Suarez-Valdez informa sobre el procedimiento para realizar el reconocimiento médico previo a las pruebas físicas

La IT 03/2012, de 7 de junio de 2012, establece el protocolo para el reconocimiento médico previo a la realización de las pruebas físicas periódicas a las que se ven sometidos los miembros de las FAS.

En su artículo 3, dicha norma establece la obligatoriedad de que, con carácter previo a la realización de las pruebas físicas, el militar sea sometido a un reconocimiento médico previo, con el fin de determinar su aptitud para participar en las mismas, transcribiendo de este modo, al ámbito militar, lo estipulado con carácter general por la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

En todo caso, ese reconocimiento médico previo a las Pruebas físicas anuales deberá contener, al menos, un cuestionario de salud, una exploración médica previa, toma de tensión arterial y para los mayores de 40 años electrocardiograma. Este reconocimiento puede ser ampliado con cualquier tipo de pruebas que los especialistas consideren necesarias. Si el militar es considerado apto para la realización de las pruebas físicas anuales, deberá firmar un documento de consentimiento informado, en el que se le refiere, de forma sucinta los riesgos que tiene la realización de dichas pruebas.

Sobre el papel esta IT constituye una gran noticia puesto que traspone a la normativa militar, el derecho a la vigilancia de la salud que tienen reconocido todos los trabajadores españoles y que nuestra anquilosada institución se resistía a reconocer.

No obstante el problema podría surgir si a algún militar se le pretendiese hacer firmar el consentimiento informado sin haber sido sometido previamente al reconocimiento médico preceptuado en la IT. En este caso el afectado deberá firmar el consentimiento informado como “RECIBIDO, NO CONFORME AL NO HABER SIDO SOMETIDO A RECONOCIMIENTO MÉDICO PREVIO”. Si la unidad persiste en obligarnos a pasar la pruebas físicas, el afectado debe cumplir la orden y acto seguido comunicar con este despacho o con su delegado asociativo provincial, para iniciar, de inmediato, acciones penales militares por abuso de autoridad, contra el mando responsable de dicha actuación.

Fuente: Suarez-Valdez

2 Comentarios

Artículo leído
  1. isuarez32 dice:

    Desgraciadamente las leyes que nos amparan tienen tantos huecos y recovecos, que nos cuelan de todo y si, aún por encima, desconoces tus derechos (en mis 9 años de servicios jamás he visto dar mi unidad una charla sobre derechos del militar) la tienes clara en cuanto te surge un problema.

    Aprecio sinceramente el intento que están haciendo las asociaciones de evitar que capitanes de compañía se conviertan, por el mero hecho de ser capitanes, en médicos y te puedan denegar las bajas cuando les salga de las p*****s. Yo les contaré un caso real que me pasó a mí. Tuve una vez un problema con una baja que mi capitán no me quería conceder porque al día siguiente había maniobras. Un esguince corriente y moliente de segundo grado. Aún haciéndome el esguince en gimnasia y con el tobillo como una bola el tío se resitía. Yo usé la pregunta mágica: “¿Usted se hace responsable de que no me pase nada en las maniobras?” El tío, todo seguro dijo, “SÍ” y yo le dije “Pues póngamelo por escrito”. Ahí ya no le gustó el asunto y me “hizo la merced” de dejarme en casa. Y casos como el mío, igual no con tanta suerte, los hay a diario en los cuarteles. Es una lucha encomiable que espero que ganen las asociaciones aunque, sinceramente, se lo veo jodido.

    Otro aspecto de las pruebas físicas, aparte del reconocimiento, son las “invenciones” y modificaciones que hay a la realización de las TGCF, por ejemplo en mi unidad, aún diciendo en la IT, que a la hora de hacer las flexiones los brazos se colocarán a la altura de los hombros, se pone una almohadilla de unos 20 cm de largo y las manos las mandan apoyar a ambos lados de ellas. Como se pueden imaginar, un tipo ancho de espaldas acaba casi haciendo tríceps. Ha habido quejas y reclamaciones al tribunal pero, con perdón, se las han pasado por el forro y aún amenazando a los perjudicados. Otra de las tretas que he visto, no en mi unidad pero sí en unidades de infantería, es pedir un “mínimo” de puntuación SUPERIOR al que se pide en las pruebas para permanecer en ellas, es decir para tu renovación. Porque somos muy machos.
    Finalmente lo peor de todo es la “ayuda” y el “mirar para otro lado” que hacen los mandos que evalúan las pruebas hacia sus compañeros de empleo o de empleos superiores, mientras aplican a la tropa las normas de manera estricta además de las posibles “modificaciones” que estén de moda en el momento. La gracia es que estas situaciones se evitarían muy fácilmente si los evaluadores fuesen de otras unidadades o civiles para evitar mamoneos. Pero no conviene, ¡con lo bien que viene una ayudita!!!!

  2. Parabellum dice:

    Buenas tardes. Quisiera hacer solamente una apreciación: El Soldado Pepito se presenta en la sección de sanidad de la Unidad X. No le efectúan el reconocimiento médico previo y le obligan a firmar el consentimiento informado. Acto seguido hace caso a lo publicado “…el afectado debe cumplir la orden…”.
    Si al Soldado Pepito le da por ejemplo un ataque al corazón, el despacho de Suarez-Valdez tiene presente que puede la familia del Soldado puede actuar contra ellos. Me van a perdonar, pero creo que a estas alturas, eso de -cumplir las órdenes- en situaciones ilegales lo considero tan desfasado que no se ni como se sigue cumpliendo ni como se aconseja hacerlo. Habrá leyes que nos obliguen, pero también las hay que nos amparan. Saludos.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola