Balance interno de la Operación Balmis

La Operación Balmis desplegada por las Fuerzas Armadas para afrontar el reto del COVID-19 arroja de momento (aún no está finalizada) 9.621 en cuarentena, 882 militares contagiados, 150 hospitalizados y al menos 3 fallecidos, no confirmados por el departamento. Destacan sin duda la de militar fallecido que fue activado a sabiendas de su enfermedad y el del soldado Elkin, que tras su ‘presunto suicidio’, su familia intenta que el Ministerio de Defensa detalle que fue lo que sucedió.

Si nos paramos a valorar las medidas de autoprotección proporcionadas al personal del departamento debemos pensar que los responsables del operativo han pasado por tres fases, en la primera para no alertar a la ciudadanía se les pedía que noportasen ni mascarillas, ni guantes. Viendo la evolución negativa de contagios pidieron trajes de protección EPIs normales y desechables (civiles) para quienes realizaran tareas de desinfección de zonas comunes y residencias de ancianos y finalmente adoptaron los trajes EPIs reutilizables con los que contaban las Fuerzas Armadas de NRBQ.

Desde este medio nos pareció increible que esta última solución no fuese la adoptada desde el primer momento al proporcionar protección a los militares que realizaban tareas de desinfección a la vez que ante la carestía de medios desechables proporcionaba una medida adecuada al trabajo a desempeñar. Y es que una vez más el departamento de Margarita Robles deja claro, que los militares no tienen derecho ni a morirse, porque hasta en eso pierden el derecho a ser contabilizados adecuadamente en el desempeño de sus funciones.

Deja un comentario