REDES SOCIALES Y FUERZAS ARMADAS

manuelderamonokDespués de casi tres años de presencia ininterrumpida, el sábado 9 de marzo las tropas españolas salieron del puesto de Moqur y se replegaron a la base de Qwa li Naw. Según el plan previsto desde hace tiempo, antes había salido de Ludina. El ejército dejaba así el último puesto de combate (COP) de los tres que ha mantenido (y defendido) dentro del plan elaborado por la ISAF para garantizar la seguridad en la ruta Lithium.

Por supuesto, a estas alturas del calendario, es una noticia que ya conocerán todos ustedes. En la terminología periodística se la calificaría como “noticia vieja”, puesto que ya se ha informado de ella más o menos ampliamente.

Hoy la traigo a colación más que nada porque me llamó la atención, de manera positiva, la forma en que se anunció la salida de nuestros soldados de Ludina y Moqur. Un anuncio muy en consonancia con la estrategia de comunicación vigente en el caserón de Castellana 109 desde que llegó su actual inquilino, el ministro Pedro Morenés.

La primera noticia que se tuvo del repliegue fue un escueto “Otro día histórico: también nos vamos de Moqur, #Afganistán. Como de Ludina, lo hacemos con el honor y la satisfacción del deber cumplido”. Se envió a través de la cuenta @Defensagob que el Ministerio de Defensa tiene en Twitter. Dos semanas antes, el 21 de febrero, el gabinete de prensa de Morenés había enviado otro tuit: “Nos vamos de Ludina. El Ejército español ha transferido esta mañana el COP al afgano con el honor y la satisfacción del deber cumplido”.

Solo 140 caracteres y muy pocas palabras fueron suficientes para comunicar unas noticias que sin duda habían llevado mucho tiempo de deliberaciones y cálculos antes de dar la orden decisiva. Hablar a estas alturas de la revolución informativa que ha supuesto las Redes Sociales 2.0 nos llevaría a caer en lugares comunes y en tópicos, porque todo el mundo tiene muy presente la importancia de las nuevas redes y el que no lo tiene, día a día se va dando cuenta de que es así.

Las Fuerzas Armadas españolas se han ido incorporando paulatinamente a esta revolución informativa, quizá un poco más tarde que las de otros países aliados debido a condicionantes políticos, pero ahora este movimiento ya es imparable.

Actualmente, para conocer las noticias de última hora ya no basta con tener conectada la radio permanentemente como hasta hace pocos años, ni siquiera con entrar en las ediciones digitales de los periódicos. Ahora hay que tener una cuenta en una red social y seguir a las instituciones o a los particulares que constituyen fuentes informativas seguras.

En realidad, es lo que hacen muchos periodistas, porque para ellos constituye una especie de “red de alerta temprana”, lo que se conoce como “fuentes primarias” que ofrecen un primer dato, una primera noticia o un aviso en forma de flash que inmediatamente tienen que ampliar con más datos.

Hasta aquí lo positivo. Si buscamos los riesgos de estas redes sociales, yo encuentro varios tipos de peligros.

Para la organización castrense existe el riesgo de filtraciones realizadas de manera individual, que podrían poner en riesgo la discreción imprescindible de muchas operaciones.

Para los medios de comunicación convencionales el riesgo es muy grande. La aparición de las Redes Sociales y de Internet en general ha facilitado que el público pueda acceder de manera directa a las fuentes originales. Esto supone que los periodistas han perdido el monopolio que tenían hasta ahora para distribuir las noticias.

Y todavía habría un tercer riesgo, en este caso para los ciudadanos que se limiten a recibir los mensajes directamente de la parte interesada, sin la necesaria contextualización y crítica que en teoría aportan los medios de comunicación.

Fuente : atenea

Carmen D

Los comentarios están cerrados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: