Continúa la sangria de permanentes por via judicial, Defensa está desesperada

El Ministerio de Defensa esta desesperado, no sabe como atajar la incesante ola de peticiones que han elevado los MTM temporales para salir permanentes y de nuevo hay sentencia judicial del Tribunal Superior de Justicia de Murcia publicada según Resolución 452/14558/16 en el BOD y que obliga al ministerio a nombrar militar de carrera a un Cabo Primero de la Armada F.C.C.P. y a pagarle los atrasos en sus nominas según su nueva condición desde el año 2013, cuando lo solicitó y el Ministerio de Defensa hizo oídos sordos a su petición por la figura recogida en la extinta y derogada Ley 30/1992 del silencio administrativo, dándole la razón a su petición de acceso a un compromiso único.

Esa desesperación ha llevado a la Armada Española a enviar un mensaje mediante su red SACOMAR a todas las UCOs del citado ejercito pidiendo que se envíen a la Sección de Recursos e Instancias del Cuartel General de la Armada todas las solicitudes vía mensaje, impidiendo que se omita respuesta a algún peticionario y logre su objetivo de acceder a una condición de permanente por vía judicial y doble silencio administrativo. Sin duda en parte debido a que algunos de los que han accedido a dicha condición de permanente pertenecían a dicho ejercito, alcanzando el funcionariado sin someterse a concurso-oposición.

De todas formas la OATM – Org. de Apoyo a las FAS preguntó al Ministerio de Defensa que le impide recurrir dichos fallos judiciales en vía superior si es que realmente puede hacerlo o es una negligencia de quienes estaban encargados de responder a ese tipo de peticiones  y no lo hicieron por una negligente organización que lo impedía. Asimismo preguntaba cual ha sido la incidencia de dichas peticiones a nivel de personal ya que esas plazas de permanente logradas por sentencia judicial es probable que sean deducidas de las que se publican en concurso-publico anualmente por la tasa de reposición de personal, poniendo de manifiesto el fracaso de las leyes de personal en las Fuerzas Armadas y la negligente actitud de sus responsables militares y las fuerzas políticas que las aprobaron haciendo dejación de sus funciones perjudicando la promoción profesional indicada en la Ley 8/2006 y perpetuando un modelo caduco, precario e ineficiente para las organizaciones militares al excluir a sus militares mejor formados en la base, pero perfeccionando y apoyando a quienes de forma manifiestamente ineficiente redactan y sugieren leyes al Gobierno.

Los comentarios están cerrados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: