Salazar denuncia maniobras de 200 militares sin permiso en pistas de la selva de Irati

maniobras-vehiculosLa junta general del valle de Salazar, propietaria junto a la junta de Aezkoa del comunal de la selva de Irati, denunció ayer la irrupción sin permiso de un destacamento de dos centenares de militares del Ejército de Tierra que acamparon ayer en la selva, paraje protegido como Lugar de Interés Comunitario (LIC), y procedieron a efectuar distintas maniobras militares en el lugar. Fueron trabajadores forestales de la zona los que alertaron a la junta del valle de la masiva presencia de militares desde primera hora de la mañana en Irati.

El bosque es el segundo hayedo-abetal más extenso y mejor conservado de Europa. El presidente de la junta, Javier Udi, así como un juntero, se dirigieron al lugar para comprobar la situación y exigieron contactar con el jefe al mando de las operaciones. “Aquello era un despliegue militar de película, pero en la junta del valle no constaba que se nos hubiera realizado ninguna petición para usar la zona para maniobras. Ni siquiera nos han avisado y somos los responsables del bosque”, afirmó ayer Udi.

NO ES LA PRIMERA VEZ Los junteros exigieron los permisos correspondientes a los mandos militares y afirmaron que estos no pudieron aportar ningún documento. “Dijeron que habían hablado con el ayuntamiento de Ochagavía, pero sabemos que desde allí les remitieron al valle de Salazar porque es el competente y propietario de la selva”. Los responsables del valle se encontraban indignados por la situación, puesto que el destacamento de militares (con barracones, tiendas de campaña, camiones, jeeps…) había entrado por las bravas en Irati e incluso habían atravesado pistas forestales secundarias. “Son caminos que incluso están restringidos para que pasen nuestros vecinos y no nos han dado ninguna explicación de por qué han pasado por ahí. En un lugar como Irati tenemos regulada cualquier actividad, turística, ganadera, de explotación forestal, pero ha llegado el Ejército y han hecho lo que les ha dado la gana”, recuerda Udi. El despliegue se había efectuado antes de llegar a la pista de Abodi, en el parking, además de en el paraje de Pikatua y en la zona del embalse de Koixta, en pleno centro del bosque. Los representantes del valle recordaron que hace varios años se produjo una situación similar y que entonces los militares se introdujeron en la selva también sin permiso, en concreto en las pistas de Abodi.

EH Bildu remitió ayer una nota de prensa en la que criticaba dichas maniobras militares que “han suscitado un profundo malestar entre los vecinos de la zona, ya que afectan directamente a su libertad de movimientos y tienen una incidencia económica negativa en los sectores del turismo y de la ganadería”.

Fuente : noticiasdenavarra