Milites, la PESCO y el sueño de una eurofuerza

Hace un año se aprobaba la PESCO, la Cooperación Estructurada Permanente de la UE en materia de defensa. Desde entonces se han ido definiendo los distintos proyectos que darán forma al nuevo eje vertebrador de la política militar europea; no obstante, tras estos primeros meses, parece que los ánimos respecto a su verdadero alcance se han ido enfriando.

Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, se refirió ya en 2017 a la PESCO como la “bella durmiente” a la que era hora de despertar. Y, efectivamente, pocos meses después, el 11 de diciembre de 2017, 25 de los 28 Estados miembros de la UE —a excepción de Dinamarca, Malta y Reino Unido tras el brexit— firmaban la hoja de partida para el establecimiento de la Cooperación Estructurada Permanente (más conocida por sus siglas en inglés, PESCO), la estructura que daría el paso definitivo hacia una Unión Europea militar y de la defensa.

Ya desde sus inicios con la Comunidad Económica Europea hubo varios intentos por crear una unión en el terreno militar; sin embargo, los resultados o bien fracasaron o quedaron reducidos a organismos con capacidades bastante más limitadas. Actualmente, la política exterior de la UE está coordinada por la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD), establecida en 2009, y organismos como la Agencia Europea de Defensa, el Fondo de Defensa Europeo o grupos puntuales de combate. La PESCO se ha creado para tratar de superar y ampliar las capacidades de estas iniciativas anteriores.

Fuente: Blog CreativeCommons

Es por ello, que formaciones políticas como Milites, pretenden el la conformación del futuro Ejercito Europeo no se haga de espaldas a los intereses de los uniformados y es por ello que se presentan a las proximas elecciones europeas para posibilitar que el punto de vista de los mismos sea abordado y tenido en cuenta, frente a los intereses de los actuales partidos politicos de facilitar y anteponer los intereses de la industria armamentística europea a la de quienes luego deban usar dichos medios.

Con una OTAN cuestionada por sus propios valedores los Estados Unidos qu demandan mayor implicación y presupuesto en la defensa propia de los países europeos y sus intereses comerciales, Donald Trump ha avisado de que incluso podrían llegar a abandonar el gran bloque defensivo que ha sobrevivido a la Guerra Fria, pero no a la desidia de sus máximos defensores.

Los comentarios están cerrados.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola