Juan Español «Las ideas ¿claras?»

En plena campaña electoral es inevitable el observar como líderes de asociaciones o grupos de militares sacan toda su artillería para cargar (y ensalzar) a los diferentes grupos parlamentarios que se presentan a las elecciones. Aquí, siendo cada uno sincero consigo mismo, sabemos que los políticos no son la solución a nuestro problema, sino que al contrario de lo que pensamos el dirigirnos a ellos de una manera u otra lo único que se consigue es darles publicidad a sus propios intereses.

No he podido evitar observar como algunos pasan de la crítica constructiva que cualquier ciudadano puede y debe hacer libremente, a posicionarse o alinearse hacia unos u otros, luego nos echamos las manos a la cabeza cuando Defensa nos llama al orden por no  mantener la neutralidad política que como militares, y principalmente como cabezas representativas de los grupos de militares a los que representan hacen alarde o aprovechan el momento para posicionarse con algún partido, y aprovechar la ocasión para publicitar su asociación, todo sea dicho, ignorando por completo que se incumple la legalidad actual de neutralidad política, dejando entrever otros intereses, como el formar parte de unas listas ya cerradas… todo en orden, pero hasta la fecha, sólo sabemos de uno de los representantes asociativos que haya dicho que NO a un partido político cuando le han ofrecido formar parte de las listas, espero
que todos esos que critican a las formaciones parlamentarias hagan alarde de su moral y ética, y sin llegar a llenarse la boca, cuando se lo ofrezcan, si lo hacen, haga exactamente lo mismo.

Dicho esto, quiero dejar claro mi punto de vista de cómo veo el panorama con los políticos actualmente, en estos momentos sólo dos partidos de los llamados “importantes” llevan a la Tropa y Marinería en sus programas electorales, de los cuales, ninguno de ellos no tienen la capacidad de proponer cambios legislativos a la norma establecida, más que nada porque para que formen gobierno, lo tienen que hacer precisamente con los que no quieren resolver nada de los puntos más importantes que afectan a la Tropa y Marinería como la temporalidad, los REDs o unas titulaciones convalidadas reales. No hace falta aquí, espero, hacer hincapié en lo inservible que es la realización de las PNL, (Propuestas No de Ley), el propio nombre lo indica, no de ley, no van a hacer ni cambiar nada, pero eso si, sirve para que las asociaciones se alineen con ellos para darles publicidad y hacerles creer que nos tragamos lo que dicen, como el partido del gobierno que donde dije digo, digo Diego.

Las múltiples fotos y asambleas que se realizan con lo políticos de los Ayuntamientos de “chichinabo de arriba” no sirven de absolutamente nada, más que lo mencionado anteriormente, ya que lo que es la política local y la nacional, que es la que nos afecta, difieren mucho una de otra, pero eso sí, mientras que parezca que se hace algo todo…sigue en orden.

Otro sector los que somos afectados está obsesionado con el que salir a llenar las calles lograría un cambio en la mentalidad de una sociedad más preocupada por el paro, la sanidad, la educación, sus pensiones de mierda… Que por unos militares que lo que conocen es que se nos vamos a casa cobrando 600 euros, ya luego les explicamos si son retributivos o no, pero es muy difícil que viendo como se encuentra España en la actualidad, es algo dificil. Lo que está claro que esta medida para hacer realmente fuerza tendríamos que salir a la calle un número considerable de afectados de todas partes de la península y que no sirviese para que los políticos lo usasen para hacer publicidad de ellos mismos o que se esté más atento a las pancartas que se cuelgan que lo que se presenta como en la concentración del año pasado.

Pero claro ir quemando poco a poco con escraches con grupos de no mas de diez personas lo que hace es que el que duda en asistir o no se quede en su casa viéndolas venir, sin dejar de pasar por alto, que cada militar tiene unos intereses diferentes.

Bajo mi punto de vista, hay que ser conscientes que ni los políticos, ni la sociedad actualmente tal y como está sufriendo con sus problemas, de los cuales no somos ajenos, no son la solución a toda nuestra problemática, sino que reside en estos momentos en la Justicia, y para eso, hay que unirse y ver y valorar los trabajos legales y el estudio que hay detrás de cada demanda y de lo que se pretende conseguir para alcanzar nuestros objetivos.