El Senado aprueba el nuevo régimen disciplinario militar

CPM_PactoPPSOEAfecta a los más de 120.000 militares españoles, es fruto del acuerdo PP-PSOE, mantiene el arresto por falta leve y permite la suspensión de manifestaciones.

El Senado ha dado este miércoles luz verde a la Ley Orgánica de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas, con el consenso de PP y PSOE, que ahora pasará al Congreso para su aprobación definitiva. El Pleno de la Cámara alta ha respaldado con una amplia mayoría -209 votos a favor, 15 en contra y 5 abstenciones- el dictamen de la Comisión de Defensa sobre el proyecto de ley, aprobado por el Gobierno el 10 de mayo del pasado año.

Ahora, esta nueva normativa, que afectará a los más de 120.000 militares españoles, concluirá su tramitación parlamentaria sometiéndose a su debate y votación ante el Pleno del Congreso, previsiblemente la próxima semana.

El consenso entre PP y PSOE ha permitido introducir pequeños retoques técnicos en el texto remitido por el Congreso, según han destacado los portavoces de los grupos mayoritarios. El presidente de la Comisión de Defensa, Santiago López Valdivielso, ha destacado el amplio consenso mantenido en el debate y la tramitación del texto remitido por el Congreso, al que se han presentado dos vetos y 230 enmiendas parciales. El senador de CiU Josep Maldonado ha justificado el voto en contra de su grupo, que en el Congreso había dado votado favorablemente, al no incorporar los derechos de cualquier ciudadano español a los militares, en alusión al derecho a sindicarse. Por su parte, los senadores Jesús Enrique Iglesias y José Manuel Mariscal, de IU -formación integrada en el Grupo Mixto-, han defendido un veto porque «la vocación de la ley no avanza en la consagración de los derechos de ciudadanía y participación de los militares». El veto ha sido rechazado por 141 votos en contra, 5 a favor y 77 abstenciones.

A su paso por el Congreso ya se modificó el texto del Gobierno en materia de igualdad de género, acoso sexual y garantías de procedimiento judicial para el arrestado entre otros aspectos. La nueva ley, que sustituirá a la anterior ley de 1998, supone una revisión de infracciones y sanciones e introduce como novedad sanciones económicas.

Arresto y manifestaciones

El proyecto de Ley Orgánica de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas ha sufrido pocas modificaciones durante su tramitación parlamentaria con respecto al texto original remitido por el Gobierno y los únicos cambios han sido resultado del acuerdo entre PP y PSOE. La principal novedad que se ha introducido ha sido que las manifestaciones que convoquen los miembros de las Fuerzas Armadas o de la Guardia Civil, siempre que sea haciendo uso de su condición militar, podrán ser suspendidas. Según el texto acordado, las manifestaciones de “carácter político, sindical o reivindicativo” en las que se porten armas o se vista el uniforme conllevarán falta disciplinaria muy grave. Mientras, se quedarán en falta muy grave aquellas en las que se pronuncie o se haga “propaganda a favor o en contra de partidos o sindicatos o de sus candidatos”.

Otra de las enmiendas transaccionales que pactaron PP y PSOE afecta al artículo 15 del proyecto de ley y se refiere al arresto por falta leve. En su redacción original, el texto establecía que “el arresto de uno a 14 días consiste en la permanencia del sancionado, por el tiempo que dure el arresto, en su domicilio o en el lugar de la unidad, acuartelamiento, base, buque o establecimiento que se señale en la resolución sancionadora”. En el nuevo texto, se añade que “la restricción de libertad implica que el lugar de cumplimiento no puede ser una celda o similar”.

Rechazo de las asociaciones militares

Las asociaciones profesionales de militares ya han mostrado su total rechazo a esta nueva legislación y los principales colectivos –la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), la Asociación Profesional de Suboficiales (ASFASPRO), la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME) y la Asociación de Militares de Tropa y Marinería (AMTM)– están organizando movilizaciones. AUME ya ha puesto fecha a una primera concentración: el próximo 29 de noviembre en Madrid.

Fuente: La gaceta