Balance del año 2017 del Ministerio de Defensa

Un año más el Ministerio de Defensa cierra el ejercicio con el presupuesto totalmente descuadrado por culpa de los PEAs, con partidas en diversos ministerios que enmascaran el importe total gastado por el mismo según los Presupuestos Generales del Estado.

Con una Ley de Transparencia que expuso sus verguenzas al equivocarse a la hora de declarar que no financiaba y ayudaba a asociaciones franquistas a las que permite el acceso a medios de la administración, en contraposición con las trabas que le pone a las asociaciones profesionales simplemente para hacer su trabajo informativo.

Con un Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas cada vez más inoperante en el que las asociaciones profesionales se plantean una y otra vez cual es la utilidad de acudir a reuniones donde nada se decide, porque todo está ya decidido antes de que estas acudan.

Con un movimiento asociativo cada vez mas activo, donde los militares quieren formar sindicatos para la defensa efectiva de sus derechos en la red social Facebook con mas de 48.000 personas, e incluso las asociaciones profesionales apoyan la iniciativa. O con un incipiente movimiento para formar un partido politico denominado Milites que los defienda usando la Ley de Partidos de forma legal.

Denuncias en tribunales civiles para dilucidar si los compromisos que firman los MTM son legales acorde al Estatuto Basico del Empleado Publico o al Estatuto de los Trabajadores. Con aun mas denuncias por acoso laboral y sexual en un interminable rosario judicial al que someten a las victimas, etc.

Y sobre todo con una agitación masiva de la escala de Tropa y Marinería que ve que cada dia son expulsados de las Fuerzas Armadas mas y mas militares al cumplir la edad de 45 años y ser pasados a la denominada Reserva de Especial Dispoonibilidad.

Todo ello  convierte al Ministerio de Defensa en el más “chapucero” de todos los ministerios de la Administración General del Estado, donde nadie está contento y confirma que el mismo precisa una profunda remodelación para adaptarse al siglo XXI, porque la sociedad no es la misma y las necesiades  de la Nación y de la seguridad colectiva tampoco.

El panorama no puede ser mas desolador en cuanto a la gestión y administración del mismo.

Los comentarios están cerrados.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
A %d blogueros les gusta esto: