El Teniente Coronel Samuel Morales defiende a sus soldados de la crítica injustificada

El Teniente Coronel de Infantería de Marina D. Samuel Morales defendió a sus soldados del acoso social al que se vieron sometidos en prensa y redes sociales tras una actuación de desinfección con productos clorados en el Ayuntamiento de Agaete, que les provocó irritación en ojos y piel, motivo por el cual se refrescaron en el mar para quitarse dichos residuos químicos. Reproducimos su alegato en defensa de sus soldados.

Son mis soldados, . Son mis soldados y la noticia publicada por La Provincia no es falsa. Son mis soldados y me corresponde a mí pedir disculpas si alguien se ha podido sentir molesto. Son mis soldados y han cometido un error, pero su error no ha sido el que parece obvio. Son mis soldados y su error ha sido no saber valorar el impacto de sus acciones, no imaginar que una acción fuera de su contexto puede ser mal interpretada e incluso, en algunos casos, utilizada.

Son mis soldados y llevaban desde las 08:00 de la mañana desinfectando diversas zonas de Ayuntamiento de Agaete, con un traje protector, con máscara de protección industrial, a 28º C, empapados de cloro, sin descansar hasta las 15:30. Son mis soldados, cuando terminaron su trabajo se fueron a comer un bocadillo y quisieron quitarse el cloro del cuerpo debido a los picores que les producía. No supieron valorar como seria interpretado ese baño, pero en ningún momento quisieron molestar a nadie.

Son mis soldados, los mismos que llevan 35 días desinfectando allí donde se nos solicita; son mis soldados y dentro de unas horas volverán a estar enfundados en un traje protector trabajando en San Bartolomé y Teror, sin importarles si hace frío, calor o llueve; son mis soldados y hoy cuando finalicen la jornada me volverán a preguntar: ¿A qué hora mañana jefe?; son mis soldados y seguirán saliendo cada día a poner su granito de arena en esta lucha; dejarán a sus familias atrás como cada día y se enfrentarán a sus miedos, porque tienen miedo a contagiarse, pero sobre todo tienen miedo a contagiar a sus familias; son mis soldados y no esperan ni piden nada por su trabajo , lo hacen por su voluntad de servicio a los ciudadanos y su compromiso con España.

Son mis soldados, se han equivocado y serán corregidos. Son mis soldados y seguirán dándolo todo mientras así se les solicite. Son mis soldados y el responsable de sus acciones soy yo y pido disculpas a quien se haya podido sentir molesto por ese baño. Son mis soldados y a pesar de su error yo me siento orgulloso de ellos.

Dejar un comentario

A %d blogueros les gusta esto: