Los diputados militares, el azote del Gobierno

Desde que en la pasada legislatura se incorporaran a la política activa militares o ex militares de distinta graduación al Generalato, las denuncias fundadas y preguntas parlamentarias fundamentadas en el conocimiento tácito de los casos, han puesto en grave aprieto al Gobierno y a sus distintos departamentos.

La ex comandante  del Ejercito de Tierra Dª. Zaida Cantera en el Grupo Parlamentario Socialista y el Guardia Civil en excedencia D. Juan Antonio Delgado en el Grupo Parlamentario de Unidos Podemos, propocian mensualmente una bateria de preguntas de control al Ministerio de Defensa al que no está acostumbrado, al tener que dar las debidas explicaciones a sus señorías. Pero como ocurre en el COPERFAS – Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas el Ministerio de Defensa elude dicho control e incluso responde con evasivas o sencillamente ni responde. Hacerle tal afrenta a asociaciones como la OATM – Organización de Apoyo a las Fuerzas Armadas puede parecer lógico, pero hacerselo a los legítimos representantes populares y miembros de la Camara Baja cuanto menos roza la desverguenza.

El origen de ambos también pone de manifiesto que al maltratar Defensa a «su gente» la vuelve hostil hacia su gestión por opaca, parcial e interesada, ya que con Zaida Cantera el «sistema» intentó hundirla sin exito y la política la ha convertido en el azote de sus ex jefes y miembros del departamento. En cuanto al Guardia Civil y miembro asociativo/sindicalista de AUGC Juan Antonio Delgado, pone de manifiesto el compromiso de las bases de las FCSE y FAS con sus derechos y la irrenunciable lucha en todos los frentes para lograr la dignidad arrebatada por unos pocos privilegiados en el seno de las instituciones.

La utilidad de tener militares diputados está propiciando un destape completo del «chiringuito» que tenian montado los diferentes gestores del departamento y ponen de manifiesto que la transición de las Fuerzas Armadas se esta desarrollando ahora, al exponer sus verguenzas mediante preguntas parlamentarias y destapes de casos de corrupción en medios de comunicación.  Es cuestión de tiempo que nuevos militares comiencen a dar pasos en la politica a los efectos de revertir politicas de personal nefastas, nepotismos por amplias sagas familiares y contubernios variados para enriquecerse en las empresas de Defensa.