La Quimera inutil de la Subcomisión de Defensa según 45 Sin Despidos

La subcomisión se finaliza sus trabajos confirmando los peores presagios sobre su resultado y sobre la finalidad última de su razón de ser.
La creación de la subcomisión sirvió de coartada para rechazar una Proposición No de Ley que instaría al Gobierno a tomar medidas que paliaran los daños irreparables ocasionado por una nefasta y discriminatoria Ley de Tropa y Marinería que materializaba la segregación por razón de clase entre los militares, consolidó esta segregación una Ley de Carrera Militar que excluía a más de la mitad de los militares profesionales.
Podía parecer que con la creación de la subcomisión había un reconocimiento implícito de los graves problemas a los que se enfrentan más de la mitad de militares profesionales y que había una verdadera voluntad de identificar el origen de estos problemas y proponer la mejor de las soluciones. El cierre en falso de los trabajos de la subcomisión demuestra que sólo se pretendía ganar tiempo y no afrontar cambio significativo alguno.
Con la “quimera” de esta subcomisión se ha estado alimentando las esperanzas de miles de familias condenadas al desempleo de larga duración y a los que finalmente se les va a volver a dejar en la estacada.
El dictamen de la subcomisión sale adelante sin contar con un apoyo unánime, sale adelante con los votos de los “padres” del problema, los partidos que pusieron en marcha en 2006 la Ley de Tropa y Marinería. Salvan la ley y sacrifican al soldado, haciendo bueno aquel titular que en mayo de este año titulaba El País: “Salvar el modelo de ejército o salvar a los soldados”. La vieja política ha salvado su modelo de ejército.
Someter a un colectivo a tan penosas condiciones laborales debe resultarle sumamente sencillo, teniendo extremadamente restringidas cualquier medida de lucha laboral colectiva y teniendo negados los derechos a huelga y el conflicto laboral. Confiar la tutela de los derechos laborales de los trabajadores al propio empleador, resultan en que seamos los empleados públicos con peores condiciones contractuales, peores retribuciones y peores medios de autodefensa ante tales condiciones abusivas.
El dictamen de la subcomisión sentencia la perpetuidad de la temporalidad y la segregación entre militares profesionales, cierra las puertas a una Única Ley de Personal Militar de Carrera para todos los militares profesionales y niega una reparación a los Reservistas de Especial Disponibilidad condenados a la exclusión social tras décadas de servicios a su país. Estas dos razones son suficientes para anunciar un calendario de protestas contra esta decisión sumamente lesivas para nuestro colectivo.
Hacemos un llamamiento a todos los militares profesionales de tropa y marinería a sumarse a este calendario de movilizaciones y a secundar cuantas medidas se propongan a iniciativa de esta Plataforma en próximas fechas.
Nos ponemos a disposición del resto de Asociaciones Profesionales para secundar las que ellos mismos propongan, conminándolos a la creación de un calendario común que dé continuidad a un año sin precedentes en cuanto a movilización de un colectivo con márgenes de protesta tan estrechos.
Hemos de recordar que en lo que va de año se han producido tres concentraciones de militares, en Cádiz, Madrid y Valladolid; se mantienen abiertas diversas iniciativas judiciales, recursos e instancias; se ha solicitado el amparo del defensor del pueblo; se han promovido una gran cantidad de mociones y declaraciones institucionales en Ayuntamientos, Diputaciones y Parlamentos Autonómicos, con el respaldo de más de 5.000.000 de ciudadanos a través de sus representantes en esas instituciones.
¡Compañeros, ha llegado el momento de luchar por tus derechos. Ha llegado el momento de luchar por tu carrera!