Marcos Pérez “¡¡ Ponga un militar en su vida, de cara a las elecciones!!”

Hace unos pocos días supimos que los partidos políticos se están prodigando en la inclusión en sus listas de militares en activo en algunos casos y en reserva o retiro, se supone que han solicitado la preceptiva excedencia para ser incluidos en dichas listas, dado que en caso contrario estarían inclupliendo el artículo 7 de la Ley Orgánica 9/2011. A excepción claro está de los que estén ya retirados y empleando el tiempo en “los lunes al sol” y firmar manifiestos franquistas, que hay tiempo para todo incluso para aquellos que no formaban parte de la sociedad 2.0 cuando estaban en activo.

Como quiera que sea no se sabe muy bien el motivo por el cual, la senda abierta en su momento por la ex Comandante Dª Zaida Cantera en el PSOE y el ex JEMAD D. Jose Julio Rodriguez en Podemos, ha abierto el melón de las incorporaciones castrenses a las listas electorales de los partidos para captar el “voto militar“. Voto militar que dificilmente será captado por militares o ex militares cuando estaban en activo no hicieron nada por cambiar su realidad, ni siquiera propusieron o defendieron cambios que beneficiasen al colectivo castrense, salvo el reservado para ellos mismos, sus ascensos y sus propias familias. Distinto sin duda aquellos que formaron parte de la UMD que se jugaron sus puestos, sus carreras profesionales y su prestigio profesional por democratizar la institución más carca, retrógrada, misójena e involucionista que queda de la sociedad española del siglo pasado. Ahora todo son videos super guays en redes sociales para captar la atención de los incautos soldados para que crean ingresar en una sociedad paralela pero democratizada. Aunque es un espejismo, los masterizados, idiomatizados y superiores conocimientos académicos de los nuevos soldados hacen que en poco tiempo se den cuenta de que “les han vendido la moto” y como saben leer, escribir e incluso discernir por si mismos lo que es un engaño de lo que es una carrera profesional, al poco tiempo o cambian de escala o se marchan con viento fresco a un empleo donde el sacrificio académico y la carrera profesional sean realidad y no el truco de la “estampita”.

Milites – Partido de los Ciudadanos Uniformados, nació para integrar realmente a los militares en sus listas, aquellos que podrían y querían cambiar la sociedad en la que vivían y de la que eran verdaderos conocedores; hay que recordar que los Reservistas de Especial Disponibilidad cumplían todos esos requisitos de disponibilidad, libertad de acción y representatividad. Por desgracia el malogrado proyecto ha fracasado, sin paliativos, sin medias tintas y sin “peros“. Aunque no está muerto, solo que se sabe que no está madura la situación para ser creado una fuerza política que ponga en el centro a los funcionarios y trabajadores, ya sean bomberos, tecnicos sanitarios, policias, guardias civiles o vigilantes de seguridad. Estos últimos son los damnificados de la política de Defensa que como desconoce totalmente al personal que sirve en sus filas piensa que solo sirven para montar guardias y ha favorecido que los militares en activo y los que van a pasar a la reserva engrosen las listas de la precariedad que envuelve al sistema de la Seguridad Privada en España, destino de muchos que no encuentran otra salida laboral ante la falta real de convalidaciones academicas, que si se les ofrece a las escalas de Oficiales y Suboficiales y que se ha blindado en el último lustro en el COPERFAS – Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas, con la creación de las Universidades de la Defensa, que garantizan que los alumnos que cursan estudios en las academias terminen con una ingeniería si o si y no como ocurrió al principio de la implementación del Plan Bolonia por parte de Educación, cuando los alumnos protestaban porque carecían de tiempo para dedicar a los estudios académicos y se preguntaban ¿para qué quiero ser ingeniero si he aprobado y estoy estudiando para ser militar?. La respuesta es que Defensa ya no garantiza a todos esos Oficiales que alcancen una carrera profesional que finalice en el generalato, culmen máximo del ideario oficial y que cataloga a quienes no lo alcanzan como fracasados del sistema. Por otra parte para los Suboficiales, encontraron la solución en la convalidación de estudios de Técnico Superior, que ya ofrecían a los Guardias Civiles mediante la Orden PRE/1478/2006, basada en el Real Decreto 205/2002 y es que quien no se consuela “es porque no quiere”. Durante la ponencia que tuve el placer de exponer ante los Grupos Parlamentarios en la Subcomisión de reforma de la Ley de Tropa y Marinería, el 28 de junio de 2017, pude explicarle a los parlamentarios del PP y Ciudadanos que la carencia de convalidaciones de estudios no solo era discriminatoria, sino que vulneraba la misma Ley 8/2006, sin embargo el Diputado del PP D. Ricardo Tarno explicitaba que era imposible conseguir los computos de tiempo en acadeías de formación de tropa para la convalidación de estudios. No pude por menos que recordarle a dicho diputado que en el actual sistema educativo ya está implmentado en los planes de estudio para el ascenso a Cabo y Cabo Primero la teleformación con la que se cumplirían dichos requisitos académicos, pero para eso debe existir voluntad, que no existe para solventar los problemas inherentes de la escala de Tropa y Marinería que son arrastrados desde la aprobación de la Ley 8/2006. Tema distintos es que el profesorado castrense no cumpla los requisitos académicos exigidos por el Ministerio de Educación para que Defensa imparta dichos estudios, pero para poner la mano y recibir subvenciones del SEPE – Servicio Público de Empleo si lograron llegar a un acuerdo sobre el profesorado. Claro está que dicho acuerdo era para lograr que esos “puñeteros”, ingratos y soldaduchos que se resisten a irse voluntariamente de las Fuerzas Armadas, tengan algún curso de FPE – Formación Profesional para el Empleo para que se vayan de una vez y les dejen a ellos, sus plantillas y sus chanchulleos tranquilos. Otra cosa curiosa es el hecho de que el Ministerio de Trabajo entregue dinero público para formación para extinguir el empleo dentro de las FAS y pasarle la pelota a las Comunidades Autónomas.

Como quiera que sea la cuestión es que esos militares de alto rango que están desembarcando en la política, por lo visto van a capitalizar el “voto militar“, no incluyo a la asociada de AUME en esa lista pues ha sido incluida por otro motivo, la tan de moda corriente del feminismo inclusivo “per se”; (¡¡ líbreme Dios de llevarle la contraria a una feminista, a su 8M y a su movimiento inclusivo !! porque me convertiré de facto en machista, fascista y quien sabe cuantos mas apelativos); ese en el que priman los números que no la competencia y calidad de los candidatos que pagamos entre todos y sino hay mujeres que quieran ser Oficiales, Suboficiales o Tropa, se las fabrica o fuerza para que lleguemos a los números deseados. Pues bien esos señores que se han incluido en las listas. ¡¡NO NOS REPRESENTAN  A LA INMENSA MAYORIA DE LOS MILITARES!!.

No esperen el voto ni en Podemos por Jose Julio, ni en el PSOE por Zaida o Teresa, ni en Vox por Agustín, ni en Ciudadanos por Jose Manuel. Ellos no nos representan, se han incorporado a equipos de profesionales que viven del ciudadano y de la gestión al ciudadano, pero como peones o escaparates para poder canalizar el voto. Ni que decir tiene que el colectivo asociativo por otra parte ve como esos “políticos militares” que pretenden sacarse la fotito un dia y olvidarse de ti hasta las siguientes elecciones, no representan tampoco a los militares asociados, pues ya se ha demostrado por la vía de los hechos que en la oposición PP y PSOE se llevan “muy mal” pero que cuando hay que votar como en la Subcmisión de Defensa se llega a acuerdos entre ambos porque ambos piensan lo mismo respecto a los soldados y militares en general.  Lo cierto es que a dia de hoy la escala de Tropa y Marinería nacida en la Ley 8/2006, al menos legalmente, aun cuando ya existiese desde tiempos inmemorables, es solo la primera que ha sido totalmente ninguneada, destrozada y perjudicada. Los Suboficiales y su escala han sido los siguientes, sus empleos, carrera y crédito profesional y calidad de vida, se ha degradado tanto como la escala de tropa y ya no son tantos quienes miran hacia arriba como sus modelos a seguir, como quienes saben que la escala de Oficiales o mejor dicho el generalato ha saboteado la escala.

Así que los partidos que se han lanzado a poner un militar en sus listas, deben saber que no van a capitalizar el voto militar a excepción de quienes viven bien en el “actual régimen” , al menos la tropa que esta mas que escarmentada y es consciente de los engaños y triquiñuelas  que se han ido sucediendo a lo largo de estos años contra si y sus intereses. Voten, pero voten al PACMA, al Partido Pirata o a algún partido que no les beneficie a ellos, porque una vez alistados, solo cobraran de los ciudadanos para ser números de representación y cuota inclusiva. Esa que tanto gusta en nuestra actual sociedad de datos a secas sin pararse a analizar en la realidad.

Dejar un comentario

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola