45 Sin Despidos remite una carta abierta a la Ministra de Defensa

Rondaba el año 2006 cuando su partido (PSOE), de la mano del entonces Presidente del Gobierno D. José Luis Rodríguez Zapatero promulgó la Ley de Tropa y Marinería en la que en su artículo 16 nos dice:

Formación y promoción profesional.

1. La formación en las Fuerzas Armadas garantizará que los militares profesionales de tropa y marinería puedan adquirir, actualizar o ampliar sus conocimientos para un mayor desarrollo personal y profesional. A tal fin se les facilitará la obtención de titulaciones y acreditaciones del sistema educativo general, en especial el título de técnico correspondiente a la formación profesional de grado medio, los certificados de profesionalidad y la mejora de su cualificación a través de la formación ocupacional.

2. Se les facilitará de forma prioritaria formación en áreas relativas a las tecnologías de la información y las comunicaciones, prevención de riesgos laborales, medio ambiente, así como cursos para la obtención de los permisos de conducción y aquellos otros que se consideren de interés para su desarrollo profesional.

Haciendo uso de nuestro Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española sacamos estas acepciones:

-Garantizar: Dar garantía.

-Garantía:

1. f. Efecto de afianzar lo estipulado.

3. f. Cosa que asegura y protege contra algún riesgo o necesidad.

4. f. Seguridad o certeza que se tiene sobre algo

De estos textos podríamos deducir que el Ministerio de Defensa aseguraría nuestra formación al haberla garantizado en la Ley de Tropa y Marinería, y que protegería a sus soldados.

Nada más lejos de la realidad, 12 años han pasado del primer texto de tan dichosa ley y todavía seguimos 67.000 soldados esperando resultados.

Si esto fuera una Trilogía podríamos resumirla en tres capítulos.

1 Capitulo, SAPROMIL.

El Ministerio de Defensa saca a la luz SAPROMIL, una plataforma de empresas donde “supuestamente” a estos miles de soldados se les va a buscar un empleo en la vida civil.

Con un coste de 3 millones de euros y una página web pretenden dar empleo a 67.000 Soldados. Pero este no es el problema, ya que ni tan siquiera se molestan en intentarlo, solo tiene que ver las ofertas de empleo de esta plataforma y los resultados obtenidos.

2º Capitulo, PIOL.

A Dña. María Dolores de Cospedal se le ilumina alguna virgen y viendo que SAPROMIL a pesar de tener un inversión económica bastante alta no funciona, sin invertir un euro decide sacar a la luz el Plan PIOL, marca blanca de SAPROMIL, y atiendan los lectores, lo aprueba un día antes de cesar en el cargo y sin molestarse siquiera en buscar la aprobación de los demás Grupos Parlamentarios, o consultarlo al menos con las Asociaciones Militares Profesionales, en definitiva, otro fiasco.

3er Capitulo, sin comentarios.

Viendo los nefastos resultados de los anteriores proyectos, ahora de su mano como actual Ministra de Defensa Dña. Margarita Robles y, digámoslo claro y sin tapujos, sintiendo el continuo rechazo del colectivo de la Tropa y Marinería en redes sociales a las soluciones expuestas en el dictamen de la Subcomisión de Defensa, y con la ayuda de la prensa en cierto modo, nos sorprende con la última versión de La Trilogía de la Mentira y las no soluciones, un convenio con el Ministerio de Trabajo y su homónima Margarita Valerio, si, a misma que dice que 45 años es la peor edad para encontrar empleo.

¿De qué se trata este convenio?

Según distintos medios de prensa se trata de 100 cursos para aproximadamente 2.500 militares en los que se les dará un certificado de profesionalidad a través de sus Unidades, recordemos una vez más el artículo 16 de la Ley que dice GARANTIZARA.

Pero para que nadie me tache de titiritero me he ido al convenio enviado por el propio Ministerio de Defensa a través de su sede digital donde en su punto cuarto se habla de la financiación, sorpresa la mía al ver una nueva inversión de 6 millones de euros que recordemos solo beneficiaría en todo caso a 2.500 de los 67.000 soldados actualmente en régimen de temporalidad y por supuesto sin mencionar si quiera a los Reservistas de Especial Disponibilidad, con los cuales recordemos no se ha cumplido la Ley de Tropa y Marinería ni estando en activo, ni ahora estando cesados, ya que en el punto 3 de la disposición adicional cuarta se dice:

Los militares profesionales de tropa y marinería que pasen a encontrarse en situación de desempleo, serán objeto de un seguimiento activo e individualizado por parte del Ministerio de Defensa, en colaboración con el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, con el objeto de facilitarles una rápida integración en el mercado laboral.

En definitiva, más dinero que antes, para solo intentar al menos cumplir la ley con unos cuantos, mínima parte podríamos decir de un Ejército al cual hemos dedicado nuestras vidas.

En su punto undécimo punto nos habla de que el convenio solo tiene vigencia hasta el 31 de Diciembre, dato que no parece gustar publicar en algunos medios, dato del que deducimos que a partir de esa fecha “adiós muy buenas y vuelta a empezar de nuevo”.

Retrocediendo en el texto enviado por el Ministerio de Defensa hasta el punto 3 de la tercera clausula, se habla de una selección de alumnos y requisitos para estos cursos, llámeme pesado, pero en la Ley de Tropa y Marinería en ningún artículo se habla de exclusividad a la hora de acceder a esa GARANTIA del Ministerio de Defensa en cuanto a nuestra formación se refiere.

Y ahora para despedirme, y haciendo gala de la defensa férrea a los Reservistas de Especial Disponibilidad terminare mi carta diciendo, que por si en todo caso quieren seguir dándose golpes en el pecho y colgándose medallas, Excma. Sra. Ministra Dña. Margarita Robles todas estas medidas llegan tarde para los más de 1500 Soldados que se encuentran ahora mismo en situación de desempleo y con los que la Ley de Tropa y Marinera no se ha cumplido y por tanto se les ha abandonado.

Sin espera alguna de respuesta pero si esperando que medite como Ministra de Defensa y escuche a sus Soldados y como Jueza para que viendo que la Ley de Tropa y Marinería ni se ha cumplido ni parece ser que nadie haga que se cumpla, ponga solución a esto integrándonos a todos en un Ley de Carrera Militar Única en la que no seamos discriminados por edad como así contempla el Artículo 14 de la Constitución Española y el Articulo 2 de la Ley Universal de Derechos Humanos.