Interior abandona a los guardias civiles que trabajan en la zona fronteriza con Gibraltar

BREVES

AUGC quiere expresar su asombro al ver como quien debe velar por el Cuerpo de la Guardia Civil y sus trabajadores, el ministro del Interior, no sale en defensa y actúa ante las insultantes acusaciones vertidas por las autoridades gibraltareñas tras el grave incidente ocurrido en aguas españolas, el pasado día 11 de septiembre, entre una embarcación del Servicio Marítimo y varias de la policía gibraltareña, que se ha saldado con un agente de la Guardia Civil herido de consideración por realizar su trabajo, con absoluta profesionalidad, en cumplimento de la normativa española y europea vigentes, al abordar y golpear una de las patrulleras gibraltareña la embarcación neumática de la Guardia Civil, de menor envergadura.

Mientras desde Gibraltar acusan a la Guardia Civil de “absoluta falta de profesionalidad y del incumplimiento total de las buenas prácticas de marinería” o de mostrar una “descarada negativa (de la Guardia Civil) a colaborar con la RGP o el Servicio de Aduanas de Gibraltar de modo profesional y sosegado y sus amenazas de detener a civiles gibraltareños y a un agente de la RGP”, ni el ministro del Interior ni el director general de la Guardia Civil salen en defensa de los agentes que prestan servicio de manera encomiable a diario en la frontera con Gibraltar, en una situación dificultosa y de continuo intrusismo por parte de embarcaciones gibraltareñas.

Por tanto, y en defensa de los guardias civiles que han de trabajar en estas condiciones de abandono institucional, AUGC se personará en las diligencias que indiscutiblemente han de abrirse para aclarar las posibles responsabilidades penales, tanto de los pescadores como de los policías gibraltareños implicados, por su imprudente actitud.

Del mismo modo, esta asociación profesional vuelve a reclamar a los gobiernos españoles y británicos el establecimiento de un protocolo, real y efectivo, de actuación policial en las aguas colindantes al Peñón, que evite, tanto futuros accidentes, como la impunidad de quienes delinquen, por la inexistencia de instrucciones que permitan coordinarse a las policías de ambos países.

AUGC quiere evidenciar y dejar constancia que ésta es una responsabilidad política que se está eludiendo y que inevitablemente, de continuar este abandono institucional, acarreará trágicas consecuencias.

Fuente: AUGC