Sancho dice a Don Quijote: «Me parece amo, que los molinos son aerogeneradores»

OPINION
La AMTM ha perdido a uno de sus asociados recientemente como consecuencia del desmadre en el que se está convirtiendo la gestión de personal de las Fuerzas Armadas, el caso del Ex-soldado José Manuel Ordoñez del Ejército de Tierra es un claro ejemplo de ello.
Ingresó en las Fuerzas Armadas antes de la entrada en vigor de la Ley Orgánica 8/2006 que exigía disponer de los estudios básicos de E.S.O. para solicitar el Compromiso de Larga Duración, y cuando llegó el momento de solicitarlo y ante la injustificada  inactividad de la administración de su Unidad, presentó las correspondientes  alegaciones al respecto, basadas en los argumentos sugeridos por la Asesoría Jurídica de la AMTM donde se indicaba que la norma esgrimida en el último momento como escusa para su no renovación era una norma posterior aplicada con carácter retroactivo que fijaba el requisito de disponer de la Enseñanza Secundaria Obligatoria.
Tras ser evaluadas sus alegaciones, el Teniente General Jefe del Ejército de Tierra le remitió una carta asegurándole que su caso había sido estudiado y que se le ofrecería firmar el CLD.
Así pues, al poco tiempo, apareció su compromiso publicado en el Boletín Oficial de Defensa, concediéndosele el mismo hasta el año 2030, fecha en la que cumpliría los 45 años de edad y debería pasar a ser Reservista de Especial Disponibilidad.
Los meses transcurrieron tranquilos y no hubo novedades, dado que estaba todo claro y su situación por fin era estable.
Hace unos quince días, tras consultar en SIPERDEF su ficha, descubren que la Resolución por la que había ampliado Compromiso de Larga Duración había desaparecido de los archivos, y en su lugar habían introducido una ampliación de su actual compromiso por unos meses hasta que se resolviera el expediente.
 Apesadumbrado por todo este asunto, y muy preocupado sobre todo por su  reciente paternidad, se marchó al Cuartel General del Ejercito de Tierra en Madrid donde un Suboficial muy “dicharachero”,  le dijo que «bastante tenía con haberle sido ampliado el compromiso unos días» y que se iba a la calle en cuanto estuviese publicado en BOD la resolución de su compromiso.
Nervioso y enfadado, acudió  a su destino para hablar con su Capitán, quien le tranquilizó, diciéndole que todo estaba bajo control, que le había solicitado un expediente de aptitud psicofísica con el que ampliaría compromiso automáticamente hasta que se solucionase el entuerto.  Pero, no fue así, y días mas tarde, apareció publicado en BOD su cese teniendo por tanto que abandonar su trabajo.
El resultado de esta historia pasa por la consiguiente demanda judicial en vía civil contra el Capitán de su antigua unidad por mentirle e impedir que el solicitase el expediente  y la apertura de un juicio Contencioso-Administrativo que llevará a José Manuel a los juzgados y al Ministerio de Defensa a tener que pronunciarse sobrl la aplicación de una norma negativa con carácter retroactivo.
Dentro de varios años (no sabemos cuántos) con suerte será readmitido y le serán devueltos todos los haberes dejados de percibir con sus intereses y costas, pero probablemente pierda el destino que tenía,  y nadie pueda pagarle nunca esos años de incertidumbre y angustia.
 No es el primero, ni será el último. En nuestras FAS cada día se adolece de más de seguridad jurídica, y el único imperio que existe es el de la Fuerza, aquella que imponen unos señores desde unos despachos a cientos de kilómetros de la realidad, y sin que nadie le pida cuentas.
Como este caso, en la AMTM se nos están planteando a diario decenas de expedientes que intentamos solventar para que nuestros asociados no se vean “de patitas en la calle”.
 Además, intentamos darle algún tipo de orientación laboral mediante nuestra ONG mientras intentamos  que su caso no quede en el olvido.
Como le diría Sancho a Don Quijote «No son gigantes que son molinos«, a lo que nosotros añadimos: más que eso,  «de molinos nada son aerogeneradores» de muchos metros de altura…Y es que contra la injusticia de una mala administración, las asociaciones poco podemos hacer, salvo seguir dando a nuestros socios todo el apoyo que podamos.
En resumidas cuentas y como recomendación a nuestro asociados: no firméis nada sin asesoramiento legal, ya sean ampliaciones de compromiso con autorización para que consulten el Registro de Penados y Rebeldes, notificaciones o comunicaciones sobre bajas, desconfiad de todo y de todos, porque hasta lo que está escrito y publicado en BOD es papel mojado. Al menos sirve como prueba en los tribunales de justicia.
Lo sentimos mucho, querido José Manuel, te hemos fallado, no nos han dejado ningún resquicio con el que conseguir que siguieras en las FAS, unos meses o unos años más. Esperamos que puedas criar a tu hija recién nacida con la prestación por desempleo, y que el juicio se celebre a la mayor brevedad posible.
 
Junta Directiva AMTM – Dpto. de Comunicación
J.R.D.

Los comentarios están cerrados.