Los familiares de cinco militares fallecidos en 2011 piden a la Audiencia Nacional mayores indemnizaciones

Tal y como les comunicó el Presidente del Gobierno hace unos dias a los supervivientes del accidente de Hoyo de Manzanares de que podrían acudir ante la justicia si veian sus derechos vulnerados por la decisión del Gobierno, éstos han hecho caso al Presidente y han denunciado al Estado.

Los abogados de los fallecidos y los heridos han acudido a la Audiencia Nacional y ésta ya ha admitido a trámite los recursos presentados salvo el de uno de ellos, que aún está siendo preparado y que se registrará en los próximos días.

Pero no sólo van a recurrir los familiares de los fallecidos, sino que los heridos también tienen pensado acudir a esta instancia después de que su solicitud al Ministerio de Defensa de percibir mayores indemnizaciones por los daños que les causó la explosión haya sido rechazada.

RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL

Tanto las familias de los fallecidos como los heridos percibieron en su momento la cantidad correspondiente al seguro colectivo, así como la pensión que continúan recibiendo. Sin embargo, consideran que estas cantidades no son suficientes en relación a los daños sufridos en el accidente.

Según los abogados de las familias y de los heridos, en sus resoluciones el Ministerio de Defensa coincide en todas ellas en reconocer la «responsabilidad patrimonial» en el accidente, de modo que éste ha sido el principal argumento de los recursos presentados ante la Audiencia Nacional para reclamar mayores indemnizaciones.

José Manuel Candón, uno de los militares que resultaron heridos en la explosión y que entonces era teniente de Infantería de Marina, opina que, dada la gravedad de las lesiones y las condiciones en que se produjo el accidente, «no ha habido reparación del daño» que han sufrido y por eso piden mayor indemnización.

Según ha explicado el Teniente Candón que perdió el ojo derecho y en el izquierdo sólo tiene un 20 por ciento de visión. Además, ha pasado 35 veces por el quirófano a causa de las heridas que le causó la explosión.

ESTADO DE LOS EXPLOSIVOS

Entre esas condiciones en que se produjo el accidente, el exteniente ha denunciado el estado de los explosivos que los militares manipularon ese día. Según ha explicado, uno de los informes de la Guardia Civil sobre la investigación de los hechos apuntó como causa más probable de la deflagración a un fallo en las espoletas de las minas utilizadas, lo cual pudo deberse a que habían caducado unos meses antes.

Esta es la causa más probable que determinaron los peritos, ya que entonces consideraron que otra posibilidad, la de que otras espoletas o munición activada hubiese quedado enterrada de anteriores ejercicios, es «la menos probable».

Eso sí, la Guardia Civil estableció también que no había podido llegar a una «conclusión certera de la causa» de la explosión en la Academia de Ingenieros del Ejército de Tierra.