Defensa encuentra restos del helicóptero accidentado

ACTUALIDAD

El Ministerio de Defensa ha recuperado restos del helicóptero Super Puma del Servicio Aéreo de Rescate (SAR) que se estrelló a unos 70 kilómetros del Sáhara y a unos 500 de Gran Canaria, según han confirmado fuentes militares a Estrelladigital.es. Las pequeñas piezas procedentes de la aeronave accidentada se han encontrado cerca de la zona del impacto, aunque sigue sin haber ni rastro de la cabina.

Los expertos estimaban que lo que queda del helicóptero podía encontrarse a unos 40 metros bajo el mar. Sin embargo, las fuertes corrientes de la zona hacen imposible saber a qué profundidad pueden estar los restos, algo que, según las fuentes militares consultadas, puede dificultar enormemente la búsqueda.

Ampliación de la búsqueda submarina

La gran esperanza ahora para el Ministerio de Defensa son los dragaminas Turia y Segura que se han incorporado al dispositivo de búsqueda esta tarde y han permitido ampliar la zona de rastreo submarino a un área de 24 kilómetros por 24. Sus sónares permiten encontrar objetos bajo el agua con una gran precisión.

Hasta ahora, la búsqueda subacuática estaba limitada a 20 buzos de la Armada y de Fomento y a los robots submarinos del Olympic Zeus, un buque contratado por Fomento para vigilar el vertido del Oleg Naydenov. Sin embargo, según fuentes de Defensa, su ritmo de búsqueda estaba limitado a un nudo por hora, con lo que el rastreo era muy lento.

Varias hipótesis

La búsqueda en la zona continúa de manera minuciosa ya que desde el Ministerio de Defensa admiten que es perfectamente posible que los cuerpos de los militares se encuentren en la cabina del aparato. También aseguran que el F18 que salió de la Base de Gando al activarse la baliza avistó lo que parecía una balsa flotando aunque, reconocen, es posible que se tratara del sistema de flotabilidad del helicóptero, cuyas características son similares. Por eso es posible que existiera una confusión en el avistamiento y lo que desde el aire parecía ser una balsa, podía ser el sistema de flotabilidad del aparato que se activa de manera voluntaria, según fuentes militares.

El ministro de Defensa ha comprobado hoy cómo se realizan las tareas de búsqueda desde un helicóptero del mismo modelo que el accidentado, que peina la zona en busca de indicios. Además del despliegue en el mar, Defensa y Marruecos buscan activamente al capitán José Morales Rodríguez, al teniente Saúl López Quesada y al sargento Jhonander Ojeda Alemán en los puertos de la costa sahariana y en distintas embarcaciones de la zona.

El Ministerio sigue barajando “todas las hipótesis” sobre lo que puede haberles pasado a los tres militares y por eso mantienen “al máximo de operatividad, proporcionando presencia ininterrumpida sobre el área de búsqueda con todos los medios disponibles, tanto aéreos como navales (barcos y buceadores) y en superficie”. Morenés se ha vuelto a reunir con las familias, que ya ayer temían por un posible secuestro de los desaparecidos.