Comienza la Campaña: Objeta a los gastos militares

ACTUALIDAD

impreso-renta

La Objeción Fiscal al Gasto Militar es políticamente necesario, democráticamente saludable, éticamente exigible.. resulta imprescindible sacar a los ejércitos de las aulas, impedir que sigan realizando sus propagandas de muerte en los centros educativos, en las ferias infantiles, en las plazas…

Coincidiendo con el periodo de la declaración de la renta recientemente iniciado en su ciclo previo de envío de borradores y declaraciones telemáticas, retomamos otro año más la Campaña de Objeción Fiscal al Gasto Militar, donde se pueden usar los datos que proporciona el borrador pero rechazando confirmarlos ahora tal cual nos los quieren hacer «tragar».

¿Que es la Objeción Fiscal?

En pocas palabras, es decidir no pagar la parte de tus impuestos que se destina a subvencionar partidas en contra de tus principios: dinero destinado a gasto militar, rescate a los bancos… y destinarlo, en cambio, a otros proyectos que merezcan tu interés.

La Objeción Fiscal al Gasto Militar es un acto de Desobediencia Civil que consiste en la no colaboración con el Estado a la hora de sufragar los gastos empleados en preparación de guerras y mantenimiento de la estructura militar, ejército y otros cuerpos armados destinados al control social. Técnicamente se desobedece de forma activa en el momento de realizar la declaración del impuesto sobre la renta (IRPF) mediante el desvío de una parte de esos impuestos a un proyecto que trabaje por la justicia social.

El gasto militar de 2013 asciende a 23.604,91 millones de euros, lo que supone un 6,83% de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Esta cifra incluye el gasto de las Fuerzas Armadas, asignado al Ministerio de Defensa u otros Ministerios, y el dinero destinado al control social (cuerpos policiales, gastos penitenciarios, etc.). Sin embargo, atendiendo a que todos los años el gasto ejecutado supera con creces al presupuestado, se calcula que en 2014 el gasto real llegará a los 34.019,88 millones de euros (9,84% de los PGE), lo que supone un gasto de 721,83 € por persona y año.

La Objeción Fiscal al Gasto Militar es una herramienta que nos permite superar la pasividad y el papel de meras víctimas de las políticas injustas. Es una invitación a la esperanza, un gesto sencillo de resistencia y desobediencia a todo militarismo que visibiliza la coacción que el poder impone para perpetuarse y defender sus privilegios. El rostro más conocido del militarismo es el ejército, o de forma más amplia el “complejo militar-industrial”, que desempeña un papel estratégico en el mantenimiento del statu quo económico mundial. Su otra cara, el control social, se infiltra poco a poco en cada resquicio de la sociedad. Vigilancia —legal o ilegal— permanente, criminalización de toda disidencia, mayores atribuciones e impunidad de las diferentes policías y vigilantes de seguridad, endurecimiento del Código Penal… En estos momentos en que se está tramitando la “ley mordaza” es un imperativo ético impulsar todas aquellas campañas de Desobediencia Civil que nos permitan enfrentar estos ataques a la libertad y dignidad de las personas.

¿cómo se hace?

Cualquier persona puede realizar la objeción. TODOS pagamos impuestos, directa o indirectamente, incluso quienes están en paro o no llegan al mínimo para hacer obligatoriamente la declaración del IRPF.

Realiza la declaración normalmente, pero no la presentes. Puedes utilizar el borrador que envía Hacienda, el que te hagan en tu gestoría o el programa PADRE, pero no lo confirmes.

Copia tu declaración en los folletos impresos (se venden en oficinas de Hacienda o estancos) hasta llegar a la sección “Retenciones y demás pagos a cuenta” (normalmente en la página 14). Elige cualquier casilla (entre la 742 y la 752) que no vayas a usar, tacha el texto, sustitúyelo por “Por Objeción Fiscal al Gasto Militar” y escribe la cantidad de dinero que vas a desviar a un proyecto alternativo.

Puedes elegir uno de los que te proponemos o cualquier otro. Continúa tu declaración hasta acabarla, con esta modificación. El resultado final diferirá del original en la cantidad objetada.

Adjunta a tu declaración una carta al delegado o la delegada de Hacienda explicando los motivos de tu objeción. Puedes utilizar el modelo de más abajo o escribir una personalmente. Realiza el ingreso o haz un traspaso por la cuantía que has escrito en la declaración a la cuenta bancaria del proyecto alternativo. Adjunta el resguardo también a tu declaración y guárdate una copia.

Puedes elegir la cantidad de dinero que desees. Por ejemplo, 721,83 €, que es a lo que asciende la estimación del año pasado de gasto militar y control social por habitante en el estado español. Lo importante es el acto de la objeción, no la cuantía. Puedes hacerla de la cantidad que quieras. Por ejemplo de 84€, de 15€ o incluso de un sólo euro.

Finalmente presenta tu declaración junto con el resguardo del ingreso y la carta al delegado o la delegada de Hacienda en la oficina de tu banco o caja, o en la delegación de Hacienda.

Escríbenos mediante correo ordinario o mandando un correo electrónico, e infórmanos de tu objeción para contabilizarla en los resultados de la campaña. Sólo nos hace falta tu nombre de pila, provincia donde declaras, destino alternativo y cuantía objetada-

Fuente : Kaosenlared