Holanda considera enviar un contingente militar para sellar la «zona cero» del MH17

INTERNACIONAL

HolandaMH17El primer ministro holandés, Mark Rutte, estudia un plan que permita desplegar un contingente de militares o policías que garantice que nadie ajeno a las investigaciones sobre la tragedia del vuelo MH17 accederá al lugar donde cayó el Boeing 777 de Malaysia Airlines, al Este de Ucrania. Según publica hoy el periódico holandés «De Volkskrant», La Haya trabaja ya con Australia y Ucrania para intentar la aprobación de una resolución en tal sentido por parte del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Apoyo internacional

Según fuentes holandesas consultadas por el rotativo, la única condición que plantea La Haya es que se trate de un plan con pleno respaldo internacional, ya que Países Bajos no desea llevarlo a cabo en solitario. El objetivo: sellar herméticamente la «zona cero» donde se estrelló el avión, provocando la muerte de sus 298 ocupantes (de ellos, 193 holandeses), y que actualmente es un lugar sin vigilancia, al que cualquier curioso puede acceder.

De momento se trata de un plan sobre el papel, que necesitaría el apoyo de, entre otros, los países que más ciudadanos han perdido en el drama: además de Holanda, Australia y la propia Malasia. Según informa el periódico holandés, la idea de base del plan también fue revelada esta mañana por algunos medios ucranianos y australianos, aunque no dieron detalles.

El principal objetivo de este «plan de sellado» es garantizar la seguridad de los restos humanos que todavía queden esparcidos en el lugar donde se precipitó el aparato, tras su presunto derribopor un misil tipo «BUK», para facilitar la realización de la investigación forense, según apunta el periódico holandés.

Evitar el robo de pruebas clave

El temor de La Haya es que las pruebas que todavía queden en la denominada «zona cero» puedan ser manipuladas o, directamente, destruidas, y que los expertos de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) no puedan realizar adecuadamente su labor de identificación. De hecho, en las últimas horas la organización internacional ha asegurado que las tareas de recogida de cadáveres no se han realizado con la necesaria diligencia, y con ello se ha podido poner en riesgo la fiabilidad de las investigaciones.

De acuerdo con el rotativo holandés, un portavoz de la misión diplomática ucraniana ante la ONU, en Nueva York, ha admitido que existe un plan en ciernes para intentar blindar la «zona cero». No obstante, La Haya se mantiene cauta y, de momento, ni confirma ni desmiente la información.

El enfado de Holanda, donde hoy han llegado en un avión militar los restos mortales de 50 de los fallecidos de esa nacionalidad, se ha sumado al de Australia, que ha perdido a 37 de sus compatriotas en la tragedia. Al igual que Rutte, el primer ministro australiano, Tony Abbott, exigió ayer que se garantice la máxima seguridad en torno al punto donde se estrelló el Boeing 777.

Los restos del fuselaje del vuelo MH17 están esparcidos en una zona de 35 kilómetros cuadrados. Según los expertos forenses, es muy probable que todavía queden trozos de cuerpos sin identificar. El lugar, controlado por los separatistas, no tiene vigilancia, y cualquiera que se acerque por allí puede, con toda impunidad, llevarse lo que desee.

Fuente: abc