Militares portugueses se manifiestan contra los recortes

Cerca de diez mil militares portugueses se manifestaron el sábado por la tarde en Lisboa en protesta por lo que consideran un ataque diario a sus condiciones de vida. Ante las medidas de austeridad del Gobierno conservador, su grito unánime fue: «A nosotros no nos callan».

Los manifestantes solicitaron al presidente de la República y jefe supremo de las Fuerzas Armadas, Aníbal Cavaco Silva, que no promulgue los Presupuestos del Estado por «inconstitucionales». Se quejan también de los consecutivos recortes salariales y del aumento de los impuestos, así como del mal funcionamiento de los servicios, la falta de dinero para el mantenimiento de los equipos o la casi inexistencia de entrenamientos.

Los militares comenzaron a concentrarse a las tres de la tarde (hora portuguesa) en la Plaza del Municipio de Lisboa y luego emprendieron un desfile silencioso por la Rua del Oro y la Plaza del Rossío hasta llegar a la Plaza de los Restauradores, considerada como el símbolo de la independencia nacional. Allí fueron recibidos con la música «Grândola Vila Morena», símbolo de la Revolución de los Claveles del 25 de abril de 1974.

Los manifestantes llevaban pancartas de protesta contra las medidas del Ejecutivo, como «Este Gobierno es ilegal», «Estas políticas destruyen la condición militar» o «Desconté 40 años para poder comprar un pan y viene ahora un roedor que todo me lo quiere robar».

Representantes de las tres asociaciones convocantes (Asociación de Oficiales de las Fuerzas Armadas, Asociación de Plazas y Asociación Nacional de Sargentos) se subieron al palco instalado en la Plaza de los Restauradores para dirigirse a todos los participantes. Manuel Carcel, presidente de la Asociación de Oficiales de las Fuerzas Armadas, contó algunas de las dificultades que viven los oficiales, como «recurrir a embargos o dejar de enviar a sus hijos a la universidad»; incluso hay militares que «se quedan en el cuartel porque no tienen dinero para visitar a sus familias».

El motivo de la concentración fue la «degradante» situación de los militares: «Nos quedamos sin subsidios de Navidad y verano; la asistencia por enfermedad fue reducida en más del 50%; se realizaron recortes en el transporte y no hay dinero para reparar equipamientos», explicó Luis Dias, quien hace 17 años que dejó el cargo de sargento jefe de la Armada.

Los militares recordaron al Ejecutivo de Pedro Passos Coelho que no se rinden y que «estamos disponibles para todos los combates que tengamos que frenar».

No faltaron referencias a la visita de la canciller alemana, Angela Merkel, el próximo lunes, y mostraron su «solidaridad» con los militares que tendrán que garantizar el orden público. Los manifestantes consideran que Merkel es una enemiga de Portugal por defender la austeridad.

En el manifiesto anunciaron que el próximo 27 de noviembre, fecha de la aprobación de los Presupuestos, presentarán un oficio ante el presidente del Tribunal Constitucional. En él defienden la inconstitucionalidad y la injusticia de los Presupuestos.

Fuente: ABC