¿Podría ocurrirle al Ministerio de Defensa lo mismo que a la Casa Real?

LuisGSeguraPerdonEn el año 2012, S.M. el Rey Juan Carlos I, se vió obligado a pedir perdon ante todos los españoles y ante las televisiones públicas por culpa de su incidente en tierras africanas tras un safari, la pésima gestión que se hizo por parte de los responsables de la Casa de su Majestad, fueron sin duda los causantes de aquella inverosimil imagen que dió la vuelta al mundo por su novedad e inédita imagen, todo un monarca pidiendo perdón a su nación.

Los responsables del Ministerio de Defensa parecen no saber tampoco muy bien como gestionar la situación derivada del encarcelamiento del Teniente Luis Gonzalo Segura, habida cuenta de los apoyos de partidos políticos y la sociedad en general que está cosechando, dado que cada dia éste recibe más apoyos externos desde que iniciara su huelga de hambre. La promoción que está dando no solo a su libro, sino el enaltecimiento de su persona que está provocando su reclusión, le está viniendo de “perlas” a quienes denuncian la actual situación en las Fuerzas Armadas respecto a los arrestos y a su Código Disciplinario Militar, texto anacrónico en el que sin participación judicial se priva de libertad a los militares. Ello pone a la sociedad en conocimiento de que existen personas en España, que juzgan sin ser jueces, privan de libertad sin garantías procesales ya que entienden que son faltas administrativas y sobre todo pone de manifiesto que los militares no son iguales a otros ciudadanos. Algo que salvo en el idearío imaginativo de algunos, no es cierto pues solo la Constitución pone límites a los ciudadanos españoles y dicen que todos son iguales ante la ley, aunque algunos se empeñen en retorcer dicha norma máxima para adecuarla a su ideas pre-constitucionales.

Los mismos responsables de Defensa son quienes están creando un mito, lanzando al estrellato divulgativo a la persona encarcelada, poniendo cara a una situación administrativa que vulnera derechos constitucionales como el derecho a la libertad de expresión o la libertad de movimiento sin intervención de una orden judidicial.

La respuesta del Ministerio de Defensa, no se hizo esperar mucho tras la pregunta parlamentaria presentada en el Congreso de los Diputados por UPyD y en un comunicado cuanto menos “defensivo” detallan todas las malvadas palabras del Teniente Segura que les han obligado a detenerlo y ponerle una guardia en el Hospital Militar  Gomez Ulla de casi nueve personas, algo nunca visto ni siquiera para sospechosos de terrorismo.

¿Pedirán disculpas los gestores de Defensa por esta pésima gestión del caso del Teniente Segura? No lo sabemos. Pero todo un Rey hubo de pedir perdón a los españoles. ¿Por qué no unos generales o un ministro? ¿Tan por encima de la sociedad se sienten que son incapaces de reconocer sus errores? Preguntas sin respuesta de momento.

Los comentarios están cerrados.