Oleada de arrestos a militares: AUME denuncia ensañamiento

2aumeokLa Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) denuncia la nueva ofensiva que está sufriendo el asociacionismo militar, con una oleada de arrestos contra sus representantes en los últimos días. El último de ellos ha sido su dirigente en Murcia, José Salazar, quien ingresó a medianoche de ayer en el centro de reclusión militar de León para cumplir una sanción de un mes y tres días de privación de libertad por defender a una compañera también sancionada.

El secretario general de la AUME, Mariano Casado, y otros dirigentes expondrán la situación que padecen en una rueda de prensa que han convocado hoy en Madrid. La nota de la convocatoria anticipa que “el asociacionismo profesional está siendo atacado en las Fuerzas Armadas” y añade que varios representantes de su asociación, mayoritaria en las Fuerzas Armadas, están sufriendo sanciones disciplinarias que han derivado en privaciones de libertad.

En los últimos días han sido sancionados por faltas leves dos miembros de la dirección de la asociación; hace dos semanas el dirigente de la asociación en Cádiz fue castigado también con una pena administrativa de privación de libertad y el subteniente Salazar, dirigente de AUME en Murcia, recibió orden de ingresar a las cero horas de hoy en el penal militar de León.

Los dirigentes de AUME estiman que en el caso del subteniente Salazar, cuya falta grave consistió en salir en defensa de una compañera que había sido sancionada, se ha producido un ensañamiento especial porque a la pena de privación de libertad han añadido el lugar para cumplirla, a800 kilómetrosde su domicilio y con el consiguiente gasto y castigo para sus familiares.

Con la duda de si Salazar habría sido castigado y encarcelado a la mayor distancia posible de su destino de no haber sido cabeza visible de AUME en Murcia, los dirigentes de la asociación se muestran convencidos de que la nueva oleada de arrestos, tras el encarcelamiento por un mes de su presidente, Jorge Bravo, en abril pasado, obedece a la resistencia del alto mando a que se modifique el reglamento disciplinario y se avance en el reconocimiento de derechos constitucionales a los militares.

De momento, la reforma del régimen disciplinario de las Fuerzas Armadas sigue pendiente de debate en el Congreso y el PP mantiene la pena de privación de libertad por decisión administrativa, en clara contradicción con el precepto constitucional que establece que ninguna persona puede ser privada de libertad sin una decisión judicial que lo ordene. El Gobierno del PP ha aprovechado el proyecto del Ejecutivo del PSOE, que no fue aprobado debido al adelanto electoral y ha realizado una modificación: restituir la pena de prisión para los arrestos por falta leve que el PSOE había eliminado, aunque mantenía la privación de libertad para las faltas graves.

Fuente: cuartopoder

Carmen D