Nuevas mochilas antiexplosivos para Afganistán

BREVES

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl Ejército está terminando de probar unos nuevos equipos portátiles, transportados en mochilas, que permiten inhibir la señal de activación de los explosivos improvisados, cuando se activan por control remoto.

El Ejército tiene la Academia de Ingenieros y el Centro Internacional de Desminado, el organismo en el que se preparan todos los expertos en desactivación de minas y explosivos (EOD). Por ello, una de las grandes prioridades del centro es estar al tanto de las últimas novedades tecnológicas que aporten seguridad en esta compleja y arriesgada labor, evaluarlas y adquirirlas si realmente suponen un avance. Este es el caso de estos nuevos equipos inhibidores, dentro de mochilas, que permiten trabajar con más tranquilidad a los artificieros cuando están desactivando un artefacto explosivo improvisado (IED), ya que evita que lo activen por control remoto, ya sea con un detonador o a través de un móvil.

Unos equipos que han sido evaluados durante los últimos meses, con un resultado positivo y que serán enviados, en breve, a Afganistán para ayudar a los equipos de EOD del Ejército desplegados allí.

La preocupación por los posibles ataques con este tipo de explosivos, los que más bajan, han causado entre la fuerza multinacional allí desplegada, es una de las grandes prioridades del Ejército, que también ha adquirido unos nuevos vehículos, los llamados Husky, con tecnología estadounidense, encargados de estudiar, a través de un radar, si hay artefactos explosivos escondidos en la carretera y anularlos mediante un brazo mecánico. Se trata de tomar las máxima precauciones para que el repliegue, de los casi 1.500 efectivos españoles desplegados allí transcurra con la máxima seguridad para las tropas.

Fuente : atenea

Carmen D