España está a un paso “de no tener una defensa eficaz”

El impacto de la crisis económica, que hace que España esté al límite de no tener una defensa eficaz, según Agustín Conde, presidente de la comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, la reorganización del Ejército y las amenazas a las que se enfrenta España centraron el desayuno de trabajo sobre la Directiva de Defensa Nacional organizado por el Grupo Atenea, en el que intervinieron, además de Conde, el secretario general de Política de Defensa, Alejandro Alvargonzález, el portavoz del PSOE en esta comisión, Diego López Garrido; y el periodista Ángel Expósito, director de informativos de ABC Punto Radio.

El periodista Ángel Expósito, en primer término, y
Alejando Alvargonzález, SEGENPOL

El director de foros y eventos del Grupo Atenea, Jesús Argumosa, hizo una breve introducción en la que destacó que la nueva directiva de defensa, aprobada en el mes de julio por el presidente del Gobierno, introduce la crisis económica como uno de los riesgos a los que se enfrentan las Fuerzas Armadas e insiste en la fortaleza de España ante las amenazas no compartidas, aunque no explica la garantía presupuestaria que necesita Defensa para el planeamiento ni el posible nuevo modelo de las Fuerzas Armadas.

Diego López Garrido insistió en que la directiva de defensa nacional tiene una “insuficiente orientación internacional” y no tiene definidos sus objetivos. “Es abstracta, breve, le faltan muchísimas cosas y hay una clara prevalencia de cierta obsesión de amenazas no compartidas, que es el único objetivo claro establecido en la directiva”, dijo Garrido, que insistió en que “tiene un matiz un tanto euroescéptico y falta proyección internacional, algo que es vital en estos momento de crisis”

El secretario general de Política de Defensa defendió que la Directiva “no es un libro blanco”, por lo que es normal que sea breve, y reconoció que el documento utiliza lenguaje críptico en algunos aspectos, porque es público. “Todos queremos que la política UE sea más solida, pero ahora no lo es”, explicó Alvargonzález, para quien la Directiva no es euroescéptica. “Existe un interés real de que la Unión Europea siga funcionando y funcione cada vez más. No hay euroescepticismo, se habla en todas las paginas: del tratado Lisboa, del concepto estratégico OTAN, de otros países y grupos para potenciar nuestra defensa”.

La crisis y el nuevo modelo del Ejército

La reducción presupuestaria de los últimos cinco años, en los que se ha reducido casi un 30% el presupuesto de Defensa, no se ha visto acompañada de una reorganización de las Fuerzas Armadas, que no han adaptado su estructura al nuevo escenario económico. Ángel Expósito subrayó que echa de menos “la redifinición de las Fuerzas Armadas”, un aspecto “que sólo se menciona en tres líneas” en la Directiva. El periodista resaltó la importancia de que en el documento se abogue por potenciar la inteligencia, pero “una inteligencia con mayúsculas para combatir nuevos enemigos”, como los estados fallidos. “No sé cómo será la coordinación o si lo hará todo el Centro Nacional de Inteligencia”, dijo, ya que no está definido en la Directiva.

La directiva de Defensa Nacional no aborda esta cuestión, porque, según defendió el secretario general de política de defensa, la restructuración “tiene que hacerse en los diferentes planeamientos”, aunque reconoció que Defensa tiene la voluntad de dar “mayor coherencia” a la estructura de las Fuerzas Armadas. Alvargonzález resaltó que hubiera sido lógico una planificación acorde a los recortes de los últimos años, pero, dijo, “no se puede pedir que en seis meses se re planifiquen cinco años. Es algo que hay que hacer entre todos”.

De izquierda a derecha: Agustín Conde, Jesús Argumosa
y Diego López Garrido

El presidente de la Comisión de Defensa, Agustín Conde, apuntó que quizás aún no se es consciente de que los recortes presupuestarios puedan ser definitivos. “Estamos actuando como si fuese reversible la reducción presupuestaria, fingiendo que volveremos a tener el 30% en el futuro”, dijo Conde, que subrayó que “la crisis afecta a nuestra capacidad de defensa” y que el Gobierno está “al borde de poder cumplir” una de sus obligaciones: “garantizar la seguridad de nuestro país”

López Garrido insistió en que “hay dificultades para asegurar la defensa de nuestro país”, por lo que, en su opinión, España tiene que “entrar muy a fondo en la política de Smart Defence de la OTAN y de Pooling and Sharing de la Unión Europea, porque es “fundamental” compartir esfuerzos. “Si vamos cada uno por nuestro lado, vamos a tener más dificultades”, resaltó.

“No podemos afrontar tres puntos de PIB, hay que renegociar ese asunto”, dijo López Garrido sobre los pagos pendientes de los programas especiales de armamento, que “no son pagables por el Estado español”. El diputado socialista abogó por la renegociación de estos programas, una medida que se debe hacer cuanto antes, porque si no se plantea al inicio de la Legislatura luego “no dará tiempo”.

“Los grandes países de la unión, Reino Unido, Francia, Alemania e Italia, están reestructurando sus Fuerzas Armadas, lo que implica una reducción de efectivos. Hay que hacer planes que no existen ahora, sobre el modelo de Ejército, del número de efectivos del futuro, de la proporción de oficiales y suboficiales, etc.”, subrayó el portavoz del PSOE en la Comisión de Defensa.

Conde replicó que es cierto que esos países están reorganizando sus Fuerzas Armadas, aunque apuntó a unas diferencias significativas. “Reino Unido destina casi un 2% de su PIB a defensa; Francia, el 1,5%; Italia, casi el 1%; mientras que España destina el 0,5%. Estamos en el umbral de no tener una defensa eficaz”, dijo.

El consenso necesario

Los portavoces de Defensa del Partido Popular y el PSOE han defendido en varias ocasiones que la política de Defensa debería ser una política de Estado, pero en la práctica no existe consenso entre los dos partidos. Ángel Expósito apunta a que “pedir acuerdos PP – PSOE es complicado”, ya que la Defensa no está en los primeros puestos de su agenda, en un momento en el que la preferencia es la subsistencia. “El Gobierno se encuentra en una situación económica y política en la que me temo que la defensa no forma parte de sus preferencias, y tampoco para el PSOE”.

Agustín Conde ve “con preocupación y sorpresa” esa falta de consenso, ya que “la actual situación del PSOE le está llevando a perder el sentido de políticas de Estado”. Para Conde, corresponde a los dos buscar el consenso: “El gobierno tiene que tener una iniciativa, indiscutiblemente, pero dos no pactan si uno no quiere”.

López Garrido reconoció esa ausencia de consenso, aunque señaló que es el Gobierno quien tiene la responsabilidad de buscarlo, “sobre todo en mayoría”. “La respuesta es no a todas las propuestas y una carencia seria de iniciativas sobre los temas de fondo, además de una falta de ideas claras sobre política de defensa”, dijo.

Alvargonzález defendió que esa iniciativa de consenso del partido de la oposición no es lo que ha experimentado Defensa, ya que, dijo, “ha habido varias llamadas del ministro Morenés” sin respuesta. “Me alegro de que sea así, como política de Estado tiene que estar por encima del rifirrafe de política diaria. No se puede pedir al partido oposición que comulgue con ruedas de molino, es normal cierto disenso. Pero hay que tener claro que es política de Estado, porque los riesgos y amenazas a los que nos enfrentamos lo hacen necesario”.

“Me descompone que en el Congreso se pida reducción de presupuesto y en otros foros se pide que se hagan más fragatas, etc. Me gusta que hablemos de los riesgos que tiene España, pero dejando a un lado los ruidos que se acercan”, dijo.

Expósito cerró la discusión con un halo de esperanza: “Ahora que los medios no tienen el foco puesto en Defensa, los políticos pueden trabajar de verdad. Es la situación ideal para que se acuerden cosas importantes”.

Fuente: Atenea Digital

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: