Civilizar las FAS o militarizar a la sociedad

Asistimos en los últimos tiempos a una paradoja inusual que nos lleva a plantearnos una duda, deben civilizarse las Fuerzas Armadas como piden muchas fuerzas políticas a tenor de exabruptos como el del Tribunal Togado Militar de Tenerife que pretende imputar un delito a un “taxista” aplicandole el Código Penal Militar o debemos militarizar la sociedad como estamos haciendo actualmente mediante la emisión del ensalzamiento de los valores castrenses en la denominada “cultura de Defensa” que pretende poner en valor dichos valores mientras salen a la luz escandalos de todo tipo dentro de esas idílicas Fuerzas Armadas.

Lo cierto es que mientras los miembros de Suboficiales y Tropa desearían una mayor civilización de las Fuerzas Armadas con todo lo que ello conlleva, la cúpula militar más acostumbrada a sus prebendas de todo tipo, no desea que cambie nada, es más los últimos pasos emprendidos de endurecimiento del Régimen Disciplinario y la revisión actual del Código Penal Militar ponen de manifiesto que para dicha jerarquía la civilización de las FAS va contra sus intereses, va contra sus privilegios y contra los valores que les llevan a codearse con las autoridades civiles, como si ellos hubiesen sido elegidos de igual manera por los ciudadanos ( nada mas lejos de la realidad).

Mientras la “casta militar” como es denominada por algunos partidos, desearía que solo se hablase de las misiones que salen bien, las entrevistas y la visión que ellos dan y tienen de esa idilica sociedad que los encumbró como defensores de un orden moral y Constitucional ya inexistente y en pleno cambio. Conscientes de la perdida de apoyo en el seno de sus unidades, siendo mas “politicos” que militares que se someten al legislativo y ejecutivo, ven peligrar esa posición dominante que creen merecer por ser los “elegidos” en la Constitución para defender la Unidad, Ordenamiento Juridico y Constitucional, etc., etc. como si las FCSE, los parlamentos y resto de miembros de la sociedad no fuesen capaces de hacer valer sus opiniones de forma democrática sobre como desean que sea su sociedad. Por ello de vez en cuando alguno de esos “garantes” lanza exabruptos que incomodan y se amparan en su libertad de expresión desde su cargo para emitirlos, pero sancionan duramente a quienes desde dentro de esas FAS carecen de su autoridad moral auto otorgada como en el caso del Teniente Segura.

Sin duda si se civilizan las Fuerzas Armadas, esos privilegios que actualmente solo disfrutan unos pocos (campos de golf, instalaciones deportivas, farmacias, ópticas, colegios,  patronatos, guarderías, etc.) deberían  desaparecer y ser compensados mediante un aumento salarial acorde a dichos recortes, posibilitando que como cualesquiera otros ciudadanos cada cual se gaste su dinero en lo que le venga en gana y acorde a sus necesidades. Lo contrario es antisocial, pretender disfrutar de privilegios a la vez que se solicita ser un ciudadano mas es incoherente e injusto para el resto de la sociedad que mediante sus impuestos permiten el disfrute de unos servicios que ni entiende que sean exclusivos para unos pocos, ni comprende que deban separar a unos de otros.

Entonces, ¿que debemos hacer? ¿militarizar la sociedad o civilizar las Fuerzas Armadas? No creo que nos pregunten.

Marcos Pérez

Redactor Jefe EDM

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: