Los militares empiezan a escribir y a ser oidos

Hasta hace poco tiempo ser militar y poder expresarse libremente formaba parte de un sector muy limitado y privilegiado de las Fuerzas Armadas, generales, coroneles y si acaso algún capitan nombrado y muy limitado en su capacidad de comunicación podían expresar el sentir de las Fuerzas Armadas sobre asuntos que les afectaban directamente o en el que algún alto mando pretendia tomar parte por considerarse “defensor” de los valores constitucionales a título propio. Las recientes sentencias judiciales y las redes sociales han dado al traste con ese privilegio  reservado a unos pocos y los periodicos, foros y redes sociales ebullen con los problemas que aquejan a las Fuerzas Armadas, lograndose más por la vía de denuncia pública que por todos los oficios y peticiones internas del mundo.

En EDM|Diario Militar hemos asistido a ese “destape” informativo que año tras año se ha ido produciendo, en el que al principio solo las voces de los dirigentes asociativos se atrevían a emitir sus opiniones y que gracias a las sentencias judiciales han logrado que el militar disponga de libertad de expresión, sino total si al menos en lo que le atañe a su profesión mientras no contravenga la Seguridad Nacional. Son muchos los militares de varias escalas que han colaborado con nosotros y que nos han permitido publicar el “sentir” de dichos ciudadanos uniformados, que desde la clandestinidad emitian juicios de opinión por miedo a ser sancionados por algún jefe que luego de haber perdido el juicio no respondería de sus actos por haber emitido un parte por escrito con sanción a sabiendas de su ilegalidad, ello provocaba que mas de uno se lo pensase dos veces antes de emitir un juicio público, pero gracias al anonimato su opinión veía la luz desde nuestro medio.

Pero las cosas han cambiado, despachos de abogados, militares en activo, etc. copan los diarios con sus opiniones a diario, no siendo ya necesario estar en la reserva y ser general para emitir tus juicios de valores sobre esto u aquello que afectaba a los uniformados o sobre los que los mismos pretendian decirle a la sociedad como debieran creer. Las opiniones de dichos generales y oficiales superiores ya no copan las portadas, sus problemas no les importan al resto de escalas aquejadas de problemas y agravios del dia a dia. Esas opiniones que incitaban a incumplir la Constitución que habían jurado, o a invadir una Comunidad Autónoma para defender ellos o hacerse sentir imprescindibles, ya no le importan a los militares de las escalas de suboficiales y tropa. Y nos les importan porque sus intereses difieren tanto de los de dichos privilegiados, que son totalmente divergentes al haberse roto el acuerdo tácito de defensa de los intereses comunes, haciendo que la escala de oficiales haya mirado por sus propios intereses y olvidado al resto. El blindaje normativo al que se ha sometido dicha escala para homologar sus titulaciones y garantizar su supervivencia laboral traspasando activos entre administraciones es sintoma de los descrito. Mientras los suboficiales y soldados han visto durante el mandato del “Cabo Primero” Morenes como disminuian cada vez mas sus derechos y la absoluta y necesaria igualdad de trato legislativo.

El Ministerio de Defensa tiene un problema, los juzgados dan la razon a los militares mientras dicho departamento se esfuerza por acotar y disminuir los derechos fundamentales de los ciudadanos uniformados con leyes que luego se demuestran inservibles para la sociedad actual. Estan perdiendo esta guerra y lo saben.

Manuel J. Pérez

Director EDM

Dejar un comentario

*