Libertad de expresión y asociacionismo militar

AUMEpresosAndan las aguas revueltas de nuevo en el mundillo asociativo militar, a consecuencia del encarcelamiento de otro representante asociativo de AUME, en este caso otro Subteniente. Pero en esta ocasión a diferencia de la anterior, la AUME – Asociación Unificada de Militares Españoles, lucha en solitario por la defensa de su representante. Es un hecho probado, que en la anterior ocasión existió una fuerte división entre las asociaciones integradas en el COPERFAS a consecuencia de la solicitud de apoyo que realizó AUME y que lideró en el COPERFAS la Asociación Profesional de Suboficiales – ASFASPRO, al pedir una reunión extraordinaria de dicho Consejo Asesor de Personal, pero poco más hizo o hicieron las asociaciones, que apoyar moralmente al arrestado presidente de AUME. Salvo honrosas excepciones, OATMOrganización de Apoyo a la Tropa y Marinería con su Presidente y AMTM – Asociación de Militares de Tropa y Marinería con un representante en el Consejo; que apoyaron en sus webs la participación en la manifestación de apoyo;   las asociaciones no quisieron entrar en mayores demostraciones. ¿ Quién sabe por si les “salpicaba” algo de lo que sufría Jorge Bravo? La cuestión, es que si escaso apoyo tuvo Jorge Bravo, menos aún ha tenido su representante en Murcia, que se ha visto solo y unicamente apoyado por la OATM y por sus propios compañeros de AUME.

Contrariamente a lo que se podría pensar, y ajenamente a lo que piensa cualquier ciudadano español normal, las asociaciones no creen estar todas en el mismo barco. Es más algunas tienden a estar mas del lado de la “patronal“, que del “sindical“, esto es una cosa que nos cuesta mucho entender a los profanos en asuntos de Defensa, ya que viene a denunciar publicamente el escaso apoyo interno existente en dicho mundo asociativo, que se ha conformado a modo de clanes irreconciliables entre ellos, en los que el beneficiado siempre es el patrón. En cualquier caso estas asociaciones verán que tipo de relaciones tienen entre ellas, pero deben saber que no las entendemos, no entendemos como se puede defender el compañerismo y no defender al compañero. No entendemos como se puede reclamar la libertad de expresión y solicitarla solo para “los tuyos“.

Llego a la conclusión de que no les entendemos y ellos no quieren que les entendamos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: