Marcos de la Cuadra “De los traidores”

La Real Academia de la Lengua define traidor en su primera afección como aquel “que comete traición“, el ex analista de la NSA Edward Snowden a ojos del Gobierno de Estados Unidos fué un traidor porque cometió la traición de denunciar que su Estado, violaba los más elementales tratados que había firmado defender, por lo que consencuentemente su Estado traicionaba ya que hacia una cosa pero defendia otra a nivel internacional.
El Estado español es un “traidor“, traiciona a sus ciudadanos al vulnerar su Carta Magna al incumplir su artículo 9 y el 14, y lo hace de forma reiterada mediante leyes que segregan a una parte de los mismos al tratarlos al margen del resto de ciudadanos. Ello es, mediante una “relación jurídico-pública de carácter especial” amparada por una simple ley, no una Ley Orgánica, sino una simple y llana ley que enmienda toda una Constitución y permite que exista una relación laboral precaria que el mismo Estado persigue mediante sanción a la sociedad civil, pero que en su caso ampara. La misma Constitución indica en su artículo 81 que para la aprobación de una Ley Orgánica hace falta la mayoría absoluta del hemiciclo, para la aprobación de la Ley 8/2006, solo hizo falta la connivencia política de PP y PSOE, ambos valedores de la precariedad laboral en España, perseguida en el entorno social pero admitida en el reducto de los militares, unos 132.000 ciudadanos al margen de la justicia social y desamaparados ante la Constitución porque no son ciudadanos, son “militares”. Un “titulillo” que a muchos les basta para caminar por la vida como si fuesen inmunes a la justicia ya que se crearon una “ad hoc” su propia justicia (la Sala Quinta del Tribunal Supremo) y a otros que les motiva para buscar mas su integración en la sociedad. En ese doble juego moral en el que algunos sitúan a militares de la UME junto a trabajadores y ciudadanos con derechos, frente a trabajadores baratos y sin ellos porque solo son “militares“, obedecen y ya esta. Y es que ser militar no es ser imbecil, ni las Fuerzas Armadas están constituidas por zombies de encefalograma plano, a pesar de que a muchos de quienes dirigen el cotarro así les gustara.

Luego tenemos a los Reservistas de Especial Disponibilidad, “apestados del sistema“, no son militares porque el Estado dice que son viejos, la sociedad no entiende donde “c**ones” estuvieron metidos esa gente para presentarse en las colas del paro, sin experiencia, sin convalidaciones de estudios por experiencia laboral o sin un triste curso con el que ofrecerles algun tipo de empleo “normal” y útil para esa sociedad a la que son integrados a la fuerza. Y claro éstos se preguntan ¿qué hacemos aquí ahora?, ¿cómo nos ganamos la vida?, ¿qué será de nosotros y nuestras familias?. El Estado y algunos “milicos” dicen, ¡¡ aaaaahhhh, ya sabias lo que había !!, no importa que en su momento hubieses aprobado un concurso-oposición nosotros decideremos cuando podrás ser “uno de los nuestros”. El Ministerio de Defensa para el año 2020 se convertirá en la empresa con un ERE mas voluminoso del Estado español con casi 5.000 personas abandonadas en los servicios de empleo de sus comunidades autonomas a su suerte. Pero claro, eso no es TRAICION.

Y bueno luego si alguno de esos Reservistas de Especial Disponibilidad usa su saber en el entorno privado y empresarial con el conocimiento que tiene del funcionamiento interno de la Administración y de la sapiencia adquirida durante decadas, ya sea a una empresa nacional o extranjera para ganarse la vida y llevar alimento a sus familias, muchos lo podrían tildar de traidor, pero ¿quién traiciona a quien?.

¿Qué compromiso cree el Estado que han adquirido los Reservistas de Especial Disponibilidad de defender los intereses de quien los ha abandonado a su suerte en el mercado laboral sin mas protección que sus conocimientos adquiridos y la información manejada?. Ahí tenemos a jardineros, metidos a consejeros de empresas eléctricas, a ex ministros reintroducidos en empresas del ramo, incumpliendo la ley y aqui no pasa nada. ¿Traidores?  ya casi han conseguido desvirtuar el significado de la palabra.

Esperemos no tener un Snowden español porque de ser asi, los traidores como siempre se convertiran en victimas y las victimas en delatores.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: