Margallo reclama diálogo además de la respuesta militar contra el yihadismo

INTERNACIONAL

Morenes_MargalloEl ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha reclamado hoy diplomacia y diálogo político, además de la respuesta militar, para hacer frente a la amenaza del yihadismo y ha recalcado el compromiso de España en contribuir a esta lucha contra una amenaza «grave» e «inédita».

España, como miembro del Consejo de Seguridad de la ONU en el bienio 2015-2016, está dispuesta a contribuir a la lucha contra el yihadismo asumiendo su responsabilidad con el fin de caminar hacia la estabilidad y la paz en Oriente Próximo, ha dicho García-Margallo durante su comparecencia ante la comisión de Asuntos Exteriores del Senado para informar de la situación en Libia y Oriente Próximo.

El jefe de la diplomacia española ha señalado que España, en su condición de frontera sur de Europa, con su experiencia durante la transición y con la «relación milenaria» con el mundo árabe y musulmán, «es un interlocutor de privilegio en toda la región».

Tras afirmar que el yihadismo que asola la región «es una de las amenazas más graves, complejas e inéditas» en la actualidad, el ministro ha apuntado que, desde esa posición de privilegio de España, puede asegurar que en la lucha contra el yihadismo la solución militar «no es, no será la única vía».

«Situaciones complejas requieren soluciones complejas», ha dicho, antes de citar la importancia de poner en marcha «instrumentos de diplomacia preventiva» y de diálogo político.

En este sentido, ha subrayado que España, como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, está dispuesta a contribuir a esas «soluciones complejas» asumiendo las responsabilidades que le corresponden en su «espíritu de compromiso» con la región y acompañado con «pasos decididos hacia la estabilidad, la prosperidad, el estado de derecho y la paz».

García-Margallo ha repasado en su intervención ante la comisión la situación en Libia y Oriente Próximo, centrándose en el conflicto entre israelíes y palestinos, Irak, Siria y la amenaza del yihadismo, especialmente del Estado Islámico (EI).

Ha recordado que ayer el Congreso autorizó con el respaldo de todos los grupos, salvo IU, BNG y Compromís, el envío de unos 300 militares a Irak, en una misión que se desplegará a finales de año en el sur del país y que costará unos 35 millones de euros para los seis meses de estancia prevista.

Se trata del contingente militar que España enviará a Irak como aportación a la coalición internacional contra el yihadismo, encabezada por Estados Unidos.

«Se estudian otras posibilidades para apoyar las acciones de la coalición», ha dicho García-Margallo, quien ha citado el uso de las bases militares españolas.

De hecho, la cesión de las bases de Rota y Morón en apoyo a las tropas de Estados Unidos también figura en el acuerdo aprobado por el Gobierno español el pasado 10 de octubre.

El ministro ha explicado la situación política, económica y humanitaria de cada país y ha recordado la posición de la comunidad internacional y de la Unión Europea.

En Irak, ha expresado el apoyo de España, como ha hecho la comunidad internacional, a un Gobierno inclusivo y su respaldo a la consolidación del proceso de reformas, «absolutamente prioritario».

Respecto a Siria, ha considerado un pilar fundamental para promover la transición en el país la oposición moderada, cuyo gran desafío es su «fragmentación».

Así, ha subrayado que España seguirá promoviendo la interlocución entre el consejo de fuerzas opositoras y otras facciones de la oposición moderada y ha recordado las reuniones que la oposición de este país árabe ha celebrado en España en los últimos meses.

Fuente: Informacion