Podemos abandona finalmente la idea de paralizar el goteo de REDs

La formación política Podemos que durante el debate de las últimas elecciones puso el énfasis en una de sus propuestas sobre la paralización de ceses obligatorios de efectivos de militares de la categoría de Tropa y Marinería al cumplir los 45 años de edad, finalmente ha desechado su propuesta para centrarse en otros colectivos de mayor entidad y peso electoral.

La propuesta que hace dicho partido ahora se centra exclusivamente en la subida salarial y en la devolución de todos los derechos fundamentales sustraidos a los militares por su condición ciudadana de servidores públicos especiales. Entre los derechos solicitados a rescatar están los de sindicación, afiliación política, manifestación y libertad de expresión. Pero como indiocamos abandonan el hecho de que una parte de los militares pertenecientes a la escala de Tropa y Marinería fija sus relaciones laborales al margen de la ley laboral al no establecerse sus compromisos ni en el Estatuto Basico del Empleado Publico (funcionarios) ni en el Estatuto de los Trabajadores (trabajadores por cuenta ajena).

De dicha forma la propuesta 39 de dicha propuesta de gobierno conjunto, dice así «39. Militares. Se adoptarán las siguientes medidas dirigidas a dignificar las retribuciones de nuestros y nuestras militares y a equiparar sus derechos:

• Aumento de la partida dedicada a retribuciones en los próximos presupuestos y su consolidación en el reglamento de retribuciones del personal, con el objetivo de aproximar sus condiciones sociolaborales a las de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado (FCSE) y al conjunto de la función pública.

• Equipararemos sus derechos civiles a los del resto de la ciudadanía, en particular, en cuanto a sus derechos fundamentales de reunión, manifestación, asociación, libertad de expresión, sindicación y afiliación a partidos políticos. Para ello fomentaremos y normalizaremos la actividad de las asociaciones de militares como instrumento clave para el desarrollo de sus derechos y deberes, permitiendo su actividad y otorgando protección laboral a sus representantes y subvenciones equiparables a las de las que operan en el ámbito de las FCSE.«