Defensa no indemnizará a las viudas de los TEDAX muertos en Hoyo de Manzanares

El Consejo de Estado ha elevado su informe al ministro de Defensacon la propuesta de no indemnizar a las viudas y huérfanos de las cinco víctimas mortales del brutal accidente que tuvo lugar el 24 de febrero en Hoyo de Manzanares, en la Academia de Ingenieros del Ejército. Esta propuesta será definitiva tras la firma de Pedro Morenés. Fuentes de Defensa aseguran que el Ministerio seguirá la recomendación del Consejo de Estado. Más de medio centenar de kilos de TNT detonaron ese 24 de febrero mientras hacían prácticas los militares expertos en desactivación de explosivos (TEDAX), que se preparaban para su misión en Líbano. Además de los cinco fallecidos, hubo tres heridos, dos de ellos de extrema gravedad, que han quedado con severas lesiones.
Los TEDAX fallecidos –tres sargentos y dos cabos– pertenecían al Ejército de Tierra y a la Infantería de Marina de la Armada. Estos últimos estaban acabando la preparación y concentración para la misión en Líbano, donde iban a tener que desactivar minas anticarro. Ese era precisamente el material de la práctica que se preparaba aquella mañana en la Academia de Ingenieros de Hoyo de Manzanares. La carga explosiva que detonó fue el equivalente a 1.000 kilos de Goma 2. Los perros de rescate encontraron restos hasta a doscientos metros del lugar de la deflagración.
Las autoridades de Defensa –entonces la ministra era Carme Chacón– prometieron apoyo a las familias. Sin embargo, el procedimiento que llevan hasta ahora para cobrar indemnizaciones ha sido muy complicado. Las familias –padres y viudas– de los fallecidos cobraron exclusivamente el seguro colectivo que tienen los miembros de las Fuerzas Armadas, según fuentes en torno a 20.000 euros, descontados impuestos (se trata de uno de los escasos seguros de accidente que cotizan). Además, les corresponde una pensión por viudedad o bien orfandad, que va de los 1.400 euros a los 900, según los casos. En el caso de las pensiones a los padres (tres de los militares fallecidos eran solteros sin hijos, uno soltero con un hijo y otro más casado con una hija), estas son mucho más bajas aún.
La investigación del Togado Militar concluyó que no había responsabilidades penales en la brutal explosión. En consecuencia, las familias debieron presentar una reclamación patrimonial a Defensa, que es como se resarcen los daños terribles morales por la pérdida de un familiar e estas circunstancias. Según la jurisprudencia, estas reclamaciones son independientes de seguros y pensiones.
Fuentes conocedoras del expediente que lleva años en varias instancias de Defensa aseguran que las reclamaciones solicitadas estaban en la línea de las que se reclaman en accidentes de tráfico, de en torno a los 120.000 euros para las viudas y 50.000 para los huérfanos.
Estas reclamaciones fueron vistas por un instructor, que informó favorablemente, posteriormente por los servicios jurídicos de Defensa –que fueron desfavorables–, el interventor del Ministerio y posteriormente han pasado al Consejo del Estado, que es quien hace la resolución definitiva que firmará el ministro Morenés.
Así las cosas, la muerte de un militar en acto de servicio para acudir a una misión internacional se despachará con el monto del seguro colectivo y pensiones lejanas de las máximas posibles.
Fuentes de Defensa explican que en las misiones internacionales no sucede así, ya que se activa un protocolo específico en el que se indemniza más adecuadamente. La singularidad del caso es que los fallecidos estaban a pocos días de acudir a Líbano a su misión. Por eso estaban trabajando con material especializado en la Academia de Hoyo de Manzanares. Una misión que no pudieron realizar.

Fuente: Mirada critica

Los comentarios están cerrados.