en las que la seguridad de nuestros soldados continuará siendo prioritaria.

Sin hablar de la presencia de una batería de misiles Patriot del ejército español y 300 asesores militares en Turquía e Irak, como se ha acordado recientemente por el Consejo de Ministros.

A ello se une la necesidad de contar con material militar de primera, lo que implica un gasto militar mayor para adquirir armamentos de elevado coste, el pago ininterrumpido de la burbuja económica de la deuda militar, por la adquisición de programas de armas anteriores que se sitúa en los 30.000 millones de euros comprometidos con la industria militar (cuyo pago anual se hace fuera de los presupuestos y en partidas aprobadas con nocturnidad y alevosía por el gobierno en el mes de julio-agosto), más los otros 10.000 del segundo ciclo de rearme anunciado por Morenés a partir de 201598 y de espaldas a los presupuestos.

 

Dice la Memoria (pág. 89) las principales líneas de actuación del Ministerio para dotar a las FAS de las capacidades militares necesarias, en los ámbitos: de Armamento y Material, de Infraestructura, de Investigación y Desarrollo y de Sistemas de Información y Telecomunicaciones, son las siguientes.

También forma parte de esta política de defensa la construcción de un complejo militar industrial, dominado por el Ministerio de Defensa, altamente cualificado y exportador (no en vano España es la séptima potencia en venta de armas). Dice así la memoria (pág. 90)

Con objeto de apoyar la internacionalización de la industria de defensa, se seguirá avanzando en promover y/o apoyar las reformas normativas necesarias para que el Ministerio de Defensa pueda gestionar programas de armamento con destino a la exportación, desarrollando los modelos y procesos necesarios, y definiendo la estructura de apoyo a la internacionalización. Se trabaja en completar el desarrollo normativo que permita la puesta en marcha de acuerdos Gobierno a Gobierno, y se seguirán desarrollando las capacidades de la Oficina de Apoyo a la Exportación (OFICAEX).

 

Capítulo 1. Gastos de Personal

Evolución de los gastos de personal en el Ministerio de Defensa.

   AÑO 2012  AÑO 2013  AÑO 2014  AÑO 2015
Millones de € 4.767 4.636 4.504 4.396
% del Presupuesto 66% 73% 78,39 74%
Disminución (en millones) – 131 – 132 – 104

 

Capítulo 2: Bienes y Servicios

El segundo capítulo del presupuesto de gastos del Ministerio de Defensa lo componen los gastos corrientes en bienes y servicios, con 734,66 millones de €.

El Ministerio justifica esta cantidad tan restringida en comparación con el gasto de personal en la necesidad de ser austeros

Se realizará un esfuerzo de austeridad para conseguir cubrir las necesidades imprescindibles derivadas del funcionamiento de las FF.AA. (pág. 88).

Es curiosa la idea de austeridad que se predica: mantener un ejército desmesurado e hipertrofiado que no hace nada, en vez de solucionar este desfase, y restringir los gastos relativos a las actividades de funcionamiento de la organización.

En cuanto a la distribución de este gasto, aparece como uno de los programas destacados el programa 122M, relativo a “gastos operativos de las fuerzas armadas”, donde se consignan los gastos de realización de maniobras y adiestramiento y los de acuartelamiento (237,76 millones de €) y se consigna una exigua partida para las operaciones en el exterior de 15,36 millones de € (partidas 14.03.128, 14.3.228 y 14.6.668 ).

El presupuesto del programa 122M contempla en el gasto de actividades tanto un canon por el uso militar del satélite Hisdesat, como el pago del cuartel de mando de la OTAN en Los Retamares (Madrid) y la financiación de la Guardia Real, cuerpo de exclusiva atención al Rey, una tarea decorativa que poco o nada tiene que ver con la defensa de la sociedad.

Por lo que respecta a la partida “ampliable” consignada para operaciones de mantenimiento de paz es una de las constantes mentiras del Ministerio de Defensa, cuya deliberada e impresentable consignación a la baja tiene como finalidad minimizar el gasto de defensa que se presenta a la opinión pública y afirmar, falsamente, que éste es muy exiguo. Anualmente la participación española en este tipo de operaciones supera los 800 millones de €, máxime en 2015, cuando España formará parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y se ha abierto una misión nueva con 300 efectivos militares para la coalición contra el EI de Irak.

España incorpora en 201599, amén de las otras tropas ya desplazadas a conflictos, una fragata y un cazaminas al llamado “grupo Naval de la OTAN”, así como 4 aviones de guerra para hacer de “policía aérea del Báltico”, junto con el anuncio del desplazamiento de una batería de misiles Patriot a Turquía y 300 efectivos para adiestramiento de tropas irakíes y la creciente implicación en la guerra de Mali (en la que durante 2015 será comandada por un general español).

 

Llama la atención que en realidad, los efectivos gastos de maniobras y adiestramiento, incluidas las partidas de Operaciones en el Exterior, supongan únicamente 253,12 millones de € sobre un presupuesto total de 5.767,77 millones de €, lo que equivale a afirmar que el ejército destina únicamente, conforme a estos presupuestos, el 4,38% de su presupuesto al adiestramiento y explica de sobra el sobrante de personal que el propio Ministerio desvela en sus presupuestos, dedicados a no hacer nada, al parecer.

En el programa 122 N se consignan los gastos de mantenimiento de la infraestructura militar y mantenimiento de las armas, por un importe total de 102,78 millones de euros, un 1,71% del presupuesto ministerial total, incluyendo los gastos corrientes imputados al INVIED, uno de los organismos autónomos militares.

El programa 121N engloba las actividades de formación de las fuerzas armadas y asigna en gastos corrientes la cantidad de 53,92 millones de euros, un 0,93 del total de gastos ministeriales.

Los gastos corrientes contemplan también (programa 312-A) la aportación a la red de hospitales militares y una serie de gastos de los organismos autónomos militares, con la asignación principal, 324,84 millones de € (el 5,6% del presupuesto total de Defensa) destinada a asistencia hospitalaria de las Fuerzas Armadas (es decir, otra vez al cuidado del personal).

 

Capítulo 3: Inversiones

El Ministerio disfraza las principales partidas de inversiones militares fuera de Defensa, como hemos tenido ocasión de denunciar en otros informes, y por medio de los créditos extrapresupuestarios con que se dota al Ministerio de Defensa para pago de los carísimos e innecesarios Programas Espaciales de Armamento que comprometió el Gobierno desde tiempos de Aznar, adelantando créditos a las industrias militares a interés cero, y que se continuaron en el gobierno de Zapatero y de Rajoy, hasta elevar la inmoral deuda por estos programas por encima de los 30.000 millones de €.

Con un lenguaje desfasado pero, sobre todo, intencionadamente opaco, la memoria que acompaña al presupuesto explica (pág. 89)

La reducción global del Capítulo 6 “Inversiones reales” del Subsector Estado supone que no se disponga de fondos suficientes para hacer frente a los compromisos de pago ante los consorcios internacionales y las industrias derivados de los “Programas Especiales de Modernización” que requieren de medidas extraordinarias.

Traducido esto a román paladín, el Ministerio dice, por una parte, que ha reducido la partida de inversiones en el Presupuesto que presenta en público pero que volverá a recurrir a los créditos extraordinarios (se calculan unos 950 millones según declaró el propio Secretario de Estado de Defensa en la comparecencia del 6 de octubre ante la Comisión de Defensa para “explicar” los presupuestos) para realizar inversiones ocultas.

A estas inversiones peculiares debemos añadir, además, las que el Ministerio de Industria, otro de los grandes componentes del gasto militar español, realizará mediante los programas de inversiones militares y de ayudas a las industrias militares, de lo que hablaremos en otro capítulo.

Un examen de las inversiones previstas nos dará una principal conclusión: el Estado ha iniciado un segundo ciclo de rearme, con la previsión de adquirir nuevos equipos de armas y de provocar un ”PEAS 2”, a pesar de no haber solucionado todavía el agujero económico del PEAS 1. De hecho, de espaldas a la tramitación de los presupuestos, ya ha anunciado una segunda deuda a iniciar en 2015 de otros 10.000 millones de € para el segundo PEAS.

 

Entre las dotaciones que se van a realizar, se encuentra la de 41 millones de € para la adquisición de los 8×8 (nuevo programa de armamento) para sustituir a los actuales blindados.

Este objetivo velado en los presupuestos lo expone con nitidez la revista del sector industrial militar, Infodefensa, en un análisis reciente sobre el proyecto de Presupuestos para 2015:

 

El ministerio de Defensa contempla el ejercicio 2015 como el primero de un nuevo “ciclo inversor” en esta industria, fruto de un “cambio de tendencia económica” y de la incapacidad en los últimos años para “modernizar las capacidades de Defensa”

Debemos añadir que la finalidad principal de este segundo PEAS no es completar capacidades militares necesarias, sino impulsar una industria de defensa que se pretende altamente tecnológica y exportadora, lo que sitúa al Ministerio en promotor no de un grado de seguridad y defensa que se supone su razón de ser, sino de una industria del armamentismo que generará, a la larga, mayor inseguridad global. Vuelve a recordarnos Infodefensa que ha añadido que este nuevo ciclo inversor ha sido diseñado para cumplir dos objetivos fundamentales: dotar a las Fuerzas Armadas de las capacidades necesarias para hacer frente a las amenazas de nuestro siglo, y capacitar a la industria del sector para mantener el nivel tecnológico alcanzado y reforzar su posicionamiento internacional.

 

Este objetivo no es tan oculto como pueda parecer. La propia memoria dice (págs.. 90 y 91)

Con objeto de apoyar la internacionalización de la industria de defensa, se seguirá avanzando en promover y/o apoyar las reformas normativas necesarias para que el Ministerio de Defensa pueda gestionar programas de armamento con destino a la exportación, desarrollando los modelos y procesos necesarios, y definiendo la estructura de apoyo a la internacionalización. Se trabaja en completar el desarrollo normativo que permita la puesta en marcha de acuerdos Gobierno a Gobierno, y se seguirán desarrollando las capacidades de la Oficina de Apoyo a la Exportación (OFICAEX).

Como explica la memoria, las inversiones de armamento y material se distribuyen en los programa “Modernización de las Fuerzas Armadas” (122A), con 192,53 millones de €, “Programas Especiales de Modernización” (122B) con únicamente 6,82 millones de € y la apariencia de que no se invertirá mucho en estos programas de modernización de armamentos (programas que se financian, como hemos denunciado en tantas ocasiones, por medio de créditos extrapresupuestarios ajenos a los presupuestos que se someten a consideración del parlamento, como por los créditos y subvenciones que industria regala a las empresas militares involucradas en estos programas) y “Apoyo Logístico” (122N) con 34,89 millones de €.

El programa 122A financia algunas de las nuevas obsesiones del Ministerio de Defensa, como lo que llaman “obtención de capacidades de las FAS para mando y control, guerra electrónica, inteligencia, ciberdefensa” y otros más tradicionales (vehículos de transporte, medios acorazados y mecanizados, material de artillería, armamento ligero, municiones y explosivos, misiles y torpedos, material de ingenieros, material y equipos de apoyo logístico) y una parte del nuevo ciclo de rearme (los vehículos 8×8).

 

En el 122B dado lo exiguo de la partida consignada en las inversiones del Ministerio de Defensa, su mayor financiación vendrá por créditos extraordinarios y ayudas del Ministerio de Industria.

 

Este programa prevé pagos únicamente para algunos de los PEAS comprometidos hasta la fecha:

– Avión EF-2000

– Helicóptero de combate TIGRE

– Avión de transporte A-400M

 

En cuanto a los PEAS, principal preocupación tanto por la enorme deuda militar generada, como pos su opaca financiación y por el hecho de que estemos asistiendo al inicio de un segundo ciclo de adquisición de programas de armamento que nos llevará, de nuevo, a una deuda desorbitada. Desde la entrada en el poder del PP de Rajoy han sido varias las actuaciones encaminadas a pagar suculentamente el rearme del ejército español:

 

  • Un Real Decreto-Ley 26/2012, de 7 de septiembre, (BOE núm. 217) concedió un crédito extraordinario para atender al pago compromisos atrasados de los programas especiales de armamento, por cantidad de 1.782,77 millones de €.
  • Otro Real Decreto-Ley 10/2013, de 26 de julio (BOE núm.179) concedió, de nuevo fuera de los presupuestos generales, un crédito extraordinario de importe 877.33 millones de € con la misma finalidad.
  • Y, reincidiendo en todo ello, otro Real Decreto-Ley 10/2014, de 1 de agosto, (BOE núm. 187) ha concedido un tercer crédito extrapresupuestario a las industrias militares, por importe de 883.65 millones de € más.
  • Al que se añadió otra serie de créditos extra103 destinados a comprometer créditos plurianuales para financiar nuevos programas de armas.

 

Por otro lado, mediante Acuerdo del Consejo de Ministros de 18/07/2014, el Gobierno aprueba nuevo perfil de pagos de los Programas Especiales, una vez reprogramadas y ajustadas sus anualidades hasta 2030 y amplía el número de unidades pertenecientes al programa BAM.

Por su parte el programa 122N incluye gastos de mantenimiento del armamento.

 

Transferencias y Organismos Autónomos Militares.

 

Merecen atención también otros capítulos del Ministerio, relativos a las transferencias que se realizan a los OO.AA. Militares y que, en las particularidades de estos organismos, van a ser tratados en otro capítulo de este texto. Merece la pena explicar que dichas transferencias, por importe de 1.686’27 millones de €, no son contabilizadas por el Ministerio de Defensa como parte de su presupuesto. Estas transferencias tienen tres grandes apartados:

 

  • Las que se realizan para el sistema de mutualismo militar, concretamente las aportaciones de asistencia hospitalaria y de prestaciones de mutualismo administrativo, por importe de 731,71 millones de €
  • Las que se realizan al INTA para I+D+I militar y “modernización de las fuerzas armadas”
  • Las que se aportan al INVIED para su actuación en los planes PREPIDEF 1 y 2.

 

ISFAS TOTAL 731,71
PRESTACIONES ECONOMICAS DE LAS FAS (PROGRAMA 222M) 77’7
ASISTENCIA SANITARIA DEL MUTUALISMO ADMISNITRATIVO (Programa 312E) 654,01
INTA ((Programa 464A) 138,27
INVIED (Programas 122A y 122N) 216,14

 

Respecto a la asistencia hospitalaria y sanitaria y el capítulo de prestaciones del mutualismo militar, el capítulo de OO.AA. se encarga de recoger sus particularidades. Bástenos decir que ISFAS, conforme a su memoria de 2013104, consigna la existencia de 625.077 beneficiarios:

 

  AÑO 2012 AÑO 2013
TITULARES TOTALES 370.846 365.964
Cotizantes 235.173 230.432
No cotizantes 135.673 135.532
BENEFICIARIOS NO COTIZANTES 257.479 259.133
TOTAL DE BENECIARIOS 628.325 625.077

 

Al INTA le asigna la política de defensa la función de liderar la I+D+i tecnológica militar. Lo afirma expresamente la memoria (pág. 92)

Dentro del subsector Organismos Autónomos, los programas de Investigación y Desarrollo se van a ejecutar en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial “Esteban Terradas” (INTA).

 

Y se añade que además se estima conveniente seguir colaborando en el desarrollo de nuevos proyectos en I+D+i a través de la Compra Publica Innovadora (CPI) que trata de orientar las compras que realizan las Administraciones Públicas, fomentando el desarrollo tecnológico de las empresas e incentivando a las que hagan propuestas más innovadoras en su oferta, y que se materializa en contratos que engloban una primera fase de I+D+i, unida a una segunda fase de producción, usualmente corta. La primera fase, de “I+D+i”, cuenta con la financiación de la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación (Ministerio de Economía y Competitividad). La financiación de la segunda fase, “producción”, debe proceder de las aplicaciones presupuestarias del Ministerio de Defensa relativas a adquisiciones y que facilitará una mayor capacitación tecnológica de las empresas del sector.

Se le asigna la innovación en sectores poco santos (pág. 92 de la memoria)

Sobresale la continuación de los programas referentes a las “plataformas, propulsión y armas”, “sensores y guerra electrónica”, “gestión y cooperación tecnológica”, “tecnología de la información y comunicación” y otros.

Por su parte, el INVIED es dotado de forma generosa para proseguir su actividad especulativa, de la que nos hemos hecho eco en diversas ocasiones105.

 

6.1.2.- La incidencia del Personal de la Defensa y las Clases Pasivas

6.1.2.1 El personal al servicio de la defensa.

El gasto de personal es uno de los principales gastos del presupuesto del Ministerio de Defensa, pero no es todo el gasto militar relacionado con el pago de personas al servicio de la estructura de defensa. Para ser más precisos, al personal al servicio de la defensa y de la Guardia Civil, cuerpo como hemos dicho de características militares, hemos de añadir, además, el de los beneficiarios de las prestaciones sociales y hospitalarias del mutualismo militar y del ISFAS, así como un segundo agregado que es el compuesto por las clases pasivas militares.

Estos tres componentes nos dan cuenta no sólo del enorme gasto destinado a la financiación de personas que viven y comen gracias y a cargo de los presupuestos públicos, sino también el enorme peso y magnitud de las personas dependientes de este sistema, un elemento que da explicación del enorme peso del militarismo en España.

  1. a) PERSONAL “ACTIVO” AL SERVICIO DE LA DEFENSA.

 

Si atendemos a las diversas categorías de personal adscrito al Ministerio de Defensa, incluyendo los ejércitos, este engloba las siguientes categorías:

El personal que se incluye en el presente capítulo engloba diversas categorías laborales:

 

  • El personal directivo y de alta dirección, con salarios muy jugosos a juzgar por la partida asignada en el correspondiente programa
  • El personal militar, que se fija por el Real Decreto 386/2013, de 31 de mayo, que establece las plantillas militares de 2013-2017
  • El personal de asistencia religiosa al servicio del ejército, un contrasentido que sigue en pie.
  • Los funcionarios civiles adscritos a la defensa (unas 5.300 personas) 106, muchos de ellos con más de diez años de antigüedad y salarios mileuristas107.
  • El personal civil estatutario igualmente adscrito a la defensa y personal civil laboral, fundamentalmente con contaros más precarios108, que agrupa algo más de 16.000 personas fundamentalmente técnicos superiores (8.000) medios, oficiales y ayudantes (7.000) y muy pocos titulados medios y superiores, igualmente con salarios mileuristas, colectivo del que además el 5% (unas 900 personas) cuenta con un contrato temporal (principalmente los que se corresponden con la categoría del personal civil laboral).

 

Conviene observar este cuadro diferenciado de personal militar porque ofrece una visión panorámica del diferente estatus laboral (y retributivo) y de la creciente fragmentación y precarización laboral en el seno de las Fuerzas Armadas.

Tuvimos ocasión de aclarar en varias entradas de nuestro blog, tanto este año109, como el año pasado, la diferencia de trato y la anómala composición de los sueldos de los militares, lo cual nos ha traído no poca controversia con los militares de más baja graduación, precisamente uno de los sectores peor tratados por la escala salarial de los ejércitos. Ahora queremos enfatizar la diferencia de regímenes laborales existentes bajo el presupuesto de gasto de personal y apreciar dos grandes agravios comparativos más:

 

  • Por arriba: para señalar que las retribuciones laborales de la cúpula del Ministerio ocupan nada menos que la cuantiosa cantidad anual de 1.023.090 € en pago a “altos cargos” (17 personas según la memoria de acompañamiento, pág. 108) y de 744,79 millones de € en concepto de personal de “administración y servicios generales” (programas 121M), lo que equivale a un 16% del total de gasto en personal del ejército y una inclinación escandalosa hacia los aspectos de gestión y menos operativos del gasto.

 

  • Por abajo, la existencia de un efectivo agravio comparativo en las retribuciones en función del escalafón y la existencia de personal laboral con contratos precarios.

 

Según la memoria de acompañamiento del presupuesto de Defensa, el número de efectivos de tropa y marinería previsto para 2015 es de 79.000, a los que hay que sumar el de los oficiales y suboficiales, un máximo de 50.000 (actualmente en torno a 44.000) que permanecen prácticamente invariables.

El personal “operativo” del sistema de defensa articulado en torno al Ministerio de Defensa estaría compuesto por:

  1. Los efectivos y mandos: 123.000 personas.
  2. previsión de una reserva integrada por unos 15.000,
  3. 17 altos cargos previstos en los PGE
  4. 5.300 funcionarios civiles, incluyendo los capellanes castrenses.
  5. 16.000 personas del personal laboral al servicio de la defensa

 

La cifra total de personal operativo se eleva, por ello, a 159.317 personas.

Esta evolución consolida una ligera y gradual rebaja de las plantillas, que, fuera de toda lógica, implica a su vez, una mayor disminución de la tropa y marinería, manteniendo casi inalterada la plantilla de oficiales y la proporción mandos/efectivos, lo que consolida un marcado carácter desproporcionado de la distribución del personal militar, con un mando por cada 1,8 efectivos.

Pero hay un dato más: a la ratio de fuerzas armadas en relación al número de personas censadas en España es de casi un militar por cada 378 habitantes, frente a Francia con un militar por cada 300 habitantes (con un presupuesto de defensa oficial reconocido de 31.400 millones de euros, más de 6 veces el español y las fuerzas paramilitares y de gendarmería integradas en su personal) o Alemania (un militar cada 362 habitantes y un gasto militar de 31.100 millones de euros, más de 6 veces el presupuesto español), lo que a su vez explica la desigual distribución del presupuesto oficial de defensa de estos países respecto de España y, comparativamente, la falacia de que España gasta comparativamente poco en sus militares.

 

Aparece así una doble consecuencia:

  • Contamos con un ejército desmesurado y que consume más del 75% del presupuesto de Defensa en pago de su personal, lo que, de ser cierto el gasto militar pretendido por el propio Ministerio, señalaría que el principal fin de la defensa es mantener sueldos militares.
  • Contamos con un ejército hipertrofiado, con un mando por cada 1,8 soldados y un militar por cada 378 personas, lo que incorpora un evidente rasgo de casta militar.

 

Por otra parte, la prevista reducción que el Ministerio de Defensa pretende realizar en el número de oficiales no es suficiente para romper esta tendencia111. En el cuadro adjunto vemos la estimación de reducción de oficiales que Morenés pretende desarrollar en los oficiales de carrera (es decir, sin los de complemento)

Miguel González señala en El País, para explicar esta situación

 

El problema es que los recortes de los últimos años se han cebado con la tropa, mientras que se han reducido muy poco las plantillas de oficiales. Ello ha aguzado la macrocefalia del Ejército y el envejecimiento de los mandos. Además, las Fuerzas Armadas cuentan con más de 15.000 militares en la reserva.

 

Si a las 159.317 personas del personal operativo les sumamos los 84.000 guardias civiles, el personal del CNI (cifra secreta), lo que nos sitúa en un nivel de personal militar “activo” (con independencia de su situación de servicio) que supera con mucho los 243.317 personas.

 

Si queremos saber además el número de personas que, de una u otra forma comen del gasto militar español, debemos sumar a estos números el de los beneficiarios de la previsión mutual del Ejército y la Guardia Civil, los pensionistas y familiares con prestaciones a su favor y todo el amplio catálogo de clases pasivas militares, del que hablaremos en otro capítulo.

 

Este panorama nos muestra más aún la dimensión humana desmesurada del militarismo español, la hipertrofia y sensación de casta de su organigrama y, si comparamos el nivel de gasto en personal con otros capítulos del propio presupuesto del Ministerio de Defensa, la falta de actividad real de este personal respecto de las actividades reales de la defensa. Algo que pide a gritos actuaciones políticas urgentes y una sustancial reconversión de una gran parte de este personal a actividades socialmente útiles y adecuadas a sus capacidades.

  1. b) BENEFICIARIOS DEL MUTUALISMO MILITAR

La memoria de 2013113 del ISFAS arroja los datos de beneficiarios del mutualismo militar.

 

Conforme a la memoria, pertenecen al ISFAS (pág. 39) se integran en el colectivo del ISFAS aquellas personas que están incluidas en su campo de aplicación, como consecuencia de su actividad profesional en las Fuerzas Armadas, así como sus familiares o asimilados, siempre que reúnan los requisitos de convivencia, Y dependencia económica y no tengan derecho, por título distinto, a otro Régimen de Seguridad Social.

 

Conforme a este criterio, no estarían adscritos al mismo los guardias civiles, si es que tuviéramos que hacer caso del Ministro Morenés cuando descarta a la Guardia Civil como parte del personal militar, pero lamentablemente la propia memoria despeja toda duda, pues los incluye entre los “asegurados obligatorios” (pág.. 40). Según la memoria, A fecha 31 de diciembre de 2013 el colectivo protegido por el ISFAS ascendía a 625.077.

 

La distribución de este amplio colectivo también es llamativa

DISTRIBUCION DEL COLECTIVO PROTEGIDO
AÑO 2012 AÑO 2013 VARIACIÓN
TITULARES 370.846 365.964 -1,32%
– COTIZANTES 235.173 230.432 -2,02%
– NO COTIZANTES 135.673 135.532 0,10%
BENEFICIARIOS 257.479 259.113 0,63%
TOTAL COLECTIVO 628.325 625.077 -0,52%

 

Es decir, sólo el 37’42 % de los militares cotiza. El 62’58 % de los demás beneficiarios del Mutualismo militar no lo hace.

  1. c) CLASES PASIVAS MILITARES:

 

En cuanto a las partidas presupuestarias del ejercicio 2015 se tienen previstas del siguiente modo

 

CLASES PASIVAS MILITARES 2014 2015 DIFERENCIA %
Pensiones y prestaciones a familiares 3.313,82 3.294,96 – 18,86
Personal no funcionario Ley 115/69 9,34 9,88 + 0,54
Pensiones de guerra 258,2 214,88 -43,32
TOTAL 3581,36 3519,72 – 61,64 -1,72%
(en millones de €)

 

Comencemos por advertir que la gestión de las clases pasivas militares se realiza por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y que, por tanto, el capítulo de éstas convierte a dicho ministerio, por sí solo, en el primer contribuyente después del de Defensa que más aportaciones hace al GASTO MILITAR español, por encima incluso del Ministerio de Interior. Esta adscripción al Ministerio de Hacienda viene dada por Real Decreto Legislativo 670/1987, de 30 de abril, por el que se aprueba el Texto Refundido de Ley de Clases Pasivas del Estado, a tenor de cuyo artículo 12

  1. La Dirección General de Costes de Personal y Pensiones Públicas del Ministerio de Economía y Hacienda es el órgano competente para la realización de las funciones inherentes al reconocimiento de las obligaciones y propuesta de los pagos de todas las prestaciones de Clases Pasivas, sin perjuicio de que dichas competencias puedan ser delegadas, por razones organizativas, en las Delegaciones de Economía y Hacienda.
  2. Asimismo corresponde a la Dirección General de Costes de Personal y Pensiones Públicas la administración y disposición de los créditos que figuren en la Sección de Clases Pasivas del Presupuesto de Gastos del Estado.
  3. La ordenación del pago de las prestaciones de Clases Pasivas corresponde al Director General del Tesoro y Política Financiera del Ministerio de Economía y Hacienda, que tiene atribuidas las funciones de Ordenador General de pagos del Estado por la normativa general presupuestaria.
  4. La realización de las funciones de pago material de dichas prestaciones es competencia de la Dirección General del Tesoro y Política Financiera.

En España hay tres componentes de las clases pasivas militares:

  1. Pensiones a militares y prestaciones a familiares, que se encuentran en el Programa 211 N.
  2. Personal no funcionario de la Ley 115/69 (entre otros las pensiones a los cuerpos extintos militares en Marruecos, con especial referencia al personal marroquí integrado en las Unidades Regulares y las Fuerzas Mahzen del ejército español, que pasaron a formar parte de las Fuerzas Armadas Reales Marroquíes (Ley 112/1965, de 21 de diciembre, modificada por Ley 111/1966, de 28 de diciembre) así como a la Agrupación de Tropas Nómadas y Unidades de Policía Territorial del Sahara) que se encuentran en el programa 211 O
  3. y Pensiones de Guerra, que se encuentran en el programa 212N.

 

Si atendemos a los indicadores que explican en la memoria, el número de personas con derecho a estas prestaciones ha bajado muy significativamente, lo que explica el descenso en la partida presupuestaria total, como veremos, en un 1,72%.

Así, la suma de jubilados militares del primer grupo asciende a 1.022.383 (frente a 1.028.518 del año pasado) y la de sus familiares a 1.219.762 (1.240.610 el pasado año), siendo el total de jubilados y familiares que comen de este presupuesto de clases pasivas por el programa 211N de 2.242.145 personas.

A su vez, los beneficiarios del segundo grupo, adscritos al programa 211O son 22.065, frente a los 28.305 despasado ejercicio.

Y los que cobran pensiones de guerra suponen 365.313 personas, frente a las 401.673 del pasado año.

Contamos por tanto con 2.629523 personas que comen del enorme gasto militar y están en las llamadas «clases pasivas».

  1. D) CUADRO TOTAL DE PERSONAL DEPENDIENTE DEL SISTEMA DE DEFENSA.

Si sumamos las diferentes magnitudes de personal que percibe prestaciones económicas, ya sean salarios, prestaciones sociales o de clases pasivas, de los presupuestos generales del Estado, la cifra de dependientes del modelo militar vigente se vuelve una fuerza asombrosa y con un peso específico en el conjunto del Estado:

 

CIFRA TOTAL DE DEPENDIENTES DEL SISTEMA DE DEFENSA
CONCEPTO NÚMERO DE PERSONAS
Personal activo al servicio de la defensa 159.317
Guardia Civil 84.000
Beneficiarios no cotizantes ISFAS 389.904
Clases pasivas 2.629.523
TOTAL 3.262.744

 

Es decir, por cada cotizante militar viven subsidiados 13’4 personas actualmente.

6.2.- Organismos Autónomos Militares.

 

Los OO.AA. son entidades de Derecho público dependientes de la Administración General del Estado, que poseen personalidad jurídica pública diferenciada, patrimonio y tesorerías propios, así como autonomía de gestión en los términos que la Ley prevea.

 

Según el inventario de la IGAE, en 2013 había un total de 423 OO.AA. dependientes de los diferentes ministerios, organismos que conforme a las actuaciones propuestas por el Informe para la Reforma de las Administraciones públicas114 elaborado por la Comisión para la Reforma de las Administraciones públicas (CORA)115 dependiente del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, creada por Acuerdo del Consejo de Ministros de 26-10-2012, deben reducirse aún más.

 

La primera cuestión que nos asalta al empezar a hablar de Organismos Autónomos Militares (OO.AA. Militares) es cuál es su función, por qué existen. ¿Por qué el Estado tiene la necesidad de establecer unos OO.AA. Militares para gestionar sus viviendas, infraestructuras, equipamientos, investigación militar y prestaciones

sociales, cuando en la estructura Estatal ya existe un Ministerio que gestiona todo lo anterior?

 

– La primera respuesta es que parece que el Ejército ha creado un Estado dentro del Estado, autónomo, alejado de las miradas de la sociedad civil.

 

– Además, los OO.AA. Militares, alejados de la crítica social habitualmente, son una manera hábil y ladina de sustraer competencias a otros ministerios (Vivienda, Seguridad Social, Industria e Investigación, etc..)

 

– La siguiente pregunta que nos planteamos es por qué se cede la gestión, el patrimonio y la tesorería a estos OO.AA. Nos parece que es un método artero para que el Ministerio de Defensa escabulla el bulto de cara a la opinión pública, porque luego tienen muy claro que mantienen el control de dicho OO. Quizá, si hay problemas de gestión, de tesorería o de patrimonio, el ministro de turno siempre podría aducir que no tiene responsabilidad porque el Organismo es Autónomo.

 

– La última constatación, la base de este informe sobre GASTO MILITAR, es que con los OO.AA. militares el Ministerio de Defensa ve cumplido uno de sus principales objetivos, ocultar a la ciudadanía 1.686’27 millones de € de GASTO MILITAR, es decir, un 29’23 % del Presupuesto del Ministerio de Defensa.

 

Todo ello nos parece más que suficiente para que los militaristas gobernantes del PP-PSOE hayan mantenido dichos OO.AA. Militares. Y desde una perspectiva de transparencia política y de alternativa noviolenta de defensa nos vemos obligados a proponer que todos ellos sean auditados convenientemente y por instituciones externas y deben desaparecer tras un proceso gradual y sus actividades no militares incardinarse en los respectivos Ministerios de los que usurpan funciones.

 

EVOLUCIÓN GASTO EN ORGANISMOS AUTÓNOMOS MILITARES
2013 2014 2015
976’65 + 3’38 % (*) 1.587,35 + 5’73 % 1.686’45 + 6’24 %
(en millones de €)
(*) A la cifra de 976’65 millones de € habría que sumarle 556’37 millones de € más de ISFAS, que en el informe de 2013 contamos aparte.

 

Como se ve, el gasto en los OO.AA. Militares tiene un aumento constante en torno al 6 % anual. Es, por lo tanto, uno de los capítulos del GASTO MILITAR al que no le ha afectado la crisis.

En la actualidad, y conforme a la nueva reorganización que se ha producido existen tres:

 

  • El INVIED (Instituto de la Vivienda, Infraestructuras y Equipamientos de la Defensa), que se encarga de todo lo relacionado con el patrimonio militar, con la enajenación y venta de terrenos militares (lo que incluye no pocos casos de verdadera especulación), con las ayudas a la vivienda de militares y con inversiones en armas e infraestructuras a partir de los “beneficios” de su gestión. Ahora el Servicio Militar de Construcciones (SMC) se ha insertado en el INVIED.

 

  • El ISFAS (Instituto Social de las Fuerzas Armadas), encargado de las prestaciones sociales y del equivalente a la seguridad social de los militares y de sus familiares.

 

  • EL INTA (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial) que se encarga de la investigación aeroespacial enfocada a lo militar. El Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo (CEHIPAR), ahora se ha anexado al INTA.

 

CRÉDITOS DEL PRESUPUESTO DEL MINISTERIO DE DEFENSA PARA ORGANISMOS AUTÓNOMOS MILITARES (en millones €)
  2014 2015  
INVIED (Sección14 Programa107)116 146’96 216’13 +9’63%
SM Construcciones (Sección 14 Programa 204) 50’19
TOTAL: 197’14    
ISFAS (Sección 14 Programa 113) 728’25 731’71
ISFAS (Sección 31 Otros Ministerios Programa 929 M) 117 556’37 600’33
TOTAL: 1.284’62 1.332’04 +3’69%
INTA (Sección 14 Programa 205) 100’27 138’28 +30’97%
CEH (Sección 14 Programa Capítulo 111) 5’31
TOTAL: 105‘58
TOTAL 1.587,35 1.686’45 +6’24%

 

Pero, además de lo abultado de la cifra de gasto que arrastran estas entidades, nos interesa comentar algunas curiosidades y particularidades de estos organismos autónomos militares:

Instituto de la Vivienda, Infraestructuras y Equipamiento de la Defensa (INVIED)

Sobre la historia del INVIED hay mucho que decir. Comienza en 1984 con el gobierno de González que creó una Gerencia de Infraestructuras del Ministerio de Defensa. Lo veían necesario para contar con medios propios que permitieran adquirir y enajenar bienes inmuebles para la proyectada reestructuración de unidades. Su duración iba a ser de 10 años. Como la reestructuración de unidades es el cuento de nunca acabar, hemos acabado con un OO.AA. Militar que ya va a cumplir, con distintos nombres, 30 años.

También es importante hablar de sus prerrogativas. La norma que creó la Gerencia prohibió, por primera vez, que los terrenos pertenecientes a Defensa se pudiesen donar o ceder a entidades sin ánimo de lucro o a ayuntamientos. Así, todos los bienes de Defensa habrían de ser vendidos para cambiar de dueños. Así, el ministerio sacarían unos jugosos beneficios y las entidades locales habrían de callar sus demandas de terrenos militares para fines sociales.

Desde una perspectiva de justicia social sería necesario derogar esta ley y estas prerrogativas para que los terrenos de Defensa pudiesen ser cedidos para fines sociales.

Otra prerrogativa es la que también con González y en 1994, con García Vargas como Ministro de Defensa, da a Defensa el privilegio de subastar bienes patrimoniales de hasta 3.000 millones de €, al igual que Hacienda, sin contar con la aprobación de todo el Consejo de Ministros, como era necesario hasta entonces.

En 1998, con el gobierno de Aznar y con Serra Rexach como Ministro de Defensa, el organismo pasó a llamarse Gerencia de Infraestructuras y Equipamiento de la Defensa. El cambio de nombre no era ingenuo porque, además, consiguieron el permiso para mercadear con armamento. Es decir, desde este momento el ejército ha contado con un O.A. con capacidad para adquirir armamento con sus recursos propios (segunda vía de adquisición de armamento, además de la habitual del Ministerio de Defensa).

En 2009, con nocturnidad y alevosía, el gobierno de Zapatero con Chacón de Ministra de Defensa, en un texto dedicado a los presupuestos del año siguiente se incluyó el nacimiento del INVIED, fusionando la anterior Gerencia con el Instituto de la Vivienda de las Fuerzas Armadas. Con ello se busca ocultar más la misión de especulación inmobiliaria y de compra de armas entre las de favorecer la movilidad de los miembros de las Fuerzas Armadas por razones de servicio.

Por último, la llegada de la crisis ha impulsado al Ministerio de Defensa a acelerar sus planes de venta de inmuebles para obtener financiación para pagar sus múltiples deudas por los programas de armamento.

Sobre la ejecución presupuestaria del INVIED debemos recurrir a los últimos datos publicados por la IGAE en 2012120 que nos hablan de unos ingresos presupuestarios de 88’02 millones de € y unos pagos presupuestarios de 163’165 millones de €, lo que significa un déficit de -75’145 millones de €. Por otra parte, el Servicio Militar de Construcciones (recordamos que ahora está fusionado con el INVIED) tuvo unos ingresos presupuestarios de 263.000 € y unos gastos presupuestarios de 8.575 millones de €, lo que supuso un déficit de – 8.312 millones de €.

 

En Diciembre de 2013 el INVIED tiene una plantilla de 268 personas. De las que 114 son funcionarios, 81 militares y 73 personal laboral.

Debemos destacar la política de enajenación de inmuebles emprendida por el INVIED, mediante la cual desde 2013 está poniendo a la venta una gran parte de su ingente patrimonio, una vez publicado en Junio de 2013 su Propuesta de Racionalización y Utilización Eficiente del Patrimonio Inmobiliario del Ministerio de Defensa (PREPIDEF)121. Defensa utiliza para inversiones militares y adquisición de armamentos los ingresos obtenidos por esta partida, lo que debería ser computado también como GASTO MILITAR

Para comprender la magnitud de las cifras, debemos señalar que122 Defensa prevé enajenar no menos de 3,8 millones de metros cuadrados entre 2014 y 2019 y obtener ingresos de alrededor de 500 millones de €.

INMUEBLES PROPIEDAD DEL INVIED EN 2013
COMUNIDAD AUTÓNOMA Nº DE INMUEBLES
MADRID 3.160
ANDALUCÍA 2.273
CEUTA 1.782
MELILLA 1.270
GALICIA 892
REGIÓN DE MURCIA 709
CASTILLA Y LEÓN 563
CANARIAS 551
CATALUÑA 541
ARAGÓN 428
BALEARES 358
COMUNIDAD VALENCIANA 321
EXTREMADURA 219
CASTILLA LA MANCHA 178
PAÍS VASCO 177
ASTURIAS 59
NAVARRA 57
LA RIOJA 43
CANTABRIA 12
TOTAL 13.593

 

Según la memoria del INVIED de 2011 el organismo contaba en esa fecha con 12.413 inmuebles, de ellos, 2.506 viviendas vacías. Curiosamente, en la memoria de 2013124 tienen 13.593. Decimos que es curioso porque después de todos los planes de venta parece que tiene Defensa:

– Ha acabado comprando más inmuebles, es decir, se está dedicando a la especulación ahora que los inmuebles son más baratos. Sospechoso, ¿verdad? ¿Serían capaces de estar comprando inmuebles para dentro de unos años revenderlos y poder comprar más armamento? ¿Estarán haciendo de fondos buitres?

 

– Con el jaleo de inventario de inmuebles que tienen, poco a poco, van dándose cuenta de que tienen más inmuebles de los que ellos creían.

– ¿Estarán inmatriculando inmuebles no escriturados como la Iglesia?

 

Parece que durante 2013 han vendido solares e inmuebles desafectado por valor de 28.411.082’29 €. Además se han vendido 136 viviendas y 4 locales por 14’6 millones de €. También han obtenido 25 millones de € por rentas de uso de viviendas y alquileres de locales comerciales y garajes.

El mayor número de viviendas vendidas ha sido en Melilla (50), Ceuta (39), y San Fernando (26). A finales de 2013 el índice de ocupación de las viviendas militares era del 82 %. El resto están en diferentes grados de rehabilitación y no pueden ser ofrecidas.

Otro aspecto para nosotros novedoso de la militarización de cualquier área social del Ejército es que, a través de la memoria de 2013 del INVIED nos enteramos que han invertido 5.44 millones de € en la nave de producción de CEMILFARDEF. Las siglas esconden una moderna nave para la producción de elaborados farmacéuticos para las necesidades del Ministerio de Defensa. Su edificación va a concentrar la mayor parte de las instalaciones de Farmacia de Burgos, Córdoba y Madrid, en una moderna fábrica, ubicada en la Base de San Pedro, en Colmenar Viejo.

Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA).

INTA es un Organismo dependiente de la Secretaría de Estado de Defensa.

Recibe en 2015 138,13 millones de €. Y asume el Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo (un O.A. Militar que se ha extinguido en 2014), el cual en 2014 contó con un presupuesto de 5’31 millones de €. ( a sumar a los 100’27 millones de € que recibió el INTA en 2014), por lo que el año 2014 la suma de INTA y Canal de Experiencias Hidrodinámicas supuso un gasto militar de 105’58 millones de €. Por lo tanto, el INTA en 2015 recibe 37’55 millones de € más, un 30’83 % más que en 2014. Porcentaje de aumento muy significativo.

La ejecución presupuestaria del INTA125 en 2012 (penúltimo ejercicio del que contamos con memoria) tuvo los siguientes datos: ingresos presupuestarios: 65’78 millones de € y gastos presupuestarios: 84’255 millones de €, lo que significó un déficit de – 18.475 millones de €. Por su lado, el Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo (ahora absorbido por el INTA) tuvo unos ingresos presupuestarios de 4’046 millones de € y unos gastos presupuestarios de 4’09 millones de €, con un déficit de – 44.000 €.

 

Por otra parte, con objeto de flexibilizar su actividad en el campo industrial, el INTA tiene la propiedad126 total de la compañía INSA, que proporciona servicios técnicos especializados en campos de la más alta tecnología, desarrollando actividades relacionadas con la ingeniería aeronáutica y espacial.

 

Además, como instrumento del Ministerio de Defensa, también participa en empresas privadas del ámbito espacial en las que el Ministerio no podría participar por sí. Así, forma parte de la empresa HISPASAT con un 16,42% y de las nuevas empresas creadas para hacer posible el futuro sistema de comunicaciones por satélite para la Defensa, HISDESAT y XTAR con unos porcentajes respectivos del 37,6% y del 16,3%.

 

Con datos de la memoria de 2013 podemos resumir que:

 

Las principales fuentes de ingresos del Instituto las constituyen:

  1. Las transferencias y subvenciones procedentes del Ministerio de Defensa y de otros Departamentos Ministeriales incluidos en el Presupuesto Inicial de Ingresos.
  2. b) Incrementos patrimoniales procedentes del arrendamiento de bienes inmuebles, del resultado de las operaciones comerciales y la aplicación del Remanente de Tesorería del propio Instituto.

La plantilla de INTA en dicha fecha es de 1.118 empleados. Cuenta con 627 funcionarios, 28 militares (cifra en aumento progresivo) y 463 contratados laborales.

La dependencia de INTA con respecto al Ministerio de Defensa es muy grande, como lo atestiguan las siguientes frases de su memoria anual de 2014:

 

El INTA es el Organismo Público de Investigación especializado en la investigación y el desarrollo tecnológico aeroespacial, que actúa en el marco de las prioridades señaladas por el Ministerio de Defensa, y dentro de las directrices de investigación y desarrollo determinadas por el citado Departamento, con el fin de mantener una acción unitaria en el ámbito de las tecnologías de aplicación de la Defensa.

  • La adquisición, mantenimiento y elevación del nivel de las tecnologías de aplicación en el ámbito aeroespacial, especialmente aquellas señaladas por la política de investigación y desarrollo del Ministerio de Defensa, mediante la investigación científica y tecnológica propia, y a través de los correspondientes intercambios y cooperación con otros Organismos y empresas nacionales y extranjeros.

 

  • En el Plan de Actividades se describen aquellos programas y proyectos que el Instituto va a desarrollar en el 2013, y teniendo en cuenta que el INTA es el Organismo Público de Investigación especializado en “Aeronáutica” y “Espacio” está directamente ligado no sólo con el Plan Director de I+D de Defensa sino también con el Plan Nacional de I+D+i 2008-2013, en las cuales se centran los mayores esfuerzos de los recursos disponibles

 

Lo cual deja bien a las claras la gran dependencia de la I+D+i española del sector militar.

Hablando de impuestos:

 

En relación con las operaciones de prestaciones de servicios y entregas de bienes que el Instituto mantiene con la Sociedad Estatal Ingeniería de Sistemas para la Defensa de España, S.A. (ISDEFE), con fecha 9 de julio de 2012 la Dirección General de Tributos emite consulta vinculante sobre el tratamiento de estas operaciones mediante encomiendas de gestión o contratos programa a efectos del Impuesto sobre el Valor Añadido estableciendo que:

“La prestación de servicios por una sociedad de titularidad cien por cien pública, en el marco de encomiendas de gestión o contratos programa, no se encontrarán sujetos al Impuesto exclusivamente en aquellos casos en que el destinatario de los servicios que presta sea el ente público del que depende.”

Esto quiere decir que el INTA e ISDEFE están exentos del IVA en todo tipo de actuación que desarrollen por encargo del Ministerio de Defensa, una clara muestra de competencia desleal y de insolidaridad en la contribución con los impuestos, amén de un coladero por el que el Ministerio puede eximir del pago de impuestos a empresas privadas mediante el encargo de actividades de éstas de manera directa a INTA o ISDEFE.

 

Todo lo cual reclama sin duda una correcta auditoría de las cuentas del INTA.

 

INSTITUTO SOCIAL DE LAS FUERZAS ARMADAS.

ISFAS: el año 2015 va a recibir 731,71 millones de euros (en el Programa 222M del Ministerio de Defensa) y otros 600’33 millones de € en la partida de “Otros Ministerios”, en el programa 929, numeral 160021. Por lo tanto el ISFAS va a recibir en 2015 1.332’04 millones de €. Si tenemos en cuenta que en 2014 recibió 1.284’66 millones de €, se ha aumentado su presupuesto en 47’38 millones de €, un 3’68 % más.

 

El ISFAS en 2012128 tuvo los siguientes datos en la liquidación del IGAE: unos ingresos presupuestarios de 735’387 millones de € y unos gastos presupuestarios de 726’994 millones de €, con un superávit de 8’393 millones de €

 

El ISFAS mantiene varias fuentes de ingresos:

  • Las cuotas de los propios beneficiarios que suponen en 2013 100’3 millones de € anuales.
  • Las aportaciones vía PGE que el Estado hace para este organismo dentro del propio Ministerio de Defensa (programa 312 A “asistencia hospitalaria de las FAS”) por importe de 136,82 millones de €.
  • Las aportaciones desde el Ministerio de Defensa, por importe de millones de 731’71 millones de €.
  • Otras aportaciones públicas, por ejemplo 600’33 millones de € que el Estado aporta en el Programa 929 M de la Sección 31 “Otros Ministerios”
  • Los precios, tasas y servicios que cobra.

 

El presupuesto público del ISFAS se controla periódicamente por el IGAE129 y por el Tribunal de Cuentas, pero dado que dichos organismos únicamente controlan el dinero público gastado y ejecutado, pero no los ingresos obtenidos por otro tipo de fuentes, es la memoria publicada por ISFAS a la que hemos de acudir para conocer el total de sus ingresos y gastos. Al respecto contamos con la memoria de 2013.de la que sacamos:

De un total de 628.325 personas beneficiarias de las prestaciones del ISFAS, únicamente cotizan 235.173, un 36%, por un importe de 104,29 millones de €.

Si atendemos a la liquidación del gasto del IGAE en el ejercicio 2012 en lo que respecta a los organismos autónomos131 encontramos un desfase importante entre lo que recibe el ISFAS por transferencias de las diferentes administraciones fuera de los PGE y lo que percibe de los PGE. Pero esto no es todo. La propia memoria del ISFAS relativa a dicho año132 nos ofrece un dato más curioso: el ISFAS, fruto de la diferencia entre sus ingresos y sus gastos, dispone de una cuenta de “beneficios” denominada “cuenta anual de beneficios” que en 2011 mantenía un saldo a su favor de 191,99 millones de €. Conforme a la memoria del ejercicio 2012, ISFAS debió retirar de dicho remanente la cantidad de 22.909.007 €, por lo que mantenía en 2012 un remanente en la cuenta “de beneficios” de más de 168 millones de € que, es de suponer, sigue existiendo en la actualidad.

Respecto del ISFAS ya hemos destacado en otras ocasiones el absoluto despropósito en la gestión de esta institución133.

  • En 2013 el ISFAS protegía a un colectivo de 625.077 personas (por 628.325, en 2012). De ellas había 365.964 titulares (370.846 en 2012), de los cuales eran cotizantes 230.432 (235.173 en 2012) y eran no cotizantes 135.532 (135.673 en 2012). El número de beneficiarios subía a 259.113 (257.479 en 2012).

 

  • En los últimos 10 años el colectivo protegido ha ido descendiendo desde los 755.232 de 2004 hasta los 625.077 de 2013, es decir, un 20’82 % con un presupuesto de 728’2 millones de € y una plantilla de 720 efectivos entre personal militar y personal en reserva de la Guardia Civil (318), funcionarios civiles (216), personal laboral (186). La disminución de la plantilla fue de 41 efectivos, fruto del envejecimiento paulatino del personal de Organismo.
  • Los gastos de personal en 2013 fueron de 21’03 millones de €, un 2’97 % del total y un aumento del 1’31 % con respecto a 2012.

 

6.3.- EMPRESAS PÚBLICAS DEL SECTOR DE LA DEFENSA (SEPI, ISDEFE, Defex, Izar, Navantia)

El informe de 2014 consignó, por primera vez, la existencia de un sector industrial-militar propiedad del Estado que tenía incidencia en el gasto militar, y que le aportaba, con cargo a las partidas del Ministerio de Economía 0.9 millones de €.

 

Efectivamente, el Estado español es dueño de diversas empresas militares, la mayoría de titularidad pública y adscritas al sector industrial, pertenecientes al Ministerio de Economía y Competitividad, que las agrupa y controla bajo la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales SEPI.

 

SEPI es propietaria principal de ISDEFE, DEFEX, IZAR y NAVANTIA, todas ellas industrias militares y uno de los principales proveedores de armamento para el ejército español.

 

Es más, el Ministerio de Defensa se propone constituir, bajo su dirección política, un “polo militar industrial” con fuerte participación de las empresas públicas del sector y de las participadas por empresas estatales o del propio Ministerio de defensa. Para ello se han emprendido dos grandes estrategias. La primera, plasmada en el acuerdo del Consejo de Ministros de 25 de Julio de 2014, ordenando que sea Defensa quien marque las directrices de las empresas del sector de la defensa integradas en SEPI. Dice el acuerdo del Consejo de Ministros que el Ministerio de Defensa dispondrá del ejercicio de los derechos, excepto los económicos, derivados de la participación pública estatal en el capital de sociedades mercantiles cuya actividad se desenvuelva en el sector industrial de la defensa, y liderará la acción del gobierno en relación con los procesos de reestructuración y consolidación de la misma a nivel nacional e internacional.

 

La segunda, reordenando el sector privado para facilitar el control del Ministerio de Defensa e interfiriendo en el nombramiento de los directivos de las empresas privadas con dependencia del Estado para que orienten su estrategia hacia los intereses del Ministerio de Defensa. Además de las empresas públicas integradas en SEPI, de las que ahora Defensa se hace con el control, el Ministerio de Defensa, según informa Infodefensa, ya controla otras de ese “complejo militar industrial” que quieren montar a toda prisa, como es el caso del INTA, el cual a su vez es partícipe de la empresa ISDEFE, encargada de la comercialización en el mundo de las armas made in Spain, y que a su vez es dueña del 30 % de la empresa privada HISDESAT, de la que es el socio mayorista.

 

Hasta tal punto llega el enconamiento, que Defensa está peleada con otros ministerios y con el propio Presidente de Gobierno por la pretensión de Morenés de destituir al Presidente de INDRA, participada por el Estado, para poner al frente de esta empresa a un hombre de su confianza y conseguir su alineamiento con la pretensión de este polo militar-industrial a la española136.

 

DEFEX

SEPI concretamente es dueña del 51% de DEFEX.

DEFEX tiene como objeto social la promoción y exportación de bienes y servicios españoles. Forman parte de su Consejo de Administración el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, el Ministerio de Economía y Competitividad y el Ministerio de Defensa.

 

La creación de Defex data de los años 80, con el objetivo de vender armas españolas a otros países.

 

Fue creada por el Ministerio de Defensa y posteriormente adscrita a la SEPI, aunque en su Consejo de Administración sigue sentándose el Ministro de Defensa. Entre sus excentricidades, contamos con la que respecta a su personal: 20 trabajadores y media docena de directivos (un directivo por cada 3 trabajadores).

 

Durante 2014 DEFEX ha protagonizado un escándalo que pone en duda su necesidad y la ética de sus prácticas y que bien merece una auditoría profunda, al ser detenidos su expresidente, José Ignacio Encinas Charro; el director comercial, Manuel Iglesias-Sarria y el exdirectivo Angel María Larumbe, acusados de desviar y apropiarse de 41,4 millones de euros de un contrato de 152 millones de material policial a Angola.

En la trama de corrupción organizada participaba la sobrina de Francisco Paesa, el que fuera famoso espía a sueldo del Ministerio del Interior que ayudó a huir y luego delató al exdirector general de la Guardia Civil, Luis Roldán. La mencionada sobrina, Beatriz García Paesa, facilitó desde un despacho en Luxemburgo el blanqueo del dinero a favor de los directivos de Defex y de funcionarios angoleños.

 

Por otra parte, al parecer Defex burla el control parlamentario de la exportación de armas y de material de doble uso. Para ello han utilizado el reciente Real Decreto Ley 19/2012 de 25 de mayo, de medidas urgentes de liberalización del comercio y determinados servicios .

 

Durante la última fase del Gobierno Zapatero Angola y España acordaron la venta de material antidisturbios y policial a la primera por parte de la industria militar española. Para suministrar dicho material se constituyó una unión temporal de empresas (UTE), formada por Defex, participada mayoritariamente por la SEPI (de la que es presidente el exdiputado del PP Ramón Aguirre) y Comercial Cueto 92 (cuyo consejero delegado, Juan Carlos Cueto Martín, también ha sido encarcelado). Los directivos de Defex y el mencionado Cueto maniobraron para desviar casi un tercio del importe del material militar pagado por el Gobierno de Angola. Al tratarse de un acuerdo intergubernamental, el contrato no pasó el control de la Junta Interministerial de Exportación de Material de Defensa (JIMDEF), que controla la exportación de armas y material de doble uso y rinde cuentas semestralmente al Congreso de los Diputados.

 

Es decir, el Real Decreto ley 19/2012 mencionado ha servido como excusa (y tal vez esa sea la función de dicho Real Decreto) para burlar el control de la Junta Interministerial de exportación de material de defensa y, de paso, evita rendir cuantas semestrales al Congreso. Suponemos que la forma de realizarlo es mediante el argumento de que las industrias de defensa contratan con el Ministerio de Defensa Español, directamente y, por lo tanto, no exportan. El argumento es pueril y ridículo, pero no hemos visto otra forma de burlar el control.

 

Como informaba Extraconfidencial en noviembre de 2008:

 

Defex, empresa pública controlada por la SEPI (que posee un 51% de la empresa) dedicada a la exportación de armamento a terceros países cerró sus dos últimos ejercicios con beneficios gracias a la enajenación de inmovilizado con lo que consiguió unos resultados extraordinarios que compenso las pérdidas de explotación. Así lo reconoce la misma SEPI en su web: “Por otra parte, se ha procedido a la enajenación de inmovilizado, obteniéndose por ello una plusvalía de 0,8 millones de euros. Esto ha contribuido a mantener la trayectoria de beneficios, pese al impacto de un nivel de ingresos inferior a la media histórica de la compañía”. Lo que olvida la SEPI es que este hecho no es aislado, si en 2007 los resultados extraordinarios tuvieron un valor de 1,1 millones de euros en 2006 lo fueron de 3,6 millones.

 

Y es que parece que la descompensación en DEFEX venía por dos factores:

1– Por las comisiones que cobraba: el 25 %.

2– Por los sueldos excesivos de sus altos directivos: si nos atenemos al gasto de personal de Defex, 1,6 millones de €, para una plantilla de tan sólo 21 trabajadores, una media de más de 66.000 euros por cabeza. Teniendo en cuenta que como se muestra en la memoria de 2007 presentada en el Registro Mercantil de Madrid, 6 de sus trabajadores tienen una categoría de auxiliares administrativos y otros 4 oficiales administrativos, los 8 mandos intermedios y los 3 directivos se llevan una tajada de más de 100.000 euros anuales, en los que se incluyen desde seguro médico hasta bonos restaurante, pagados por todos los Españoles.

3– Por el estilo de vida de sus altos directivos: Seguros de vida, de salud o tickets restaurantes los disfrutan todos los trabajadores de la empresa, sus directivos

disfrutan de otros privilegios, entre los que destacan el parque automovilístico, que si no incluimos amortizaciones tenía un valor de más de 200.000 €. Jaguar, Lexus, Audi son marcas de coche lejos del alcance de muchos pero no para los directivos de Defex, sólo hace falta darse una vuelta por el garaje de la empresa pública en el centro financiero de Madrid para comprobar el derroche de una compañía que tiene que ir vendiendo sus activos para poder sobrevivir. Y lo más grave, su presidente, José Ignacio Encinas Charro ha cambiado su coche por un nuevo Jaguar ¿Quién dijo crisis?

 

ISDEFE

ISDEFE138, fue creada por acuerdo del Consejo de Ministros en 1985, bajo la presidencia de Felipe González, y actualmente es presidida por Pedro Arguelles, Secretario de Estado de Defensa. El Consejo de Administración está formado por consejeros pertenecientes a los ministerios de Defensa (Órgano Central y Ejércitos), Fomento y Economía y Hacienda.

 

Tiene la consideración de medio propio y técnico de la Administración General de Estado y de los Entes, Entidades y Organismos dependientes de ellos.

Su misión es apoyar al Ministerio de Defensa y a las Administraciones Públicas en áreas de interés tecnológico y estratégico, mediante un servicio de consultoría e ingeniería.

 

ISDEFE posee el 100 % de las acciones del INTA. Además posee el 30 % de las participaciones de Hisdesat. Dos de las empresas privadas más importantes en materia de alta tecnología de uso militar.

 

Sus ingresos fueron de 114’78 millones de € (2011), 156’72 millones de € (2012) y 132’623 millones de € (2013). Sus resultados netos han sido 6’78 millones de € en 2011, 10’72 millones de € en 2012 y 2’36 millones de € en 2013.

 

Su principal cliente es el Ministerio de Defensa (45 %), seguido del Ministerio de Fomento (12 %) y del Ministerio de Justicia (10 %).   Son clientes de ISDEFE la OTAN y el Ministerio de Defensa de Bélgica y el Ministerio de Defensa de Perú.

 

La actividad en Defensa y Seguridad supone el 44 %, la del sector civil el 31 %, la aeroespacial el 20 %, la internacional el 3 % y la I+D+i el 2 %.

 

La plantilla ha sido de 1.041 personas en 2011, 1.664 personas en 2012 y 1.551 en 2013.

Los servicios que ofrece en Defensa y Seguridad son los siguientes:

 

  • Redes y Sistemas de Mando y Control.
  • Sistema de Adquisiciones y Sostenimiento.
  • Logística y Sistema de Cadena de Suministro.
  • Vehículos Aéreos No Tripulados (RPAs).
  • Ciber-Seguridad.
  • Sistemas de Inteligencia y Guerra Electrónica.
  • Sistemas de Vigilancia y Control de Fronteras.
  • Protección de Infraestructuras Críticas.
  • Sistemas de Gestión de Crisis y Emergencias.
  • Infraestructuras Estratégicas.
  • Centros Tecnológicos.

 

En los últimos años ISDEFE ha sido objeto de controversia. Por un lado, en 2012, nada más entrar en el gobierno, el PP auditaba a INTA e ISDEFE139. ISDEFE se ha tornado poco transparente con el tiempo y “se ha convertido en un ente controvertido dentro del organigrama del Ministerio de Defensa, ya que la empresa contrata a través de encomienda de gestión, una figura que permite hacerlo sin publicidad previa y sin competencia privada”. Hasta el mandato en Defensa de Carmen Chacón, ISDEFE había contratado 73 millones de € con el estado. Luego, con Carmen Chacón, comenzó a utilizarse el sistema de encomienda de gestión, volviendo opaca a la entidad. Parece ser que con Chacón las contrataciones se desorbitaron y sólo en su periodo llegaron a 76 millones de €.

 

Y de los anteriores barros vienen los siguientes lodos140: “ISDEFE gasta 153.000 € en 1.000 cestas de Navidad en el 2011″. Todo ello con el placet del que fue Secretario de Defensa: Constantino Méndez.

 

Este problema de la encomienda de gestión y la no publicidad previa en las contrataciones ha vuelto a surgir en 2014141 cuando el senador del PSOE Antonio Julián Rodríguez preguntó al nuevo ministro de Justicia, Rafael Catalá, para que aclarara el “negociete” existente detrás de la cesión del Registro Civil a los registradores mercantiles y qué relación tiene con ISDEFE. A ello, el Ministro contestó eludiendo la pregunta. Concretando:

 

“El flamante ministro de Justicia, Rafael Catalá, hizo negocios privados en las áreas de consultoría y formación con el exsocio de Iñaki Urdangarín, Diego Torres, cuando este ya estaba imputado en el caso Nóos, según prueban varios correos electrónicos y documentos a los que ha tenido acceso El Confidencial. El sustituto de Alberto Ruiz-Gallardón y el ex número dos del Instituto Nóos coincidieron entre 2005 y 2011 en la escuela de negocios Esade y colaboraron en varios proyectos de asesoramiento para el sector público, el último para la firma Ingeniería de Sistemas para la Defensa de España (Isdefe), una empresa vinculada a los sectores de armamento y seguridad”.

Recientemente143, el Ministerio de Trabajo ha abierto una investigación a Defensa por ocultar el despido de 94 empleados en un ERE en Isdefe, con un coste de 4’7 millones de €.

 

En este asunto Isdefe ha mentido claramente y ha demostrado unas prácticas empresariales poco transparentes y éticas:

 

“El departamento que depende de la ministra Fátima Báñez ha dado un ultimátum al consejero delegado, Francisco Quereda, y a su equipo para que dé al comité de empresa toda la información preparatoria sobre el ERE. Sin embargo, fuentes oficiales de Isdefe aseguraron este lunes a Vozpópuli que «no hay ningún ERE abierto. No hay nada de nada. Lo único que se nos pidió tras la fusión fue un redimensionamiento de la compañía, y en eso estamos trabajando, pero no hay despidos ni nada».

 

Isdefe niega oficialmente que haya un ERE pero informa de él con todo detalle en su propia web y cifra en 94 los trabajadores que serán despedidos Pero es la propia compañía, de forma oficial en su página web, en el apartado de licitaciones, la que señala que «Isdefe se ve en la necesidad de presentar un ERE que supondrá la salida de unos 94 trabajadores».

 

Pero parece que el mal ambiente entre los trabajadores de ISDEFE trasciende la cuestión del ERE y las críticas son generales hacia la forma de trabajar de la empresa.

 

IZAR:

IZAR, construcciones navales, tiene la particularidad de estar en liquidación desde hace años y no haberse conseguido la venta de la misma ni previsto ninguna medida para su reflotamiento145. Es la matriz del desglose de la actividad naval del estado en un sector “civil” en ruina y un sector militar (que se desgajó y pasó a llamarse Navantia) agonizante.

Según la información que suministra la SEPI, IZAR se volvió inviable cuando las autoridades comunitarias acordaron (decisión de 12 de mayo de 2004) la ilegalidad de las ayudas estatales dadas a esta empresa. A partir de ahí el Gobierno constituye un grupo de trabajo para ver qué hacer con la empresa, en quiebra:

Tras una larga negociación se llegó a la firma del Acuerdo conseguido el 16 de diciembre de 2004 entre sindicatos, empresa y SEPI, única vía para preservar la mayor actividad y empleo dentro de las restricciones que impone la legislación comunitaria.

 

Las partes firmantes acordaron mantener la actividad militar y la civil. Con este objetivo, en primer lugar, se acuerda que toda la actividad militar sea concentrada en una nueva sociedad (Navantia) que podrá, también, realizar una actividad civil complementaria en condiciones de mercado, permitiendo mantener la capacidad tecnológica y de producción requerida por la actividad militar y cubrir períodos de baja actividad en este mercado. Esta actividad civil estará limitada al 20 por ciento de la facturación total durante 10 años, para cumplir con los requisitos de la Comisión Europea.

 

Los centros de Sestao, Gijón, Manises y Sevilla, dedicados a la construcción naval civil siguieron integrados en Izar, garantizando SEPI los derechos de los trabajadores y la ejecución de los contratos en curso. Una vez que Izar entró en liquidación, y tal como señalaba el Acuerdo con los sindicatos, SEPI llevó a cabo el proceso de venta de estos centros a fin de dar entrada al capital privado, con el objetivo de mantener su actividad de construcción naval civil.

 

NAVANTIA.

NAVANTIA, por su parte, pertenece al sector de la defensa y el 100% de su capital es controlado por la SEPI y actualmente arrastra considerables pérdidas y una muy cuestionada viabilidad futura, hasta el punto de que el propio Tribunal de Cuentas ha enfatizado la insostenibilidad del grupo Navantia.

 

El Estado ha ido proveyendo a esta agónica empresa, que acumula pérdidas constantes, inyecciones económicas para mantenerla a flote. Concretamente a finales de 2013 se establecieron unos créditos plurianuales de más de 700 millones de € para que Navantia pudiera subsanar los graves errores del diseño del submbarino S-80 que tenía que construir para la armada española y que, por el erróneo diseño, no emergen del fondo marino una vez se consigue su inmersión, todo un dechado de habilidad empresarial. A todo esto, el estado ha tenido que desembolsar otros 42,9 millones de € suplementarios para reparar la gran carena de los submarinos S-70 actuales y que sigan a flote hasta que se consigan botar los submarinos S80.

Este año 2014, además, se ha acordado ya otra nueva inyección “extrapresupuestaria” de 161’5 millones para construir 2 nuevos barcos de guerra, del que constituye el “segundo ciclo” de rearme del ejército español. Digamos a continuación que no se trata de barcos necesarios desde el punto de vista de la defensa, sino de un regalo político para que Navantia no caiga en la ruina. Regalo al que acompaña la adjudicación efectuada por los Estados Unidos del mantenimiento de los buques americanos del “escudo antimisiles” que fondean en las bases militares de Andalucía y ponen en el punto de mira militar a los habitantes del Sur peninsular148.

Bruselas, además, ha obligado en octubre de 2014 a cumplir la legalidad europea, lo que al parecer le costará un desembolso anual de 600.000 € anuales por el IBI que ilegalmente dejaba de pagar al ayuntamiento de Ferrol y que se considera una subvención desleal y encubierta por el Tribunal europeo de Justicia149

Navantia, para paliar su desastrosa gestión, ha empezado una estrategia de búsqueda de otros negocios, como la reparación de buques civiles. Pero hasta esto le sale mal.

Noticias del 20 de noviembre de 2014 del periódico Diario de Cadiz150, nos informan que su primer cliente,

 

El crucero Deutschland, propiedad de la compañía Peter Deilmann, optó a mediodía de ayer por ponerse rumbo a Gibraltar. Será finalmente en el astillero de la Colonia donde llevará a cabo una reparación que tenía comprometida, y más que firmada, con Navantia. Fuentes de toda solvencia confirmaron ayer que el Deutschland dormía esta noche pasada en un dique gibraltareño, confirmándose así que Navantia-Cádiz se quedaba compuesta y sin novio, con el contrato firmado, con el material de la obra comprado, y con unos 400 trabajadores que tenían ya en agenda estar ocupados en el arreglo integral del buque durante casi un mes.

Navantia, arrastra una enorme deuda acumulada, de más de 190 millones de euros. Por eso podemos decir que se hunde por su propia ineficiencia,

Participaciones públicas en otras empresas

Además al SEPI es dueña del 5,5 % de Airbus Military (antes EADS), la tercera compañía más importante del mundo en venta de armas. Posee acciones además en otras empresas militares, como Alestis152 (el 24%, frente al 62% de Airbus y el 14 % de Unicaja) e INDRA (de la que posee el 21%)

Por su parte, el Ministerio de Defensa posee un paquete accionarial mayoritario en Hispasat-Indesat, y planea comprar por medio del organismo autónomo INTA el paquete accionarial del SEPI en INDRA153, con el fin de impulsar la construcción de un “polo industrial militar” enfocado a la exportación y controlado por el Ministerio de Defensa.

A pesar de que las industrias militares referidas, pertenecen mayoritariamente a la SEPI y por ello al Ministerio de Economía, la planificación de estas se ha asignado en 2014 por el Consejo de Ministros a Defensa y no Economía154, que pretende centralizar todo el sector bajo su mando y construir un verdadero complejo militar industrial marca España.

Gasto militar en los presupuestos de las industrias de la SEPI

Según la memoria presentada en el mes de septiembre por el Presidente de la SEPI, la Sociedad y sus empresas durante 2015 no van a necesitar acudir a transferencias de los Presupuestos Generales del Estado, lo que, a primera vista, nos llevaría a la conclusión de que el GASTO MILITAR público de 2015 no contabilizaría ninguna partida para la SEPI, frente a los 0,9 millones de € del año pasado.

En la comparecencia del Presidente de SEPI en el Congreso para explicar las cuentas de la Sociedad de cara a los presupuestos de 2015, ha afirmado que arrancaremos el ejercicio 2015 con 369 millones de euros en tesorería por lo que el Grupo SEPI nuevamente no supondrá gasto alguno para las cuentas públicas y el contribuyente”

Ahora bien, ¿es eso cierto?

En primer lugar, el propio presupuesto presentado por Montoro establece una transferencia de 74,50 millones de € en el programa 923M partida económica 872. Dicha partida, según la memoria, servirá para el pago del ERE que se lleva adelante en RTVE. En principio no tiene una asignación directa al GASTO MILITAR Pero, por de pronto, se desmiente, por falaz, la afirmación del presidente de SEPI de que no van a tener dotaciones de los Presupuestos del Estado.

Pero las cosas no son tan sencillas, pues la aportación que realiza el presupuesto general, evita que el SEPI tenga que realizar esta aportación desde sus recursos propios, lo que hace que SEPI tenga mayor posibilidad (como ha anunciado) de efectuar aportaciones al enorme agujero de NAVANTIA desde sus recursos. ¿No es esto un modo indirecto de contribuir desde el presupuesto militar al enorme agujero económico de SEPI y por inclusión de NAVANTIA?

Hay que aclarar que la mitad de las empresas que integran SEPI están en pérdidas, con Navantia a la cabeza,156 que arroja pérdidas en 2013 (cuya memoria se presentó en agosto de 2014 y fue publicada por el BOE157) de 56 millones de € y acumuladas de más de 190.

Por último, la previsión anunciada por Rajoy de establecer un presupuesto extraordinario de carácter plurianual de 400 millones para salvar Navantia158, supone una inyección específica, probablemente con cargo a deuda pública, que aun no estando presupuestada en los P.G.E., sí está prevista y “descontada” de alguna manera.

6.4.- CASA REAL.

 

EVOLUCIÓN GASTO MILITAR EN CASA REAL
  2013 2014 2015
DENTRO DEL PRESUPUESTO DE LA CASA REAL 0’4 0,83 0,95
PAGADO POR EL MINISTERIO DE DEFENSA 45 45 45
(en millones de €)

 

Durante los ejercicios de 2013 y 2014, el coste de la Guardia Real, cuya labor es servir al Rey, fue de 45,4 millones de euros y 45,83 millones respectivamente. Estas cantidades las reflejamos en el apartado que dedicamos al Gasto militar que genera la casa real. Este año, y gracias a las sugerencias y correcciones de los amigos de Tortuga, que atentamente revisan nuestro trabajo, colaborando en su mejora, hemos podido comprobar que la partida referida a la Casa Real, por importe de 45 millones de €, vienen consignados por la partida de gastos de personal del Ministerio de Defensa.

Es Defensa quien asume los gastos de la Guardia Real y por tanto, si bien merece la pena saber que dicha partida existe y quién la paga, no podemos mantenerla como un gasto militar oculto, como, por error nuestro, hemos dado a entender en los presupuestos de 2013 y 2014, pues está claramente consignado en el Ministerio de Defensa, por lo que reconocemos el error y pedimos convenientemente disculpas.

 

La Casa Real está dotada en el presupuesto de 2015 con 7,78 millones de €. Esta cantidad no incluye todos los gastos de mantenimiento de la institución monárquica160, pues, como decimos, los 1.500 militares que componen la Casa Real se pagan desde Defensa, los viajes de la familia real desde Exteriores, el mantenimiento y suministros de los palacios de los que disfruta la monarquía desde Patrimonio Nacional, los gastos de funcionarios al servicio de la Casa Real, unos 135 personas y 6.203.070 €, desde Gastos de Personal de la partida Apoyo a la Gestión Administrativa de la Jefatura del Estado, y los más de 500.00 € del parque móvil y gastos de gasolina, desde el Ministerio de Hacienda.

 

Podemos decir que los monarcas, nunca mejor dicho, viven con todo ello a cuerpo de reyes.

 

En cuanto a la consignación de partidas militares en la Casa Real debemos consignar dos partidas:

Gasto militar a cargo de la Casa Real:

 

1) Retribuciones regias.

El sueldo del Rey reinante, militar donde los haya pues es según la normativa el jefe de todos ellos y bien que se prodiga en actos que así lo demuestran, y el del rey cesado, tanto monta en cuestión de rango militar. La suma de estas dos partidas supone otros 433.120 €, disfrazados en este caso en la cuenta de Casa Real.

 

2) Retribuciones de Altos cargos

El organigrama de la Casa Real161 cuenta, a su vez, con cinco militares de alta graduación: el Coronel Arturo Coello, que sucede al Teniente General José Cabrera al frente de la Secretaría de la Ex reina162, el Coronel López Requena, que ha sustituido al General de Brigada Manuel Barós al frente del Servicio de Seguridad163, el General de la Guardia Civil Domingo Martínez, nombrado Secretario General de la Casa Real164, el Coronel Isaías Peral, Jefe de la Unidad de Administración, Infraestructura y Servicios de la Secretaría General de la Casa Real y el Contralmirante Ruiz Casas, que sustituye al General Antonio de la Corte al frente del Cuarto Militar.

 

Si atendemos a los presupuestos desglosados por el nuevo rey en la página web monárquica166, resulta que el Presupuesto de la Casa Real paga además los sueldos de personal correspondientes a tres cargos de Alta dirección y 8 personas de “dirección” por importe total de 703.102 euros.

 

No sabemos, no se desglosa en el presupuesto regio, si ente estos 11 altos cargos se encuentra alguno de los arriba referidos y en ese caso en qué proporción.

En principio es de suponer que el personal militar es pagado desde el Ministerio de Defensa, pero como hemos visto, esto no ocurre en el caso del rey y el ex rey, que en función de su cargo reciben sus emolumentos desde este presupuesto tan peculiar de la Casa Real, y, en el caso de los militares destinados a la Casa Real como jefes, no parece improbable que se encuentren entre los altos funcionarios y sus retribuciones se paguen desde este capítulo, aunque, por desgracia, de ser así, nos quedaremos sin saber en qué proporción.

 

3) Incentivos de la Guardia Real.

Aclarado más arriba que el personal de la Guardia Real es pagado desde el Ministerio de Defensa, el presupuesto d 2014 desglosado en la página web de la Casa Real nos ofrece otra sorpresa cuando explica los incentivos que se pagan desde la partida de la Casa Real: “Incentivos al rendimiento: incentivos destinados a retribuir el excepcional rendimiento, la actividad y dedicación extraordinaria, el interés o iniciativa con que desempeñen sus funciones, o bien servicios prestados fuera de la jornada normal de trabajo, del:

 

  • personal que percibe sus retribuciones con cargo al presupuesto de la Casa de S.M. el Rey (con excepción del Jefe de la Casa).

 

  • personal que colabora en diferentes cometidos y que percibe sus haberes de otros organismos (Patrimonio Nacional, Ministerio de Defensa – Cuarto Militar y Guardia Real-, Ministerio del Interior y Parque Móvil del Estado) , siempre que los respectivos organismos pagadores de sus haberes no dispongan de créditos para afrontar en su totalidad dichos incentivos.

 

Ya lo ven: los incentivos de la Guardia Real (1.500 personas) se pagan también desde la Casa Real. El total de incentivos (generosos por otra parte) pagados desde la Casa real acumula en 2014 la cantidad de 2.605.000 €.

No sería descabellado, más bien prudente, esperar que al menos un 20% de esa cifra se gaste en incentivos a la Guardia Real, teniendo sobre todo en cuenta que los 1.500 efectivos de esta superan con mucho a los 135 trabajadores al servicio de la Casa Real. Esto supondría una estimación prudente de otros 521.000 €.

 

Lamentablemente tampoco conocemos la cantidad que por estos incentivos se abonan a la Guardia Real.

Recapitulando:

  1. La casa Real es “ayudada” por el Ministerio de Defensa a completar su presupuesto militar con la cantidad generosa de 45 millones de €.
  2. A ellos hay que sumar los 433.120 euros que cobra el capitán general de los ejércitos y su padre.
  3. A esta cantidad probablemente hay que sumarle otra, de momento opaca, por las retribuciones de altos cargos referidos a los altos cargos militares al servicio del rey y los suyos.
  4. Y una cantidad mayor aún, por desgracia tan oscura como las tarjetas de Blesa, por las dádivas o incentivos que el Rey paga a los 1.500 integrantes de la Guardia Real gracias a su especial dedicación. Supongamos que al menos comporta la cifra de 521.000 € más.

 

6.5.- MINISTERIO DE PRESIDENCIA.

Evolución del Gasto Militar en el Ministerio de Presidencia respecto al GASTO MILITAR

2012 2013 2014 2015
Mill € % MILL. € % MILL. € % MILL. € %
221,2 203,68 0,70 203,68 0,74 223,68 0’95
(En millones de €)

 

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) comprende la mayor parte de los aparatos de espionaje español y es desde su origen un instrumento militar y de la defensa, tanto por los mandos de este centro como por el personal a su cargo y las misiones encomendadas, ahora más centradas en la “defensa” de esa nueva entelequia que se han inventado y que se llama “fronteras avanzadas” que sitúa nuestra “inteligencia militar” y expertos militares en lugares tan remotos como Mali, Sudán o Centroáfrica.

 

Llamativamente, desde que el PP entró en el gobierno en la última legislatura, el CNI se adscribió formalmente al Ministerio de la Presidencia, donde actualmente permanece, pero, ahora, bajo control del Ministerio de Defensa, hecho del que nos hicimos eco170. Una de las principales razones por las que el CNI pasó al Ministerio de la Presidencia fue, precisamente, para que su presupuesto no computara como Gasto Militar.

Si seguimos el criterio de imputación de gasto militar de la OTAN, organismo nada sospechoso de ir contra lo militar, el CNI forma parte del gasto militar.

 

Dicho esto, ¿cómo ha sido tratado en los presupuestos de 2015 el CNI?

 

En realidad hemos pasado de una asignación, el ejercicio de 2014, de 203,68 millones de euros, que no está nada mal, a la actual de 223,68 millones, con 20 millones más en su presupuesto y un 9,81% de crecimiento en un año y la mayor cifra de gasto del CNI desde 2012.

Además de esta cantidad asignada, el CNI cuenta con una asignación opaca para Gastos reservados171, tal como refleja la propia página web del Centro.

 

Además del CNI, el espionaje español se complementa con la existencia de un Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (CIFAS)172 cuya partida se contempla en los presupuestos del Ministerio de Defensa y que se encuentra adscrito al Estado Mayor de la Defensa. El principal proyecto contemplado para el CIFAS en 2015 será el traslado de su cuartel general a los terrenos de Retamares (Pozuelo de Alarcón – Madrid), donde hasta hace poco estaba uno de los cuarteles de la OTAN (pág.. 142173). Es llamativo de la ineficacia militar comprobar que este gran objetivo estrella para 2015 es precisamente el mismo que tuvieron para 2014. Debe ser muy difícil hacer un traslado.

 

Según dice la propia propaganda del CIFAS, éste forma parte de la “comunidad de inteligencia” y es subordinado del CNI. Lo dice de otro modo, claro está:

Forma parte de la Comunidad de Inteligencia y, en materia de inteligencia militar, tiene carácter complementario del Centro Nacional de Inteligencia

(CNI), que supervisa el «Plan Conjunto de Inteligencia Militar» y da las directrices que proceden a los efectos de coordinación y cooperación

 

Otras de las características de CIFAS son las siguientes:

  • Tiene carácter conjunto y es el único en materia de información e inteligencia militar en los niveles estratégico y operacional,
  • Dirige la explotación de los sistemas conjuntos y específicos de inteligencia y guerra electrónica. Los órganos de inteligencia táctica de los Ejércitos y la Armada mantendrán una dependencia funcional con él.
  • Proporciona a los jefes de Estado Mayor de los Ejércitos y la Armada la inteligencia necesaria para el desarrollo de las actividades de preparación de la Fuerza y para el desarrollo de las misiones permanentes en tiempo de paz que tengan asignadas.
  • El Secretario de Estado Director del CNI (SECNI), como Autoridad Nacional de Inteligencia y Contrainteligencia, informa de las actividades del CIFAS a la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia (CDGAI).
  • Se relaciona y colabora con las estructuras de inteligencia de las organizaciones internacionales de Defensa de las que España forma parte y con las de los países aliados.

 

También forma parte del espionaje patrio el Mando Conjunto de Ciberdefensa, una de las nuevas obsesiones de la Defensa, creado por 19 de febrero de 2013, Orden Ministerial 10/2013, de 19 de febrero de 2013. Tiene como cometido principal para este año (pg 93 de la memoria de acompañamiento de los presupuestos del Ministerio de Defensa).

 

“Consolidar el desarrollo de las actividades en el ámbito de la Seguridad de la Información y la Ciberdefensa en su vertiente tanto normativa como organizativa y Tecnológica”.

 

El Mando Conjunto tiene dependencia orgánica del CIFAS y tiene como misión la estructura operativa, subordinado al Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), responsable de realizar el planeamiento y la ejecución de las acciones relativas a la ciberdefensa militar en las redes y sistemas de información y telecomunicaciones de las Fuerzas Armadas u otros que pudiera tener encomendados, así como contribuir a la respuesta adecuada en el ciberespacio ante amenazas o agresiones que puedan afectar a la Defensa Nacional.

 

La inteligencia del CIFAS, por otra parte, tiene presencia en todo el mundo en lo que puede ser un caso evidente de injerencia militar, pero con diferente intensidad. Hemos conseguido un mapa supuestamente explicativo de ello:

  • En color rojo, países en los que actualmente el CIFAS se encuentra desarrollando actividades y operaciones de Inteligencia Militar: Afganistán, Alemania, Argelia, Argentina, Bélgica, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Chad, China, Djibuti, España, Estados Unidos, Federación Rusa, Francia, Guinea Ecuatorial, Israel, Italia, Kosovo, Líbano, Mali, Marruecos, Mauritania, Pakistán, Portugal, Reino Unido, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Sáhara Occidental, Somalia, Turquía y Venezuela.

 

  • En color naranja, países con presencia de células de Inteligencia Militar españolas: Antártica, Arabia Saudí, Brasil, Chile, Colombia, Corea del Sur, Cuba, Egipto, Grecia, Holanda, Hungría, La India, Malasia, Méjico, Nicaragua, Noruega, Polonia, República Checa, Sudáfrica, Tailandia y Túnez.

 

  • En color amarillo, países que se encuentran en el área de interés del CIFAS, pero sin personal permanentemente desplegado en ellos: Albania, Angola, Australia, Austria, Azerbaiyán, Bielorrusia, Bulgaria, Cabo Verde, Canadá, Chipre, Croacia, Dinamarca, Ecuador, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Filipinas, Finlandia, Guatemala, Honduras, Indonesia, Irlanda, Jordania, Kazajstán, Kwait, Leshoto, Letonia, Libia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Mozambique, Namibia, Omán, Paraguay, Perú, Qatar, República Dominicana, Rumanía, Senegal, Serbia, Singapur, Suecia, Suiza, Ucrania, Uruguay y Yemen.
  • En color verde, probables áreas de interés y zonas de operaciones del CIFAS para los próximos años 2010-2015: Armenia, Corea del Norte, Eritrea, Etiopía, Georgia, Guinea Bissau, Irak, Irán, Kirguistán, Moldavia, Nigeria, Siria, Sudán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán.

 

  • En color blanco, países sin presencia ni interés actual para la Inteligencia Militar española (por ejemplo: Costa Rica, Islandia, Japón, Mongolia, Nueva Zelanda, Sri Lanka, Vaticano, etc..)

 

6.6.- MINISTERIO DEL INTERIOR.

Evolución del gasto en Ministerio del Interior respecto al total del Gasto Militar

 

EVOLUCIÓN GASTO MILITAR EN INTERIOR
2012 2013 2014 2015
% % % %
2.612’87 9’44 2.600’68 11’12
(en millones de €)

 

Entre otras características del Ministerio del Interior se encuentra la de la creciente militarización de su enfoque de orden público como se observa en las actuaciones policiales contra manifestantes cada vez más organizada con tácticas militares, en el tratamiento de la inmigración irregular y particularmente en Ceuta y Melilla179, en la tipología y cantidad del material antidisturbio que está adquiriendo el Ministerio, en el empeño del Ministro en cercenar los derechos cívicos por medio de la reforma de las leyes de libertad de expresión y reunión (con la presentación del proyecto de ley mordaza en plena marcha en el Parlamento), en la militarización de los uniformes de la Policía para contener “galones” análogos a los militares en cuya labor se ha gastado el año 2014 la friolera de 3.000.000 de €180, en la cada vez más estrecha relación de la industria militar española con el Ministerio del Intrerior181, o en la creciente implicación de la policía en la llamada lucha antiterrorista contra el terrorismo internacional con un enfoque bastante militarizado.

 

Un reciente ejemplo de todo ello es la noticia182 de que una empresa israelí entrena a nuestros policías, guardias civiles, mossos y guardias reales en “técnicas de seguridad ciudadana”, en concreto en técnicas de represión avanzadas que practican los israelíes contra la población civil palestina. El curso de una semana en Israel y en castellano cuesta 2.390 € sin iva, y el de 2 semanas 3.970 € sin iva.

 

Los presupuestos, como no puede ser de otro modo, también reflejan esta militarización. Para empezar, de los 7.421,66 millones de € de presupuesto (8.312,31 millones de € si sumamos sus organismos autónomos) el 35% está destinado a gasto militar disfrazado por partidas de la Guardia Civil.

 

En cuanto a las misiones de orden público encomendadas a la policía (programa 122 A) se explica (pág. 132) en relación a la lucha antiterrorista.

 

6.6.1. Potenciar la lucha antiterrorista con la prevención y represión de los actos terroristas.

Actividades desarrolladas por unidades especializadas para combatir los hechos terroristas. Reforzamiento de las capacidades de actuación en caso de gran ataque terrorista mediante el restablecimiento del Equipo Policial de Apoyo ante grandes ataques terroristas (EPA), concebido como un grupo permanente con capacidad para intervenir en situaciones producidas como consecuencia de dichos ataques, en apoyo de las Unidades de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y Organismos participantes en las investigaciones, tanto en el ámbito nacional como en el extranjero, a requerimiento de las Autoridades de otros Estados.

 

Al mismo tiempo, el programa 134 M (pág. 199) incluye la labor de protección civil en una especie de coordinación con la Unidad Militar de Emergencias y resto de las Fuerzas Armadas para la activación para la intervención de la Unidad Militar de Emergencias y solicitud, en su caso, de otros medios de las Fuerzas Armadas.

 

Para ello se ha creado una “Sala Nacional de Emergencia de la Dirección General de Protección Civil” (pág. 206) en la cual se incardinan actividades de coordinación militar:

 

En el aspecto organizativo, todas las informaciones resultantes de las actuaciones de la Sala están disponibles para las Comunidades Autónomas, y se llevan a cabo en contacto permanente con el Centro de Operaciones Conjuntas (JOC) de la UME y el Centro de Información del Área de Defensa contra Incendios Forestales (CIRCA), así como a los Centros Operativos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

 

El Ministerio de Interior trasfiere diversas cantidades que estudiaremos en el capítulo específico de la Guardia Civil a la Academia Militar de Zaragoza (programa 131N, partida 443 y 743) y colabora con el Ministerio de Educación (es decir, el Ministerio de Educación corre con los gastos) para la “conservación del patrimonio de la Guardia Civil (pág.. 128 de la memoria explicativa del presupuesto de la Guardia Civil), dentro de un llamado “Plan para la defensa del Patrimonio histórico español” al cual nos referiremos al desglosar el presupuesto militar escondido en el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

 

A su vez, el Ministerio del Interior transfiere otras cantidades que no hemos conseguido determinar, a la Universidad Carlos III para la impartición de formación militar de la Guardia Civil. Lo dice así la propia memoria explicativa (pág.. 94):

 

Tal y como establece el Real Decreto 1959/2009, de 18 de diciembre, por el que se crea el Centro Universitario de la Guardia Civil, la formación para el acceso a la nueva escala de oficiales del Cuerpo de la Guardia Civil comprende la formación militar, la de Cuerpo de Seguridad del Estado y la correspondiente a un título de grado universitario del sistema educativo general. La formación militar y la de cuerpo de seguridad del Estado se imparten en la Academia de Oficiales de la Guardia Civil, con los periodos que se determinen en centros docentes de formación de las Fuerzas Armadas, mientras que la enseñanza para la obtención del grado se desarrolla por el Centro Universitario de la Guardia Civil, adscrito en la actualidad a la Universidad Carlos III de Madrid, que expedirá los títulos oficiales correspondientes a las enseñanzas impartidas, en el marco del Convenio de adscripción suscrito el 22 de junio de 2011. A efectos presupuestarios el Centro Universitario dispone de presupuesto propio de carácter no limitativo, financiado mediante transferencias procedentes del Ministerio del Interior.

 

El análisis del Proyecto de P.G.E. nos permite ir pormenorizando gastos militares ocultos “fuera” del presupuesto directo del Ministerio de Defensa.

 

La Guardia Civil, ya lo hemos repetido muchas veces, es un cuerpo militar, tanto por su estatuto propio, como por su estructura y misiones: es un cuerpo militar peculiar pues se encuentra adscrita al Ministerio del Interior y no al de Defensa, pero este hecho no desnaturaliza su naturaleza militar. Si atendemos a los criterios de la OTAN de imputación del gasto militar, la Guardia Civil debe computar como GASTO MILITAR, al igual que lo hace la Gendarmería francesa y otros cuerpos similares de los países de la OTAN.

 

Es curioso que el gobierno se obstine en negar esta realidad. ¿Por qué? Muy sencillo, porque si sumamos los gastos de la Guardia Civil a los del Ministerio de Defensa, estaríamos hablando de un GASTO MILITAR mucho mayor del que están dispuestos a reconocer.

 

Amén de este gasto, el gasto también adscrito al Ministerio del Interior para la lucha de fronteras y la inmigración irregular, el mecanismo Frontex y la participación española en cuotas de organismos internacionales de “seguridad” y en cooperación con organizaciones exteriores de seguridad son capítulos indiscutibles de gasto militar.

 

La consideración de la cooperación internacional en materia de seguridad y del pago de cuotas a organismos internacionales (programa 132 A) viene justificada en la propia memoria de actividades del Ministerio que acompaña a los presupuestos, donde se señalan como objetivos (pág.. 120)

 

6.6.2. Lucha contra el terrorismo

El desarrollo de una estrategia integral de lucha contra el terrorismo exige avanzar a la vez en los ámbitos nacional, bilateral, europeo y global. En el nacional, se hace necesario impulsar la lucha contra la impunidad y afianzar la deslegitimación de la violencia.

En el internacional, la lucha contra el terrorismo, especialmente el de signo yihadista, hace preciso desarrollar acciones para impedir procesos de radicalización, especialmente en el área Magreb-Sahel y Oriente Medio, donde la actual lucha armada en Siria e Iraq ha movilizado a decenas de musulmanes desde nuestro país, los cuales tras viajar a estos países se unieron a grupos terroristas islamistas que les instruyeron en el manejo de armas y explosivos. La posibilidad de retorno de estos yihadistas a nuestro país supone, por tanto, una grave amenaza para la seguridad nacional que merece la máxima atención y despliegue de medios

Desplegándose a continuación a lo largo de varias páginas toda una panoplia de actividades de inteligencia militar y cooperación militar-policial para promover esta lucha.

 

Lo mismo se señala para la “lucha contra el crimen organizado” (págs.. 123 y siguientes).

 

En cuanto a la “lucha contra la inmigración ilegal” (págs. 127 y siguiente, se dice

Las líneas de actuación son, entre otras, las que se detallan:

– Mejora de los mecanismos de vigilancia, el fortalecimiento de la cooperación internacional y la acción coordinada con la Unión Europea.

– Consecución de la plena operatividad del Centro de Coordinación de Vigilancia Marítima de Costas y Fronteras, así como avanzar en la implantación de los Centros de Coordinación regionales.

– Fortalecimiento de la acción diplomática para ser perceptores al máximo nivel posible de los fondos comunitarios destinados a la inmigración.

– Desarrollo de actuaciones preventivas a través de la colaboración con los países de origen y tránsito como Marruecos, Mauritania, Argelia, Senegal, Nigeria y Mali.

– Formalización, en el momento oportuno, de nuevos acuerdos de readmisión con los países de origen y tránsito.

 

Mejora de los Centros de Internamiento de Extranjeros a través de la modernización de sus infraestructuras y medios, como en el modelo de gestión y en la prestación de los servicios para su funcionamiento, en particular el servicio asistencial y sanitario de los centros.

 

Podríamos ampliar el catálogo considerando la participación del Ministerio del Interior en la política militar, dado el creciente papel cada vez más militarista que las fuerzas de seguridad están adquiriendo y el papel que el “control social” está suponiendo con la vuelta de tuerca militarista del PP. Si sumáramos todo esto, el GASTO MILITAR sería mucho más exagerado.

 

Nos preguntamos ahora: ¿cómo se ha portado el Gobierno con el gasto de la Guardia Civil y con el GASTO MILITAR estrictamente considerado (es decir, sin las otras instituciones del Ministerio del Interior, tales como protección civil, policía, instituciones penitenciarias, etc.) para el ejercicio 2015? ¿Lo reduce, lo amplía? Vamos a verlo.

 

El presupuesto del Ministerio del Interior puede ser seguido, entre otros, en la Sección 16 de los Tomos de la “Serie Roja” publicados por el Ministerio de Hacienda. En él comprobaremos los diversos capítulos que integran el presupuesto relativo a la Guardia Civil (el núcleo principal) y de la cooperación internacional y cuotas de organismos de seguridad.

 

En cuanto a la Guardia Civil son varios los conceptos que deben imputarse:

1) Formación de fuerzas y cuerpos de seguridad (Programa 131 N) que contempla para la formación de la Guardia Civil (capítulo 16.4) la cantidad total de 45,65 millones de € (el pasado ejercicio fueron 43,33) con lo que se ha producido en 2015 un incremento de un 5,35% por esta partida.

2) Reserva de la Guardia Civil (Programa 131 O), con 187,78 millones de €, con un descenso del 10,2% y 21,35 millones menos respecto de los 209,31 millones de € empleados para esto mismo el año pasado.

3) Cuotas a organismos internacionales (programa 132B, al numeral 491) y cooperación en materia de seguridad (programa 132B, números 494, 495 y 496), 1.9 millones, 1 millón más que en el pasado ejercicio y un incremento del 111,11%.

4) Política de inmigración: (16.2 del programa 132A): 0´6 millones de €, con un descenso de 1,4 millones respecto del año anterior y un descenso del 70 %

5) Gastos de personal de la Guardia Civil (Programa 132B, capítulo 16.4) 2.028,39 millones de €, 23,68 millones de € más y un aumento del 1,81%.

6) Resto de gastos de la Guardia Civil (Programa 132B) 336,36 millones de € frente a los 335,75 el año pasado y un aumento del 0,18%

CONCEPTO 2014 2015
Formación de fuerzas y cuerpos de seguridad 43,33 45,65
Reserva de la Guardia Civil 209,31 187,78
Organismos internacionales de seguridad 0,9 1,9
Política de inmigración irregular 2,0 0´6
Personal de la Guardia Civil 2.004,75 2.028,39
Resto Guardia Civil 335,75 336,36
TOTALES 2.596,04 2.600,68
DIFERENCIA PORCENTUAL   + 0,17

 

Como vemos, el GASTO MILITAR oculto en el ministerio del interior aporta 2.600´68 millones de € más al militarismo español. Lo cual supone sobre los 5.767’73 millones de € que publicita el Ministerio de Defensa como su presupuesto un ocultamiento del 45’09 de su gasto del Ministerio de Defensa en el Ministerio del Interior.

6.7.- Ministerio de Exteriores.

Evolución del gasto en el Ministerio de Exteriores respecto al total del GASTO MILITAR

 

EVOLUCIÓN GASTO MILITAR EN EXTERIORES
2013 2014 2015
  %   %   %
36’72 0’127 37’62 0’136 171’53 0’73
(en millones de €).

 

En nuestro criterio, para 2015 el Ministerio de Exteriores va a contribuir al Gasto Militar del Estado español con una cifra nada desdeñable: 171’53 millones de €. Lo que representa una militarización del 17’24 % de su presupuesto.

El aumento con respecto a otros estudios anteriores es fruto de que este año hemos sido más ágiles para encontrar GASTO MILITAR en Exteriores, no en que, de pronto, se hayan militarizado más.

Estas partidas responden a los siguientes gastos:

  • La partida 48101 de Subvención a la Fundación Real Instituto Elcano, que en 2014 gastó 0’25 millones € y para 2015 gastará 0’15 millones de €

 

  • La partida 48103 de subvención a la Asociación Atlántica Española que en 2014 fue de 0’001 millones € y en 2015 se mantiene.

 

  • Muy curiosa es la partida dedicada a transportes del Ministerio de Defensa por 1’239 millones de €, misma cantidad que en 2014.

 

  • Y, por último, la partida más abultada de 170’14 millones de € destinada a potenciar la participación y defensa de los intereses españoles en los Organismos Internacionales de seguridad.

 

  • Habría que incluir, al menos, el gasto en Agregadurías Militares en las Embajadas y Consulados, pero los presupuestos no lo explicitan.

 

Muchas son las actividades que se van a pagar desde Exteriores que tienen que ver con lo militar. Por ejemplo, se reconocen visitas de Estado y de altos dignatarios, para aumentar la penetración de España en varios mercados, concretamente en concursos públicos en los ámbitos de Defensa (India, Corea, Australia, Filipinas y Malasia).

También, dentro del programa 142 A “acción del Estado en el exterior” se prevé gestionar, a través del Centro de Vacunación Internacional M4, la administración de vacunas internacionales, y realizar el asesoramiento higiénico-sanitario al personal, del MAEC y de otros Departamentos, que participe en Misiones Internacionales.

Además, se pretende:

  • Contribuir a la estabilización de los Balcanes.
  • Confirmar el compromiso de España en el proceso de consolidación de la Política Exterior y de Seguridad Común de la U.E., participando en la definición de la PESC en diversas zonas del mundo y en las reuniones de trabajo necesarias.
  • Apoyo al proceso de transición en Afganistán.
  • Apoyo al proceso de paz de Filipinas y de Myanmar.
  • Apoyo al objetivo de Diálogo 5+5 (sin cuantificar gastos) y, concretamente a su parte militar, la Iniciativa 5+5.
  • Potenciar la participación y defensa de los intereses de España en los organismos internacionales de Seguridad, reforzando el marco multilateral, a través de los mecanismos de cooperación internacional en materia de seguridad en el ámbito de las Naciones Unidas, la Organización para el Tratado del Atlántico Norte y la Organización para la Cooperación y la Seguridad en Europa.
  • Fomentar la cooperación bilateral en materia de seguridad y el establecimiento de marcos jurídicos estables de cooperación.
  • Promover la cooperación en el ámbito de la Unión Europea y el desarrollo pleno de las capacidades de la Política Común de Seguridad y Defensa.
  • Impulsar la cooperación en materia de seguridad marítima y lucha contra la piratería y participar activamente en la elaboración de una Estrategia común europea.
  • Promover el establecimiento de relaciones fructíferas en el ámbito multilateral y bilateral para hacer frente a los nuevos desafíos que presentan los ciberataques, y fomentar la elaboración y actualización permanente de una estrategia de ciberseguridad.
  • Aumentar el peso de España en la Política Exterior y de Seguridad Común de la UE (PESC) y garantizar la presencia de esa dimensión PESC en la política exterior española.

 

Es decir, la militarización de la política exterior española es clara y grave. Sin embargo, el Ministerio de Exteriores si bien la publicita con agrado, se cuida mucho de cuantificarla económicamente para, con ello, contribuir al enmascaramiento del GASTO MILITAR español.

6.8.- MINISTERIO DE FOMENTO.

Evolución del gasto militar respecto al total del GASTO MILITAR

 

EVOLUCIÓN GASTO MILITAR EN FOMENTO
2012 2013 2014 2015
  %   %   %   %
0’22 0’22 0’0007 0’22 0’0008 0’22 0’0009
(en millones de €)

 

La pertinencia de esta partida es evidente, pero por si cabe alguna duda, el CSEDEN cuenta con una publicación que afirma la importancia estratégica de los transportes (léase por carretera, ferrocarril, vía aérea, marítima o del modo que podamos imaginar, para la defensa “Podemos concluir con la idea de que en la actualidad y de cara al futuro, las naciones de nuestro entorno se dirigen cada vez más por la opción de emplear los medios civiles de transporte, abaratando con ello sus presupuestos de Defensa, al prescindir de un gran capital inmovilizado; paralelamente a ello se plantea la necesidad de adaptar los procedimientos de empleo de los referidos medios e infraestructura civil de transporte mediante el establecimiento de contratos-marco y contraprestaciones así como de adecuar la legislación para los supuestos extremos de requisa y movilización».

 

Estas condiciones estratégicas del transporte para el militarismo y el sistema de defensa tienen gran influencia social, hasta el punto de que factores como el trazado, calidades y ancho de carreteras, navegación marítima, aérea, ancho de ferrocarriles y otras están supeditadas a consideraciones y exigencias militares.

 

En cuanto a la aviación contamos con una ley, la 21/2003, de 7 de julio, de Seguridad Aérea, así como con un Real Decreto 995/2013, 13 diciembre, por el que se desarrolla la regulación del Programa Estatal de Seguridad Operacional para la Aviación Civil («B.O.E.» 31 diciembre).

El artículo 11 de la Ley 21/2013 dispone entre otras cosas;

“El Programa Estatal de Seguridad Operacional del Estado establecerá la política y objetivos de seguridad aérea del Estado, mediante la gestión de los riesgos, el afianzamiento, la promoción de la seguridad y el establecimiento de los indicadores de seguridad para su evaluación.

Y en su numeral segundo

 

El Consejo de Ministros, a propuesta conjunta de los Ministros de Fomento y Defensa, en el ámbito de sus competencias, aprobará el Programa Estatal de Seguridad Operacional para la Aviación Civil y acordará su revisión en los términos que se determinen reglamentariamente y designará el órgano superior responsable de impulsarlo. Corresponde a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea la iniciativa en la elaboración del Programa, para su elevación a los órganos competentes del Ministerio de Fomento.

Por su parte, el Real decreto dispone en su artículo 3

 

  1. La Agencia Estatal de Seguridad Aérea, la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y el Estado Mayor del Ejército del Aire, son los organismos públicos supervisores responsables de la aplicación del Programa en relación con los proveedores sujetos a su control o supervisión. De acuerdo con lo anterior, ejercerán las funciones previstas en el capítulo II respecto de dichos proveedores.

 

Como se observa, la aviación civil tiene su andamiaje militar y abona un cierto, aunque pequeño, GASTO MILITAR al respecto.

Es muy probable que este mismo GASTO MILITAR exista en otros campos de competencia del Ministerio de Fomento, como por ejemplo las disposiciones de la Ley de Carreteras (Ley 25/1988 de 25 de julio), cuyo artículo 6.2 dispone que

  1. Los Ministerios de Obras Públicas y Urbanismo y de Defensa arbitrarán conjuntamente las medidas necesarias para asegurar la debida coordinación en las materias a las que se refiere la presente Ley cuando así convenga a las necesidades de la Defensa Nacional.

Pero no hemos encontrado apuntes significativos que nos induzcan a pensar en la existencia de partidas destinadas a gasto militar en el presupuesto ministerial estudiado.

Como en años anteriores, Fomento no ofrece datos desagregados del GASTO MILITAR imputable a este ministerio, pero, como mínimo, participa del GASTO MILITAR mediante una partida pequeña, dentro del programa 455-M “Regulación y supervisión de la aviación Civil”, programa dotado de forma total con 75,46 millones de €, de los que 9,3 millones de euros se pagan desde el Estado y 66,06 desde “agencias” (en concreto la Agencia Estatal de Seguridad Aérea – AESA), destinada a la “coordinación civil-militar del espacio aéreo”.

No se cuenta de forma desglosada con la cantidad económica destinada a esta partida, por lo que nos vemos obligados a establecer una estimación a la baja de 0,22 millones de €, idéntica a la empleada otros años, tras encontrarla desglosada en 2012.

En concreto, la coordinación civil-militar del espacio aéreo aparece como un objetivo de seguimiento de la Dirección General de Aviación Civil para 2014 y el previsto para 2015 (página 309), que a su vez cuenta con los siguientes indicadores para dicho ejercicio:

Realización de 4 plenos

Realización de 15 ponencias

Realización de 16 aprobaciones de urgencia.

Los datos obrantes en los PGE, con ser tan escasos, al menos nos permiten conocer que la partida concreta de gasto será financiada desde los 9.3 millones de € que se pagan desde el Estado, y no desde los 66,06 que pertenecen a la AESA.

6.9.- MINISTERIO DE INDUSTRIA.

Evolución del GASTO MILITAR en Industria respecto al total del GASTO MILITAR

 

EVOLUCIÓN GASTO MILITAR EN INDUSTRIA
2012 2013 2014 2015
%   % %   %
582’7 218’15 0’755 343’91 1’24 604’76 2’58
(en millones de €)

 

Si en general el GASTO MILITAR oculto nos parece un escándalo, lo que nos barruntamos de la estrecha colaboración en la generación del mismo por parte del Ministerio de Industria es algo más que un escándalo. ¿Será que el nuevo modelo económico que predica el PP pasa por reconvertir la industria al militarismo puro y duro? Veamos.

 

El militarismo español viene financiándose por parte del Ministerio de Industria mediante la concesión de cuantiosos créditos a interés cero a la industria militar. La industria militar, con estos anticipos, va fabricando programas de armas para los ejércitos españoles. En la actualidad estos anticipos superan los 15.000 millones €.

 

Es de destacar que, como dijo en sede parlamentaria el anterior secretario de Estado de Defensa, estos programas de armas no tenían un sentido defensivo real (no eran necesarias ni adecuadas para las necesidades de defensa). O, en palabras del actual Secretario de Estado, no siempre se hacen los encargos de armas por necesidades de la defensa, sino sobre todo por intereses en potenciar un sector industrial “puntero” (por cierto, su contribución al PIB nacional, según los analistas de ABC186, no llega a ser del 0,1%, muy por debajo de su cacareado impacto).

 

En los P.G.E. de 2015 son varios los programas donde se camufla el GASTO MILITAR y el apoyo al mismo.

 

6.9.1 El apoyo a la innovación tecnológica del sector de la defensa (programa 464B)

En el ejercicio de 2014 los créditos de “apoyo a la innovación tecnológica del sector de la defensa” (programa 464B del Ministerio de Industria, con una dotación de 563,92 millones de € (220,32 millones de € más que el año pasado, lo que equivale a un 64,12 % más) financiarán:

 

  • Avión de Transporte Militar A400M. España junto con Francia, Alemania, Reino Unido, Portugal, Bélgica y Turquía participa en el desarrollo del avión de transporte militar A400M. Este avión que vendrá a satisfacer las necesidades de transporte militar de los países partícipes está siendo desarrollado por la empresa Airbus DS, filial de Airbus Group, y los trabajos de desarrollo se distribuyen en las empresas de los citados países. Las empresas españolas, principalmente Airbus DS e ITP, tienen una importante participación en este programa. En Sevilla está localizado el centro único de montaje final de los aviones y centro de entregas de los mismos. Las ayudas se canalizan a través de Airbus DS. Para el ejercicio 2015 el programa registra compromisos de gasto por importe de 57,8 millones de €.

 

  • Submarino S-80. Consiste en el desarrollo por la industria española liderada por Navantia, como contratista principal, de submarinos avanzados dotados de los más modernos sistemas de propulsión, de equipos de autoprotección, comunicaciones y de combate. El Consejo de Ministros de 23 de mayo de 2014 aprobó un nuevo escenario plurianual de gasto para el periodo 2015-2019 en el programa S-80, en el que estima para 2015 una cifra de compromisos de 204,8 millones de €.

 

  • Helicópteros NH90. Es este un programa de desarrollo internacional de helicópteros en el que la empresa contratista principal española es Airbus Helicopters, empresa a través de la cual se canalizan los apoyos al programa. Para el ejercicio presupuestario 2015 se tienen comprometidos un importe total de 62,1 millones de €.

 

  • Nuevos Buques de Acción Marítima BAM. El Gobierno de España ha encargado a los Astilleros de NAVANTIA la construcción de dos nuevas unidades del buque BAM incorporando la proyección del gasto asociado al desarrollo de tales buques en el escenario de gasto plurianual aprobado por Consejo de Ministros de 23 de mayo de 2014. En concreto para este programa en 2015 se prevén compromisos por importe de 161,5 millones de €.

 

6.9.2.- Marco general de cooperación del Ministerio de Industria con el GASTO MILITAR

En el capítulo dedicado en la memoria a los objetivos del sector, al referirse a los objetivos de la política industrial que desarrolla la Secretaría General de Industria y de la Pequeña y Mediana empresa, se señala la existencia de una serie de “Programas Tecnológico-Industriales de apoyo a la innovación industrial civil y militar” (pág.. 84) se establece un marco general de apoyo del Ministerio de Industria a la Defensa, y señala, respecto de los programas en los que se materializa, que “El primero está destinado íntegramente a la industria aeronáutica, ligada a nuestra participación en Airbus” y en este esquema la Secretaría General ha comprometido hasta 2015 apoyos a la participación de la industria española en el desarrollo del nuevo avión Airbus A350 XWB. Dichos apoyos ya están permitiendo que nuestros subcontratistas accedan a trabajos en todo el mundo compitiendo con otras empresas y que nuestra filial de Airbus pueda seguir en la vanguardia de tecnologías de materiales compuestos que cobrarán todavía más importancia en los futuros desarrollos de Airbus.

 

Por otra parte, la línea de apoyo a los desarrollos industriales y tecnológicos en el marco de la colaboración con el Ministerio de Defensa mantiene los compromisos adquiridos con los grandes proveedores de equipos y sistemas a las FFAA, que alcanzan hasta el año 2015. Concluido o próximo a concluir el gran ciclo de adquisiciones para modernización de los tres Ejércitos, las dotaciones de gastos para financiar tales desarrollos en 2015 se alinean y coordinan con la evolución de las inversiones en equipamientos.

 

El sector naval mantiene los apoyos regulados por el marco comunitario de ayudas estatales al sector, que en España revisten la forma de primas de reestructuración y subvenciones al tipo de interés de préstamos a armadores para la construcción de buques. Aparte de los programas reseñados, por un lado se consolida el apoyo a uno de los vectores de competitividad irrenunciable para un sector industrial moderno: la internacionalización, que se refuerza a través de una colaboración con el ICEX para la promoción exterior de sectores de alta tecnología.

 

Más adelante, al explicar los diversos programas de actuación del Ministerio especifica este apoyo al sector militar y a la tecnología de “doble uso” civil-militar.

 

6.9.3.- Apoyo a la internacionalización de empresas españolas: ICEX

El Programa 422B, “desarrollo industrial” (pág. 139) cuenta entre otros con un “plan de internacionalización empresarial” que dota de presupuesto al ICEX para la internacionalización de las industrias españolas. La partida con la que cuenta el ICEX para este plan es de 3,8 millones de € (743, pág. 22).

 

Como se sabe, el ICEX ayuda a la comercialización de nuestra industria militar y del material de doble uso. No sabemos de qué modo repercute la dotación presupuestaria del ICEX al GASTO MILITAR, pero no cabe duda de que también coadyuva a éste.

 

6.9.4.- Reconversión y reindustrialización

El programa 422M (pág. 145) establece las ayudas a la “reconversión” y “reindustrialización”, programa que afecta entre otros a la crisis del sector naval y de Navantia y a sus regiones más polémicas: Cádiz y Coruña. El programa, por lo que afecta al sector naval, tiene dos vertientes:

 

  • Apoyos en forma de primas de reestructuración (una subvención a las acciones de I+D+i) y compensación de intereses (subvención de hasta un punto de los intereses por los créditos concedidos por las empresas privadas para la construcción naval), que cuentan respectivamente con una dotación de 43,75 millones de € y de 70,75 millones de € (pág. 153).

 

  • Apoyos a la reindustrialización de zonas desfavorecidas, mediante dos programas distintos: a) Programa de reindustrialización para apoyo a las actuaciones de creación, ampliación y/o traslado de establecimientos industriales. b) Programa de fomento de la competitividad industrial: apoyo a la inversión estructurada en ejecución de planes de mejora de la competitividad, con un presupuesto de 44,5 y 40,95 millones de € respectivamente.

 

Estos dos programas se articulan a través de diversas convocatorias anuales. El programa de reindustrialización realiza una convocatoria general que abarca el conjunto del territorio nacional, y otras destinadas a territorios específicos en los que concurren circunstancias que aconsejan una actuación singular. En 2015 se han previsto además de una convocatoria general, convocatorias a las CC.AA. de Canarias y Extremadura, a las provincias, de Soria, Teruel y Jaén, a la isla de El Hierro y a las comarcas de Campo de Gibraltar, Ferrol, Eume y Ortegal, Margen Izquierda del Nervión, Bahía de Cádiz y Lorca.

 

De este modo, los programas explicados en la memoria referida se desglosan en el cuadro presupuestario (pág.. 24) mediante el apunte, por una parte de una partida (77) de “transferencias de capital a empresas particulares” por valor de 114,43 millones de €. Dicha partida, a su vez, se divide en dos subpartidas: la 775 “Para compensación de intereses de préstamos para la construcción naval, incluidas obligaciones de ejercicios anteriores” por importe de 70,75 millones de € y la partida 776 “Primas a la construcción naval, incluidas obligaciones de ejercicios anteriores” por importe de 43,75 millones de €.

 

Los programas de reindustrialización por importe de 40,9 millones de €, en el numeral 8.2 del programa 422M (págs.. 24). Lógicamente la cantidad que se pretende movilizar del empresariado (44,53 millones) no se contempla en los PGE como gasto público.

 

Es evidente que no todo el dinero aportado en concepto de subvenciones para este propósito (154,59 millones sumando las tres partidas referidas) más los otros 44,53 que esperan movilizar del empresariado involucrado en la zona es gasto militar, pero ¿en realidad, qué cantidad se puede aplicar? Nuevamente el Gobierno se da buenas mañas para ocultar el GASTO MILITAR Algún [email protected] lo debería preguntar.

 

6.9.5.- El programa 467 C “Investigación y Desarrollo tecnológico Industrial”. Programa de apoyo por la otra puerta de lo militar.

 

El meollo de la cooperación militar fuera de los créditos directos a las industrias militares lo desarrolla el Ministerio de Industria en el programa 467C, y concretamente en su subrprograma C1 “Promoción de la Innovación Industrial y Tecnológica”, gestionado por la Secretaría General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa.

 

La memoria de este subprograma (pag. 244 y siguientes) explica entre los Subprogramas integrados en el Programa 467C “Investigación y Desarrollo Tecnológico-Industrial” figura en primer lugar, el de Promoción de la Innovación Industrial y Tecnológica, gestionado, en el ámbito de las industrias aeronáutica y espacial por la Secretaría General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa.

 

Según la memoria la Secretaría General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa asume el impulso, la dirección, gestión y seguimiento de las acciones y programas relacionados con la industria aeronáutica y del espacio, así como de los demás sectores estratégicos, incluidas la representación y la participación en los organismos y empresas internacionales.

 

Explica el apoyo al sector aeroespacial por varios hechos

 

  • Por una parte la ejecución del Plan Estratégico para el Sector Aeronáutico (PESA) 2010-2014, una iniciativa que recoge líneas de actuación en todos los segmentos del sector con el objetivo de contribuir a superar la difícil coyuntura económica actual, apoyando la consolidación de los subcontratistas de primer nivel y fortaleciendo toda la cadena de suministro.

 

  • Por otra parte la puesta en marcha de una convocatoria específica para el sector aeroespacial en el marco de la política pública para el fomento de la competitividad industrial que tiene continuidad en 2015.

 

  • El compromiso español con la Agencia Espacial Europea, así como la continuidad del Programa Nacional de Observación de la Tierra por satélite (PNOT).

 

  • También hay que mencionar la obtención por parte de empresas españolas de grandes contratos en los exigentes concursos europeos, la posición de España como quinta potencia espacial europea y la positiva evolución de la industria auxiliar aeronáutica.

 

La memoria enumera las líneas de actuación diseñadas para 2015:

 

En relación con la Agencia Europea del Espacio (ESA), en la que se participa desde 1986, el objetivo básico es integrar a la industria española en los grandes proyectos espaciales europeos promovidos en la Agencia, y de forma más concreta obtener para las empresas contratos de elevado contenido tecnológico.También, dentro de este Subprograma, se gestionan los proyectos bilaterales de cooperación en materia espacial. Estos proyectos se enmarcan en los programas bilaterales que se han formalizado (CNES, NASA, Rusia), permitiendo con las ayudas concedidas que la industria española se embarque en grandes programas tecnológicos en materia espacial fuera del marco de la ESA.

 

En relación con el desarrollo del Programa Nacional de Observación de la Tierra por satélite, se prevé completar en 2015 la financiación prevista desde el Ministerio de Industria, Energía y Turismo para el programa de desarrollo del satélite radar Paz, que ascendería aproximadamente a 110 millones de euros en el periodo 2008-2015.

 

Por otra parte, en el marco de la política pública para el fomento de la competitividad de industrial, se continúa celebrando en 2015 una convocatoria específica de apoyo al sector aeroespacial con una dotación presupuestaria por importe de 23,5 millones de €.

 

Por último, la Secretaría General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa gestionará los Proyectos Estratégicos de Desarrollo en el Sector Aeronáutico mediante la financiación de la participación de empresas españolas en grandes iniciativas internacionales tecnológicas del sector aeronáutico, como por ejemplo los proyectos relacionados con el programa de desarrollo del avión Airbus A350 XWB y de su motor Trent XWB. El ejercicio 2015 es el último que registra compromisos de gasto en estas actuaciones.

 

Es evidente el componente militar y de doble uso de la industria aeronáutica española. Pero no solo eso, específicamente el satélite Radar “Paz” 187 es un satélite netamente militar 188 y las convocatorias de subvenciones que se anuncian de desarrollo del sector aeronáutico para embarcarse en grandes iniciativas se refiere al apoyo a las industrias auxiliares de EADS principalmente y las grandes iniciativas la construcción de los aviones civiles y militares de dicha empresa, como el avión AIRBUS 350 XWB y los motores Trent XWB, en principio de uso civil pero de aplicación también militar.

 

Por su parte, el cuadro económico del programa (pág. 46) explica de forma nítida la financiación del satélite INGENIO, fabricado por Airbus Defence, y de uso civil-militar, con 25 millones de €, con arreglo al numeral 8.33 del programa 467C, sección 20.15. Debemos aclarar que el satélite radar “Paz” es exactamente el mismo que ahora se lama satélite INGENIO: Al parecer Paz es el nombre de pila e Ingenio el nombre genérico de la tecnología que aplica a su vez el numeral 832 del mismo programa, “Para la financiación del Programa Nacional de Observación de la Tierra”, con 15,84 millones de €, financia también aplicaciones militares.

 

Asistimos por tanto a 25 millones de € más que innegablemente tienen un uso militar, más la posibilidad de que los 15’84 millones del programa nacional de observación de la tierra también sean aplicados a GASTO MILITAR: otros 30’84 millones de € de GASTO MILITAR encubierto.

 

Otros 152 millones de € (790 del programa 467C del Ministerio de Industria, pág. 46) se destinan a “la financiación de la participación en Programas Espaciales, incluidas obligaciones de ejercicios anteriores” como transferencias de capital, a los que deben sumarse otros 36,73 millones de €, en concepto de préstamos a empresas, para la “financiación de proyectos estratégicos de desarrollo en el sector aeronáutico” (partida 834). Contamos por tanto con otros 188,73 millones de € susceptibles de uso, al menos parcial, militar. Convendría que alguien preguntara al ministro qué parte de estas partidas se va a utilizar para financiar gasto militar en realidad y, más importante aún, por qué no se computa como tal.

 

6.9.6.- Recapitulación: Un cálculo de mínimos y máximos del gasto militar encubierto en el ministerio de industria.

Llegados a este punto preciso, resulta más que difícil establecer el compromiso de gasto militar que efectivamente asume el ministerio de industria y que, por ello, a los efectos oficiales no computa como gasto militar. Hagamos un repaso:

 

Programa Concepto Gasto seguro Gasto dudoso Subtotal seguro Subtotal seguro + dudoso
464B Apoyo innovación tecnológica del sector de la defensa 563’92 563’92 563’92
422B 743.- Apoyo exportación ICEX 3’80 567’72
422M 775.- Compensación intereses apoyo sector naval 70’75 538’47
422M 776.- Primas a la naval 43’75 582’22
422M 8.2.- Subvenciones a la reindustrialización de zonas deprimidas 40’09 622,29
467C 8.33.- Satélite Paz-INGENIO 25,00 588,92 647,31
467C 8.32.- Programa de observación por satélite de la Tierra 15,84 604,76 663,15
467C 8.34.- Subvención a Proyectos Estratégicos del Sector Industrial 188,73 851,8

 

Como se ve, un Ministerio, el de Industria, fuertemente implicado en el GASTO MILITAR, con un gasto previsto para 3025 de entre 604,76 y 851,89 millones de €.

 

6.9.7.- Las consecuencias de esta política de fomento de la industria militar.

La alarma sobre la cuantiosa contribución del Ministerio de Industria en el gasto militar no es la única. Si grave es este estímulo por su volumen, más grave es por su orientación y consecuencias.

 

Deuda militar

En la actualidad la política de subvenciones, ayudas y pagos que realiza Industria a las empresas militares para la adquisición de programas de armamentos comprometidos por el Gobierno desde tiempo de Aznar hasta la fecha, ha generado ya una deuda ilegítima191 de más de 30.000 millones de €, a todas luces impagable y un lastre para la economía. A ésta se le han intentado encontrar algunas soluciones creativas, todas ellas basadas en el principio del completo pago, tales como renegociaciones, recorte de encargos, variación de las calidades de los sistemas de armas y otras, cuya principal característica ha sido la de no conseguir resolver el problema, sino tampoco limitar la deuda, que cada día va creciendo con penalizaciones y nuevos intereses.

 

Cuando todavía no tenemos resuelto el pago de esta inmoral deuda militar, y por fuera de los propios presupuestos que al momento de escribir este informe se están discutiendo el en Parlamento, el Ministerio de Defensa ha anunciado un segundo ciclo de rearme, con el compromiso de una segunda deuda militar de otros 10.000 millones de €192 que, según declaraciones ministeriales 193 es casi dos veces el presupuesto anual del ministerio.

 

Ante la necesidad de renovar sistemas de armas a punto de acabar su vida operativa (fragatas, blindados o aviones cisterna) y de reestructurar la industria militar son los argumentos esgrimidos para justificar este nuevo “ciclo inversor de defensa”, que se prolongará al menos una década, ahora Defensa prepara un paquete de programas de armamento cuyo montante roza el 1% del PIB español. Estos son los nuevos proyectos, que

 

Defensa califica de “tractores tecnológicos” para tirar de la industria:

 

  • Fragata F-110. Es el principal proyecto, tanto por su coste económico como por su innovación tecnológica. Parece ser que la Armada necesita cinco fragatas para sustituir a las F-80 de la clase Santa María en la próxima década. El precio por unidad se estima en unos 800 millones; es decir, 4.000 millones a los que hay que sumar otros 1.000 para sostenimiento del ciclo de vida. La construcción de la primera debe iniciarse en 2017 y en el presupuesto de Industria para 2014 ya hay una partida de 37 millones. El buque lo construirá el astillero público Navantia y el sistema de combate, al igual que en las fragatas F-100, será el Aegis de la estadounidense Lockheed Martin. Pero Defensa aspira a una mayor participación de la industria española (especialmente Indra) en el sistema de defensa de área (unas 200 millas alrededor del barco); y una nacionalización de la defensa de punto (unas 30 millas), que se adjudicaría por separado. Este último contrato debe servir para dar entrada a las empresas españolas (como Indra, Navantia Sistemas o Sener) e incluso a la compañía europea de misiles MBDA. Defensa vería con buenos ojos la formación de un grupo español de electrónica militar, pero no se pronuncia sobre la fórmula jurídica del adjudicatario del contrato y solo subraya que debe ser un “interlocutor único” con un vínculo asociativo “muy sólido” si reúne a varias empresas.

 

  • Blindado 8×8. La sustitución de los viejos BMR (Blindados Medios de Ruedas) es una asignatura pendiente del Ejército de Tierra. El proyecto debe estar listo en los próximos dos años (Industria tiene una dotación de 41 millones para 2015) y el contrato adjudicarse en 2017. La primera fase incluirá entre 350 y 400 vehículos, con un coste de 1.000 a 1.500 millones. Defensa admite que no vale la pena diseñar un producto de nueva planta, ya que la serie es muy corta y hay muchos modelos de 8×8 ruedas en el mercado. Se trata de elegir una plataforma

 

  • extranjera y nacionalizar sus sistemas de comunicaciones, sensores o guerra electrónica. Lo previsible es que se ensamble en la planta de General Dynamics-Santa Bárbara en Sevilla y que la vasca SAPA se haga cargo de las transmisiones, como ya sucedió con la última serie de los vehículos Pizarro, por empeño de Defensa.

 

  • Aviones cisterna. El Ejército del Aire necesita tres aviones de reabastecimiento en vuelo para sustituir a los Boeing-707. El único que aún funciona se dará de baja en 2017 y para entonces debería llegar el primero de los nuevos si no se quiere perder una capacidad crítica (el reabastecimiento estratégico, pues el táctico se cubre con el KC-130 y el A400M). El candidato indiscutible es el A330-MRTT, que se monta en la planta de Airbus en Getafe (Madrid). El coste de cada avión, que también puede usarse para transporte de personalidades, supera los 200 millones.

 

  • Defensa planea adquirir cuatro aviones no tripulados y dos estaciones terrestres de control. En principio, se trata de aparatos no armados, dedicados a vigilancia y reconocimiento operacional, con más de 40 horas de autonomía. Su coste oscila entre 200 y 300 millones. Los beneficios para la industria nacional serán muy limitados (se les podría incorporar algún sensor), ya que se quieren adquirir en 2016 y no hay ningún modelo europeo en el mercado. El Ejército del Aire se inclina por el MQ-9 Reaper estadounidense o el Super Heron israelí.

 

  • Submarino S-80. No es un programa nuevo sino viejo, pero habrá que refinanciarlo debido a sus problemas de sobrepeso. El primer submarino, que debía entregarse en 2012, no llegará hasta 2018 y solo la primera unidad agotará el presupuesto total del programa: 2.135 millones. Entonces habrá que decidir si se construyen tres submarinos más y cuánto se paga de sobrecoste.

 

Refuerzo del polo militar industrial, junto con este alarmante endeudamiento, llaman la atención los argumentos que lo justifican, porque no se trata, principalmente, de dotarse de capacidades para la defensa de la sociedad, sino de avances tecnológicos para potenciar la industria de la venta de armas, al parecer uno de los sectores que para el rajoinato es clave para la recuperación económica.

Así se ha pronunciado el Secretario de Estado de Defensa en el Parlamento, en la comparecencia que mantuvo el 3 de octubre para explicar a la Comisión de Defensa los presupuestos que pretendían aprobar.

 

El Secretario de Estado argumentó ante la ausencia continuada de nuevas inversiones, las capacidades de la defensa no se están pudiendo modernizar al nivel requerido y la industria española de defensa está perdiendo su posicionamiento tecnológico, haciéndose más vulnerable ante adquisiciones por parte de grandes empresas extranjeras. Pero no solo eso: Defensa pretende también impulsar un “polo militar industrial” al estilo del complejo militar industrial de otros países de nuestro entorno. Para ello han movilizado todos los esfuerzos, incluso interfiriendo en la vida de empresas como INDRA para desbancar a su actual Presidente, contrario a la idea de dejarse mandar por Defensa.

 

Privilegio de I+D+i militar y agravio comparativo.

 

Una tercera consecuencia es el desigual trato de la I+D+i de índole civil y de la militar. La inversión en investigación científica ha caído a niveles más que alarmantes durante el desgobierno del PP, Según el informe de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) relativo a los presupuestos generales del Estado 2015.

 

Se puede subrayar que los dos programas que concentran casi todo el aumento son el 464B “Apoyo a la innovación tecnológica en el sector Defensa” (+220 millones) y 467I, “Innovación tecnológica de las telecomunicaciones” (+76 millones). Entre los dos cerca de 300 millones. Por el contrario, los que más descienden son el 467C, “Investigación y desarrollo tecnológico industrial” (31 millones) y el 463B,”Fomento y coordinación de la investigación científica y técnica” (21 millones).

 

Pero eso no es todo: Es que ahora Defensa concurre también a las convocatorias de I+D+i civil, compitiendo con los proyectos realmente científicos y detrayendo de estos cuantiosos recursos al parecer, para el Ministerio de Defensa la política pública a desarrollar no es tanto la defensa como el impulso de la venta de armas, convirtiendo el Ministerio de Industria en una especie de negociado de pagos.

6.10.- MINISTERIO DE EMPLEO Y SEGURIDAD SOCIAL.

 

Evolución del GASTO MILITAR en Empleo y Seguridad Social respecto al total del GASTO MILITAR

EVOLUCIÓN GASTO MILITAR EN EMPLEO Y SEGURIDAD SOCIAL
2013 2014 2015
  %   %   %
0’5 0’0018 0’5 0’0021
(en millones de €)

 

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social, y más concretamente el Instituto Social de la Marina adscrito a éste, cuenta con el Buque Sanitario Esperanza del Mar, el cual da apoyo a las tropas españolas y francesas desplegadas en Mali. De las tareas militares que en muchas ocasiones desempeña este barco puede dar buena prueba la siguiente noticia que habla del rescate de un marinero ruso con apendicitis197 y que no se duda en atribuir al Ejército. Además, en 2013 informábamos de que España

mandaba al Esperanza del Mar para contribuir a la misión militar francesa en Mali198. Pero mucho más contundente para documentar la militarización, parcial, del Instituto Social de la Marina es el Convenio de Colaboración entre el Ministerio de Defensa y dicho instituto para prestación mutua de asistencia sanitaria a la flota pesquera de bandera española que faena en el Índico y los buques de la Armada.

 

Es de destacar que el Instituto Social de la Marina tiene otro barco, el Juan de la Cosa, menor pero con características similares al Esperanza del Mar, que actúa en el Atlántico Norte dando cobertura a los pesqueros españoles200. Por lo tanto, pensamos que no es imputable a él ningún tipo de gasto militar.

Desconocemos el coste exacto anual de mantenimiento de este buque al servicio de los ejércitos y pagado desde el Instituto Social de la Marina, pero podemos decir que el programa 2325, “medicina marítima” de dicho instituto, cuenta con una partida destinada de 20,16 millones de €, parte de la cual debe ser, lógicamente, imputada al buque.

 

Por otra parte hemos rastreado el BOE para encontrar el anuncio de precios públicos a percibir por el I.S. de la Marina por prestación de servicios, publicado en el BOE 136 de 6 de junio de 1997 mediante orden de 20 de mayo de 1997, que nos permitiría conocer aproximadamente el importe de la prestación que realiza el buque para el ejército durante su estancia en Mali. También hemos encontrado en el BOE de 20 de agosto de 2013 (BOE 199, sección V-A, pág.. 43.156) un anuncio de licitación para aprovisionarle de víveres de enero 2014 a mayo 2014 por importe de 227.000 €. De todo ello nos saldría que dicho buque al menos cuesta, con cargo al presupuesto del Ministerio de Empleo, 500.000 €.

6.11 MINISTERIO DE AGRICULTURA, PESCA Y ALIMENTACIÓN.

Evolución del GASTO MILITAR en Agricultura respecto al total del GASTO MILITAR

 

EVOLUCIÓN DEL GASTO MILITAR EN AGRICULTURA
2013 2014 2015
  %   %   %
0’5 0’0018 16’81 0’072
(en millones de €)

 

Por asombroso que parezca, también un Ministerio aparentemente tan inocuo como el de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente participa en un porcentaje no insignificante en el GASTO MILITAR oculto del Estado Español.

Tal vez ello se debe a que alguno de los intereses que la Directiva de Defensa Nacional considera defendibles “allende las fronteras” tiene que ver con los recursos marinos y la expoliación pesquera en los que nuestra flota es uno de los protagonistas mundiales y, al menos aparentemente, el desarrollo de esta industria potencial no puede resolverse (o al menos únicamente desde la perspectiva de los gestores de la defensa) por vías exclusivamente diplomáticas y pacíficas.

 

Según un informe de Greenpeace de 2010 analizando el potencial pesquero español (que dicho sea de paso contribuye tan decisivamente a la sobreexplotación y consiguiente pérdida de biodiversidad denunciados por la ONU)

 

En España hay en la actualidad unos 11.254 barcos, distribuidos en 11 comunidades autónomas pesqueras. Se trata de la mayor flota de la Unión Europea en términos de tonelaje bruto, alrededor de unos 450.000 GT, casi el doble de tonelaje de la segunda flota europea más grande, la del Reino Unido, lo que convierte a España en un país europeo con una gran importancia pesquera… se puede considerar a España la principal potencia pesquera ya que realiza el mayor número de capturas y la UE ocupa el 3er puesto en capturas mundiales de pescado tras China y Perú, con unas capturas de 5,1 millones de toneladas de pescado en 2007 (Eurostat). España es la nación pesquera más grande dentro de la UE y responsable del 16% de las capturas europeas de acuerdo a las estadísticas de la FAO. Es la mayor flota en tonelaje de la UE. Pesca el 16% de la captura total de la UE: 5 millones de toneladas, equivalente a 500 veces el peso de la torre Eiffel.

 

De los más de 11.000 barcos de la flota pesquera española, aproximadamente unos 400 faenan fuera de las aguas de la UE durante aproximadamente el 90% de su tiempo, según datos proporcionados por un estudio financiado por la Comisión Europea18. La suma del tonelaje bruto (GT) de estos 400 barcos supera más de la mitad del total del tonelaje de los barcos españoles y el 30% de la potencia, lo que pone de manifiesto que una pequeña parte de la flota española está ejerciendo una gran presión sobre los stocks pesqueros fuera de las aguas nacionales y europeas. Podríamos ampliar los intereses que forman parte del elenco de los que “protege” integralmente España a otros que tienen que ver con el tránsito de mercancías, tráfico portuario, etc..

Es bajo este prisma como hemos de contemplar la contribución del Ministerio al GASTO MILITAR, al parecer tan esencial para sus propios intereses.

 

La descripción de los objetivos generales del Ministerio describe como una de sus líneas de actuación (2.10: “políticas de pesca”) el control e inspección pesquera (pág. 126) en los siguientes términos

Control e inspección: control pesquero e inspección pesquera: visión integral y global de las actividades de control e inspección pesquera, monitorización por satélite de la flota pesquera, lucha contra la pesca ilegal y control de importaciones y emisión de licencias y autorizaciones.

 

Más adelante, referida al programa 415B. señala que la Dirección General de Ordenación Pesquera es la encargada entre otros de (pg 349) las funciones de inspección pesquera y la coordinación de los servicios periféricos de inspección.

 

De esta D.G. dependen diversos barcos que fueron adquiridos por el Ministerio de Pesca, actualmente Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, y cedidos al Ministerio de Defensa conforme a una serie de acuerdos “conjunto para la inspección y vigilancia de la actividad de pesca marítima”. Concretamente las naves Chirleu, Alborán, Arnomendi y Tarifa forman parte de este acuerdo pintoresco por el que Pesca paga los barcos y Defensa se los queda.

 

De entre ellos el Chilreu se encontraba amarrado en Ferrol en Mayo de 2014, cuando fue “visitado” por el ministro de defensa de Djibuti (curiosamente una de las misiones encomendadas anteriormente al Chilreu fue acompañar el patrullaje de la operación Atalanta) a los efectos de ver si se lo compraba a Defensa.

En cuanto a los Presupuestos, volviendo al programa 415B, encontramos en la memoria de actividades205 en la pág.. 361, un desglose del gasto que se prevé realizar para esta inspección, vigilancia y control de la actividad pesquera, en el cual se señala que se van a emplear los siguientes medios materiales:

 

  • Patrulleros de vigilancia de la armada: 10
  • Patrulleros de la guardia civil: 60
  • Aeronaves de inspección: 3
  • Dotación presupuestaria: capítulo 6: 16,30
  • Dotación presupuestaria capítulo 7: 0,01

 

Es decir, con cargo al presupuesto del Ministerio, amén del valor de los barcos cedidos a la Armada o a la Guardia Civil, se van a dotar 16,31 millones de € de contribución al GASTO MILITAR español

Pero, junto con este patrullaje, tenemos conocimiento de otra noticia de interés: el Ministerio de Defensa “pasa” una factura al de Medioambiente por cada actuación que realiza apagando incendios la Unidad Militar de Emergencias.

 

No hemos conseguido saber la cuantía de estas facturas a lo largo de 2014 ni prever las que pasará en 2015, pero conviene destacar que existe este segundo mecanismo indirecto de contribución al GASTO MILITAR desde este idílico y ecológico ministerio.

6.12.- MINISTERIO DE HACIENDA.

Evolución del GASTO MILITAR en Hacienda respecto al total del GASTO MILITAR

 

EVOLUCIÓN GASTO MILITAR EN HACIENDA
2013 2014 2015
  %   %   %
123 0’44 39’14 0’16
(en millones de €)

 

Por inusitado que parezca, el gasto militar español se extiende, cual tinta de calamar, hasta en el propio presupuesto del Ministerio de Hacienda.

Efectivamente, el Ministerio de Hacienda es quien coordina los PGE y, por lo tanto, es corresponsable directo del engaño que supone hacia los españoles de que el GASTO MILITAR se esconda en diversos ministerios. Por lo tanto, pensamos que el hecho de que presente o no en un determinado año GASTO MILITAR en sus partidas no debe influir para ser considerado como un Ministerio colaborador necesario del militarismo español.

Agencia Tributaria:  

La Agencia Tributaria aparece, a tenor del programa 932A de los PGE de 2015 207, como el órgano encargado de la gestión y aplicación efectiva del sistema tributario español, con amplias capacidades incluso de investigación e inspección. Dicha agencia, conforme a la página 452 de la memoria de acompañamiento, tiene entre otros cometidos el de las Autorizaciones del material de defensa y doble uso, tanto en la importación como en la exportación.

También tiene asignado el control de fronteras “en coordinación con otros organismos nacionales con presencia en el mar” (léase Armada y Guardia Civil aunque no lo dice a las claras) como se explica en la página 471 de la memoria:

Actuaciones de lucha contra el contrabando y el blanqueo de capitales:

Se trata de actuaciones de represión y control en materia de contrabando de estupefacientes, tabaco, falsificaciones y otros géneros, así como las de represión y control del blanqueo de capitales conexo. Estas actuaciones comprenden también la protección aeronaval de la frontera en coordinación con otros organismos del Estado con presencia en la mar.

Es razonable que algún órgano encargado del Estado controle las autorizaciones de material de doble uso y sus transacciones con otros estados. Nada tenemos que objetar si no fuera porque, cuando dicho material de doble uso tiene como destino alguno de los países de la OTAN, puede verse beneficiado por el régimen de beneficios fiscales relacionados con los tratados OTAN que se contemplan en el Real Decreto 160/2008, y no parece oportuno que el mismo órgano que debe autorizar este tipo de materiales, tal vez susceptibles de aplicación de exenciones en determinadas circunstancias, sea

el encargado de decidir sobre la concesión de estas exenciones que privilegian a la industria militar a la vez.

Pero, con todo, no es esta función de la Agencia Tributaria la que, en nuestro criterio, genera gasto militar (a lo sumo genera que ciertos bienes escapen del pago de impuestos en virtud de un tratado militar y que acaben repercutiéndonos ese coste fiscal a la sociedad en su conjunto), sino algo mucho más peculiar:

La Agencia Tributaria, para cumplir otra de sus obligaciones encomendadas (la vigilancia del contrabando) cuenta con varios aviones C212, dotados de un arsenal de material de uso civil-militar y la posibilidad de instalar en ellos misiles Sea Skual “antibuque”. Aviones que se sufragan y mantienen desde el presupuesto del citado programa 932A en una partida que no se especifica en ningún sitio y por tanto no hemos sido capaces de encontrar.

Adivinen quién tiene en posesión y quién pilota dichos aviones. Si dijeron que el Ejército del Aire, acertaron, como pueden comprobar en la entrada que hace pocos meses hicimos pública.

 

Pero esta tal vez no es toda la participación del Ministerio de Hacienda con el militarismo.

Como se sabe, la SEPI, sociedad estatal de participaciones industriales, pertenece nominalmente al Ministerio de Hacienda. La memoria de acompañamiento de los presupuestos de dicho ministerio explica en su página 109, que

Según lo establecido en el Real Decreto 256/2012, de 27 de enero, de estructura orgánica básica del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, depende de este Departamento tanto la Dirección General del Patrimonio del Estado, y por tanto las empresas integradas en el Grupo Patrimonio, como la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y sus empresas, con lo que el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas asume la competencia en casi la totalidad de la política empresarial del Estado, al tiempo que dirige directamente la gestión de dos grupos empresariales públicos de gran entidad.

A pesar que en la reciente presentación de los presupuestos de la SEPI, su presidente manifestó que este año el Estado no nutriría con los P.G.E. económicamente a dicha entidad, dado que SEPI era autosuficiente. Esta es una afirmación que contrasta con la partida 872 del programa 923M de los Presupuestos Generales del Estado, donde aparece una aportación a participaciones del SEPI por importe de 62,5 millones de €. La memoria afirma (pg 331)

Asimismo, este programa incluye la aportación patrimonial a SEPI, para financiar, parcialmente, el coste del ERE del Ente Público RTVE en liquidación.

Parece, en principio, que la SEPI; dueña de NAVANTIA o de DEFEX entre otras, recibirá una aportación patrimonial desde el Ministerio, aparentemente encaminada a financiar el agujero negro de RTVE. Nos cabe la duda de si no irá también a financiar el agujero sideral de Navantia, a lo largo del año y con el uso de los créditos extraordinarios.

Créditos plurianuales

EL BOE de 12 de noviembre de 2014209 recoge un anuncio de licitación ordenado por La Dirección General de Racionalización y Centralización de Contratación, dependiente del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, por el que se convoca una licitación entre las empresas privadas para hacerse con el servicio de Agencias de Viajes para diversos ministerios.

 

Para comenzar, se trata de partidas plurianuales, es decir, de duración superior a un ejercicio, y por tanto fuera de los Presupuestos Generales del Estado que se están debatiendo en el Parlamento. Incluye tanto el transporte, como el hospedaje y alquiler de vehículos para las personas “viajeras” de los ministerios afectados. El montante de la licitación es de 171 millones de €, pero, conforme a la normativa aplicable210, esta cantidad no incluye el IVA (otros 35,91 millones de €).

 

Para continuar, dos de los ministerios que gozan de este crédito por la puerta de atrás para viajes son el de Defensa y el de Interior, precisamente los dos ministerios con mayor gasto militar. El lote que afecta a Interior y Defensa suma 64.7 millones de € (78,28 con el IVA).

 

Según el Pliego de Prescripciones técnicas al que se refiere el expediente de licitación211, los plazos de ejecución serán desde el 1 de diciembre de 2015 a 1 de diciembre de 2017, pero cada departamento comenzará a hacer uso de las agencias que ganen la licitación a partir del vencimiento de los actuales contratos.

Al margen de los viajes contratados, conforme expone el pliego de condiciones técnicas, los órganos responsables podrán realizar viajes de forma independiente, cuyos costes irán aparte (es decir, se facturan aparte y además de los de la licitación) que deberán justificar.

 

En el caso de los organismos del Ministerio de Defensa afectados los vencimientos de las contrataciones actuales, conforme al Pliego de Condiciones administrativas del contrato, son los siguientes:

 

1) Ministerio de Defensa: 01-10-15

2) INVIED: 01-10-15

3) ISFAS: 01-10-15

4) INTA: 31/12/15

 

A su vez, los del Ministerio del Interior empezarán a partir de 01/03/2015 si atendemos a estos plazos, la partida para viajes del Ministerio de Defensa y sus organismos autónomos será pequeña, de un 8,3% en relación a la extensión total del contrato. Pero, como siempre, las cosas no son tan simples cuando hablamos de las prácticas de gasto que se dan en Defensa. Si defensa ya ha agotado los fondos para viajes que tenga asignados hasta octubre de 2015, es posible que se realicen estos vuelos a partir del 1 de enero de 2015 “a cuenta” de las facturas a presentar a partir de octubre de 2015, práctica que podría ser habitual en este departamento.

 

Por eso, hemos optado por asignar al gasto militar la cantidad “plurianual” dividiendo la misma en dos anualidades idénticas, de forma que asignaremos con cargo al Ministerio de Hacienda el 50% al ejercicio 2015 y el otro 50% al ejercicio 2016: 39,14 millones (IVA incluido) para cada anualidad.

 

No queremos acabar sin hacer un somero análisis de los destinos principales de esta “necesaria” licitación. En cuanto a Defensa y respecto del territorio nacional los principales destinos son:

Destino Porcentaje Precio unitario fijado en €
Madrid- Gran Canaria 15% 300
Madrid- Tenerife 10% 500
Madrid- palma de Mallorca 3% 250
Madrid- Fuerteventura 3% 250
Barcelona – Gran Canaria 3% 300
Alicante- Gran Canaria 3% 190
Gran Canaria – Sevilla 3% 250
Gran Canaria – Santiago 3% 500

 

No nos atrevemos a sacar conclusiones acerca de estos destinos tan privilegiados, pero todo hace pensar una prioridad isleña que indica o una alarmante concentración militar y de la actividad militar en las islas o una contribución encomiable del Ministerio de Defensa y de sus activos viajantes al desarrollo socio cultural y turístico de las islas.

 

En cuanto a los destinos internacionales, también nos han llamado la atención, tanto por la infinidad de destinos previstos, lógico en un ejército hiperactivo y con tanto protagonismo (el quinto del mundo al respecto) en la diplomacia prebélica y en la injerencia internacional en las mal llamadas misiones internacionales. Veamos algunos de los destinos principales:

 

Destino Porcentaje Precio unitario en €
Luxemburgo 8% 650
Ámsterdam 8% 450
Munich 8% 460
Copenhague 8% 300
Ginebra 8% 470
Washington 5% 2.250
Beirut 5% 1.200
Dushanbe 5% 1.160

 

Llama la atención la estimación de viajes a la capital de Tayikistán (Dushanbe) donde a priori no tenemos ningún conflicto abierto. Tal vez estén necesitados de clientes para adquirir armamentos. Otros destinos previstos que prueban el carácter viajero y comercial de nuestra defensa son Djibuti, Kabul, Sarajevo, Addis-Abeba, Belgrado, Dubai, Malabo, Seúl, Buenos Aires o Montevideo. También gozan de lugar privilegiado otros lugares que podríamos calificar como de relax, como son San José de Costa Rica, Santo Domingo o Cartagena de Indias.

Mucho viaje, mucho dinero y mucho GASTO MILITAR en el Ministerio de Hacienda.

6.13.- MINISTERIO DE SANIDAD, SERVICIOS SOCIALES E IGUALDAD.

Evolución del GASTO MILITAR en Sanidad, Servicios Sociales E Igualdad respecto al total de GASTO MILITAR

 

EVOLUCIÓN GASTO MILITAR EN SANIDAD, SERVICIOS SOCIALES E IGUALDAD
2013 2014 2015
  %   %   %
0’3 0’001 0’3 0’001
(en millones de €)

 

El Ministerio de Sanidad no se ha destacado en el año 2014 en su contribución al GASTO MILITAR, que sigue siendo residual, pero no exenta de importancia, respecto del presupuesto ministerial.

 

Como el año pasado, el Ministerio de Sanidad participa desde el programa 4920 con una exigua cantidad en la realización de un convenio con el Ministerio de Defensa (pág. 391 de la memoria de acompañamiento del presupuesto), gestionado por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) por el que el Ministerio de Sanidad desembolsa una cantidad estimada de 0.3 millones de €. Dicho convenio pretende algo que no sabemos si calificar de raro, insólito o simplemente increíble y desconocido:

 

Con el Ministerio de Defensa en orden a la calidad y seguridad de los productos de uso y consumo en el ámbito de este Ministerio y en relación con la uniformidad femenina.

 

Como decimos, desconocemos el importe económico concreto del convenio de “uniformidad femenina” pero la dotación total del Programa gestionado por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición es de 12,81 millones de €.

 

Llama la atención, por otra parte, que junto a esta contribución genérica de los ministerios de medio ambiente o de las comunidades autónomas a paliar la huella de incendios y otras del Ministerio de Defensa sobre el territorio, o del apoyo del departamento de Consumo del Ministerio de Sanidad para la “uniformidad femenina”, encontremos la drástica reducción de este mismo ministerio a la lucha contra la violencia de género.

 

6.14.- MINISTERIO DE ECONOMÍA Y COMPETITIVIDAD.

Evolución del GASTO MILITAR en Economía y Competitividad respecto al total del GASTO MILITAR

EVOLUCIÓN GASTO MILITAR EN ECONOMÍA Y COMPETITIVIDAD.
2013 2014 2015
  %   %   %
0’9 0’003 4’8 0’02
(en millones de €)

 

También este Ministerio financia una serie de partidas de GASTO MILITAR computable.

 

Por una parte, el Programa 465 A, conforme a la página 255 de la memoria de acompañamiento, sirve entre otros muchos cometidos para el mantenimiento y dirección de la Red de Laboratorios de Alerta Biológica, denominada RE-LAB, creada por Orden Ministerial PRE/305/2009, de 10 de febrero, promovida por la Presidencia del Gobierno y que tiene como objetivo el apoyo operativo al Sistema Nacional de Conducción de Situaciones de Crisis (actual Consejo de Seguridad Nacional, en su condición de Comisión Delegada del Gobierno para la Seguridad Nacional) para la respuesta ante amenazas por agentes biológicos peligrosos.

 

La Red se asienta sobre un conjunto de laboratorios ya existentes, y pretende cubrir todos los aspectos de una eventualidad que implique una perspectiva sobre la salud humana así como la veterinaria, botánica, y alimentaria. Esto es, los efectos de una alerta biológica sobre todas las formas de vida de nuestro entorno.

 

La Red cuenta con un apartado de coordinación militar en la conducción de crisis y con un capítulo de 0,3 millones de euros para la financiación de dicha coordinación. Un ejemplo de esta coordinación militar se encuentra en el pasado traslado de cooperantes españoles por parte de defensa por posible infección de Ébola.

Con cargo al Programa 000X- en el numeral 41202, se contempla una transferencia al Instituto Español de Oceanografía (IEO) de 3,52 millones de € “para el funcionamiento operativo de buques y bases y de la unidad mixta de gestión de la flota oceanográfica e instalaciones antártica”

 

Y otra partida, con cargo al numeral 71201, por importe de otros 0,98 millones de €, para “para inversiones de la unidad mixta de gestión de la flota oceanográfica e instalaciones antárticas”.

 

En ambos casos se trata de la subvención para la financiación de la base militar Gabriel de Castilla que posee España en la Antártida.

 

El programa 431N, conforme a la memoria de acompañamiento en su página 160, contempla lo relativo a la autorización y comercialización del material militar español y de doble uso. Concretamente se le asigna la tramitación, concesión y emisión, en su caso, de: autorizaciones administrativas de exportación e importación de productos industriales y material de defensa y de doble uso, certificados de importación y exportación de productos agrícolas y material de defensa y de doble uso, autorizaciones de regímenes aduaneros económicos de perfeccionamiento activo y perfeccionamiento pasivo, permisos y certificados CITES, certificados de conformidad de calidad comercial y seguridad de productos industriales y fianzas exigidas para la realización de operaciones comerciales.

 

– Aceptación de notificaciones previas de importación y documentos de vigilancia intracomunitaria.

– Inscripciones en el Registro Especial de Operadores de Comercio Exterior de Material de Defensa y Productos y Tecnologías de Doble Uso (R.D. 1782/2004).

Al no aparecer desglosado en el presupuesto de este programa el importe de la participación militar hemos optado por no asignar este año ninguna cantidad económica a este cometido, a la espera de poder desvelarla en el próximo.

La Dirección General de Investigación Científica y Técnica, conforme al programa 463B, destina partidas que tienen componente militar dentro del subprograma de “Ayudas de la DG investigación científica y técnica Programa”. Dicho programa, entre otras actividades, apoya un

Programa Estatal de I+D+i Orientada a los Retos de la Sociedad Entre los objetivos generales de la Estrategia Española de Ciencia Tecnología y de innovación se incluye la orientación de las actividades de I+D+i para dar respuesta a los retos globales de la sociedad española, como son la salud, seguridad y calidad agroalimentarias, la energía, el medio ambiente, el transporte, la economía y sociedad digital o la seguridad y defensa.

Este programa desarrollará en 2015 la Convocatoria Retos Colaboración 2015, para incentivar proyectos de desarrollo experimental realizados en colaboración entre organismos de investigación públicos o privados y empresas, orientados hacia productos, procesos y servicios de interés para el mercado en el ámbito de los siguientes retos o desafíos sociales: salud cambio demográfico y bienestar, seguridad y calidad alimentarias; actividad agraria productiva y sostenible, recursos naturales, investigación marina y marítima, energía, transporte, cambio climático, cambios e innovaciones sociales y economía y sociedad digital, seguridad, protección y defensa

No contamos, a falta de la asignación de partidas que dicho programa realice, con la cantidad exacta que irá destinada a programas de defensa financiados desde este Ministerio, por lo que habremos de esperar a las resoluciones del mismo para imputar las partidas correspondientes de GASTO MILITAR

 

El Ministerio financia otro proyecto más, “proyecto ventana Global” que, conforme a la memoria (pág.. 104) el proyecto Ventana Global, puesto en marcha en abril de 2014, es una plataforma para todos los servicios públicos de internacionalización dirigida a las empresas españolas y será una vía común de acceso a todas las líneas de apoyo público a la internacionalización de la economía española independientemente del organismo que ofrezca el servicio. Forman parte de Ventana Global los servicios que, en el ámbito de la internacionalización, ofrecen el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), la Compañía Española de Seguro de Crédito a la Exportación (CESCE), la Compañía Española de Financiación del Desarrollo (COFIDES), la Empresa Nacional de Innovación (ENISA, adscrita al Ministerio de Industria, Energía y Turismo), España Expansión Exterior y el Instituto de Crédito Oficial (ICO), además de la propia Secretaría de Estado de Comercio e ICEX España Exportación e Inversiones.

El Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI),entidad pública empresarial que depende del Ministerio de Economía y Competitividad a través de la Secretaría General de Ciencia, Tecnología e Innovación, cuya misión es conseguir que el tejido empresarial español genere y transforme el conocimiento científico-técnico en crecimiento sostenible y globalmente competitivo. Se dedica a incentivar la i+d en industrias y sectores avanzados. CDTI posee el 1,85 % de HISPASAT y financia con sus programas parte de los programas de éste. No contamos tampoco con datos desagregados que nos permitan conocer la cuantía de GASTO MILITAR imputable.

 

6.15.- MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTES.

Evolución del GASTO MILITAR en Educación, Cultura y Deportes respecto al total del GASTO MILITAR

 

EVOLUCIÓN GASTO MILITAR EN EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTES
2013 2014 2015
  %   %   %
0’3 0’001 0’3 0’001
(en millones de €)

 

Los presupuestos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para el ejercicio 2015 contienen alguna sorpresa que no ha sido suficientemente destacada. Concretamente, que mantiene alguna partida destinada a financiar actuaciones o patrimonio de Defensa.

 

Aunque no es fácil detectar estos gastos (y de hecho no hemos encontrado la partida específica y la cantidad concreta que destinan a ello), lo cierto es que los presupuestos de 2015 contemplan al menos dos partidas nítidas:

 

Programa 322B Educación Secundaria, Formación Profesional y Escuelas de Idiomas. El programa tiene una partida global de 237,24 millones de €. De ellas una pequeña parte (insistimos: desconocemos el montante porque no lo explican) se destina a actuaciones que tiene que ver con el Ministerio de Defensa y por tanto son GASTO MILITAR Así lo podemos comprobar en la página 234 de la memoria explicativa de los presupuestos de este ministerio, al hablar de la formación profesional (uno de los subprogramas del programa):

 

El presente presupuesto servirá, así mismo, para continuar con el resto de la normativa de ordenación académica de las enseñanzas de formación profesional y efectuar los desarrollos curriculares de los títulos de formación profesional, tomando para ello la referencia del Catálogo Nacional de las Cualificaciones Profesionales. Estos currículos son de aplicación directa en el ámbito de gestión del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla, centros del Ministerio de Defensa y centros en el Exterior), y sirven como referente a las comunidades autónomas que así lo deseen para el desarrollo de currículos propio

El ministerio de Defensa tiene suscritos diversos acuerdos con las Consejerías de Educación de las comunidades Autónomas y con el Ministerio de Educación, para la impartición de estos ciclos de formación profesional. Conforme a estos el Ministerio de

Defensa aporta una parte del coste económico del profesorado adscrito a las Comunidades y/o al Ministerio y éstos, a cambio, ponen personal a disposición de la formación profesional. Así se pude ver en la resolución de 29 de Agosto de 2014 del Ministerio de la Presidencia (BOE 219 de 9 de septiembre de 2014) que contempla la addenda correspondiente al Convenio suscrito entre Defensa, Educación y el Gobierno de Aragón, o la de idéntica fecha y BOE entre los referidos ministerios y la Comunidad de Murcia, idem con la Comunidad de Galicia de la misma fecha, o con la de Madrid, etc..

 

Desconocemos la partida concreta que se puede imputar por estos conceptos al GASTO MILITAR, por lo que hemos optado por no imputar gasto alguno, a pesar de estimar que existe gasto diferido al Ministerio de Educación por estas actuaciones.

 

  • Programa 337B: Conservación y restauración de bienes culturales. Curiosamente, como veremos, el Ministerio de Cultura va a pagar también restauración de bienes de propiedad de los ejércitos y del Ministerio de Defensa.

 

La partida global de conservación y restauración de bienes culturales es de 18,55 millones de €, pero no está desglosado, por lo que es imposible saber qué cantidad del mismo se destinará a Defensa.

En la página 550 de la memoria de acompañamiento de los presupuestos de este ministerio se detalla la existencia de actuaciones para el Ministerio de Defensa en materia de restauración de bienes, ya que, se nos dice, existe un plan nacional de arquitectura defensiva, el cual, como se dice en los presupuestos:

Plan Nacional de Arquitectura Defensiva

El Plan Nacional de Arquitectura Defensiva fue aprobado por el Consejo del Patrimonio Histórico en el año 2006 y, tras ser revisado y actualizado, fue aprobado en su actual versión en el año 2012. En él se considera que el término Arquitectura Defensiva comprende el conjunto de estructuras que se han construido a lo largo de la historia para la defensa y control de un territorio, del cual forman parte indisoluble.

 

Los castillos, murallas, torres, y fortalezas integran uno de los conjuntos más numerosos y variados del Patrimonio Histórico, siendo además muchos de ellos propiedad del Estado. Las actuaciones se coordinan con las comunidades autónomas, diputaciones, ayuntamientos, etc.., así como con el Ministerio de Defensa, respecto de los bienes de su propiedad en los que se interviene para su restauración o conservación preventiva según la memoria (en la página 556), realizará en 2015 quince actuaciones específicas en materia del Ministerio de Defensa, pero no especifica el montante económico, por lo que no sabemos cuánto dinero del presupuesto total se destina a éstos. Aclaremos que ese “plan Nacional de Arquitectura Defensiva” cuenta con un extenso documento. Este documento explica qué entiende por arquitectura defensiva. Forman parte de la arquitectura defensiva, todas aquellas estructuras construidas a lo largo de la historia para la defensa y el control de un determinado territorio, sea terrestre o marítimo, formando parte del mismo de manera indisoluble. En su conjunto destacan singularmente murallas, castillos, torres vigía, fortificaciones de la Edad Moderna y Contemporánea, y arsenales y aclara la titularidad de muchos de ellos en el Ministerio de Defensa.

 

En España, muchos de estos complejos abaluartados son de titularidad del Estado adscritos al Ministerio de Defensa, y presentan una problemática específica, tanto por sus grandes dimensiones cómo por su característica presencia en el territorio.

 

Aunque el Plan detalla diversas actuaciones, lo cierto es que no consigna la cantidad que paga en concreto para las que se corresponden con conservación, reparación o actuaciones en patrimonio militar.

 

El año 2014 la cantidad estimada fue de 0’3 millones de €, cantidad que pensamos muy a la baja pero que optamos por mantener al no haber conseguido desglosar la que efectivamente se va a desembolsar por el Ministerio para estas actuaciones.

 

Amén de estas actuaciones programadas, cabe la posibilidad de que el Ministerio de Educación financie indirectamente otras actividades de la Defensa que no aparecen específicamente reconocidas en el proyecto de presupuestos del Ministerio de Educación.

 

El Ministerio de Defensa cuenta con un amplio catálogo de Centros Culturales y Deportivos218, otro de Centros de Investigación219, y hasta un tercero de Centros de Enseñanza de cuya financiación, excluidos los Centros Universitarios de la Defensa de los que haremos el estudio concreto un poco más adelante.

 

Según la memoria de 2013 de la “estadística de centros, instalaciones y actividades culturales y deportivas del Ministerio de Defensa “, entendemos por

Equipamiento cultural: Instalaciones destinadas a la práctica de actividades culturales en relación con cine, teatro, ópera, conciertos, bibliotecas, archivos, museos, lectura, audición de música, TV, radio, video, informática, cursos de formación complementaria y otros.Equipamiento deportivo: Instalaciones y material destinado a la práctica de actividades deportivas.Instalación deportiva: Instalaciones destinadas al deporte que incluyen uno o varios espacios deportivos donde puede desarrollarse la actividad físico-deportiva. Adicionalmente pueden incluir espacios complementarios y espacios destinados a servicios auxiliares. Espacio deportivo convencional: Aquellos construidos para las prácticas deportivas más comunes y tradicionales, presentan en general dimensiones y cerramientos reglados y adaptados a las características y tipo de cada deporte. Pueden citarse como ejemplos: pistas polideportivas, frontones, espacios de atletismo…

 

Espacio deportivo singular: Aquellos construidos para las prácticas deportivas que presentan unas dimensiones y características adaptadas a cada tipo. Son espacios específicos y generalmente tienen unos requerimientos espaciales que hacen que su distribución sea desigual sobre el territorio, tales como por ejemplo: campos de golf, campos de tiro…Área de actividad deportiva: Espacios deportivos que se distinguen por la indefinición de sus límites y por el medio en el que la práctica físico-deportiva tiene lugar (terrestre, acuática o aérea).

Por poner un ejemplo ilustrativo del amplio catálogo de centros adscritos al ocio recreativo de los militares, encontramos, adscritos al ejército de tierra:

 

  1. a) Centros deportivos de oficiales:
  • ES FORTI: C/ Miguel de los Santos Oliver nº8 07011 Palma de Mallorca
  • HIPICA ALCALA: Rotonda de la Bripac nº 28805 Alcalá de Henares
  • LA DEHESA: Carretera de Extremadura km 8,800 28004 Madrid
  • REY JUAN CARLOS I: C/ Archer y Ana Hungttintong nº 1 46004 Valencia
  • REY JUAN CARLOS I Nacional III km. 345,800 Quart de Poblet (Valencia). Oficinas en C/ Archer y Ana Hungttintong nº 1
  • CENTRO CULTURAL DEL EJÉRCITO: C/ Camoens nº 8 51001 Ceuta
  • LOS JARDINES DE LA HIPICA: Avda. de España s/n 51002 Ceuta

 

  1. B) Centros deportivos de Oficiales y Suboficiales
  • CAMPOLONGO: Rua Espincelo nº 3 36003 Pontevedra
  • EL SOTO: Avda. Almazora s/n 50003 Zaragoza
  • LA CIUDADELA: C/ Jardines de la Taconera s/n 31001 Pamplona
  • LA DEPORTIVA: Avda. Constitución Española s/n 09007 Burgos
  • HIPICA LOGROÑO: Avda. de la Playa nº 4 26006 Logroño
  • HIPICA GENERAL BAÑULS: C/ Héroes de Alcántara nº 2 52006 Melilla
  • HISPALIS: C/ Soldado Julián Carrión Bayón s/n 41013 Sevilla
  • LOS MONDRAGONES: Avda. Fuerzas Armadas nº 6 18014 Granada
  • PASO ALTO: Avda. de Anaga nº 4 38001 Santa Cruz de Tenerife
  • SAN FELIPE: Carretera de San Felipe s/n 07720 Mahón
  • SAN ISIDRO: C/ Paramo de S. Isidro nº 1-a 47012 Valladolid
  • SANCHA BRAVA: Cta. Valverde de Leganés km 4,200 06010 Badajoz
  • SANTA BARBARA: Avda. Asturias s/n 24008 León

 

  1. C) Centros deportivos de Suboficiales
  • INFANTA ELENA: Carretera de San Amaro nº 35 51001 Ceuta
  • MIGUEL DE CERVANTES: Rotonda de la Bripac s/n 28805 Alcalá de Henares
  • REINA SOFIA: C/ San Antonio s/n 46110 Godella
  • SAN JORGE: Cta. De Estremadura km. 10,600 28024 Madrid
  • TORRE D´EN PAU: C/ del Fuerte s/n 07007 Palma de Mallorca

 

  1. D) Centros deportivos de Tropa
  • CABO FERNANDEZ CENDEJAS: Avda. de Barcelona nº 14 51002 Ceuta
  • CABO NOVAL: Paseo Mir Berlanga nº 31 52006 Melilla

 

Podríamos ampliar más aun la lista, pero para muestra vale un botón. Nada se dice ni en los Presupuestos del Ministerio de Defensa, ni en los del de Educación, ni en ningún otro, a pesar de lo cual no hace falta ser un genio para pensar que de algún lado recibirán sus dotaciones para funcionar.

 

La evidencia de una financiación presupuestaria de estos centros por parte del Ministerio de Educación viene dada por algunas noticias ajenas a los presupuestos:

La Estadística de Centros de Investigación del Ministerio de Defensa 2012, publicada en 2013220, nos dice, al referirse a los gastos de estos centros (Pág. VI)

 

En financiación pública deberá distinguirse el origen de los fondos según la clase de administración financiadora, incluyendo en ella las dotaciones presupuestarias del organismo, subvenciones, préstamos, contratos…, según la clase de administración de la que dependen.En el sector de enseñanza superior los préstamos reembolsables para realizar I+D obtenidos tanto de la Administración como de otras fuentes, se incluirán como fondos propios.

 

Las cuotas, derechos, donaciones y otras partidas de carácter institucional con las que se financian las instituciones (que no son encargos específicos de I+D) deberán incluirse como fondos propios.

También, respecto a lo que llama “gastos externos”

 

Gastos externos: Se consideran como gastos externos los gastos en actividades de I+D realizados fuera del Centro Investigador. Se incluyen las becas o ayudas análogas que hayan de disfrutarse en centros ajenos.

En resumen, el departamento de Wert también financia, en cantidad muy inferior a otros ministerios, GASTO MILITAR, y sería muy bueno para la transparencia poder concretar más en qué medida y por qué.

6.16.- CENTROS UNIVERSITARIOS DE LA DEFENSA.

Otro de los capítulos del GASTO MILITAR que no se reconoce por el Ministerio de Defensa y cuyo cómputo se realiza fuera de sus presupuestos lo compone el gasto destinado a los Centros Universitarios de la Defensa. Aparecen los balances con los ingresos y gastos de esta institución. Se debe señalar que el Estado, al margen de las transferencias oportunas, paga también el déficit de cada C.U. de la Defensa. Estos centros tienen como misión formar a los oficiales de los ejércitos en las diversas competencias propias de lo militar.

 

En relación a los P.G.E., los gastos de estos centros se encuentran en la cuenta denominada “Entidades del sector público administrativo y fondos sin personalidad jurídica. Presupuestos de explotación y capital”, en sus páginas 67 y siguientes por lo que se refiere al C.U de San Javier, 79 y ss. respecto del de Zaragoza, 91 y ss. en lo referente al de Marín, 103 y ss. en los de Madrid y 139 y ss. respecto de los de la Guardia Civil. Como vemos en la tabla siguiente, la variación de los presupuestos de estos centros respecto del año anterior es pequeña, concretamente 1,39 millones de €, un 10,69% más que el año 2014.

 

CENTRO UNIVERSITARIO 2014 2015 Variación %
CUD Academia General del Aire de San Javier 2’26 3’03 + 0’77 + 34’07
CUD Academia General de Oficiales de Zaragoza 6’48 6’49 + 0’01 + 0’15
CUD Escuela Naval de Marín 2’41 2’89 + 0’48 +19’91
CUD Grupo de Escuelas de Defensa en Madrid 0’59 0’64 + 0’05 + 8’47
CUD Guardia Civil 1’3 1’38 + 0’08 + 6’15
TOTAL 13’04 14’43 + 1’39 + 10’69
(En millones de €)

 

Pero son en total 14,43 millones de euros más a sumar al gasto militar oculto, Y así, poquito a poquito…

6.17.- DEUDA MILITAR.

Evolución del GASTO MILITAR en Deuda Pública con respecto al total del GASTO MILITAR

 

 EVOLUCIÓN DEL GASTO MILITAR EN DEUDA PÚBLICA
2013 2014 2015
  %   %   %
11.926’76 41’39 9.275,80 36’75 8.722’19 37’31
(en millones de €)

 

Como hemos explicado, la financiación de un gasto militar tan elevado, en un contexto de P.G.E. con déficit (menores ingresos estimados que gastos) implica la necesidad de acudir a la deuda para financiar el gasto excesivo.

 

Esta deuda la hemos denominado “deuda ordinaria”, considerando que es la deuda que el estado requerirá comprometer anualmente para financiar el peso de su enorme gasto militar ordinario.

 

Pero junto a esta deuda, existe otra. Porque anualmente el Estado emite deuda con carácter extraordinario y extrapresupuestario, es decir, ajeno y fuera de los presupuestos, fundamentalmente para amortizaciones de pagos comprometidos para los programas de armamentos. Como sabemos España acumuló una deuda de un importe bastante impreciso, pero superior a 30.000 millones de €, que viene amortizando con esta fórmula irregular de créditos extrapresupuestarios que, aparentemente, no contabilizan como GASTO MILITAR porque se ocultan fuera del presupuesto. A ello se unen otras partidas que el Estado, también con cierta furtividad, viene acordando mediante partidas de financiación plurianuales para diversos capítulos del GASTO MILITAR, como los compromisos de nuevas adquisiciones de armamentos que Rajoy ha promovido en el segundo ciclo de rearme español (nuevas fragatas militares, drones, blindados 8×8, etc..) que acumularán otros 10.000 millones de deuda militar más a los 30.000 ya vigentes. También la parte proporcional de estos gastos generados con cargo a deuda las computamos en este capítulo.

 

Igualmente hemos calculado el sobrecoste militar que supone la práctica descarada que año tras año venimos sufriendo de que el GASTO MILITAR contemplado en el presupuesto aprobado por el Ministerio de Defensa, se incrementa una media de + 18’567 % (si tenemos en cuenta una serie de los últimos 12 años), cifra que si mirásemos el último ejercicio (2014) sería mucho mayor.

 

A ello sumamos los intereses que generará durante 2015 la deuda imputable a defensa, calculada sobre las estimaciones de coste financiero de dicha deuda realizadas para dicho año por el mercado.

Un resumen de las fórmulas de cálculo de estos capítulos se puede encontrar en nuestro trabajo “La deuda militar, deuda ilegítima, deuda odiosa”.

 

Deuda ordinaria. A los efectos comparativos de la deuda militar con la del año 2014, debemos hacer una aclaración y rectificación. Para dicho año se calculó la deuda ordinaria sobre un volumen de deuda comprometida que consideraba también la deuda acumulada y no sólo la que el Estado tendría que adquirir ex novo en el año. Por eso la cifra final excedió a la real.

 

Este año rectificamos los cálculos de 2014, teniendo en cuenta que la deuda pública presupuestada para 2014 fue de 168.333 millones de € y no de 243.888, lo que implica que los intereses ordinarios de la deuda fueron de 6.716,48 millones de € en vez de los 9.713,13 consignados en nuestro informe.

 

Dicha rectificación también rectifica el capítulo de intereses de la deuda, que serán de 356,76 millones de €, situando la deuda militar final en 9.275,80 millones de € y no en 12.694,82, y el GASTO MILITAR calculado en 25.240,14 millones de €, 1.866,21 millones más que este año.

 

Hay que tener en cuenta dos factores más: el primero que el precio de intereses de deuda pública en 2015 se rebaja en un 2% respecto del de 2014. El segundo, que el volumen de deuda pública a asumir que se prevé es menor en 44.836 millones de € según la evolución macroeconómica prevista por el gobierno. El tercero que el año pasado a última hora el Gobierno proveyó de un crédito suplementario extra a Navantia por importe de 774,93 millones de € que este año no existirá.

 

Durante 2015 el Estado prevé una deuda nueva de 123.497 millones de € a estos les aplicamos el porcentaje del GASTO MILITAR sobre el gasto consolidado antes de deuda, 315.506,43 millones de €, lo que arroja un porcentaje del 4,6%. Dicho porcentaje, sobre la deuda, supone un gasto por deuda militar ordinaria de 5.730,27 millones de €.

 

DEUDA MILITAR EXTRAORDINARIA

Consignamos tres capítulos:

 

1) El sobrecoste que el Ministerio de defensa realiza anualmente, medido por la media publicada por la IGAE desde 2002 hasta 2012, último informe realizado, lo que nos arroja un importe de 1.070,90 millones de €.

 

2) Los importes de pagos a Programas Especiales de Armamentos (PEAS) y de Operaciones militares en el exterior que el Ministerio ha reconocido que se aplicarán fuera del presupuesto previsto y acudiendo a créditos extrapresupuestarios con cargo a deuda pública, por importe de 950 y 800 millones de euros respectivamente.

 

El total, por tanto, en este subcapítulo sería de 1.750 millones de € de deuda militar extraordinaria.

 

INTERESES DE LA DEUDA MILITAR.

Los intereses imputables a la deuda que adquirirá el Estado para pago de su deuda pública, al tipo medio previsto para 2015 por los analistas internacionales del 2%, arroja una cantidad de 171,02 millones de €.

 

TOTAL – La suma de los tres subcapítulos nos hace estimar para 2015 una deuda militar de 8.722’19 millones de €

7.- ENMIENDAS PARLAMENTARIAS SOBRE EL GASTO MILITAR.

Una vez más hemos querido mirar el comportamiento de los partidos políticos parlamentarios ante el GASTO MILITAR contenido en los P.G.E. presentados por el Partido Popular, aspecto que nos parece esclarecedor del papel de los partidos en el mantenimiento o crítica de esta manera de abordar el considerable, escondido, generador de dependencia y deuda para la población, insolidario e injusto GASTO MILITAR español.

 

En realidad el tema del GASTO MILITAR no es una prioridad política para ningún partido del arco parlamentario, como se demuestra por la falta de tono de los debates parlamentarios al respecto y por el anodino y poco sustancioso trabajo de la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, donde salvo honrosas excepciones, como puede ser la de la diputada Irene Lozano de UPyD, que ha planteado sólidas quejas por la opacidad e incluso ilegalidad de algunas partidas del GASTO MILITAR, la irregularidad de los créditos extrapresupuestarios o las quejas por la enorme deuda militar impagable, que con ellas se ha salido de la tónica de irrelevancia de lo militar en la propia legislatura y, si se nos apura, de las legislaturas anteriores. Por otra parte el anterior responsable de la coalición Izquierda Plural en la Comisión de Defensa desveló, puntualmente, críticas sólidas al GASTO MILITAR y a la orientación de la política de defensa, pero sobre todo al apartado de derechos laborales y reivindicaciones de las asociaciones de militares, hacia las que ha sido muy receptivo. Pero lo hizo sin excesiva continuidad. El actual portavoz de esta coalición ha elevado un poco más el tono, si bien a remolque de la crítica de UPyD, pero, igualmente, falta continuidad para observar en esta elevación una nota que pueda definir una política diferenciada de Izquierda Plural en materia de Defensa.

 

A su vez sigue destacando el papel bifronte de PP y PSOE, que aplican una política militar continuista (intercambiando los papeles y realizando críticas oportunistas que se desvanecen cuando les toca el turno de gobierno) y han generado, en su pacto bajo la mesa, los graves problemas de deuda, desmesura, ineficacia, intervencionismo, alineamiento proOTAN, e injusticia que caracteriza la política de defensa.

 

7.1. Tendencias generales

Si repasamos las enmiendas presentadas a los presupuestos para 2015 podemos tener una primera aproximación de la primera característica del abordaje del Parlamento al GASTO MILITAR: el escaso peso que tiene esto en el interés de los partidos:

 

– De un total de 4.166 enmiendas al articulado presentadas por los partidos políticos a los P.G.E., sólo 84 tienen que ver con la política de defensa y el gasto militar, lo que equivale a una relevancia del 2,2% de las preocupaciones políticas de los partidos.

– Si tenemos en cuenta que el número total de enmiendas presentadas a los Presupuestos (muy similares) del año pasado fue de 2.250 y que al GASTO MILITAR le presentaron 74, dos menos que el año actual, resulta evidente que el consenso con el GASTO MILITAR es apabullante y continuado.

– Si además consideramos que del total de enmiendas más de la mitad las ha planteado UPyD, concretamente el 56,5%, el desinterés generalizado por esta materia resulta más que elocuente.

 

Podemos ver la tabla siguiente que refleja el comportamiento general de los partidos en sus enmiendas.

 

PARTIDO A LA TOTALIDAD RELACIONADAS CON DEFENSA ENMIENDAS PARCIALES
    Número de enmiendas % sobre sus enmiendas parciales
PP 1 1,02
PSOE 1 6 0,46
FORO 1 2,27
PNV 0
CC 0
CIU 0
UPyD 1 43 21,12
IZQ. PLURAL 1 18 2,04
ERC 1 9 2,40
AMAIUR 1 3 75
GAROA BAI 1 2 5,8
BNG 2 2,12
COMPROMIS 1 1 0,47

 

Se observa que la idea de que los presupuestos presentados por los gobiernos son falsos, opacos y no reflejan la realidad de la política de defensa ni del gasto militar, va haciendo mella a pesar del cerrojo de información y debate existente. La práctica totalidad de las enmiendas que piden la devolución del capítulo de defensa, lo que incluye a PSOE, UPyD, Izquierda Plural, ERC, así lo reflejan.

 

Para los partidos nacionalistas de derechas (PNV, CC, CiU) el tema de defensa no cuenta en absoluto. Por el contrario, para los partidos nacionalistas de izquierda es un tema de una cierta significación y relevancia.

 

El panorama general de las enmiendas presentadas no permite esbozar una crítica con un hilo conductor único, pero se van abriendo paso lentamente las enmiendas que proponen políticas de transarme desde lo militar a destinos civiles, principalmente relacionados con la I+D+i militar y la reconversión de terrenos militares a usos civiles, y las que tienen que ver con reasignación de gastos militares no operativos hacia fines operativos. Del mismo modo, una línea diferente de la anterior pide aumento de la inversión militar en armamento. La siguiente tabla puede ser significativa de este panorama general:

Partido A la Totalidad Parciales
  Política Económica Política Quitar gasto Aumentar gasto Reasignar gasto Transarme
PP Reforzar INVIED
PSOE Aumentar gasto militar Control parlamentario. Falsos y opacos X X
FORO X
CIU
PNV
CC
G. BAI Ocultan GASTO MILITAR X
AMAIUR Imponen gastos a Euskadi en instituciones lesivas X
COMPROMIS Reales decretos estivales X
UPyD Falsos opacos, no reflejan el gasto. Control parlamentario X
IP Falsos Falsos, excesivos, injustos. Control parlamentario X X X
BNG Obsesión armamentista Agravio i+d civil. Aumento i+d militar X
ERC Falsos X

 

Si atendemos a la cuantificación económica que estas enmiendas pretenden involucrar ya sea desplazando, quitando, aumentando o transarmando, en millones de €:

 

PARTIDO CAMBIO INCREMENTO REDUCCION
  REASIGNACION EN DEFENSA TRANSFERENCIAS A OTROS TRANSFERENCIAS A DEFENSA    
Geroa Bai 654
Compromis 0,3
Amaiur 1257,36
UPyD 82,5 224
Foro Asturias 15
PSOE 20,4
PNV
C. C.
PP
CiU
BNG 601,5
Izquierda Plural- IU 4,01 12,02 55
ERC 3,88 198,5
Subtotal 86,38 1.458,40 27,02 75.40 1257,36
TOTAL         2.904,56
(1) recoge la parte alícuota de todo el gasto estatal de interior, casa del rey, defensa, exteriores, tribunal de cuentas, tribunal constitucional, consejo general del poder judicial, consejo de estado que considera le asignan a País Vasco y Navarra.

 

Es llamativo que, aun cuando ninguno de los partidos definen una política diferente de Defensa, han propuesto un desplazamiento de nada menos que 2.904,56 millones de

€, lo que permite desacreditar el mantra de Defensa de que nada puede cambiar en torno a estas políticas.

 

7.2. Enmiendas a la totalidad

 

Yendo a las principales argumentaciones de los grupos que han solicitado la íntegra devolución de los P.G.E., encontramos que algunos de ellos han explicado, entre sus razones de rechazo general, la influencia del GASTO MILITAR Es un argumento que no ha sido excesivamente enfatizado ni, mucho menos, forma parte del núcleo principal de crítica la presupuesto rajoiniano, pero, sin embargo, está presente en cierta medida. Uxúe Barco, de Geroa Bai, denuncia (pág.. 2)

 

Mención especial merece el Ministerio de Defensa que ya en los tres últimos ejercicios presupuestarios la diferencia entre el presupuesto presentado en el Congreso y el resultado final ha sido del 50 %. Todo hace indicar que la previsión para este año es la misma: el presupuesto inicial de este Departamento de 5.765 millones de €, se verá incrementado considerablemente y casi de tapadillo a través de la aprobación de un real decreto en pleno mes de agosto al objeto de financiar la compra de armamento e intentando evitar así un titular incómodo

Por su parte, el diputado Baldoví, de Compromis, señala

 

Contrasta vivamente con el aumento del 0,4 % del ministerio de Defensa, que es el tercer presupuesto entre todos los ministerios, con una asignación de 5.765 millones. Y que, tradicionalmente, vuelve a incrementarse en verano con nuevas asignaciones con reales decretos estivales

 

Y los diputados de AMAIUR, (págs. 17 y 18) añaden con dichos fondos se financian competencias no asumidas como son los gastos de la Monarquía, las fuerzas de seguridad del Estado, el ejército, las grandes infraestructuras inútiles y, cómo no, al pago de la deuda y más adelante es más a través de estos presupuestos tenemos que contribuir con más de dos mil cien millones anuales destinados en su mayor parte a gasto improductivo y socialmente inútil, como puede ser el sustento de la Monarquía o de un Ministerio de Defensa y un ejército que, por mor de una cláusula constitucional introducida de forma ilegítima y copia de la legislación franquista, se arroga el papel de «garante de la unidad de España.

 

También la diputada Jordá y Roura, de ERC (pág. 25)

 

Los presupuestos de la crisis» contrastan con el mantenimiento, de facto, del gasto militar. En este sentido, hemos de denunciar la falsedad del presupuesto del Ministerio de Defensa, no solo porque no incorpora todo el gasto militar repartido entre casi todos los Ministerios, sino porque a lo largo del año se prevé su incremento mediante el Fondo de Contingencia o incluso, mediante créditos que aumentan la deuda, como ha sucedido en los últimos años en que el presupuesto del Ministerio de Defensa se ha incrementado, de manera estructural y extrapresupuestaria, alrededor de en un 25 %.

Se explayan un poco más M.ª Olaia Fernández Davila y Rosana Pérez Fernández, del BNG (pág. 28) al señalar que reinciden en la obsesión armamentística del Gobierno A pesar de que en los presupuestos desciende el presupuesto destinado al Ministerio de Defensa, se vuelve a privilegiar la I+D militar, en donde programas como el «apoyo a la innovación tecnológica en defensa» ve incrementada su dotación en 220,3 millones de €, un incremento de un 64,1 % con respecto al año anterior. Sin embargo, lo que supone un escándalo de aún mayores dimensiones es el gran engaño contable al que asistimos en los últimos años, debido a la obsesión belicista y armamentística del Gobierno. El Ministerio ve incrementada considerablemente su dotación año tras año, sin que esto aparezca contemplado en los respectivos presupuestos.

 

En el verano del año 2012 se aprobó un crédito extraordinario de 1.782 millones de euros para pagar programas de armamento. Al año siguiente, volvió a suceder lo mismo por fechas estivales, esta vez con una cuantía de 877 millones. En el presente año se vuelve a repetir la operación, de nuevo se dota un crédito extraordinario para el mismo fin, esta vez de 883 millones de €. Por lo tanto, Defensa ha recibido en estos tres años 3.542 millones fuera de presupuesto. Los créditos fueron destinados a «atender al pago de obligaciones correspondientes a programas especiales de armamento», lo cual es doblemente pernicioso. Por un lado, porque destinar esas estratosféricas cantidades a armamento en un contexto de fuerte crisis económica y social, con un fuerte incremento de la pobreza, desempleo masivo y miles de personas con graves carencias materiales supone una acción propia de un gobierno belicista que gobierna de espaldas a las necesidades de las mayorías sociales. Por otro lado, puesto que los créditos han sido destinados al pago de obligaciones ya conocidas en el momento de la presentación de los presupuestos, resulta evidente que el único propósito de dotar estas cantidades mediante créditos extraordinarios fuera del presupuesto es el de engañar a la ciudadanía. Ante estos créditos extraordinarios resulta evidente que los recortes sociales son exclusivamente fruto de una opción ideológica y no de una supuesta escasez de recursos. A estas alturas, solo nos queda preguntarnos a cuánto ascenderá el crédito extraordinario para pagar armamento en el próximo verano de 2015

 

A pesar de que en los presupuestos desciende el presupuesto destinado al Ministerio de Defensa, se vuelve a privilegiar la I+D militar, en donde programas como el «apoyo a la innovación tecnológica en defensa» ve incrementada su dotación en 220,3 millones de €, un incremento de un 64,1 % con respecto al año anterior. Sin embargo, lo que supone un escándalo de aún mayores dimensiones es el gran engaño contable al que asistimos en los últimos años, debido a la obsesión belicista y armamentística del Gobierno. El Ministerio ve incrementada considerablemente su dotación año tras año, sin que esto aparezca contemplado en los respectivos presupuestos.

 

Por último encontramos la queja de Izquierda Plural, mucho menos contundente que la del año pasado y centrada en un aspecto muy tangencial (pág.. 41) el gasto público en investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) debería ser una prioridad para una salida firme de la crisis. Pero estos presupuestos, tal y como ha denunciado el colectivo Carta por la Ciencia, reflejan el nulo interés que este Gobierno tiene por la I+D+i. Las subvenciones para esta política se reducen ligeramente con respecto al año 2014 y lo que aumenta es la partida destinada a préstamos y en particular los destinados a gasto militar.

 

Llama la atención el silencio de UPyD respecto de un GASTO MILITAR que en los últimos tiempos había venido denunciando por su falta de transparencia. A este silencio se incorpora el de PNV; Coalición Canaria, Foro y Convergencia y Unió, los grandes ausentes en materia de defensa ¿Quizá defienden lo mismo que el PP y el PSOE?

 

También el PSOE, el otro pilar de la política monolítica de defensa, y desmintiendo las vaporosas declaraciones de su nuevo líder, se complace en la política militar y no critica en estas enmiendas el GASTO MILITAR

Sorprende, con tanto silencio y tan poca crítica, que sin embargo se vaya haciendo real una de las críticas al GASTO MILITAR: no es creíble, no es transparente, se oculta en casi todos los ministerios y se aumenta a lo largo del año con argucias y artimañas como hacer uso del fondo de contingencia para “sobredotarlo” y aprobar créditos extraordinarios veraniegos para comprar armas.

 

Es llamativa la “rebaja” de crítica de la Izquierda Plural respecto del GASTO MILITAR Habrá que esperar al estudio de las enmiendas al articulado para ver si se confirma o se desmiente la sospecha, aunque de momento no parece pintar muy bien el panorama. Tal vez la apuesta de los líderes más mediáticos de su “competidor” Podemos, que aplauden con las orejas al militarismo, hayan servido para rebajar el tono crítico al GASTO MILITAR que poco a poco iban alcanzando.

Con una deuda militar que ya acumulaba más de 30.000 millones de € y que ahora sumará otros 10.000 más y unos presupuestos distribuidos en casi todos los ministerios, el posicionamiento tenue de los partidos, ante una sociedad informada debería pasarles factura política. Pero ya se guardan de apostar por una sociedad informada.

 

7.3 Enmiendas parciales.

Tras la lectura de las enmiendas al articulado en los P.G.E., podemos ver reflejado todo lo dicho hasta hora. Un consenso general en que los presupuestos son increíbles por falsos y opacos. Una censura a la falta de transparencia y de análisis de la política de defensa. Un rechazo a las maneras de disfrazar la deuda y el GASTO MILITAR con créditos extrapresupuestarios y con la caja del fondo de contingencia y una censura, principalmente por parte de los partidos minoritarios, de las inversiones en i+d militar en detrimento de las necesidades sociales y científicas.

 

La casta y los otros:

Podemos diferenciar dos grandes bloques de partidos en materia de defensa. El primero integrado por PP y PSOE principalmente y, por omisión, por los partidos nacionalistas vasco, catalán y canario, que frecuentemente se alinean en las políticas de defensa pero la OTAN y que no ofrecen ni plantean verdaderas críticas a la política monolítica de defensa. El segundo, los demás, a los que denominaremos aquí “los otros”.

 

La “casta” cuenta con varios signos comunes, tanto en su tratamiento del tema militar en los presupuestos como en su papel jugado a lo largo de la legislatura:

 

  • Asumir la OTAN como el espacio común de defensa y seguridad y adherirse como apéndice a la política militar marcada por EE.UU. principalmente (lo que incluye el uso de bases militares en territorio español).
  • Realizar una política de «normalización» de lo militar, consistente en dejarles un espacio autónomo y opaco de decisión donde lo civil y la crítica no entra, a cambio de que éstos no interfieran frecuentemente la vida política (al menos de forma visible).
  • Impedir el asociacionismo y mirar con recelo los derechos de los militares como trabajadores y ciudadanos.
  • Fomentar una política de «modernización » de las fuerzas armadas, caracterizada por un alto gasto militar (en detrimento del gasto social), una progresiva «profesionalización» de los ejércitos, una proyección internacional de éstos como principal instrumento de política exterior y un aumento desmesurado del gasto en programas de armas innecesarias.
  • Evitar la transparencia de las políticas de defensa y sustraerla a la soberanía popular.
  • Promover la injerencia militar en conflictos exteriores con la excusa de ayuda humanitaria o tropas de paz.
  • Generar una deuda militar impagable con las industrias militares.
  • Promover el girapuertismo en materia de defensa y estimular el papel de España como actor privilegiado en la venta de armas mundial.
  • Mantener un ejército sobredimensionado e hipertrofiado, con 1 mando por cada 1’8 soldados y una densidad militar (militar por cada mil habitantes) de las más altas de Europa, eso sí, disfrazando parte de los militares en cuerpos de reservistas o Guardia Civil.

 

En cuanto a los otros, su singularidad es la heterogeneidad. Un caso especial lo constituye UPyD, que no es en esta materia directamente asimilable a los partidos de la casta, al menos porque mantiene una serie de diferencias destacables:

  • En cuanto a la crítica de un GASTO MILITAR no evaluado y que no queda claro si es adecuado a las necesidades militares existentes.
  • En cuanto que critica el girapuertismo
  • Por su crítica a la distribución de efectivos y mandos existentes y la casta militar existente
  • Por su crítica a la falta de transparencia y a las argucias para ocultar el gasto militar
  • Por su crítica a la falta de debate público sobre el ejército y sus necesidades
  • Por su crítica a la falta de libertades civiles y asociativas en el ejército

 

UPyD, sin embargo, participa de la adhesión a la OTAN, acepta que España cuente con un importante nivel de participación en misiones militares exteriores, apoya la reasignación de presupuestos militares que actualmente se destinan a la burocratización que padece, hacia la mejora de las condiciones materiales, infraestructuras y gastos operativos y no está en contra del papel asignado a los ejércitos en defensa del orden constricional.

Aparte de todo esto, los “otros” no han participado en la definición de la política de defensa actual, por lo que lo consideramos un caso atípico y lo estudiaremos en un segundo artículo de aquellos que no forman parte de la casta en materia de defensa.

 

Las enmiendas de la “casta”

 

Yendo a las enmiendas, tenemos que:

 

  • El PSOE formula 6 enmiendas relativas a la defensa de un total de 1299; un 0,46 de su total de enmiendas
  • EL PP 1 de 98 enmiendas a sus propios presupuestos: un 1,02 % de su total de enmiendas.
  • Foro 1 de 44 enmiendas presentadas
  • PNV 0 de 18 enmiendas
  • Coalición Canaria 0 de 74 enmiendas
  • CIU 0 de 643 enmiendas.

 

En total los partidos de la casta efectúan 8 propuestas de enmienda de un total de 2176 enmiendas que presentan; lo que representa el 0,32% de sus enmiendas; o dicho de otro modo, un 99,68% de consenso plano.

 

Veamos el tenor de dichas enmiendas:

EL PSOE – El grupo más discrepante del sector «casta» a los presupuestos militares del gobierno es el PSOE, con seis enmiendas.

  1. Una enmienda a la totalidad de la sección 14 (Ministerio de Defensa) por no considerar creíbles los presupuestos presentados.

 

Las críticas del PSOE en esta enmienda son

 

  • No se sabe qué política se quiere desarrollar

 

Un año más, el Gobierno aprueba para la Defensa un presupuesto que no permite vislumbrar qué modelo de Fuerzas Armadas y qué política de Defensa quiere para España, ya que carece de objetivos estratégicos y no aborda ninguna de las grandes necesidades de esta política

Los presupuestos no recogen todo el gasto militar

Otra vez el Presupuesto del Ministerio de Defensa para 2015 es un presupuesto virtual ya que sigue sin recoger una previsión de gasto realista, especialmente, para los programas especiales de armamento y para operaciones de nuestras Fuerzas Armadas en el exterior.

 

  • No se facilita la transparencia y el conocimiento de la defensa

 

La opacidad de sus cuentas impide basar el debate político sobre cifras reales, lo que hace más difícil enfrentar el problema de manera seria, rigurosa y desde luego transparente, como tienen derecho los parlamentarios y la ciudadanía a la que representa, que debe conocer los riesgos y amenazas que existen para nuestra seguridad y cómo van a gastarse los recursos de todos para afrontar las mismas con garantías

No se critica el importante gasto militar, ni las inversiones en armamentos y el inicio de un segundo ciclo de rearme, ni las operaciones internacionales en las que se participa, ni la hipertrofia del ejército y su desmesurada proporción, ni la corrupción existente, ni la deuda militar generada ni nada de nada. Sólo que el gasto no es transparente y claro.

 

2.- Dos enmiendas que piden aumentar el gasto militar pero sin especificar cuantías.

– La primera de ellas para mantenimiento de los centros formativos del Talarn y CEFOT n.°1, de Lérida

– La segunda para iniciar unos estudios para reubicar el cuartel de Loyola.

 

3.- Dos de aumento del gasto militar, con un coste final de 20,4 millones de €

– La primera para que se aumente la partida de los BAM

– La segunda para dotar presupuestariamente al Observatorio de la Vida Militar con cargo al presupuesto de las Cortes Generales (es decir, encubriendo gasto militar en el presupuesto de las cortes). Con un coste de 5,4 millones de €

 

4.- Una de control político para que el Gobierno informe al Congreso de:

  1. Estructura organizativa de los ejércitos, “Documento 2025” actualizado, y planificación de efectivos.
  2. Ciclo inversor que pretende iniciar, y contenido detallado de la financiación delos programas de armamento, a la vista de la necesidades militares prioritarias.
  3. Planes sobre el desarrollo de la industria de la Defensa (capacidades esenciales, plan de I+D, competitividad, financiación).»

El PSOE pide, como se ve, más continuismo.

 

EL PP

El PP hace una enmienda que no sabemos si calificar de ridícula o rajoiniana (tampoco sabríamos explicar cabalmente la diferencia). Pide que las facultades que en materia de Contratación y Gastos corresponden al Director Gerente del SMC, de acuerdo con lo establecido en el R.D. 1143/2012, de 27 de julio de 2012, por el que se aprueba el Estatuto del organismo autónomo SMC, continuarán vigentes para los expedientes derivados de la ejecución de las obras encomendadas; así como las delegaciones de facultades realizadas por el Director Gerente del SMC que se entenderán efectuadas por el Director…

 

FORO

Una única enmienda, de aumento del GASTO MILITAR, para que los 8×8 que el ejército tiene previsto comenzar incrementen su producción y que su fabricación se haga en la fábrica de armas de Trubia.

 

PNV, CC, CiU no registran ninguna enmienda relacionada con el GASTO MILITAR

 

Los otros grupos políticos. Aclaramos que el término «otros» que utilizamos no hace necesariamente relación a una política diferente en materia de defensa. De hecho no hace relación a esto en absoluto. A veces ni siquiera es posible reconocer qué política hacen en concreto los «otros partidos» (lo que equivale casi a dar por buena la que hacen los partidos de la casta), o, incluso, la política que proponen difiere de aquéllos en algunas cuestiones particulares, a veces bastante accesorias y otras más sustanciales. Tampoco cabe entender que estos «otros» tienen una línea común entre sí. Más bien su característica es que no tienen línea común y, en algunos casos, que ni siquiera tienen línea, sino curvilínea o nada de nada. Veamos el resultado de la indagación:

 

La suma total de enmiendas promovidas por los partidos «otros» es de 76, bastantes más que las del conjunto de partidos de la casta y bastantes pocas en relación al número total de enmiendas presentadas tanto por estos en su conjunto, como por el conjunto de enmiendas presentadas por todos los partidos al Parlamento.

 

Ahora bien, del conjunto total de enmiendas propuestas (Geroa Bai, Compromis, Amaiur, UPyD, Izquierda Plural, BNG y ERC) al tema del GASTO MILITAR, han dedicado, en conjunto, el 3,8% de su esfuerzo enmendante que, como veremos, ha tenido una preocupación muy desigual y, en conjunto, deprimente.

 

Más de la mitad de las enmiendas presentadas por los «otros» grupos se corresponden con enmiendas de UPyD, partido que al menos (y en comparación con el resto) se toma con cierta constancia el trabajo en materia de defensa. Ahora bien, ¿qué es lo que se enmienda? Iremos por orden de mayor a menor:

 

UPyD

UPyD realiza tres enmiendas de carácter más «político» y que muestran las líneas generales de su desacuerdo con los presupuestos y 40 enmiendas que suponen peticiones de reasignación del GASTO MILITAR desde el lugar que ocupan actualmente, principalmente gastos relativos a servicios generales de la defensa y que pagan dietas, indemnizaciones, material, burocracia, etc..; hacia inversiones reales de la defensa.

Se comprueba que UPyD asume una defensa militar a las claras y sin complejos, pero pretende que el GASTO MILITAR se destine principalmente a la operatividad y no a las musas.

En cuanto a las líneas generales de su crítica, son, por una parte, el afirmar que los presupuestos generales no son ni transparentes, ni realistas y que encubren gasto disfrazado o no contempla todas las partidas de gasto militar (abunda en el tema de los pagos de PEAS fuera de presupuesto, de la ocultación del gasto real en misiones en el exterior, etc.). Por ello una de sus enmiendas pide la devolución de toda la sección 14 (Defensa) y explica la sección 14, Ministerio de Defensa, del Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2015 adolece de las mismas trampas y los mismos defectos que en años anteriores. Son unos presupuestos que no se ajustan a la realidad y no son creíbles, ya que siguen cometiéndose errores de bulto como la insuficiente dotación para los Programas especiales de modernización y más adelante el Ministerio ha adoptado, desde 2012, la costumbre de sufragar los Programas especiales de Armamento (PEAS) mediante la utilización del Real Decreto-ley que aumenta a mitad de año el presupuesto de Defensa entre un 10-18%.

 

Respecto de las operaciones en el Exterior

De la misma manera, desde el Ministerio se mantiene la habitual y ridícula asignación a los gastos originados por la participación de las Fuerzas Armadas en operaciones de mantenimiento de la paz…el presupuesto de los conceptos 128, 228 y 668 del programa 122M es absolutamente irreal, por ser claramente insuficiente y saberse de antemano que necesitará de dotaciones extraordinarias a lo largo del ejercicio.

 

Las otras enmiendas de carácter político que realiza piden un ejercicio de transparencia y exige presentar ante el Congreso de los Diputados al finalizar el período presupuestario un informe sobre la contribución financiera y en efectivos civiles y militares a las operaciones de paz y a los organismos multilaterales de seguridad y defensa con un desglose de los efectivos y coste por misión, así como un análisis de los logros según el mandato y presupuestar los importes destinados a los Programas Especiales de Armamento, de acuerdo a los compromisos de pago del Acuerdo del Consejo de Ministros de 2 de agosto de 2013, renunciando a utilizar el Real Decreto-ley para pagar las facturas a mediados de año. b) Encargar una auditoría de los Programas Especiales de Armamento que determine como mínimo la utilidad real de los 19 programas…

 

Las restantes medidas piden una reasignación desde gastos actuales no operativos a gastos operativos, lo que involucra un total de 82,5 millones de € (en realidad la mitad porque por cada gasto propone alternativamente dos destinos diferentes).

 

UPyD, en resumen, no se muestra contrario al GASTO MILITAR existente, sino a la falta de transparencia y el ocultismo que existe, así como a la falta de evaluación del impacto de los PEAS y su valor objetivo.

 

Izquierda Plural, mantiene una posición similar a la del año pasado, pero con ligeras variaciones (por ejemplo ya no pide que el GASTO MILITAR lo auditen los militares, ahora la solicitud de GASTO MILITAR para construir buques militares y sistemas de armas es más suave y velada, acentúa su petición de trasvase de terrenos de la defensa a usos civiles).

En total hemos contabilizado 18 propuestas de enmienda: 8 de ellas de carácter «político» y 10 de reasignación de gasto o creación de gasto donde no lo había.

 

Su postura general se contempla en dos enmiendas de devolución, una de la sección 14 relativa al ministerio de defensa y otra del ministerio del interior donde entre otras muchas razones (y no por cierto la más importante) critica la militarización de la Guardia Civil.

 

La crítica principal es

El presupuesto para el próximo año presenta un incremento aparente del 1,1% que esconde un incremento real mucho mayor. Así ha sucedido en los ejercicios de 2012, 2013 y 2014 en los que la diferencia entre el presupuesto presentado en el Congreso y el resultado final fue del 50%.. el Gobierno, por tanto, presenta un año más un presupuesto «amañado» y engañoso, consciente de que el gasto final en algunas partidas será enormemente superior, ocultando sus intenciones al minusvalorar, fundamentalmente, dos partidas:

 

— La destinada a cubrir la factura de los Programas Especiales de Armamento (PEAS).

— Los gastos de las misiones militares en el exterior.

 

Y respecto a la subvención a la industria militar, además, hay otra cuestión sumamente importante en la que el presupuesto previsto para 2015 en Defensa no es real. Se trata de la partida referente a la Investigación y Desarrollo de nuevas armas. EI I+D militar crece en un 43,5% respecto a 2014 y pasa de 506,8 a 727 millones, de los cuales 563,9 serán créditos a las empresas de armamento a 0% de interés, ligados a los PEAS y concedidos desde el Ministerio de Industria. Por tanto, tampoco suman como gasto en el presupuesto de Defensa. Una I+D militar que había mantenido una tendencia a la baja desde el año 2009 y que ahora se vuelve a incrementar.

También otro de los capítulos del Gasto Militar que no se reconoce por el Ministerio de Defensa y cuyo cómputo se realiza fuera de sus presupuestos lo compone el gasto destinado a los Centros Universitarios de la Defensa. Al margen de las transferencias oportunas, paga también el déficit de cada Centro.

 

Concretando sus críticas políticas en primer lugar, es un presupuesto propio de un Gobierno que ha renunciado a una política de Defensa propia, construida desde las necesidades reales de la Defensa española. Y en segundo lugar, podríamos denominar a estos PGE para Defensa como presupuesto de la industria militar.

 

Por último, pero no menos importante, …

Si la inexistencia de política de Defensa propia impide de facto planificar debidamente la política de personal, la consecuencia no es otra que la profundización en la precariedad y la falta de control y democracia en el seno de las Fuerzas Armadas. Tras de esta crítica, las otras enmiendas que llamaríamos «políticas», Izquierda Plural definen la línea preferente por la que ha optado IU en materia de política de defensa. ¿Un cambio de modelo? ¿Una defensa alternativa? ¿Una lucha contra la enorme deuda militar generada? ¿Una apuesta por el trasvase del gasto militar a necesidades sociales? ¿Una oferta de defensa de la seguridad humana? ¿Una crítica al intervencionismo militar exagerado? ¿Una oferta de reconversión de la industria militar a fines civiles?… No, nada de esto: una reivindicación de los derechos laborales y sindicales de los militares y de la consolidación de sus puestos de trabajo (sin hacer la menor crítica a la existencia de un ejército desmesurado y desproporcionado) y de la exención de las tasas judiciales para las entidades asociativas de militares.

 

De este modo, la fuerza que en su programa de las elecciones europeas despuntaba con algunas medidas novedosas, cercanas al esbozo de una política propia en materia de defensa, parece que se ven truncadas en este último envite presupuestario de la legislatura de agotamiento del régimen.

En cuanto a las enmiendas de contenido económico, la disparidad es importante y, todo hay que decirlo, algunas de las enmiendas más que aceptables. Concretamente las cinco que piden detraer 4,10 millones de € de GASTO MILITAR para aplicarlos a la reconversión de espacios y territorios militares a fines civiles (Cuartel del Bruch, Dársenas de Murcia,. Baterías de Costa de Murcia, terrenos militares de Zaragoza).

 

Otras dos enmiendas piden reasignación económica (y no como antes aumento del gasto militar) desde otros capítulos del gasto del Ministerio de Defensa a encargar la fabricación en Trubia (lo mismo lo pide Foro Asturias) de los blindados 8×8 del nuevo ciclo armamentista, y para el diseño de los nuevos buques de acción marítima de la segunda fase de deuda militar por armas, que fabricará Navantia. De nuevo se pierde la oportunidad de criticar el impulso de la industria militar depredadora y generadora de dependencia y de exigir la reconversión civil de Navantia o de solicitar la asignación de más fondos del Ministerio de Industria, o el de Economía para la reconversión de las zonas afectadas por el monocultivo militar.

 

La petición de dinero para armas que hace Izquierda Unida afecta a 11 millones de € que se pide se destinen a fabricar estas armas.

 

Las restantes enmiendas piden transferencias de fondos a los Organismos Autónomos militares para complementar los salarios del personal de estos.

 

La gran partida presupuestaria que se pide aumentar consiste en 55 millones de € que piden que se pasen al Congreso de los Diputados (con lo que, de hacerles caso el gobierno, tendríamos que junto a los once ministerios que ya contemplan gasto militar, los organismos autónomos, las clases pasivas, la casa del rey y el fondo de contingencia, también el Parlamento tendría su partida de gasto militar) para que pueda constituirse un observatorio de la vida militar. Es curioso, frente a la reasignación de recursos por importe de 16,03 millones de € (de ellos únicamente 4,01 para promover un tímido transarme de lo militar a lo civil), se solicitan 55 millones de aumento del gasto militar para algo tan poco útil como ese observatorio congresual. Se nota dónde se ponen los esfuerzos.

 

En definitiva, resulta que Izquierda Plural vuelve a presentar unas propuestas tibias y confusas y una reasignación de recursos de 59,01 millones de €.

 

ERC.

El tercer grupo por número de enmiendas es ERC, con 9 y una reasignación de 169,25 millones de €. Entre sus enmiendas una que nos parece coherente y alternativa es detraer 163 millones de € del Ministerio de Defensa y asignarlos a políticas de educación infantil. Así mismo, en la línea del transarme se contempla la reasignación de 2,88 millones desde fines militares a la promoción de una cultura de paz (Por desgracia, también dirigida, en la enmienda, por el Ministerio de Defensa). En el mismo sentido se pide en varias enmiendas transferir cantidades para rehabilitar antiguos espacios militares.

Otras partidas pretenden la aplicación de cantidades importantes desde su destino más militarista a ayuda humanitaria del Ministerio de Defensa (lo cual es un logro solo a medias, dotar con 1 millón de € para pago de prestaciones a guerrilleros de las guerrillas antifascistas.

 

AMAIUR

Realiza tres enmiendas y la cuantificación es difícil. Concretamente pide que se descuente del presupuesto la parte alícuota que paga Euskadi y Navarra de una serie de gastos estatales entre los que se encuentra defensa y la guardia civil. No parece que en su propuesta podamos descubrir un alineamiento pacifista, sino sencillamente una negación de las instituciones por «españolas».

 

BNG.

Ofrece dos enmiendas que suponen una transferencia desde fines militares a fines civiles de 601,5 millones de €. La primera partida (600 millones) pide que se transfieran

desde el I+D militar al civil, La segunda exige el pago de 1,5 millones a Ferrol por el uso militar de su territorio.

 

Compromis-EQUO.

Destaca, en coherencia con el trayecto de toda la legislatura, por su nula posición en materia de defensa.

Se solicita en la única enmienda que realiza en esta materia, que se destine dinero al Ministerio de Educación (300.000 euros) para que ponga en valor la arquitectura militar de la batalla de Levante, de la Guerra Civil.

Añadiremos que no parece que la voz del «ecopacifismo» se vea muy reflejada en el trabajo de Compromis-Equo en el Parlamento, balance muy pobre para pretenderse alternativa la casta.

 

GEROA BAI

Realiza dos enmiendas. Por la primera interesa el trasvase de 564,12 millones de € usados para créditos a las industrias militares hacia proyectos de estímulo de PYMES gestionados por las Comunidades Autónomas.

La segunda pide 200.000 € para reconvertir el campo de tiro de las Bardenas Reales a su natural finalidad ecológica.

Conclusiones de las enmiendas a los presupuestos generales en materia de defensa presentadas en el Parlamento.

En resumen, pocas nueces y mucho ruido y cuatro conclusiones:

 

  • Ahora nadie duda de la trampa que se esconde en los presupuestos militares falsos, que ocultan gasto militar y que promueven una política altamente ineficaz y militarista.
  • No existe, sin embargo, una oferta alternativa a esta y a juzgar por lo que aportan los partidos del Congreso tampoco cabe esperarla en el futuro.
  • Por desgracia, la sociedad civil tiene vedado y ocultado el debate en materia de defensa. Los partidos de la casta y los «otros» sirven de verdadero tapón y no hay manera de articular una propuesta alternativa desde las instancias de quienes afirman ser los representantes de la sociedad pero representan otros intereses.
  • Que esto sea así es, en parte, responsabilidad de quienes apostamos por otro modelo, que no hemos sabido presentarlo y romper el círculo de censura que se cierne sobre el militarismo.

 

8.- CONCLUSIONES SOBRE EL GASTO MILITAR ESPAÑOL EN 2015.

8.1.- España se encuentra social, económica y políticamente sutil pero muy militarizada.

Los datos que ofrecemos arrojan una cara invisible del militarismo español: su enorme magnitud, su enorme peso económico y su enorme peso político. Una mirada al enorme presupuesto que, al menos (porque hay estimaciones que hemos realizado a la baja para mantener una prudencia extrema en este informe) caracteriza al GASTO MILITAR, y una comparación con el resto de partidas presupuestarias o, incluso, con la magnitud económica de la brecha de pobreza que las políticas neoliberales están imponiendo a la sociedad, nos dan muestra del peso político de lo militar.

 

  • Un GASTO MILITAR que es 4,05 veces el presupuestado.
  • Que genera una deuda anual de 8.722,19 millones de €.
  • 502,58 €/por cada español en 2015 (censo a 1 de enero 2015: 46.507.760)
  • El GASTO MILITAR por día durante 2015 será de 64,03 millones de €
  • El GASTO MILITAR por hora será de 2,66 millones de €
  • GASTO MILITAR por minuto: 44.471,04 €
  • El GASTO MILITAR por segundo será de 721,18 €.

 

8.2.- Los presupuestos de Defensa militarizan grandes áreas de la sociedad y permiten considerar que lo militar es un Estado dentro del Estado:

– Con un grado de autonomía política y de decisiones, e incluso con funciones legislativa, judicial y ejecutiva propias y sustraídas del resto de la sociedad

– Con organismos autónomos, empresas propias, servicios específicos, universidades, ocio y recreación exclusivos y un largo etc

– Con 12 de los 13 ministerios participando del GASTO MILITAR

– Con capacidad y privilegios para integrarse y disciplinar lo civil, desde el funcionariado, al que pueden acceder por las modificaciones legales introducidas, hasta legislación que hace prevalecer el interés militar sobre cualquier otro interés e incluso restringiendo derechos civiles y societarios.

– Con la reintroducción entre sus misiones de labores de represión interior y orden público que habían sido desterradas de su actividad, y la extensión del enfoque militar de seguridad a problemáticas de orden público general, fronteras, emigración, etc..

– Con la entremezcla de intereses entre la clase política extractiva, las industrias y financieras y el complejo militar-industrial

– Con una Investigación y el Desarrollo que se encuentran militarizados y, por tanto, la posible recuperación económica de España sólo puede tener cabida, de seguir así, mediante la venta de armas.

– Con una subordinación de la política exterior del Estado Español que es seguidista de los designios de EE.UU. y de la OTAN y cada vez militarizamos más nuestra presencia en el exterior, lo cual nos ha traído graves problemas de descrédito internacional y, también, nos ha causado problemas en el interior de nuestras fronteras porque el terrorismo internacional nos considera enemigos.

 

8.3.- Se refuerza el papel del control social.

Si sumamos al GASTO MILITAR que denunciamos el resto de partidas de control social integradas en el Ministerio del Interior, encontraríamos una cifra final muy superior dedicada al Control Social:

 

  • 066,21 millones de € de gasto para Control Social
  • 603,47 € al año por cada persona habitante en el estado
  • 76,89 millones de € al día
  • 6,4 millones de € a la hora
  • 791 € a la hora

 

8.4.- Los Presupuestos de Defensa son falsos y opacos.

Ocultan el GASTO MILITAR en 13 ministerios, la casa Real, Centros Universitarios de la Defensa, Organismos autónomos, partidas del mutualismo y partidas de clases pasivas. Además se amplían anualmente tirando del fondo de contingencia y se complementan por medio de créditos extrapresupuestarios anuales y partidas de compromiso de gasto plurianual que disfrazan nada menos que al menos 17.606,16 millones de €.

 

Esto supone nada menos que el 75,32% del total del GASTO MILITAR permanece deliberadamente oculto a la sociedad mediante la estrategia de falseamiento de los presupuestos llevada a cabo por los sucesivos gobiernos.

Tan grave como el porcentaje de gasto oculto es el destino de dicho gasto, mientras que el gasto aflorado fundamentalmente paga el personal militar del ejército, el oculto paga tanto la política de militarización del orden interno (Guardia Civil), como la participación agresiva de España en la imposición de un orden internacional injusto (pagos de compromisos con la OTAN y política militar de la UE, satélites espía, viajes de militares al exterior, tropas y materiales desplazados a los conflictos internacionales, vigilancia marítima, etc.), como la subvención a la industria militar y a la adquisición y exportación de armas, sin olvidar el grave capítulo de endeudamiento para la adquisición de sofisticados e innecesarios programas especiales de armamento.

Por eso debemos concluir que el principal objetivo de la política de falseamiento de los presupuestos es ocultar a la sociedad la enorme y perjudicial dimensión del militarismo y recabar el apoyo cómplice de una clase política extractiva e instalada a la realización de una política de defensa al servicio de los intereses de las élites, del complejo militar-industrial y de la visión militarista de la defensa.

 

8.5.- Los presupuestos de Defensa son insolidarios.

Unos presupuestos como los presentados suponen que la primera prioridad de gasto del Estado, después del pago de la deuda y dejando aparte las prestaciones de índole contributiva (estas últimas tienen que ver con derechos por los que los ciudadanos han cotizado y por tanto no son una partida “graciable” o sobre la que el poder tenga potestad de quitarla sin más) es la financiación del GASTO MILITAR

Considerando el gasto presupuestado para cada ministerio, y descontado de los mismos el correspondiente GASTO MILITAR encubierto, contamos con que sólo el Ministerio de Empleo tienen un presupuesto mayor al GASTO MILITAR, y eso teniendo en cuenta que parte de éste se emplea en el pago de prestaciones de desempleo.

Se observa así la distancia en las prioridades políticas entre el GASTO MILITAR y el gasto social y el cada vez mayor agravio comparativo, pues mientras las partidas de gasto social disminuyen, las de GASTO MILITAR se consolidan y suben.

 

8.6.- La militarización impide progresar en el logro de los Objetivos del Milenio.

¿Qué es necesario defender? Esta pregunta clave quizá nos llevaría a presupuestar de otra manera más acorde con los verdaderos intereses ciudadanos. Quizá a la gente le interese defender el trabajo, la sanidad, la educación, la vivienda, el medio ambiente. Entonces, el GASTO MILITAR se vería como un enemigo de nuestra seguridad y sería lógico buscar que sus partidas se desviasen hacia el logro de, por ejemplo, los Objetivos del Milenio.

 

8.7.- El GASTO MILITAR español nos lleva a una política internacional intervencionista e insolidaria.

España es ya el segundo contribuyente en tropas de la política intervencionista de la UE, sólo por detrás de Francia y uno de los principales actores del intervencionismo OTAN226, destacándose como el principal contribuyente de ésta en la fuerza de despliegue con la que cuenta en materia de componentes marítimos con un 29% del total, y con un 8% del total del contingente terrestre.

 

Este papel hace que España haya participado ya en 70 Operaciones Militares en el exterior desde el año 1982 hasta la fecha y que sea también el quinto país con mayor presencia internacional en operaciones militares en el exterior.

 

Tal realidad condena a España a ser un estado agresor e intervencionista y consolida el brazo armado de los intereses de una minoría frente a la mayoría. El abandono de las estructuras militares (OTAN, UEO; etc..) y de los compromisos de intervención militar en el exterior asumidos por las élites políticas españolas permitiría igualmente una reorientación de un gasto insolidario e insostenible hacia fines sociales más útiles a la vez que evitaría que seamos considerados como enemigos en el extranjero.

8.8.- El GASTO MILITAR condiciona la política nacional:

En un contexto de gasto restrictivo, que el GASTO MILITAR ocupe la preponderancia con la que cuenta, y sobre todo cuando, conforme muestran los documentos de planeamiento militar vigentes “España no tiene enemigos”, supone un condicionamiento de la política general por la prevalencia otorgada al control social y al militarismo. Ello se puede observar en otra serie de hechos como:

1) La interferencia del Ministerio de Defensa en la vida de sociedades civiles, como INDRA, en cuyo destino quiere influir para adscribirla al polo militar industrial

2) La plasmación de una política de restricción de derechos fundamentales, y entre ellas la tramitación en el Parlamento de una ley de seguridad ciudadana que condena las protestas cívicas y la reforma del Código Penal en el mismo sentido.

3) Las crecientes manifestaciones de mandos militares a favor de políticas militares más graves, como la reimplantación del servicio militar para que sea una escuela de valores disciplinarios a la sociedad, las afirmaciones de que el ejército puede interferir en el orden interno para cumplir órdenes del gobierno, las expresiones sobre el papel de ejército ante el reto soberanista de Cataluña o la preparación de batallones del ejército para la dispersión de disturbios civiles.

4) El agravio comparativo del desmantelamiento de la investigación científica civil mientras se privilegia económicamente la I+D+I militar.

5) La creciente expansión de la venta de armas como un posible motor de salida de la crisis.

 

La política de empleo también está condicionada. EL 44 % de los funcionarios del Estado son militares y conforme a recientes datos del INE, las profesiones que han ganado comparativamente más poder adquisitivo son las de los militares228.

 

Todo ello significa que la violencia estructural que genera España en el extranjero también se genera dentro de nuestra fronteras con este modelo de desarrollo militarizado e insolidario.

 

8.9.- Es un gasto ilegítimo

Todo ello nos hace concluir que todo el GASTO MILITAR es un gasto ilegítimo por

1) su falta de democracia dado su ocultamiento y falta de control parlamentario,

2) haberse contraído en favor de unos pocos y en perjuicio de la mayoría

3) la generación de deuda ilegítima e impagable,

4) generar políticas de desarrollo insolidarias tanto a nivel nacional como internacional.

 

La sociedad y la defensa.

La sociedad sigue ajena al tema de la defensa. La última encuesta del CIS229 (estudio 2022 de 1 de julio de 2014) refleja una pregunta que es esclarecedora: cuáles son los principales problemas de la sociedad española. Frente al 2,5% de interés para la seguridad ciudadana, el 0,5% para el terrorismo, y el 0% para las guerras, contrasta el 10% para los problemas sociales, el 26% para los políticos, el 28% para los problemas económicos, la corrupción con el 41,5% y el paro con el 77%.

 

El estudio elaborado por el Instituto Español de Estudios Estratégicos en colaboración con el Centro de Estudios Sociológicos230, arroja algunos datos que los medios tienden a ocultarnos:

 

  • Coincidiendo con lo que viene produciéndose desde el inicio de la serie, las profesiones de militar de carrera o la de soldado profesional han sido las peor valoradas entre diez profesiones u ocupaciones representativas.
  • El grupo de entre 30 y 40 años es el que valora peor ambas profesiones, y coincide además con el colectivo que finalizó el servicio militar obligatorio.
  • Las mujeres tienden a valorar mejor ambas profesiones que los hombres, siendo en general, los mayores de 65 años los que valoran algo más a la profesión militar de carrera que a la de soldado profesional.
  • Estas profesiones son mejor evaluadas si se tiene o ha tenido un familiar militar y conforme el nivel de estudios del entrevistado es menor
  • Cuanto más se autoubica políticamente el ciudadano a la izquierda peor evalúa la profesión militar, independientemente de la que se trate.
  • En general, se tiene mejor opinión sobre la capacitación de los militares conforme se tiene más edad y menor nivel de estudios, cuanto más se identifica con una ideología política a la derecha y si tiene o ha tenido familia militar.
  • Aunque las Fuerzas Armadas en su conjunto son valoradas positivamente por la mayoría de los españoles (55%), se refleja un cierto descenso valorativo respecto a la encuesta realizada hace dos años.
  • Ha habido un ligero empeoramiento en las opiniones sobre la pertenencia a la OTAN, considerándose, en cualquier caso, siempre positiva para los intereses de España salvo para los que se autoubican ideológicamente más a la izquierda.
  • El ciudadano considera que los gastos de defensa y seguridad en España son excesivos, no obstante es consciente de que es inferior al que dedican el resto de países de nuestro entorno, si bien casi la mitad de los encuestados no tiene opinión formada a este respecto.
  • En este mismo sentido, uno de cada tres desconoce la adecuación o no del volumen de tropas y de los medios técnicos o de material. Y aproximadamente otro tercio lo considera apropiado.

 

Si bien es cierto que la materia militar se difunde por los medios oficiales de manera muy sesgada y manipuladora, lo cierto es que este estado de opinión no muestra, precisamente, el desinterés (más bien el rechazo) de la sociedad ante el argumentario que ensalza la utilidad y el prestigio de las fuerzas armadas y lo militar.

Tal vez es por eso por lo que una de las grandes estrategias políticas del poder consiste en la falta de transparencia y de debate, mucho más de participación, de la sociedad en la definición de las líneas políticas de la defensa.

 

Por otra parte, esta predisposición “sociológica” al rechazo de un modelo de defensa como el actual se acompaña con una constante de trabajo específico y más o menos espontáneo, en diversos aspectos relacionados con el militarismo:

1) Trabajo contra la militarización del territorio, como el desarrollado por diversas coordinadoras contra los campos militares, como la que actúa en Navarra y Aragón contra las Bardenas Reales231 , o el campo militar de San Gregorio232, las actuaciones contra las bases militares de Rota y Morón, la militarización de la Sierra del Retín233, o la cada vez más preocupante militarización del territorio canario y andaluz234, la lucha de los colectivos antimilitaristas canarios contra la militarización de Pájara y otros enclaves, así como la de la zona de Paterna en la comunidad valenciana, la lucha protagonizada en Albacete por la Plataforma Comilab235 y tantas otras.

2) La lucha encabezada por diversos colectivos, federaciones de pacifistas y ONG por el control de armas236, contra los niños soldado o por la vigencia del tratado de comercio de armas237

3) La labor en lo que podríamos llamar “cultura de paz” desarrollada por colectivos específicos e inespecíficos, como el que se desarrolla desde Justicia y Paz de Barcelona, el Centro de estudios por la paz J.M. Delás238, el Seminario galego de educación por la paz239, etc.étera.

4) La labor de difusión del militarismo y del antimilitarismo protagonizada por diversos colectivos de forma permanente, como las páginas web de la Red Antimilitrarista y Noviolenta de Andalucía (RANA)240, el Grup Antimilitarista Tortuga241, Insumisia.org, de la organización Alternativa Antimilitarista, Canarias por la Paz242 o la propia página de Utopía Contagiosa, por poner algunos ejemplos.

5) La crítica y el desenmascaramiento del GASTO MILITAR, con el especial protagonismo de la campaña de objeción fiscal al gasto militar, cuyo crecimiento va siendo cada vez más importante, y el trabajo de desenmascaramiento de éste en los presupuestos generales del Estado y en el desenmascaramiento de la deuda militar.

6) La lucha activista desplegada por infinidad de colectivos a lo largo y ancho de la geografía.

 

  1. PROPUESTAS ALTERNATIVAS Y TRANSARME.

El análisis del PGE de 2015 nos permite conocer los entresijos y trampas a las que nos quieren comprometer.

La denuncia de la falta real de expresión política de la discrepancia hacia el GASTO MILITAR y hacia el modelo de defensa que consolida el militarismo y la defensa de los intereses del status

quo injusto, creemos que nos sitúa en la realidad de la ingente tarea por realizar para pasar desde el modelo actual de defensa y su expresión en el GASTO MILITAR hasta una desmilitarización de la sociedad y su expresión en otro tipo de bienes y relaciones sociales.

El propósito fundamental de este trabajo no es únicamente desvelar el actual y escandaloso estado de cosas, sino promover y concretar en la medida de lo posible un cambio de mentalidad y de prioridades políticas en las agendas de quienes seguimos pensando y aspirando a la transformación de nuestras sociedades desde sus fuerzas rectoras de la dominación y la violencia, y de su sistema de defensa de tal sinrazón, hacia un nuevo y alternativo modelo de cooperación y noviolencia.

Como ya explicamos en el informe del año pasado, pretendemos ofrecer en este apartado criterios para el cambio gradual y radical del actual modelo de defensa militarista hacia una alternativa al mismo, con una explícita estrategia de desmilitarización y transarme.

Que se pueden emprender pequeños y graduales cambios es una evidencia y el mero hecho de que los partidos políticos, con el escaso interés que prestan al tema de la defensa y sin compartir la idea central de desmilitarización de la misma, hayan propuesto en sus ochenta y tantas enmiendas al presupuesto del Ministerio de Defensa el desplazamiento de actividades, objetivos y cantidades económicas superiores a los 2.904 millones de euros.

Es lógico pensar que el mero cambio de partidas presupuestarias del presupuesto general no implican necesariamente un cambio de política y pueden ser sencillamente un mero retoque o incluso un refuerzo del militarismo y de su eficiencia nefasta.

Precisamente por eso no consideramos suficiente marcar propuestas de cambio, como si de un cambio de cromos se tratara, sino enmarcarlas en una línea de actuación clara y precisa, encaminada a conseguir quitar poder a lo militar y construir empoderamiento alternativo del modelo de defensa noviolenta que se pretende.

Unos presupuestos de defensa alternativos, por tanto, deben definir claramente la pretensión de ir desmilitarizando la defensa gradualmente, desarticulando el modelo de defensa militar a la vez que construyendo uno alternativo. Esto conlleva una estrategia que contará con cuatro fases:

  1. a) Devolver la soberanía a la sociedad en la toma de decisiones en temas de defensa,
  2. b) Redefinir los objetivos y metodologías de la defensa,
  3. c) La coexistencia programada del modelo militar y el noviolento bajo la dinámica gradual de ir quitando poder al modelo militar e ir dotando en paralelo de poder al modelo noviolento,
  4. d) La vigencia del modelo de defensa popular noviolenta dentro del paradigma de cooperación y noviolencia.

En este documento, a modo de ejemplo, y siempre enmarcadas en un proceso gradual de transarme, en una primera fase es posible plantearle al GASTO MILITAR y a la política que conlleva un cuadro de enmiendas políticas que buscarían los siguientes objetivos en el presupuesto de 2015:

1) Reducir y reconvertir un porcentaje de los efectivos militares y del gasto en sus prestaciones y actividades.

2) Iniciar un proceso de reconversión de las industrias militares y de desarrollo alternativo de las zonas vinculadas o cautivas de éstas.

3) Iniciar una efectiva transformación del complejo militar/industrial y el conjunto de intereses que condicionan la política desde un enfoque militarista y autoritario.

4) Trasvasar partidas desde el gasto militar a otras necesidades sociales prioritarias.

5) Promover la retirada de las organizaciones e instrumentos militares internacionales en los que se encuentra encuadrado el Estado español.

6) Abandonar la política internacional agresiva y basada en la injerencia humanitaria y cambiar las prioridades hacia la cooperación y la solidaridad y hacia el desarrollo de una defensa de la seguridad humana.

7) Garantizar un nivel asistencial, de provisión social (jubilaciones, etc..) e inclusión suficiente para las personas dependientes de forma directa en la actualidad del sistema de defensa militar (jubilados, familiares con derechos de prestaciones, etc.) para evitar que actúen en contra del proceso y para respetar sus derechos como ciudadanos.

8) Iniciar un proceso de supresión de los organismos e instituciones contrarias a la idea de seguridad humana, tales como el CNI y otros similares, trasvasando sus rubros a la práctica de una efectiva política de paz y cooperación

9) Promover la democratización en la toma de decisiones en materia de defensa y en la transparencia.

10) Promover el cambio en la idea de una cultura de paz

 

El desarrollo de estos ejes políticos tendría un carácter instrumental: estarían dirigidos a fortalecer la idea de cambio radical en la política de defensa y servirían para, sobre su base, profundizar en ejercicios sucesivos nuevos cambios políticos. Sobre estas premisas, cabe entender la siguiente propuesta de enmiendas al presupuesto militar

 

1.- MINISTERIO DE DEFENSA (y Guardia Civil).

  1. a) Reducciones de Personal destinado a la defensa hasta el 50% del gasto total.

Dado que el Ministerio de Defensa gasta 4.503,12 millones de € en el capítulo de personal y la Guardia Civil gasta 2.028,39 millones de €, el total de gasto de personal más directamente afectado por el GASTO MILITAR nos da 6.521,51 millones de €.

Reducir hasta el 50% (criterio internacional para un ejército moderno) nos permitiría ahorrar 3.257,5 millones de €.

  1. b) Ratio Oficiales/soldados. La anterior reducción de personal tendría a su vez como objetivo llegar a un oficial por cada tres soldados, desde la actual cifra de 1 oficial por cada 1’8 soldados.
  2. c) Desmilitarización de la Guardia Civil. La anterior reducción de personal vendría acompañada de la desmilitarización total de la Guardia Civil. Los efectivos que quedasen en este apartado pasarían a realizar actuaciones de otra índole.
  3. d) Desmilitarización de la UME. Del mismo modo, el personal y las infraestructuras de la UME pasarían a integrarse en la defensa civil, transfiriendo a ésta también su presupuesto.

Los 3.257,5 millones de € que se ahorrarían se podrían utilizar, por ejemplo, para financiar jubilaciones anticipadas y para generar empleo en sectores socialmente útiles.

 

2.- ORGANISMOS AUTÓNOMOS MILITARES

Se plantea la supresión de todos los organismos autónomos militares y la reconversión de sus usos a fines socialmente útiles.

Ello implicaría:

1.- Realizar una auditoria completa de dichos organismos a los efectos de conocer su estado real y potencialidades

2- Iniciar un plan de transferencia y reconversión al sector civil del organismo INTA.

3.- Transferir ISFAS al sistema de seguridad social ordinario y reducir su presupuesto en un 50% en consonancia con la reducción de personal aplicada: 665,5 millones de €.

4.- Por otro, en lo que se refiere al transarme del INVIED, pensamos que se podrían hacer dos políticas inmediatamente y que ambas tendrían un muy positivo efecto social. Se podrían utilizar muchos de los inmuebles que actualmente está vendiendo el INVIED para financiar la compra de armas, con el fin de dotar a muchos municipios de inmuebles para vivienda social o centros sociales comunitarios. Además, el INVIED también dispone y vende muchísimos terrenos rústicos que podrían servir para su utilización comunitaria y aprovechamiento agrario o ganadero

 

3.- EMPRESAS PÚBLICAS DEL SECTOR DE LA DEFENSA.

La propuesta sería la conversión de sus actividades a la esfera civil y a usos socialmente útiles y sostenibles ecológicamente, así como el destino de los gastos asignados a éstas tanto a dicha reconversión como al desarrollo alternativo y sostenible de las zonas actualmente dependientes del monocultivo militar.

 

4.- CASA DEL REY.

Se propone la completa desmilitarización de la Casa del Rey, cuyas partidas que irían a parar a las políticas de transarme de forma íntegra: 0,83 millones de €.

5.- CNI- MINISTERIO DE LA PRESIDENCIA.

Dado que nos parece que el CNI desarrolla una actividad ilegítima, proponemos su supresión y el destino de los gastos asignados a desarrollar una política interna e

internacional de apoyo a una nueva cultura de paz y seguridad humana: 223,68 millones de €

 

6.- MINISTERIO DEL INTERIOR.

Transarme de la partida destinada a Frontex y las de cooperación militar hacia políticas de cooperación internacional y movilidad humana desde parámetros justos. También se suprimirían las contribuciones a organismos militares internacionales, que irían destinadas a cooperación internacional.

 

7.- EXTERIORES.

1.- Supresión de la cuota a la OTAN y del Sistema de Vigilancia y Defensa OTAN y reconversión de las partidas de participación y defensa de los intereses de España en los organismos internacionales y de las políticas desarrolladas en estos.

2 Supresión de la partida de viajes de militares a cargo de exteriores.

Supresión de las subvenciones a las fundaciones Atlántica española y Real Instituto Elcano y destino de estos

3.- Supresión de las partidas de viajes militares y transportes del Ministerio de Defensa.

 

8.- FOMENTO.

Supresión de la partida Coordinación Civil-Militar en Agencia de Seguridad Aérea (0,22 millones de €).

 

9.- INDUSTRIA.

Reconversión de la partida de “apoyo tecnológico del sector de la defensa” (604,76 millones de €) para financiar la reconversión de la industria militar a uso civil.

Empleo de las partidas de subvenciones para la reindustrialización de zonas deprimidas y de compensación de intereses del sector naval para el desarrollo de un plan integral de desarrollo sostenible y desmilitarización de las zonas dependientes del monocultivo militar

 

10.- EMPLEO

Desmilitarización del buque medicalizado “Esperanza del Mar” del Instituto Social de la Marina.

11.- MINISTERIO DE AGRICULTURA, PESCA Y ALIMENTACIÓN.

1.- Desmilitarización del programa de inspección pesquera y reconvertirlo a fines ecológicos.

2.- Desmilitarización de los barcos de apoyo militar al Índico.

 

12.- MINISTERIO DE HACIENDA.

Supresión del gasto plurianual de transporte del Ministerio de Defensa y transferirlos a la lucha contra el cambio climático.

 

13.- MINISTERIO DE ECONOMIA Y COMPETITIVIDAD.

Desmilitarización de la base antártica Gabriel de Castilla y la red de seguridad biomédica. Transferirlos a uso civil.

 

14.- DEUDA EXTRAORDINARIA

Supresión íntegra de la deuda militar extraordinaria por pagos de PEAS, Programas de Drones y Operaciones en el Exterior, por importe de 1.750 millones de €.

Políticas de Transarme:

Con todas estas políticas obtendríamos la desmilitarización de 5.316,06 millones de € del presupuesto militar de 2015, lo que equivale al 22,74% del Gasto Militar para este año.

 

La liberación de esta cantidad puede servir no sólo para la desmilitarización de la sociedad en una porción significativa, aunque no suficiente, sino también para implementar políticas sociales que impulsen un desarrollo humano, la auto-organización y el empoderamiento social, la recuperación de niveles de servicios colectivos erosionados por las reformas neoliberales puestas en marcha y la participación en políticas de solidaridad internacional que fomenten la justicia social, la paz y la consecución de los principales indicadores de los Objetivos del Milenio.

Madrid, 23 de noviembre de 2014.