Juan Español «Cuando me llamaban loco …»

Ya estoy aquí de nuevo, muy acode con el título de lo que quiero expresar hoy…. Cuando me llamaban loco, lo explicaré.

Hace unos meses dije todo el batiburrillo de que un grupo de militares en busca de amigos, se compraron una pancarta (que venden en wallapop), decidieron reunirse con la excusa de ¡¡ las asociaciones no hacen nada !!. Y ellos decidieron que la mejor manera de luchar que había era gritar Vivas a España, trabajar estando de baja laboral y manifestarse cortando calles para tres personas en las puertas de los partidos políticos. Muy listos….

Cuando dije, además en este diario digital, que tenían los días contados, todos se me echaron encima, parece ser que es muy importante la lucha en twitter y tener pancartas, que haya trabajo asociativo detrás da lo mismo.

Pues bien, esos mismos en un alarde de lucha de clases, han terminado por aparecer en una asociación cada vez más de capa caída que no se saben ni quién está al frente. Bendito ridículo han hecho sus dos representantes tanto en Zaragoza uno, como en Madrid el otro, por lo de las retribuciones. No sabían por donde les venían, desconocían lo que hablaban y lo más productivo que pudo decir fue apoyar al Cabo Primero  de Infantería de Marina sancionado por apoyar el manifiesto antifranquista, ese que otros militares de más alta graduación habían firmado en apoyo al dictador.

¡¡ Bueno que me distraigo !!

Que como una vez dijeron por ahí “algunos”, reventarán todo lo que toquen. De momento una de las asociaciones históricas se ha “negado” a ir al Coperfas…..tic tac… Después de intentar fusiones, con otros intereses y encontrarse sumergida en una lucha de egos con las cuotas por las nubes, lo mismo pensaban que se iban a mantener o ganar socios. Porque no quiero pensar en que se han antepuesto intereses personales y dejen a sus asociados sin representación alguna por dicho motivo, pasándose sus propios estatutos por los mismísimos. Porque si se están centrando en esa demanda que lleva parada más de dos años, según dicen, y que solo han conseguido que pueda “ser estudiada y elevada a trámite” es como decirle a un notario que te de fé, de lo que tú le estás diciendo.

¡¡ Lo peor es que todavía hay gente que les cree !!

El problema es lo que viene. El problema lo tenemos nosotros, que un representante de Tropa, aparezca en una reunión de asociaciones profesionales con más aires sindicales que asociativos, da vergüenza ajena por el desconocimiento de la legislación que le ampara para estar allí. Pero se blindan y se cubren entre ellos, y así le va a toda esa asociación. Eso sí tontos no son, al fin y al cabo intentan que parezca que ellos no se mueven al son de nadie.  ¡¡ Actúa… dicen !!, pues algo me he perdido.

Y si éramos pocos… Aparece la Asociación de Oficiales de Carrera, aquellos que en pocos años pasarán a estar junto a ti en la mesa del Consejo, a estar al frente en la misma. Devaluando la credibilidad de las asociaciones y aún más del propio Consejo, que si no se ha conseguido mucho (tampoco poco), lo que se ha logrado ha sido para mejorar mínimamente la vida de los militares. Van a venir los que lo tienen todo, con los que tienes que debatir tus días libres, para luchar por tus derechos… ¡ ja!

Así nos va a la Tropilla.