Argentina: Avanza un plan para quitarle el manejo de fondos a los militares

Un sabor amargo recorre los ámbitos castrenses desde que el ministro de Defensa, Oscar Aguad, firmó un decreto para conformar un grupo de trabajo que preparará un proyecto de ley y un reglamento con nuevas condiciones laborales para los militares, para reemplazar a la norma que data de 1971.

En pleno enero, época de “mantenimiento y licencia” de las fuerzas armadas, los análisis preliminares hacen pensar a los uniformados que la intención de dar un nuevo marco a la gestión de los recursos humanos esconde en verdad una definición estratégica de retirarlos del manejo de los fondos, que para el caso del Ejército, la Fuerza Aérea, la Armada y el Estado Mayor Conjunto ascenderán este año a $ 76.682 millones, el 93% del presupuesto de Defensa.

Concretamente, Aguad conformó una comisión encargada de proponer un nuevo marco para la carrera militar, en reemplazo de la ley 19.101, de 1971, siendo presidente de facto Alejandro Lanusse. Esta comisión, a cargo del secretario de Estrategia y Asuntos Militares Horacio Chighizzola, integrada con los jefes de cada arma, debe establecer un único reglamento para todas las fuerzas armadas, “conducir a la optimización de los recursos sin condicionantes de ninguna índole”, y establecer que “todas las actividades no operativas y no relacionadas clara y directamente con la misión y funciones” del Sistema de Defensa Nacional “serán cubiertas prioritariamente con personal civil”. Ello toca aspectos como la atención del personal, y los planes de carrera, programas y las cajas militares.

Los mandamientos de la Casa Rosada, que instrumenta Aguad, obedecen al anacronismo que rige la administración castrense y que produce situaciones irrisorias (como tener camareros con grado militar) y lleva a innumerables juicios contra el Estado. Incluso, las cuentas el Ministerio de Defensa estuvieron el año pasado momentáneamente embargadas por fallos judiciales en favor de militares retirados que reclaman por sus haberes.

Pero la reforma también busca, a priori, abrir la puerta para desenmarañar un complejo aparato con más de 107.000 personas, y que este año demandará $ 66.346 millones, por gastos de personal. El 81% del presupuesto ministerial.

Un militar y un civil advirtieron a El Cronista que no se pretende ocupar con civiles la conducción de las fuerzas armadas, sino que el personal de las instituciones militares cumpla sus “funciones distintivas”. También aclararon que no está previsto modificar el sistema de retiros. Ambas fuentes vaticinaron una fuerte campaña contra la modificación de la ley y otros instrumentos que hacen al Sistema de Defensa que el macrismo heredó del kirchnerismo.

Fuente: Cronica

Dejar un comentario

A %d blogueros les gusta esto: