Defensa lleva gastados 1.600 millones de más respecto a su presupuesto inicial

El Ministerio de Defensa lleva gastados 1.600 millones de euros de más de su presupuesto inicial, de los cuales aproximadamente la mitad, 856 millones, corresponden al crédito extraordinario para pagar los programas especiales de armamento, mientras que otros 649 millones corresponden a los créditos para financiar las operaciones de las Fuerzas Armadas en el exterior.

Así figura en la ejecución presupuestaria, a fecha 31 de mayo, que publica este martes el Boletín Oficial del Estado (BOE) y recoge Europa Press. Según estos datos, en los primeros cinco meses del año el departamento que dirige Pedro Morenés gastó 7.367 millones de euros, 1.600 millones más con respecto a los 5.767 inicialmente presupuestados, casi un 22 por ciento más.

Las cuentas de Defensa que se aprueban en las Cortes Generales cada diciembre se ven todos los años engordadas después con el decreto ley de los ya tradicionales créditos extraordinarios para hacer frente a las obligaciones contraídas de la compra de armamento y la financiación de las misiones internacionales.

Por un lado, los programas especiales de armamento tienen un sistema de financiación especial que se basa en anticipos del Ministerio de Industria. El pago de lo que se adquiere se realiza con cargo al presupuesto de Defensa y es en el momento de la entrega cuando el fabricante devuelve los anticipos al Tesoro Público.

El Gobierno lleva varios años recurriendo a esta fórmula de hacer frente a los pagos de los programas de armamento. Concretamente, en el verano de 2012 se aprobó otro crédito de más de 1.700 millones de euros, en 2013 la cantidad ascendió a 877 millones, el año pasado a 883,6 millones y este año se han aprobado 856 millones.

En cuanto a las operaciones en el exterior, desde finales de los años noventa se financian en gran parte a través del Fondo de Contingencia, creado para hacer frente a situaciones imprevistas como desastres naturales. Los complementos que los militares cobran por participar en una misión en el exterior o el transporte de tropas y material se pagan con este fondo.

Según consta en el BOE de este martes, de los 1.600 millones de más que lleva gastado el Ministerio de Defensa, un total de 852 millones corresponden a «créditos extraordinarios«, es decir, al pago del armamento. Con este crédito que se aprobó en mayo se hace frente al pago de programas como el del caza Eurofighter (399,7 millones de euros), el Airbus A400M (154,4 millones), el vehículo blindado Pizarro (60 millones), o los helicópteros Tigre (68,9 millones), NH-90 (45,6 millones de euros) y EC-135 (39,2 millones), entre otros.

Cuatro millones para remodelar el Gómez Ulla

Según ha concretado el Ministerio de Defensa a Europa Press, otros 649 millones de euros se han destinado a financiar las operaciones en el exterior, mientras que otros 4 millones se han destinado a «suplementos de crédito«, concretamente para los trabajos de remodelación del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla de Madrid para la atención y tratamiento de enfermedades infecciosas como el ébola.

Asimismo, el BOE también refleja el gasto de 9,7 millones de euros correspondientes a «transferencias de crédito«, 3,7 millones de créditos incorporados del ejercicio 2014 y otros 81 millones correspondientes a los «créditos generados por ingresos«, según las fuentes consultadas.