Apartheid a los suboficiales de las Fuerzas Armadas, una vez más

La Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas, ASFASPRO, considera una afrenta que el Cuerpo Nacional de Policía consiga por Orden Ministerial que sus suboficiales obtengan la equivalencia a grado universitario, mientras se les niega tal posibilidad a los suboficiales de las Fuerzas Armadas.

Era el pasado 1 de mayo cuando el Boletín Oficial del Estado publicaba esta Orden Ministerial por la que la Administración reconocía de forma diferente la formación de funcionarios del mismo nivel.
Una clara discriminación y apartheid a los suboficiales de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, que olvida el preámbulo de la Orden de 18 de abril de 2000 por la que se establece la equivalencia del nombramiento de Inspector del Cuerpo Nacional de Policía al título de Licenciado universitario, que esgrime entre otras razones «que dicha equivalencia existe, respecto de la Escala similar, en el ámbito de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil». Quince años después, estamos en el caso contrario.

Desde ASFASPRO siempre hemos defendido que el suboficial de las Fuerzas Armadas debe tener una titulación de grado al ingreso o a lo largo de su carrera profesional.

Al igual que el oficial comienza su carrera con la titulación de grado y finaliza al menos en máster, el suboficial, partiendo del título de técnico superior y con una formación académica de tres años, debe poder alcanzar la titulación de grado a lo largo de su carrera profesional. Concretamente, la adquisición del empleo de brigada, que implica cursar complementos formativos y reunir numerosos méritos y capacidades profesionales, debería tener la equivalencia u homologación al grado.

El preámbulo de La Ley de la carrera militar explica que la sustitución de las dos antiguas escalas de oficiales por la nueva y única escala de oficiales potenciaría el papel de los suboficiales, eslabón fundamental de la organización. En este sentido, la Subsecretaria de Defensa anunció en 2009:

“Esta potenciación de su papel supone que se sustituirán puestos ocupados por empleos inferiores de los anteriores oficiales por suboficiales de empleos superiores, tanto en lo relativo a funciones operativas como en lo relativo a las funciones logísticas y administrativas”.

Así ocurre actualmente que destinos de tenientes y capitanes son también ocupados por brigadas y subtenientes realizando las mismas funciones y cometidos.

Si los suboficiales tienen la formación suficiente y necesaria para ocupar y desarrollar destinos y cometidos de tenientes y capitanes, que no olvidemos tienen formación o equivalencia a grado universitario, éste también debería reconocerse a los suboficiales, con los complementos formativos necesarios y de forma similar a los subinspectores del Cuerpo Nacional de Policía.

 

Fuente : ASFASPRO