Pedro Pitarch «De la victoria de Vox a la matanza de Cs»

En un análisis de urgencia, y con cerca del 95% de votos escrutados, el reparto de escaños en el congreso de los diputados, como resultado de las elecciones de hoy, 10-N, es así: PSOE 120; PP 88; VOX 52; UP 35; C’s 10. Resto en partidos “menores”.
La participación electoral ha rondado el 70%. Aunque sea una cifra un 4% inferior a los votantes del 28-A, eso puede considerarse como normal en una repetición electoral. Algo muy notable, teniendo en cuenta que ésta ha sido la cuarta vez en cuatro años que se ha votado en legislativas, así como que, en una tercera parte de esos cuatro años España ha sufrido un Gobierno en funciones (315 días de Rajoy y 195 días, hasta hoy, de Sánchez). El no haberse producido la masiva desmovilización que tantos pronosticaban indica la gran consistencia del nervio democrático del pueblo español, que se ha sobrepuesto al hastío electoral. Se remacha así la idea machadiana de que lo mejor de España es su pueblo.
El PSOE, a pesar de ser el partido más votado, y que casi mantiene posiciones (ha perdido 3 diputados), ha obtenido un mal resultado. Porque llevó a España a la repetición de elecciones en base a dos grandes objetivos: lograr un resultado que le permitiera formar Gobierno sin depender de los nacionalistas/separatistas, y mejorar ampliamente resultados. Y en la búsqueda de ambos objetivos ha hecho bacarrá. Así, Sanchez ―diría el castizo― ha hecho un pan como unas tortas. Veremos cómo lo “justifica” para mantenerse en el liderazgo socialista.
El PP ha ganado 22 escaños. Es un buen resultado que confirma a Casado en el liderazgo del partido. Entierra definitivamente la ilusión de Rivera (C’s) de liderar la derecha española.
VOX es el gran triunfador del 10-N. En menos de un año, ha logrado ser la tercera fuerza política de España. Es el partido que más ha subido en escaños y votos. Este partido, por sí solo, suma más diputados que UP y C’s juntos. Va a condicionar grandemente la nueva legislatura. Y, lo que es más importante, está a punto de hacerse con el liderazgo ideológico de la derecha española.
UP es otro de los perdedores. Ha perdido 7 escaños con respecto al 28-A.
Por su parte, C´s, al pasar de los 57 del 28-A a los 10 de hoy, es el gran perdedor de las elecciones. Pudo haber jugado un papel decisivo en la gobernanza de España tras el 28-A, pero ahora pasa prácticamente a la irrelevancia. Es de suponer que Rivera presentará su dimisión inmediatamente. C´s es el partido que, sin ánimo de ofender a nadie, ha sido relegado por los electores al papel de cerdo al llegar la matanza de San Martín (que es mañana día 11).
Se puede así concluir la dificultad de investir a un presidente. ¿O será ahora posible? Porque el gran peligro es prolongar la parálisis política que sufrimos. El buitre de otra repetición de elecciones sobrevuela sobre nuestras cabezas. No, no puede haber nuevas elecciones sin poner en crisis al propio Estado. Lo que demanda un gran pacto de consenso entre PSOE y PP para sacar a España del hoyo en el que ellos mismos la han metido.
Fuente: Blog