Algunos militares del Ejercito del Aire pagaban hasta 1000 € por ir de misión a Djibouti

El Ejército del Aire está tratando de obtener pruebas de un supuesto caso de corrupción que afectaría a la Base Aérea de Morón de la Frontera. La investigación afecta a un teniente coronel, del Mando del Grupo de Apoyo de la citada Base Aérea, sobre el que según las voces consultadas se han encontrado pruebas de comportamientos irregulares en la designación de los efectivos que fueron destinados a la misión del Ejército del Aire en Djibouti.

Según el contenido de los informes internos, elaborados por la Dirección de Seguridad y Protección de la Fuerza (DSPF) del Ejército del Aire, el teniente coronel habría cobrado presuntamente cantidades de dinero –algunas fuentes apuntan a cifras cercanas a los 1.000 €– de manos de militares a cambio de obtener un puesto en las listas para ir destinado a Djibouti.

Se trata de un destino relativamente tranquilo que lleva aparejadas dietas de desplazamiento de alrededor de 2.500 euros mensuales, por lo que la demanda de puestos para ir a la misión es muy alta.

La investigación comenzó hace unos cinco meses, cuando se detectó que algunos militares habían sido destinados a la misión en Djibouti hasta en dos ocasiones en un mismo año.

Pese a la complejidad de las pesquisas y la ardua tarea de obtención de pruebas, la investigación interna sigue su curso y ya hay “indicios fiables” de la existencia de una presunta trama de corrupción en Morón. Coincidiendo con la detección de las irregularidades presuntamente cometidas por el teniente coronel investigado, éste obtuvo un nuevo destino.

Concretamente la Base Aérea de Málaga, unas instalaciones con una actividad muy reducida y menor responsabilidad respecto al cargo que ocupaba en Morón de la Frontera.