Luis G. Segura ” Con un par, Felipe… ¡Con un par!”

Este año me ha ganado, tengo que confesarlo. La piel de gallina, los pelos como escarpias, las lágrimas cayendo sin cesar. ¡Vaya discurso! ¡Qué emoción!

Me ha encantado la parte en la que habla de la unidad de España porque ha resultado muy convincente, creo que hoy en Catalunya los independentistas han salido a las calles a quemar esteladas y senyeras. No cabe la menor duda que después de sus palabras se han quedado profundamente conmovidos y convencidos. ¡Si es que es un crack! Perdone Felipe, que me emociono y se me va…

Tal vez las primeras quinces veces que ha mencionado la unidad no lo ha conseguido, pero superado ese umbral ya ha sido imparable la conversión. Sé que es un tema que le importa de verdad, y le importa porque España para usted es mucho más que un país o una democracia, es una herencia. Y con las herencias no se juega, no hay nada más que mirar las broncas que se lían en las familias por estos temas… Sin ir más lejos, entre su padre y su abuelo las tuvieron tiesas y un poquito de traición o de “me arrastro para reinar” sí que hubo.

Herencia del abuelo Francisco Franco, cuando le enseñaba los valores de la democracia o del Movimiento, que para el caso es lo mismo. Lecciones impagables, seguro. Pena que no tuviese yo una referencia de tal categoría intelectual, moral y ética.

Bueno, también estaba el otro abuelo, el de verdad, el abuelo Juan, el que fue padre de rey pero no reinó. Otro demócrata convencido que cruzó la frontera para luchar del lado de las gentes de bien, del lado de los golpistas. No es que no fuera demócrata, es que los valores demócratas de la República no lo eran tanto como los de Franco, que desbordaba democracia y derechos humanos por todos los poros de su piel… Sobre todo, cuando fusilaba, ahí la conjunción de valores democráticos y derechos humanos era incalculable.

Y de papá, ¿qué decir de papá? Lo bien que se portó con Adolfo Suárez cuando le eligieron las urnas, ¿recuerda su discurso de la navidad de 1980? Fue unos meses antes del golpe militar del 23F, cuando se reunía con el general Armada y esas cosillas, un discurso que lejos de calmar cualquier ánimo golpista los alentó. Junto a ese, hubo un par de escenas que demostraron para siempre el talante democrático de Juan Carlos I, que seguro se le habrán quedado marcadas a fuego.

La primera fue cuando echó a Suárez a los generales, (“estos que hay dentro quieren verte a ti”, 23 de enero de 1981; Pilar Urbano, “La gran desmemoria”) como quien echa a un esclavo a los leones y uno de ellos le enseñó una pistola (Teniente General Merry Gordon). Llegados a ese punto, no solo no lo detiene, sino que le asevera “¿Te das cuenta de hasta dónde me estás haciendo llegar?” Eso es de demócrata de los buenos.

La segunda fue cuando le espetó a Suárez aquello de “tú estás aquí porque te ha puesto el pueblo con no sé cuántos millones de votos… Yo estoy aquí porque me ha puesto la Historia, con setecientos y pico años. Soy sucesor de Franco, sí, pero soy el heredero de 17 reyes de mi propia familia”… Palabras de demócrata, a las que no le faltaba razón: la Historia, Franco, un disparo accidental a un hermano… Todo contribuyó.

Por eso todos entendimos que no era necesario votar su sucesión, ¿en qué país se votan las herencias? Y menos la de Franco, Dios y los dieciocho antepasados suyos. Eso ya da derecho a todo y a un poco más.

No dude, pues, que todos han entendido su mensaje y máxime después de rodearse de la grandeza de España en la Sala de Tronos del Palacio Real, una sala que es el salón del Rey y de todos los españoles. Más de un café me he tomado allí con los amigos… Un lugar en el que nadie mejor que usted para dar lecciones de democracia, historia y de los últimos tres siglos repletos de éxitos y parabienes. Y ya de los reinados borbónicos ni hablamos, porque es lo mejor que nos pudo suceder.

Si lo de la unidad y los valores democráticos me ha llegado al corazón, cuando ha hablado de los Derechos Humanos me ha ganado por completo, ¡qué empatía! Gran referencia la suya, sobre todo, viniendo de un Rey que ha sabido apoyarse siempre en personas y gobernantes de gran categoría y humanidad. Arabia Saudita, donde se han decapitado este año a más de 150 personas y a la que papá Juan Carlos consiguió vender unos cuantos carros de combate. Total, solo han bombardeado Yemen y matado unos 5.500 civiles, 600 niños incluidos. Eso son Derechos Humanos y lo demás tonterías… Por favor, no deje de apoyar nunca a Qatar, Marruecos, la mencionada Arabia Saudita, Emiratos Árabes y países similares, porque algunos de ellos están, directa o indirectamente, detrás de grupos como Al Qaeda o el Estado Islámico, lo mejor de lo mejor. Eso sí que es luchar contra el terrorismo y apoyar la democracia y los derechos humanos… ¡Grande Felipe! Medio país a sus pies…

Lo de no hablar de la pobreza es muy acertado porque estando el PP y su caritativo “¡Qué se jodan!” cuando se produjeron los recortes a los parados, deja claro que es innecesario… Total, ¿qué importancia puede tener que muchos ciudadanos no puedan comer o pasen frío mientras su hermana, la de Urdangarin, pueda seguir trabajando en La Caixa, Caixabank o lo que sea y la suban el sueldo un 200%? Además, hay que tener en cuenta que la austeridad del lugar desde el que ha elegido dar el mensaje ya era un guiño hacia los más pobres.

Ay, ay, ay… Cambiemos de tema que hablar de los pobres, cansa.

Cuando ha hablado de los refugiados, ahí casi lloro. Ha sido lo más, pero lo más de lo más. ¡Qué sensibilidad! No recuerdo haber oído palabras suyas cuando en Ceuta (playa del Tarajal) murieron al menos quince inmigrantes, tampoco cuando el Partido Popular se negaba a dar acogida a los refugiados o diferentes partidos no querían pagar la sanidad de los inmigrantes… Pero sus palabras en el discurso lo compensan todo. Seguro estoy de que los refugiados ya están más tranquilos después de escucharle y, muy probablemente, con todos sus problemas solucionados. Supongo que es por eso que ya no salen en televisión, porque ya no tienen ninguno.

¿Y lo de la referencia a la corrupción? ¡Muy bien hecha! Solo una vez pero suficiente. Lo bueno si es breve, dos veces bueno. Todos sabemos que es un experto en corrupción dado que se ha rodeado de personas con reconocido conocimiento en la materia, a los que seguro consulta. Por un lado, está su padre al que un catedrático de economía y exconsejero de Campsa, Roberto Centeno, acusa de cobrar entre uno y dos dólares por barril de petróleo o el New York Times afirma que ha conseguido más de 1.800 millones de euros de fortuna, eso por no hablar de las organizaciones que denuncian su participación en el tráfico de armas. No menos conocedores de la materia son su cuñado Urdangarin y su hermana Cristina, muy aficionada a pagar con una tarjeta cuyos fondos desconoce su origen, o las primas de su padre imputadas por blanquear el dinero con Gao Ping (tres por falta de una).

El gobierno y la oposición deben asesorarle bien en este asunto, sobre todo, con el presi Rajoy que sabe de sobres, sedes construidas en B, ordenadores borrados, Gürtel, Púnica, Bárcenas, y la leche en verso… El tío es un ilustrado de la corrupción porque dudo que exista otra persona que haya tratado con tantos corruptos. Bueno, ahora que lo pienso, Esperanza Aguirre es una experta en contratarlos, así que la cosa está reñida…

Y en la opo, tenemos a Pedro Sánchez, que se lo pasaba en grande en Bankia, y a Susana Díaz con sus EREs… Total, dada la escasez de corrupción y su amplio elenco de expertos en la misma, coincidimos en que no es bueno hablar del tema porque se puede caer en el alarmismo y es lo que menos necesita este país. Sabia decisión trasmitir tranquilidad…

Majestad, después del discurso del otro día estoy esperando impaciente su próxima aparición en la Pascua Militar, porque todos sabemos que las Fuerzas Armadas son demócratas, modernas, ejemplo de derechos y libertades, así como un modelo a seguir contra la corrupción…

Desde hoy, tenga claro que cuenta con un súbdito más porque me ha convencido por completo… ¡A sus pies!

¡Feliz Navidad!

1 Comentario

Artículo leído
  1. Caifas dice:

    Chico, ten cuidado cuando salgas a la calle que ahora incluso te pueden pasar control antidrogas yendo andando por la acera.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola